RAINHA

RAINHA

quinta-feira, 24 de janeiro de 2013

MENSAJES EN ESPAÑOL - 2011 Y 2010


17.04.2011 – Mensaje de María Santísima:
“- Amados hijos… Hoy, Mi Corazón os invita a verdaderamente contemplar a Jesús que da Su Vida por vosotros para que entonces, de vuestros corazones y de vuestras almas, Mi Hijo reciba cada vez más de vosotros el amor, la gratitud y la perfecta correspondencia que Él merece y que Él espera recibir de todos vosotros.
Corresponded al Amor de Jesús, dándole a ÉL vuestros corazones cada vez más abiertos a Su Amor, cada vez más dóciles a Su Voluntad Santa, para que ÉL pueda realizar en vosotros el Designio Divino de Amor de Su Sacratísimo Corazón y en vuestra vida cada vez más, se cumpla aquello que ÉL, allá del Ab Eternum* decretó para vosotros, y vuestra vida se transforme cada vez más en una llama viva de amor por Jesús, por ÉL, por Su Divino Corazón y cada día de vuestra existencia se transforme en una celestial música de amor entonada para agradar y contentar siempre más el Divino Corazón de Jesús.
Corresponded perfectamente al Amor de Jesús, abrazando vuestra cruz de cada día. Aquellos sufrimientos que Mi Hijo os permite, os envía, para que vosotros junto con ÉL, participando de la Cruz de ÉL, podáis ayudar eficazmente en la obra de la Salvación del mundo, de tantas almas que todavía están lejos de Mi Hijo y de Mí y que sólo una gran Fuerza de Sacrificio, de Expiación y Penitencia, ofrecida junto con mucha Oración podrá hacer que esos, Mis hijos, regresen al Divino Corazón de Jesús y a Mi Corazón y así puedan encontrar Nuestro Amor, la Verdad, y así alcanzar la Salvación.
Cada sufrimiento que vosotros cargáis con amor, mansedumbre y paciencia, se vuelve un soplo inmenso… redentor…, poderoso y eficaz que libera muchas almas de las prisiones del pecado y de satanás y hace que esas almas, encuentren el Camino de la Salvación.
Corresponded siempre más al Amor de Jesús, huyendo de todo aquello que Lo desagrada. Renunciando a todo aquello que es contrario a la Voluntad de Mi Hijo Jesús y a las enseñanzas de Mi Hijo Jesús, para que así, vuestra vida, cada vez más conforme a aquello que Mi Hijo Jesús desea de vosotros, se vuelva para ÉL como un himno incesante de amor que alegra Su Divino Corazón triturado por tantos y tantos de Nuestros hijos que son ingratos a Nuestro Amor, que rechazan todas las pruebas de Amor que Nosotros a lo largo de la vida de ellos les damos sin cesar para atraerlos hacia Nuestros Corazones. Así Mis hijos, vosotros os volvéis aquellas flores de reparación… de amor… de gratitud a Mi Hijo Jesús y a Mí y así vosotros secáis muchas Lágrimas de Nuestros Ojos y también cerráis muchas heridas de Nuestros Corazones Unidos que el mundo abre con sus pecados y con sus ingratitudes a Nuestro tan grande Amor por vosotros.
Correspondiendo así al Amor de Jesús, vosotros seréis verdaderamente Sus Discípulos, Sus hijos, Sus servidores, Sus criaturitas más pequeñas que ÉL custodiará con celos…, con amor…, dentro del aprisco seguro de Su Sacratísimo Corazón.
Yo estoy con vosotros siempre! En todo momento, para ayudaros a seguir por la vía del Verdadero Amor y de la Verdadera Correspondencia a Mi Hijo Jesús. Continuad rezando el Rosario Meditado que Mi hijo Marcos hace para ustedes, todos los días, porque este Rosario es LO MAS AGRADABLE A MI CORAZÓN. Y lo que más Me alegra, es lo que más cierra las Llagas de Mi Corazón abiertas por la ingratitud de los hombres. Este Rosario es un incienso ardiente que sube todos los días a Mi Corazón, a Mis Ojos llenando Mi Alma de gran alegría, de gran exultación y haciendo cada vez más dilatarse de Amor y de Misericordia por vosotros, Mis hijos, que lo rezáis diariamente con fidelidad.
Continuad rezando todas las Oraciones que Yo os di y os mandé Aquí, porque con esas Oraciones, Mis hijitos queridos, Mi Corazón Inmaculado Triunfará en vuestra vida y en el mundo en el momento en que menos esperáis y del modo como menos esperáis…
Apresurad vuestra Conversión porque el Aviso está muy próximo! El Aviso será dolorosísimo para aquellos que no quisieron renunciar a sí mismos y entregarse completamente a Mí como Yo tantas veces os pedí a lo largo de estos años. Aquellos que vivieron apegados a sí mismos y a su voluntad, sufrirán un dolor tan grande con el Aviso que preferirán el propio dolor de la muerte que padecer aquel dolor que sentirán en el alma por haber preferido a sí mismos, por haber amado a sí mismos más que a Dios y a Mí… Por haber preferido la propia voluntad que hacer la Voluntad de Dios y la Mía. Qué terrible será aquel dolor Mis hijos! Hasta los demonios quedarán espantados con semejante Castigo que se abatirá sobre el alma de todos los impíos… de todos los pecadores…
Por eso, APRESURAD VUESTRA CONVERSIÓN! De lo contrario, moriréis de dolor, de desespero y angustia en el día del Aviso.
Rezad, rezad mucho porque el Aviso está a las puertas. Sacudirá toda la humanidad! No habrá ser viviente que podrá esquivarse o escapar de él…
A todos…, en este instante Bendigo generosamente con Mi hijita Bernardita y por medio de ella, de
LOURDES…, deTURCZOVKA**…, y de JACAREÍ. La Paz Mis hijos Amados. La Paz Marcos, el más esforzado…, dedicado de Mis hijos. La Paz!”
** Ab Eternum: para todo o siempre**Turczovka: Aparición en Eslovaquia en 1964.



10.04.2011 – Mensaje del Amantísimo Corazón de San José:
“- Mis hijos amadísimos! Hoy, Mi Amantísimo Corazón os bendice nuevamente y os da la Paz.
Vengo a llamaros a ser verdaderos jazmines de amor, pureza y santidad, para mayor alegría de la Santísima Trinidad y de Nuestros Corazones Unidos!Sed jazmines de verdadero amor y santidad, viviendo cada día más: en la Oración profunda, en la Meditación continua de Nuestros Mensajes, en la Fidelidad en rezar todas las Horas de Oraciones que Nosotros Aquí os dimos y buscando cada vez más cumplir todo aquello que Nosotros os pedimos en Nuestros Mensajes a lo largo de todos estos años Aquí. Para que así, verdaderamente, podamos conduciros cada vez más por la vía del cumplimiento del Divino Designio y del Beneplácito del Señor.

Y así, verdaderamente, en vuestra vida se haga cada vez más la Santa Voluntad del Altísimo!
Sed jazmines de verdadero amor y santidad, buscando siempre más huir de todas las ocasiones de caer en pecado, huyendo cada vez más de las fáciles seducciones del mundo, donde satanás, por medio de las cuales, satanás, busca siempre más apartaros de la Gracia del Señor, apartaros de la Santa amistad de ÉL y de la Verdadera Vida en ÉL.
Para que así, rechazando, renunciando siempre más las tentaciones del enemigo vosotros podáis seguir por el camino del Verdadero Amor, de la Verdadera Santidad viviendo siempre más en la profunda Unión y amistad con el Señor, guardando fielmente Sus Mandamientos.
Sed jazmines de verdadero amor y santidad, buscando siempre más responder “si” a todo cuanto Nosotros en Nuestros Mensajes os pedimos y también a todo aquello que Nosotros os inspiramos en vuestras Oraciones, es decir, aquellas buenas ideas y mociones que Nosotros os damos para mejor obedecer los Mensajes, para mejor cumplir Nuestros Mensajes.
Para que así, verdaderamente, podáis dar lo mejor de vosotros en el servicio del Señor, en el servicio de Nuestros Corazones Unidos y en el servicio de la Salvación de las almas de vuestros hermanos.
Sed jazmines de verdadero amor y santidad, buscando siempre más imitar Mis Virtudes, hacer aquello mismo que Yo hago, amar al Señor como Yo Amé y Amo, amar a María Santísima como Yo Amé y Amo, para que verdaderamente en vuestra vida se cumpla siempre más todo aquello que Yo planeé con Jesús y María Inmaculada respecto a vosotros y que Yo quiero cumplir y cumplir pronto, para mayor Triunfo de Nuestros Sacratísimos Corazones!

Soy vuestro Padre! Estoy con vosotros! No os dejo en ningún momento. Mi mirada está puesta siempre en vosotros. No hay gemido que salga de vuestro corazón, que escape a Mi vista y de Mi Amor atento. De todo tengo conocimiento y se como remediar cada dolor, cada aflicción vuestra en su debido tiempo. Y es esto mismo que Yo haré, tomaré cuenta de vosotros y no permitiré que perezcáis jamás. No tengáis miedo de los ataques de Mi enemigo, de las tentaciones, de las tribulaciones interiores, de las angustias del alma, de la soledad, de la enfermedad, ni de cualquier otro dolor. No tengáis miedo de los enemigos de Nuestros Sacratísimos Corazones, porque entre ellos y vosotros está Mi Manto y ellos no podrán traspasar el límite establecido por el Señor. Entre vosotros y ellos Yo puse Mi Manto protector y nada, ningún mal podrá alcanzaros ni jamás abatiros.

Soy vuestro Padre! Estoy con vosotros y desde siempre tengo vuestros nombres gravados en Mi Amantísimo Corazón. Si vosotros mismos con vuestro pecado, con vuestra traición a Nuestro Amor y a Nuestras Apariciones no borráis vuestros nombres, ellos nunca más saldrán de Nuestros Sacratísimos Corazones Unidos.
Perseverad! Caminad! Id adelante por la vía que Nosotros mismos trazamos y abrimos para vosotros.
A todos en este momento Yo Bendigo y especialmente a ti Marcos, Mi más esforzado y dedicado hijo. A todos en este momento Bendigo copiosamente.”
Mensaje de San Andrés Bessette:
“- Amados hermanos Míos! Yo,
ANDRÉS BESSETTE, Siervo de San José, Siervo de la Madre de Dios, Siervo del Altísimo, os Bendigo ahora y os doy la Paz.
Yo construí para San José en Canadá, la gran Basílica, el gran Santuario en Honra a Él y
hoy vengo a llamaros para construir Conmigo dentro de vuestros corazones, un Santuario para San José, una Basílica para San José, un lugar de reposo y un Trono para San José.
Construid un Santuario para San José en vuestros corazones, viviendo siempre más como verdaderos Devotos de ÉL, imitando las Virtudes de Él, siguiendo a San José por la vía de Santidad por la cual Él os precedió en el Cielo, procurando cada vez más asimilar los rasgos, es decir, las Virtudes, las cualidades de San José en vosotros. Para que así, vuestro corazón pueda volverse una copia perfecta del Corazón de San José, y así os volváis verdaderamente un Santuario vivo para San José. Construid un Santuario para San José dentro de vuestros corazones, obedeciendo cada vez más todos los Mensajes que ÉL, que la Madre de Dios, que los Ángeles, los Santos, que el Cielo entero os dieron Aquí. Para que así, piedra por piedra, o sea, virtud por virtud, paso a paso, dentro de vos pueda se levantado por la Gracia de Dios en colaboración con vosotros, el gran Santuario de San José… donde Él pueda venir a asentarse en Su Trono Glorioso, donde Él pueda dirigir, regir, gobernar y comandar la vida, el alma y el corazón de cada uno de vosotros. De manera que vosotros seáis Perfectos Templos, Perfectos Santuarios de Él.
Sed esos templos vivos de amor por San José donando cada vez más vuestra vida a Él, renunciando siempre más a vuestra voluntad corrompida y aceptando cada vez más aquello que San José Aquí os manda hacer en los Mensajes de Él.Construid un Santuario para San José dentro de vosotros, de vuestros corazones y de vuestras almas, por medio de vuestra obediencia total, irrestricta, incondicional, sin reservas a San José, poniendo de lado vuestra voluntad, aquello que vos queréis, vuestros sueños, para aceptar los Planes de San José, la Voluntad de Él, de modo que vos hagáis todo cuanto el Altísimo desea de vosotros por medio de San José.
Imitad Mi obediencia a San José! Imitad Mi Amor abrasado por San José, porque Yo lo amé con todas las fuerzas de Mi corazón y no solamente hice para Él un majestuoso Santuario concreto, material, sino lo hice primero en Mi corazón. Hice para San José el mayor Santuario Espiritual del mundo en MI corazón teniendo para con Él una Verdadera Devoción, un Verdadero Amor y una Confianza Verdadera de un hijo en Su Padre: totalmente dependiente de Él, totalmente unido a Él, totalmente obediente y dócil a Él.
Si vosotros imitareis este Mi Amor y esta Mi Obediencia a San José, vosotros también haréis para Él un gran Santuario dentro de vuestro corazón y después el Santuario material Aquí, hecho Aquí para Él será la consecuencia de aquel Santuario Espiritual que ya existirá dentro de vosotros.
Yo estoy Aquí, para ayudaros a construir este Santuario para San José dentro de vuestros corazones!
Yo Soy el constructor de Dios! El Santo constructor de San José! Y es Mi misión construir dentro de vuestros corazones este Santuario para Él.

Sed dóciles a Mí! Sed obedientes a Mí! Dejaos formar, educar, enseñar, conducir por Mí y Yo entonces construiré dentro de vuestros corazones ese gran Santuario en Honra de San José para la mayor alegría de Él, para la mayor exultación del Amantísimo Corazón de Él y para el mayor conocimiento y glorificación del Nombre de Él por toda la Tierra!
Yo os Amo mucho! Estoy con vosotros incesantemente y jamás os dejo. Venid a entregarMe vuestras aflicciones y Yo tomaré cuenta de todas ellas por vos. Y venid a entregarMe vuestros negocios y Yo tomaré cuenta de todos Ellos por vos!
Rezad! Continuad rezando el Rosario todos los días, el ROSARIO MEDITADO que Marcos, el gran constructor del Santuario de San José en los corazones y en las almas de este vuestro tiempo hizo para vosotros.
Rezad la HORA DE SAN JOSÉ, que construirá dentro de vosotros con rapidez y facilidad el gran Santuario, la gran Basílica de San José en vuestro interior. Ayudad Mi acción, Mi trabajo, y la acción y el trabajo de Marcos. Y entonces en vosotros será verdaderamente construido este gran Santuario Místico para San José, en el interior de vuestras almas.
Continuad con la HORA DE SAN JOSÉ, continuad con todas las HORAS DE ORACIÓN que Aquí os fueron dadas, que os transforman en otros tantos Santuarios Místicos de los SAGRADOS CORAZONES UNIDOS.
Divulgad los Mensajes de Este Lugar Santo, porque estos Mensajes, con las Oraciones, los films de la Vida de los Santos y de las Apariciones, con todo lo que Aquí la Madre de Dios os dio:
transformarán el mundo y tantos millones de almas esparcidas por tantas Naciones en grandísimos Santuarios de los Sacratísimos Corazones de JESÚS, MARÍA y JOSÉ, Santuarios bellos, Santuarios dorados, Santuarios luminosos y sublimes de amor y de santidad.
A todos en este momento, con San José y con la Madre de Dios, os Bendigo generosa y copiosamente.”



07.04.2011 – Mensaje de María Santísima:
“- Mis amadísimos hijos, hoy cuando se cumple un mes más de Mi Aparición Aquí, Yo vengo una vez más a Bendecirlos y darles la PAZ.
Yo Soy la Reina y Mensajera de la PAZ. Yo Soy la Estrella de vuestra consolación y de vuestra PAZ.
Yo Soy la Estrella de vuestra consolación y de vuestra PAZ, y por eso a lo largo de Mis prolongadas Apariciones Aquí, Yo siempre os llamé a la PAZ por medio de la Oración intensa y continua, perseverante y cada vez más hecha con el Corazón, para que vosotros pudieseis siempre más seguirMe por la vía de la PAZ verdadera que sólo en DIOS podéis encontrar, a fin de que cada vez más pudieseis vivir en la PAZ, permanecer en la PAZ y descansar en la PAZ Divina. Si vosotros Me escucháis, si vos Me seguís por la vía que Yo os señalé, entonces podéis verdaderamente poseer esta PAZ y donar esta PAZ a todas las almas que a vosotros se aproximan.Yo Soy la Estrella de vuestra consolación y de vuestra PAZ, por eso Yo os conduje siempre por el camino de la PAZ verdadera, enseñándoos a renunciar a vos mismos y a aceptar cada vez más la Voluntad del Señor que os es revelada incesantemente en Mis Mensajes.

Solamente aquellos que renuncian a sí mismos, que se vacían completamente de sí y de su voluntad tienen espacio en sus corazones para que Yo os llene de Mi PAZ Materna. En esos corazones vaciados Yo derramo Mi PAZ como un verdadero diluvio hasta hacerlos desbordar, de manera que verdaderos ríos de PAZ puedan correr por este mundo sin PAZ. Esos, Mis hijos, que poseen Mi PAZ viven completamente inmersos en ella y, a pesar de mucho sufrir en estos tiempos de tribulación, ellos esperan en Mí y permanecen en Mí siempre con la confianza de bebés en su Madre. Por estas almas Yo todo hago y todo haré siempre.
Yo Soy la Estrella de vuestra consolación y de vuestra PAZ, por eso permanezco Aquí con vosotros ya hace más de 20 años para daros y conservar la PAZ, para consolaros siempre y para ayudaros a permanecer firmes en el camino que tracé para vosotros, y al cual os llamé desde Mi primer Mensaje. Fue Mi gran Amor que Me hizo descender Aquí y es este gran Amor que tengo por todos vosotros que Me hizo continuar apareciendo Aquí por estos más de 20 años, dándoos incesantemente Mis Mensajes. Es Mi gran deseo de Convertir, Salvar y Reunir todos Mis hijos bajo Mi Manto que Me hace continuar siempre luchando por todos vosotros con Mis Apariciones, Mensajes, Lacrimaciones y Señales.
Aceptad pues Mi Amor. Dejad que él entre en vuestras vidas y las transforme completamente. Mi Amor sólo entrará en vosotros y transformará vuestras vidas cuando vos comenzareis a obedecer Mis Mensajes de hecho y no Me ofreciereis más resistencia. Entonces, la fuerza de Mi Amor transformará vuestras vidas en un pequeño Cielo ya en la Tierra, donde viviréis en una más cálida, dulce y profunda PAZ de Mi Inmaculado Corazón. Entonces será Mi Reino en vosotros. Entonces será Mi Triunfo en vosotros.

Rezad. Sólo por la Oración podéis entender y aceptar lo que os digo. Sólo por la Oración podéis abrir vuestros corazones a todo cuanto quiero realizar en vosotros.
Usad Mi Medalla de la PAZ con confianza. Por medio de ella, os daré muchas Gracias y consolaré vuestros corazones afligidos y cansados llenándoos con Mi PAZ.
Hoy, en el Aniversario Mensual de Mis Apariciones Aquí, a todos Mis hijos que fielmente cumplen todo lo que Aquí he dicho y especialmente a ti, Marcos, Mi más esforzado y dedicado hijo, Bendigo con Amor de
La Salette, Lourdes, Fátima y Jacareí. La PAZ.”



03.04.2011 – Mensaje de María Santísima:
“- Mis amadísimos hijos! Mi Corazón Inmaculado nuevamente hoy os Bendice y da La Paz. Continuad rezando, solamente una gran fuerza de Oración podrá Salvar el mundo ahora del gran Abismo hacia el cual se dirige. Solamente con la Oración ustedes podrán alcanzar la Santidad. Solamente con la Oración vosotros podéis alcanzar del Señor las Gracias que necesitáis para vuestra Salvación.
La Oración no es una cosa opcional, la Oración es una cosa vital sin la cual se cortan los canales que hacen que la Gracia Divina descienda del Cielo sobre vuestras almas. Por eso la Oración debe ser bien hecha, debe ser hecha con el corazón, debe ser hecha con amor, debe ser hecha con verdadero deseo de Dios, es decir, deseo de conocerLO, de amarLO, de entender la Voluntad de ÉL respecto a vosotros y después de haberse entendido la Voluntad de ÉL cumplirla fielmente, aunque eso exija a vosotros sacrificios. Sólo así vuestra Oración será verdaderamente con el corazón y será oída por el Señor en el Cielo, y solamente así ÉL va a liberar las Gracias necesarias que ustedes piden para la Salvación de vuestras almas y de vuestros seres queridos.
Yo he llamado el mundo todo a la Conversión durante tantos y tantos siglos, pero no he sido oída. Yo os he llamado en tantos lugares donde aparecí a vivir una
verdadera, profunda e intensa vida de Oración, pero fueron pocos, poquísimos los que Me atendieron, poquísimos los que siguieron Mi Voz.Yo os invito ahora, Mis hijos, a seguir finalmente Mi Voz y a vivir una vida de profunda y total Oración. Sólo con la Oración vuestras almas podrán ser iluminadas por el Señor. Yo deseo que vosotros seáis como los girasoles, que siempre están vueltos hacia la luz del Sol. Deseo que vuestras almas se vuelvan hacia DIOS, vivan dirigidas hacia ÉL constantemente, incesantemente por la Oración.
Solamente así, Mis hijos, Yo podré iluminarlos con los Rayos de Mi Gracia Materna para poder ayudaros a crecer bien en la Santidad y en aquella Perfección Espiritual que DIOS y Yo deseamos de todos vosotros.
Yo Soy para vosotros LUNA, en la noche de las tinieblas del pecado, en la cual vosotros tantas veces vivís. Yo brillo hacia vosotros para iluminaros el camino en medio de tanta oscuridad. De manera que vuestros pasos, Mis hijos, no tropiecen en ninguna piedra y vosotros no caigáis en agujero alguno. Soy para vosotros ESTRELLA, estrella que ilumina y aclara cada vez más vuestra vida con la Luz de la Eterna Verdad, del Amor y de la Sabiduría Divina. Y, para vosotros durante el día Soy el SOL que ilumina siempre más vuestra existencia, llenándoos de divinos resplandores de la Santísima Trinidad, del Eterno Amor y de la Eterna Verdad, de forma que vosotros, Mis hijos, comprendáis perfectamente la Voluntad de DIOS respecto a vosotros y vos podáis seguirla y cumplirla fielmente como el Señor desea de vosotros!
Os pido, finalmente, en este Mensaje de hoy:
CONFIANZA EN MI AMOR!
CONFIANZA en Mi Bondad y en Mi desvelo Materno, que Yo estoy siempre con vosotros! Yo conozco el camino que os conduce al Padre y os conduciré por él con seguridad, desde que vosotros fielmente
os confiéis, os entreguéis a Mí y que vosotros renunciéis a vuestra propia voluntad para hacer todo aquello que Yo os diga.
Si así hiciereis, Mis hijos, Yo os llevaré al Puerto de la Salvación y os conduciré hasta los Brazos del Padre que os espera con gran Amor en el Cielo!
Os pido que continuéis usando Mi MEDALLA DE LA PAZ y Mi MEDALLA DE LAS LÁGRIMAS, estas dos Medallas que Yo di Aquí para vosotros y para el mundo todo en esta tierra del Brasil. Porque, a través de estas Medallas, Yo os defenderé de los ataques de satanás, desviaré de vosotros muchos rayos inflamados que satanás proyecta contra vosotros de: tentaciones, malos pensamientos, desánimo y hasta incluso males físicos, preservándoos, Mis hijos, de todo mal, preservándoos del maligno. Usad también Mi MEDALLA MILAGROSA que di a Mi hijita CATALINA LABOURE, la MEDALLA DE LA ROSA MISTICA y todas las Medallas y Escapularios que Yo en Mis Apariciones os ofrecí como Escudo, salvaguarda, abrigo, refugio y defensa. Para que así, Mis hijos, Yo pueda siempre manteneros bajo Mi Manto Materno seguros de todos los asaltos de satanás. Continuad rezando todas las HORAS DE ORACIÓN que Yo os mandé rezar, el ROSARIO, hacer la CRUZADA DEL ROSARIO, pues con estas Oraciones Yo he salvado muchas almas y salvaré inclusive aquellas que vos Me confiáis con particular y especial cuidado y amor mientras rezáis.
Haced la TRECENA, haced la SETENA, hace estas Oraciones que encantan Mi Corazón Inmaculado y tanto Me aproximan y Me unen a vosotros.
A todos en este momento, Bendigo generosamente, de
GARABANDAL, de BELLUNO*, de ANSE-AUX-GASCONS** y de JACAREI!
La Paz Mis hijos! La Paz Marcos, Mi hijo más sacrificado y más dedicado, permanece en Paz. A todos dejo Mi Paz!”
*
BELLUNO – 1985 (Italia) Aparición a 2 adolescentes.
** ANSE-AUX-GASCONS – 1968 (Canadá) Aparición a varios niños.



02.04.2011 – Mensaje de San José:
“- Estoy muy próximo de vosotros. Nunca os dejo. Venid a Mí para ser confortados y consolados. Mi Amantísimo Corazón está atento a la voz de vuestras súplicas. Contemplad más Mi Corazón y Él será el sol de vuestra alma. A todos Mis hijos Bendigo en este instante.”



1º.04.2011 – Mensaje del Ángel Manuel:
“Marcos, La Paz! Queridos hermanos, Alabad a DIOS! Glorificad Conmigo al Señor porque ÉL os ha dado la Victoria sobre vuestros enemigos y sobre todos aquellos que ponen trampas bajo vuestros pies. Si, a pesar de ser tantas veces golpeados y heridos en las batallas que trabáis contra las fuerzas del mal en vuestra vida, contra los principados de este mundo de tinieblas, El Señor os ha Coronado de Victorias retumbantes y os ha mostrado de mil formas Su Amor. ExaltadLO Conmigo y AmadLO aún más de hoy en adelante, sirviéndoLo con mayor alegría y dedicación todos los días de vuestra vida.

Yo vengo una vez más hasta vosotros, porque vuestra generación tiene una necesidad desesperante de la Verdadera Devoción a Nosotros, los Santos Ángeles. Las almas solamente poseerán la verdadera alegría de la cual brota la Verdadera Paz cuando conocieren la Verdadera Devoción a Nosotros, los Santos Ángeles y cuando acepten Nuestros Mensajes y Nuestro Amor.
Imitad cada vez más la confianza del joven Tobías (Tobit) en el Arcángel Rafael, teniendo siempre una ilimitada confianza en Nosotros, los Santos Ángeles, para que así podamos tomaros de la mano y conduciros por la vía segura hasta los Corazones de Jesús, María y José.

No tengáis timidez de referirNos vuestras aflicciones y angustias, porque Nosotros tenemos un inmenso deseo de ayudaros siempre y de confortaros en vuestras cruces para que, con la Virtud de la Santa Paciencia, podáis vencer todo.
Yo, Manuel, estoy siempre con vosotros y nunca os dejo. Mis ojos están puestos en vosotros.
A todos, en este momento, con Amor, Bendigo generosamente.”





27.03.2011 – Mensaje de María Santísima:
“- Amados hijos Míos! Hoy, cuando aún estás celebrando la
FIESTA DE LA ANUNCIACIÓN, cuando todavía estáis celebrando laFIESTA DE MI SI, Yo, la Señora del Si, la Madre de Dios os invito una vez más a dar vuestro “si” completo, total, generoso y amoroso al Señor por medio de Mí, a imitación de Mi Si y como que volviéndoos un eco de Mi propio Si, una continuación de Mi propio Si Materno en la Tierra.Sed el eco de Mi Si, sed la continuación de Mi Si en la Tierra dando vuestro “si” completo al Señor, renunciando a vuestra voluntad y aceptando la de ÉL, sacando de vuestro corazón todo lo que todavía os prende, os esclaviza a las cosas de la Tierra. Para que así seáis completamente libres y podáis amar al Señor como Yo amé, con toda la vehemencia del corazón, de la voluntad y del alma, con todas las fuerzas, con todo el ardor y todo el ser. Para que así, a imitación de Mi propio Si Materno vosotros Mis hijos, seáis la perfecta continuación de Mi Si y de Mi Amor sobre la Tierra entera.
Sed el eco de Mi Si, sed la continuación de M Si Materno, viviendo cada vez más como Yo viví: en profunda, total y perfecta oración. Viviendo cada vez más inmersos en la trascendencia divina, buscando cada vez más todo lo que es Celestial y dejando de lado y para atrás todo aquello que es puramente terreno, todo aquello que es puramente animal y que os hace cada vez más arrastrarse sobre la Tierra revolcándose en el fango de los vicios, de la satisfacción de vuestros apetitos sensibles. Para que así, volando cada vez más alto como águilas veloces podáis llegar a las más altas cumbres de la santidad a la cual Yo os llamo y a la cual Yo deseo llevar a cada uno de vosotros.
Sed los ecos de Mi Si, sed la continuación de Mi Si en la Tierra, haciendo aquello mismo que Yo hice: olvidando completamente vuestros planes para aceptar los Planes del Señor. Aunque Mis planes fuesen siempre hacer la Voluntad del Señor y no la Mía, pensaba Yo continuar en el Templo como una Virgen consagrada del Señor, sin jamás volverMe Madre y cuando la Voluntad del Altísimo se Me fue manifestada, renuncié de pronto a Mi voluntad para hacer la Voluntad del Señor, incluso en materia espiritual, incluso en materia referente al alma. La misma cosa deseo de vosotros Mis hijos, una perfecta, completa y total docilidad al Señor y a Mí, de modo que en todo y por todo renunciéis a vuestra voluntad para hacer la Voluntad del Señor, que es siempre infalible, cierta y victoriosa.
Yo estoy con vosotros todos días de vuestra vida, si vosotros fuereis la continuación de Mi Si en la Tierra, si vosotros fuereis el eco de Mi Si en la Tierra, verdaderamente Yo podré hacer llegar Mi Gracia a los corazones de Mis hijos más alejados y traerlos cerca de Mi Corazón, para también enseñarles a dar su “si” al Señor, para la mayor, más perfecta y completa glorificación de la Santísima Trinidad.
Cuando obedecéis Mis Mensajes, cuando divulgáis Mis Mensajes con la palabra y con la vida, vosotros os volvéis la continuación de Mi Si, la continuación de Mi Si Materno, vosotros sois el eco de Mi Si Materno en la Tierra y en vosotros entonces puede cumplirse sin obstáculo, demora o imperfección alguna la Voluntad del Señor.
Por eso os digo hijitos, continuad siguiendo por la vía a la cual Yo os llamé, a la cual Yo os invité Aquí, para que así, verdaderamente vuestra vida se vuelva la continuación de la Canción de Amor de la Madre Celeste, que en todo momento continúa siempre repitiendo a lo largo de los tiempos y de los siglos Su Si Materno al Señor y también a vosotros, Mis hijos a quienes tanto Amo y tanto quiero Salvar.
Apresurad vuestra Conversión! Los Castigos están aconteciendo delante de vuestros ojos y continuáis durmiendo en el sueño de vuestra indiferencia, pensando que todavía viviréis en esta Tierra para siempre.
Despertad Mis hijos mientras todavía podéis despertar y abriros hacia el Sol del Amor de Dios como girasoles que Siempre buscan la luz del sol, para, hacia él estar vueltos. Yo deseo que vuestros corazones y vuestras almas hagan lo mismo: que se vuelvan cada vez más hacia el Sol del Amor de Dios, mientras él todavía está brillando y se deja ver, sentir, encontrar por vosotros!
Id de prisa! Este tiempo es un tiempo de Gracia, único, dado a ustedes. Disfrutadlo abriendo vuestro corazón, obedeciendo todos los Mensajes que os di y dejándoos guiar dócilmente por Mí, para que Yo os lleve a la más consumada Santidad.
El tiempo es corto y en breve vendrá el Gran Aviso para la humanidad, muchos morirán en el Aviso, parecerá que el Cielo estará en llamas, los cuerpos de muchos parecerán también estar en llamas al ver pasar delante de si toda su vida llevada sin Dios, el mal que hicieron y el bien que podrían haber hecho y no hicieron porque tuvieron mala voluntad o fueron lánguidos.
Muchos morirán ardiendo en estas llamas, en estas llamas de la Justicia Divina, en este fuego que Dios encenderá en el alma, en aquel momento en que el alma ve su vida, su propia existencia con los ojos con los cuales Dios os ve y muchos morirán abrasados y quemados en estas llamas que la Justicia Divina encenderá en las almas de todos los hombres de una sola vez y al mismo tiempo.
Ay del alama lánguida! Ay del alma sorda a Mi Voz! Ay de aquella alma que conoció lo que Yo quería de ella y no hizo lo que Yo quería. Estas almas sufrirán un desespero tan grande como nunca hubo desde que el mundo existe.
Por eso, os pido hijitos para libraros del gran dolor que los pecadores sufrirán dentro de sí en aquel momento, vivid una vida Santa como Yo tanto os he pedido y como Yo tanto os supliqué Aquí que tuvieseis y que vivieseis.
Yo estoy con vosotros siempre! Continuad haciendo todas las Oraciones que Yo os mandé, porque a través de ellas: os purifico, os libero cada vez más de vosotros mismos, os lleno cada vez más del gusto por las cosas del Cielo y os ayudo cada vez más a deplorar aquello que es vil, aquello que es ilusorio y pasajero de esta Tierra. Y os hago cada vez más volveros el formato de Mi Corazón Inmaculado plasmando vuestro corazón de acuerdo con el Mío.
A todos en este momento Bendigo generosamente, de
NAZARET, de BELÉN, y de JACAREÍ.
La Paz Mis hijitos amados!”




20.03.2011 – Mensaje de María Santísima:

¡Amados y queridos hijos, hoy os invito nuevamente a seguir en el camino de la Conversión, de la penitencia y de la santidad, que Yo hace veinte años os señalé y mostré Aquí.
Seguid por el camino del bien, obedeciendo todos Mis Mensajes, buscando, cada vez más, hacer de vuestra vida un continuo SI al Señor, colaborando al máximo con Su Gracia, para que, verdaderamente, pueda realizarse la santificación y la salvación de vuestras almas y la salvación de las almas del mundo entero.
Caminad por la vía del bien, buscando cada vez más ser conformes a Mi Corazón Inmaculado, teniendo los mismos sentimientos que Yo tengo, teniendo los mismos deseos y pensamientos que Yo tengo, buscando hacer aquello que Yo hago y trabajar Conmigo para que Mis Mensajes lleguen al conocimiento de todos Mis hijos y, así, todos ellos puedan salvarse.
Caminad por la vía del bien, alejándoos cada vez más del mundo, de las cosas vanas y pasajeras de esta Tierra, de las fáciles seducciones del mal, de las fáciles oportunidades de pecar para que, verdaderamente, manteniéndoos resguardados del mal, recogidos y protegidos por la oración, por la meditación, por la huída de las ocasiones de pecado, vuestras almas puedan, cada vez más, crecer en las virtudes, crecer en la práctica del bien, de la observancia de todos los Mandamientos de Dios y del fiel cumplimiento de todos los Mensajes que Yo os he dado.
Así, seréis verdaderamente Mis hijos, hijos del Señor, Mis verdaderos apóstoles de los últimos tiempos que llevan al mundo entero Mi gracia y hacen brillar sobre el mundo entero Mi Luz!
“El Castigo” está muy próximo, Mis hijos… “El Castigo” está a las puertas como nunca estuvo…
EL ÁNGEL SEGADOR VA A PASAR POR MUCHAS NACIONES Y “AY” DE AQUELLAS QUE HICIERON OÍDOS SORDOS A MI VOZ….A MIS MENSAJES… A MIS APARICIONES!...
“El Aviso” será casi tan terrible como “El Castigo”, Mis hijos… Dará la muerte a muchos que no quisieron escuchar Mis llamadas porque muchos ya traspasaron el límite soportable y tolerable hasta incluso por el Cielo, hasta incluso por la Misericordia Divina…
Cuántos traicionaron Mi Corazón… Cuántos traicionaron Mi Amor… Cuántos trabajaron eficazmente para la destrucción de Mis Apariciones, para impedir que Mis Mensajes llegasen a las almas de Mis hijos, para impedir que Mi trabajo, que Mi esfuerzo, que Mi sacrificio tuviese éxito!
Cuántos, cuántos infelizmente, hicieron eso y traspasaron todo el límite soportable que la Misericordia Divina puede tolerar!
Por eso, Mis hijos, es que “El Castigo” será tan terrible! Y es por eso también que “El Aviso” será tan terrible como el “El Castigo” y dará la muerte a muchos, a muchos realmente…
Si vosotros no quisiereis estar en el número de estos infelices, oíd Mi llamado, oíd Mi voz, dadMe vuestros corazones sin reservas, dadMe vuestro “SI” para que Yo pueda transformaros y modelaros según Mi Voluntad, la Voluntad del Señor hasta que os volváis “aquel formato” que Dios desea que tengáis el formato de “Grandes Santos”, de almas abrasadas de Amor en pura transformación por ÉL, por Mí y también por la salvación de vuestros pobrecitos hermanos pecadores. De esta forma, Mis hijos, venid a Mí mientras todavía estoy Aquí llamándoos porque en breve, muy en breve, Mi Voz silenciará y entonces retumbarán los castigos, los truenos de la Justicia de Dios!
A todos, en este momento, bendigo y digo: continuad haciendo todas las Oraciones que Yo os he dado, usad Mi Medalla de la Paz y de las Lágrimas que Yo os revelé Aquí en esta Tierra brasilera. Usad porque ellas son un “Don de DIOS” para el Brasil, para defenderos de los grandes males y de los grandes demonios que están sueltos Aquí, buscando la perdición de las almas. Usad Mi Medalla de Montichiari, de la Rosa Mística, usad Mi Medalla Milagrosa y todos los Escapularios que os di. Continuad haciendo la “Cruzada del Rosario” todos los domingos. Este Rosario “extra” que rezáis para Mi los domingos es sumamente importante y con él he hecho grandes cosas en el silencio y en el escondimiento de los ojos de los humanos soberbios y mundanos que viven en esta Tierra. Un día, conoceréis esas maravillas y bendeciréis los Rosarios de Mi Cruzada que vosotros rezasteis!
A todos en este momento, bendigo generosamente de San Damiano, de Medjugorje, y de Jacareí. La Paz Mis hijos. Id en la Paz del Señor.”



13.03.2011 – Mensaje de María Santísima:
“- Mis hijos amadísimos, Mi Corazón Inmaculado hoy nuevamente os bendice y da la Paz. Hoy, que es día trece, día a Mi dedicado, día que Yo pedí en Mis Apariciones de Montichiari, y también Aquí, que Mis hijos del mundo todo desagraviasen Mi Corazón, consolasen Mi Corazón, cercasen Mi Corazón de amor, Yo os invito, nuevamente, a ser, alrededor del Corazón de la Madre del Cielo, un círculo, una constelación de “estrellas de amor”, que hacen que las llagas del Corazón Doloroso de vuestra Madre Celeste sean cerradas, sean, así, curadas y Yo sea consolada.
Sed una constelación de estrellas de amor alrededor de Mi Corazón Inmaculado, consolándoMe con vuestras oraciones hechas con el corazón, salidas de lo más profundo de vuestra alma, llena de verdadero deseo de entregaros completamente a Mí, de ser Míos, de cumplir Mi Voluntad y de seguir por el camino que hace veinte años os he señalado Aquí. Para que así, verdaderamente, Yo pueda comunicaros cada vez más Mi Luz, para que con esta Luz vosotros podáis iluminar el mundo entero, con la Luz de la Gracias de Mi Corazón Inmaculado!
Sed una constelación de estrellas de amor alrededor de Mi Corazón Inmaculado por la perfecta penitencia, por la perfecta mortificación diaria de cada uno de vosotros, donde renunciáis cada vez más a vuestra voluntad para hacer la Mía, donde cada vez más “colocáis de lado” aquello que vosotros queréis y que casi siempre es contrario y ofensivo al Señor, para verdaderamente aceptar aquello que Yo quiero, que es siempre conforme a aquello que el Señor quiere, que es la misma propia Voluntad del Señor, para que así, verdaderamente, vuestro amor, vuestra mortificación, vuestra pureza interior pueda transformarse en una luz vivísima, mística y potentísima para iluminar, aclarar el mundo entero.
Sed una constelación de amor alrededor de Mi Corazón Inmaculado, una constelación de estrellas, por vuestra total consagración a Mí, o sea, la renuncia a vosotros mismos y vuestra entrega total en Mis brazos, para ser uno sólo Conmigo, para que Yo pueda colocar Mi Corazón Inmaculado en el lugar de vuestro corazón, y así Yo pueda siempre vivir, reinar, amar, obrar por medio de vosotros y en vosotros para salvación del mundo y de las almas de Mis hijos, especialmente los más apartados. Si vosotros hiciereis esto, Mis hijos, Mi Luz poderosísima surgirá en vosotros y por medio de vosotros con una súper nova, y entonces toda tierra será exiliada, toda oscuridad será vencida, y la Luz de la Gloria del Amor del Señor triunfará en todos los corazones y en toda la tierra!
Sed una constelación de estrellas de amor alrededor de Mi Corazón Inmaculado, viviendo cada vez más Conmigo y por medio de Mí, siendo para Mí una “ciudad santa”, o sea, que vuestra alma sea para Mí una morada, una ciudad mística-espiritual, donde Yo puedo vivir, donde Yo puedo reinar, donde Mi Amor sea la Lay, donde la Verdad Divina sea la Ley que rige esta ciudad, que rige vuestra alma, para que así, verdaderamente, esta ciudad que es vuestra alma, pueda ser cada vez más embellecida, perfumada, purificada, enriquecida por Mí con el “Oro de las Virtudes”, con el “Oro del Amor”, con el “Oro de la Santidad”, para que cuando el Rey del Universo regrese para sentarse en el trono –en Su trono- en el trono de esta ciudad que es vuestra alma, ÉL pueda encontrar Su ciudad, vuestra alma, enriquecida con “paredes del oro de las virtudes”, con “muros de oro de vuestra mortificación” y de vuestro amor, y así el Rey pueda regocijarse, congratularse con vosotros y daros Su recompensa.
Yo estoy con vosotros todos los días. Mis Apariciones Aquí por todos estos veinte años son la mayor prueba del Amor que tengo a todos vosotros, Mis hijos. No decepcionéis Mi Corazón, no defraudéis Mi Corazón. Correspondes con todo vuestro amor a todo aquello que os digo para que, en el día de Mi Triunfo, Yo no derrame lágrimas de sangre por ver que estarán faltando algunos de ustedes en medio de Mis hijos, de Mi rebaño, de Mi redil,
porque no quisieron oír Mis Palabras y porque se amaron a sí mismos más que a Mí. Yo les pido: entregaos completamente a Mí y haced los Cenáculos que Yo os mandé hacer de casa en casa. Continuad rezando Mis Oraciones y divulgando Mis Mensajes a todos Mis hijos del mundo entero sin nunca parar, porque todavía tengo que alcanzar muchos hijos Míos que están distantes de Mi Corazón. Vosotros sois Mis Manos, vosotros sois Mis Pies. Y a través de vosotros es que Yo quiero hacer llegar Mis Mensajes a todos Mis hijos. Id, por lo tanto, y no paréis nunca, ni desaniméis, porque AL FINAL TRIUNFARÁ MI CORAZÓN INMACULADO!
A todos en este día bendigo generosamente de FÁTIMA, de MONTICHIARI, de MEDJUGORJE, y de JACAREÍ. La Paz, Mis hijos. La Paz a ti también Marcos, Mi más voluntarioso y dedicado hijo y amigo Mío. La Paz!”
Mensaje de San José de Cupertino:
“. Amados hermanos Míos… Yo, JOSÉ, JOSÉ DE CUPERTINO, os bendigo hoy y os llamo a todos a ser alrededor de los Corazones de Jesús, María y José, la más perfecta, la mejor, la mayor fuente de amor por Dios, por la Señora Santísima y por la Salvación de las almas. De modo que así, de vuestro interior un río de “agua viva” pueda brotar y correr para saciar la sed de salvación que tantas almas tienen y para transformar los desiertos áridos de este mundo en jardines floridos y perfumados para la mayor alegría del Señor y de la Madre de Dios.
Sed fuentes puras y cristalinas de Oración, de una vida continua de constante oración y diálogo con Dios, de unión e intimidad con ÉL en el recogimiento, en el silencio, en la Paz, en la lectura de la vida de los Santos, de los Mensajes, de las palabras y meditaciones de los Santos de Dios para que cada vez más en vuestra alma sea regada continuamente con la Sabiduría de lo Alto, con la Gracia del Espíritu Santo y así, vuestras almas nunca corran el riesgo de volverse un desierto reseco, una tierra rajada donde ninguna planta buena, donde ninguna semilla buena puede crecer. Si vosotros fuereis verdaderamente esas fuentes claras y cristalinas de oración, de meditación y recogimiento, de amor…, vuestras almas serán siempre jardines verdeantes y entonces, muchas ovejas del Señor y de la Virgen Santísima que vagaron descarriadas, perdidas por la Tierra, podrán encontrar en vosotros finalmente, el buen pasto, el alimento de la gracia, de la virtud, de la santidad, de la verdad, del bien, del amor y de la oración. Y ellas comerán esta buena hierva, que nace, que crece, que vive en vosotros y recuperarán sus fuerzas y entonces podrán volver a correr veloces y vigorosas atrás del Buen Pastor y de la Divina Pastora, que a todos llama a seguirLos por el camino del Amor y de la Santidad.
Sed fuentes cristalinas y puras, de bondad, de generosidad, de donación ilimitada a Dios y a María Santísima y también a la salvación de las almas, trabajando y rezando noche y día, para vuestra propia santificación, salvación y edificación y para la edificación, salvación y santificación de todos vuestros hermanos. Tened un gran campo frente a vosotros que es el mundo, y las ovejas están perdidas, descarriadas, están tan enflaquecidas y ya comieron tanta hierva envenenada, tanta planta de veneno de errores, de pecados, de falsas doctrinas que no tienen más fuerza para volver. Fueron engañadas por el mundo, fueron engañadas por el diablo, por las falsas filosofías y teologías que existen hoy en día que niegan el valor de los Santos, el valor de la Madre de Dios, de la devoción a Ella, del Rosario, de los Milagros de Nuestro Señor, de la propia Verdad Católica. Y estas ovejas sólo podrán recuperar la fuerza, sólo podrán recuperar el vigor si ellas encontraren en vosotros el buen pasto de la Verdad, de la Santidad, del Amor y de la Oración. Y entones sí, ellas se fortalecerán y encontrarán fuerzas para regresar al redil, al rebaño de los Sagrados Corazones de Jesús, María y José. Denles vosotros mismos a ellas esta buena hierba para comer, viviendo en gran santidad, obedeciendo todos los Mensajes que los Sagrados Corazones os dieron Aquí para que muchas almas puedan comer esta hierba en vosotros y fortalecerse.
Yo os llamo también a ser ciudades, ciudades vivas para el Señor y para la Madre de Dios. Yo os llamo a ser estas ciudades cuyas paredes, murallas, calles y casas no son hechas de piedras, pero sí de virtudes, son hechas de amor, son hechas de verdadero deseo de seguir al Señor, son hechas de verdadera donación de vuestra alma a Nuestro Señor.
Sed una ciudad bella para el Señor, procurando todos los días eliminar vuestros defectos, luchando contra ellos, combatiéndolos, negándoos a vosotros mismos y resistiendo a la fácil tentación que el mundo os ofrece de afirmaros delante de los otros, o sea, de querer ser algo para poder granjear el amor de las criaturas. Oh no! Buscad sólo el Amor de Dios, buscad sólo el Amor de María Santísima para que verdaderamente vosotros seáis libres, interiormente libres y vuestra alma entonces pueda gozar de una profunda e inalterable Paz, donde todas las almas que se aproximaren a vosotros también sentirán esta Paz, conocerán esta Paz, desearán esta Paz y os pedirán el modo de encontrar y poseer esta Paz.
Sed ciudades bellas para el Señor, ciudades sin mácula, sin mancha, sin defecto, sin agujero, sin grieta alguna en las calles. Que las calles de vuestra alma sean completamente derechas, correctas, rectas, bien pavimentadas, firmes, que den seguridad a todos aquellos que vinieren atrás de vosotros imitando vuestros buenos ejemplos, siguiendo por el mismo camino por el cual seguís a la Madre de Dios. Para que así vuestros hermanos encuentren siempre una vía segura, suave y recta para llegar a Dios y a la Madre de Dios en el Cielo!
Sed ciudades bellas para el Señor, con vastos y bellos jardines en el centro y en la esencia de las casas, en el ángulo de las casas. Para que así verdaderamente, los pajaritos puedan venir a reposar en las ramas de esos árboles de estos jardines y así allí encontrar abrigo, descanso y alimento, o sea, que vuestras almas sean jardines bellos, de virtudes, de amor, de oración y santidad. De modo que los pajaritos, las almas de vuestros hermanos puedan encontrar en vosotros, abrigo, acogida, comprensión, ayuda, apoyo, amistad, compañía, y, sobre todo, intensa oración y amor místico. Para que ellas puedan seguir adelante en el camino de la oración, de la santidad, de la perfección cristiana y todos puedan llegar a la Casa del Padre donde ÉL espera a todos Sus hijos con Su Corazón abierto.
Finalmente, proseguid, obedeciendo todos los Mensajes que la Madre de Dios os dio Aquí y no paréis por nada. No temáis nada! No tengáis ningún temor porque Yo estoy con vosotros. Yo velo por vosotros. Yo os acompaño, estoy con vosotros y tomo vuestras manos para conduciros todos los días, con seguridad por el camino de la Santidad!
Yo Soy vuestro hermano bien amado, llegué al Cielo con enormes sacrificios, porque siempre fui desacreditado, tenido como un tonto e incapaz de aprender. Y aunque Yo fuese muy pequeño, muy humilde e insignificante Dios y la Madre Santísima hicieron en Mí grandes cosas, porque en Mí encontraron un grandísimo y un purísimo amor sin interés propio, sin mancha ninguna de apego a Mi propio “yo”. Por eso en Mí, Ellos derramaron Su Gracia de forma avasalladora y Yo fui una señal para los hombres de Mi tiempo y continúo siendo hoy para todos aquellos que quieren llegar hasta los Corazones de Ellos en el Cielo.
Dejaos guiar por Mi luz! Seguid Mi luz brillante de Santidad y Yo prometo que os conduciré con seguridad al puerto de la Salvación.
Yo bendigo este Lugar, que para Nosotros del Cielos es el más estimado y querido del mundo entero!
Yo te bendigo Marcos, Mi hermano amado, el más esforzado, el más sacrificado de Mis hermanos y Yo bendigo a todos vosotros hoy con todo Mi Amor junto con Mi Señora, la Madre de Dios, Mi vida, Mi alegría y Mi recompensa. La Paz!”



08.03.2011 – FIESTA DE LOS 81 AÑOS DE LA APARICIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA A LA HERMANA AMALIA AGUIRRE.
Mensaje de María Santísima:
“Mis hijitos amados! Hoy, cuando conmemoráis los 81 AÑOS de MI APARICIÓN a Mi hijita AMALIA AGUIRRE, que yo traje Conmigo hoy para bendeciros y enseñaros el camino del verdadero amor, día en que Yo le entregué la CORONA DE MIS LÁGRIMAS y le revelé explícitamente que quería se conocida como la VIRGEN DE LAS LÁGRIMAS, Yo a todos hoy os invito a secar Mis Lágrimas con el lienzo de vuestro amor y os invito a todos a ser las palomas de amor de Mi Corazón Inmaculado.
Sed la palomitas de amor de Mi Corazón Inmaculado, siendo como las palomas son y como Mi Hijo Jesús tanto os aconsejó en el Evangelio que fueseis: simples como las palomas, es decir, sin astucia, sin maldad, sin malicia, sin odio, sin ninguna tiniebla interior que pueda macular, manchar la inocencia de vuestro corazón.
Deseo que seáis palomas inocentes, es decir que nada conocen de este mundo caduco, corrupto y corruptor. Quiero que seáis palomitas inmaculadas que nada saben de este mundo pervertido y pervertidor para que así seáis aquellas palomas inmaculadas, aquellas almas que buscan más las cosas celestiales, que buscan más lo que es de lo Alto, lo que es del Señor y dejan para los cuervos aquello que es de los cuervos, que dejan para los que aman el mundo aquello que es del mundo.
Sed palomitas de amor perfecto a Mí, haciendo de vuestra vida cada vez más un himno de amor a Mi Corazón Inmaculado, un lienzo que seca Mis Lágrimas, haciendo de vuestra vida un continuo ofrecerse Conmigo para alcanzar del Señor la Misericordia para tantas almas perdidas y el mismo tiempo, para ser aquellas palomitas, en el pico de las cuales Yo puedo poner Mis semillas, es decir, Mis Mensajes y ellas salen por el mundo esparciendo todas esas semillas para que así crezca la viña, el jardín del Señor.
Así, deseo que seas vosotros, Mis palomitas inmaculadas que esparcen por el mundo todo la semilla de Mis Mensajes para que así Yo pueda finalmente ver crecer la viña, el jardín florido que Yo quiero cultivar y ofrecer como el más precioso regalo a Mi Señor.
Finalmente, os invito a ser ciudades, ciudades santas para Mí, ciudades santas para Dios. Vosotros sois ciudades del Señor desde el momento en que os volvisteis hijos de Dios, desde que el Señor os dio la vida y en vuestra alma el Señor y Yo, queremos habitar como dos Reyes que habitan en una ciudad real y en ella reinan, dominan y ven Sus órdenes y deseos realizados prontamente, para el bien de todos, para la paz de todos, para la mayor edificación y glorificación de la propia ciudad y del propio reino y también para la mayor exaltación de la Verdad y de la Sabiduría Eterna que la rige y la gobierna.
Sed ciudades santas para Mí y para el Señor, expulsando de la ciudad de vuestra alma todo el amor del mundo, todo el apego a las criaturas, todo el deseo desordenado de las vanas glorias, de las vanas honras, de las vanas riquezas de este mundo, de las ilusiones pasajeras de este mundo para que en vuestro corazón la única riqueza que existe, el único amor que exista, la única luz y belleza que exista sea la belleza de la Gracia, sea la belleza del Amor, sea la belleza de la Oración, sea la belleza de la Penitencia, de la Santidad, de las Virtudes…
Que las casas de vuestra ciudad, es decir, que todos los rincones de vuestra alma entera estén recubiertos de piedras preciosas: zafiros, rubíes, esmeraldas, topacios, turmalinas, oro, plata y bronce, de las virtudes más variadas, más diversas, más bellas y sublimes, cultivadas por vosotros día a día, en la penitencia, en la oración, en la meditación, en el ejercicio de las virtudes y sobretodo, en la aplicación diaria de todo aquello que Yo os he enseñado en Mis Apariciones Aquí en Jacareí.
Vosotros sois Mis ciudades santas y Yo quiero habitar en la ciudad de vuestras almas como Reina absoluta de vuestros corazones. Pero esto sólo será verdad cuando vosotros expulséis de la ciudad de vuestra alma a Mi adversario, Mi enemigo, que no es otro sino vosotros mismos, vuestro propio “yo” el amor desordenado de vosotros mismos, el apego a vuestra voluntad, a vuestra forma de pensar y de juzgar. Cuando pusiereis fuera de vuestro corazón toda semilla de rebelión contra Mí y contra Dios y contra aquello que os decimos. Cuando vosotros finalmente subyugareis vuestra naturaleza humana corrompida e inclinada al mal y a someteros a Mi Imperio, a Mi Amor, Yo, os digo que verdaderamente reinaré en la ciudad de vuestras almas plenamente. Y os digo entonces, que en la ciudad de vuestra alma nunca más habrá noche, sino siempre será un día luminoso que nunca tendrá fin porque Yo misma seré la Luz, la lámpara y el sol que ilumina la ciudad de vuestra alma.
Oh, Mis ciudades! Mis ciudades (Mis almas) que estáis en escombros, en ruinas, por los pecados que cometisteis, por el mundo que tan ávidamente amasteis y buscasteis! Oh, Mis ciudades, que estáis ahora transformadas en nidos de serpientes y escorpiones, de vicios y crímenes incontables contra el Amor de Dios! Yo os llamo a todas, a todas oh, Mis ciudades, a dejarMe reconstruiros, a dejarMe embelleceros, a dejarMe reforzar nuevamente vuestras murallas para volverlas inquebrantables, indestructibles de forma que Mi enemigo, que sois vosotros mismos, vuestro “yo” corrompido, el mundo y el demonio no puedan más transformaros en incubadoras de serpientes y pecados, de vicios y males, pero, para que Yo pueda transformaros en verdadero nido de palomas puras, inocentes e inmaculadas, que llevarán Mis semillas a otras ciudades destruidas para reconstruirlas y para levantarlas nuevamente.
Yo, la SEÑORA DE LAS LÁGRIMAS, tengo hoy Mi Corazón muy consolado al ver que Aquí en Mis APARICIONES DE JACAREÍ aquellos Mensajes que Yo di a Mi hijita AMALIA AGUIRRE hace ochenta años atrás son finalmente obedecidos, conocidos, amados, practicados, deseados y buscados… Aquí finalmente Mi MEDALLA DE LAS LÁGRIMAS fue acuñada y hecha tal cual Yo ordené sin poner ni sacar nada y Aquí ha sido divulgada con tanto amor y cariño. Aquí Mi Corazón no llora de tristeza, sino de alegría, de consuelo y amor al ver que Mi Voluntad es realizada en sus mínimos deseos, en sus mínimos pormenores y detalles por Mi hijito más esforzado: Marcos Tadeu, y por los otros Mis hijos que con él Me sirven, Me aman y Me dan Sus vidas… Y también por vosotros, Mis hijos que Me escucháis ahora, que Me amáis, que Me ayudáis, que peleáis Conmigo en medio de una sociedad atea, enemiga de Dios y ya vuelta pagana, para hacer los rayos de Mi Luz brillar y disipar la oscuridad de las familias, de las naciones y de los pueblos. Por vosotros Yo Soy consolada, por vosotros Yo Soy glorificada y por vosotros, de Mis Ojos, sólo caen lágrimas de felicidad.
A todos vosotros hoy, con Mi hijita AMALIA AGUIRRE bendecimos y damos Mi Paz, la Paz del Señor, Nuestra Paz!”
Mensaje de Santa Amalia Aguirre:
“Amados hermanos Míos! Yo, Amalia, AMALIA AGUIRRE, vidente de la SEÑORA DE LAS LÁGRIMAS DE CAMPIÑAS, os saludo y bendigo a todos ahora.
Sed el abrigo de la SEÑORA DE LAS LÁGRIMAS, se la morada de la Señora de las Lágrimas, sed el lugar de reposo y descanso de la Señora de las Lágrimas como Yo misma fui.
Sed el abrigo de la SEÑORA DE LAS LÁGRIMAS, acogiendo cada vez más todos los Mensajes que Ella Me dio en Campiñas, hace más de 80 años atrás y que Ella continúa dando a vosotros aquí en Jacareí y en tantas partes del mundo hasta hoy, para que verdaderamente en vosotros, en vuestra alma, Ella encuentre una ciudad santa donde pueda parar, Ella encuentre un abrigo donde pueda finalmente morar, habitar y descansar en vosotros.
Sed esta morada, este abrigo de la SEÑORA DE LAS LÁGRIMAS, por medio de una vida de intensa oración, de comunión con Ella, dejando verdaderamente que Ella cambie vuestro corazón pecaminoso por el Corazón de Ella, es decir, haciendo que vuestro corazón muera para sí mismo todos los días, en todo momento y entonces Ella pueda poner el Corazón Inmaculado de Ella en el lugar del vuestro, por el perfecto cumplimiento de la Voluntad de Ella y por la perfecta entrega de vuestra alma, de vuestra voluntad, por la perfecta conformación de vuestra voluntad a la Voluntad de Ella. Así el Corazón Inmaculado de María latirá en el lugar del vuestro, así será ÉL a amar al Señor por vosotros, será ÉL a servir al Señor en vosotros, será ÉL a glorificar al Señor en vosotros, será ÉL a realizar las mayores maravillas del Señor par ala Salvación del mundo en vosotros. Y vosotros ya no viviréis más en vos mismos, sino viviréis en María y viviendo en María Inmaculada viviréis en Cristo porque Ella siempre vivió en Cristo y Cristo siempre vivió en Ella. Y así, todos Nosotros, seremos uno sólo en el Amor.
Sed el abrigo de la SEÑORA DE LAS LÁGRIMAS, rezando y divulgando la CORONA, el ROSARIO DE LAS LÁGRIMAS, lo más posible a todas las almas, divulgando la MEDALLA DE LA SEÑORA DE LAS LÁGRIMAS a todos cuántos vosotros pudiereis, porque a través de esta Medalla muchos serán liberados del poder del demonio, muchos pecadores se convertirán, muchos afligidos y angustiados recuperarán la Esperanza, muchos pecadores que habían perdido la Gracia de Dios, la Fe, las encontrarán, se volverán apasionados por el Señor y nunca más se separarán de ÉL nuevamente.
Sed el abrigo de la SEÑORA DE LAS LÁGRIMAS, volviendo los Mensajes de Ella que Marcos, Mi hermano más esforzado, más querido ya hizo y ya dio para vosotros, volviendo esos Mensajes conocidos, amados, observados, guardados por todos para que así cuanto antes el imperio infernal de Satanás, del pecado, del mundo y de los enemigos del Señor sea derribado por el poder, por los méritos, por las glorias y por la luz de las Lágrimas Benditas de María, la Señora de las Lágrimas!
Finalmente, sed el abrigo de la SEÑORA DE LAS LÁGRIMAS, volviéndoos aquello mismo que Yo Me volví: un sacrificio vivo que colabora con el Señor y con la Virgen de las Lágrimas, sufriendo todo lo que Ellos permiten y ofreciendo por la Conversión y Salvación de los pecadores, secando las Lágrimas de esa Señora con oraciones, con obras, con amor todos los días y procurando ser siempre más fiel a todo aquello que Ella dice respecto del mundo, de los hombres, de satanás, de las fuerzas de las tinieblas para que verdaderamente vuestra vida sea una copia de la Mía y así, juntos por el poder de estas Lágrimas Benditas de la Madre de Dios día tras día abramos el camino para el regreso del Señor, para el regreso de la Señora Madre de Dios que regresa ya a vosotros en el Amor, con Amor y por el Amor.
El Amor es todo! Mi vida fue puro Amor. Nada negué a todo aquello que el Señor y la Señora de las Lágrimas Me pidieron. Mi vida fue toda Ella una llama única, viva e intensa de Amor! Si vuestras vidas fueren lo mismo por el Señor y por María Santísima, entonces, también por medio de vosotros el Señor atraerá hacia Sí muchas almas y las reconducirá al camino de la vida eterna!
Yo estoy con vosotros, todos los días de vuestras vidas y jamás os dejo. Las Apariciones que Yo hice Aquí en este lugar en los años precedentes son la prueba del gran Amor que consagro a todos vosotros y de lo cuanto quiero ayudaros a llegar al Cielo, donde un día os abrazaré uno por uno y junto con vosotros cantaré para siempre los himnos de las glorias de las Lágrimas de la Bendita Madre de Dios.
A todos, en este momento con Amor Bendigo con la
SEÑORA DE LAS LÁGRIMAS, de FÁTIMA, de NAJU, e CAPIÑAS y de JACAREÍ… La Paz!



06.03.2011 – Mensaje de San Rafael Arcángel:

“- Amados hermanos Míos… Yo, RAFAEL, Siervo del Señor, de María Santísima, os saludo con todo Mi amor y os doy nuevamente la Paz.
Venid a Mí y os curaré de todos los males espirituales y os curaré hasta incluso de los males corporales que fueren de la Voluntad del Señor que Yo cure en vosotros para la mayor Gloria de ÉL, del Señor, para mayor edificación de las almas y para mayor bien y provecho vuestro y así, podáis gozar de verdadera salud espiritual para ser los valientes combatientes del Señor y de la Madre de Dios que, sin fatiga, debilidad o cansancio alguno, luchan por ÉL para esparcir en la Tierra la Luz de Su Amor, de Su Gracia, de Su Paz, de Su Salvación.
Venid a Mi y Yo os curaré de todos los golpes que recibisteis de satanás a lo largo de vuestra vida, es decir, de aquellas heridas que satanás provocó en vuestras almas a través de las tentaciones consentidas y que incluso después de vuestra conversión y arrepentimiento, dejaron en vuestras almas marcas profundas que debilitaron vuestra voluntad impidiéndola decidirse firmemente por el Señor, por Su amor, por la conversión… Para que así, Yo pueda nuevamente daros una voluntad firme, decidida, ardiente, de amar únicamente al Señor y de ser única y completamente de ÉL, para que en vosotros, en vuestra voluntad, no haya ninguna debilidad, ninguna vacilación, ninguna indecisión en servir al Señor, en amar solamente a ÉL con todas las fuerzas de vuestro corazón y de vuestra alma.
Venid a Mí y Yo os curaré de los golpes que recibisteis del mundo y que abrieron en vosotros tantas y tantas heridas. Vosotros, como seres humanos, tenéis sed y hambre de amor, pero, buscasteis el amor en las criaturas, en el mundo… Buscasteis el amor donde él no existía. Buscasteis el amor donde él jamáis podrís ser encontrado. Y de las criaturas, recibisteis solamente ingratitud, traición, maldad, indiferencia, “hielo” y frialdad… y así vuestras almas fueron llagadas martirizadas por esta gran repulsión y rechazo en amaros, por esta repulsión hacia vuestra persona… Y eso abrió en vuestras almas heridas profundas que tantas y tantas veces os hacen sufrir, os hacen sangrar espiritualmente, es decir, sentiros tantas veces solos, no amados, no aceptados y así caer fácilmente en el torbellino de la tristeza, de la soledad y del desánimo…
Yo quiero curaros también de esas heridas, derramando en vuestras almas Bálsamo. Bálsamo del Amor Divino, que cierra toda herida, que llena y da plenitud a todo el corazón y que, sobre todo, grava profundamente en el corazón donde Yo derramo Bálsamo, la Fe pura, completa, total y segura del Amor de Dios para el alma. Amor estable, amor eterno, siempre constante, siempre fiel y perenne…
De esta forma, el alma goza de una profunda alegría, de un profundo júbilo interior que nada puede destruir ni hacer cesar, porque ella cree y se ve amada desde siempre por Dios. Ella se ve envuelta por el Amor de Dios y, entonces, presa de este Amor, ella se alegra y en ella no hay más lugar ni para la soledad, ni para tristeza ni para el desánimo.
De esta forma, ella encuentra fuerzas para luchar y continuar caminando en la Fe incluso no encontrando en las criaturas el amor, la acogida o la comprensión que deseaba. Y ella no se cansa en el camino porque es movida por el Amor de Dios y no por el amor humano…
De esta forma, en ella se cumple aquello que fue dicho en las Sagradas Escrituras:
“-Volarán como alas, no se cansarán, sino caminarán y no se fatigarán” (Is 40,31)
Quien son estas almas? Son las almas que ya están repletas del Amor de Dios, que ya no buscan más el amor de las criaturas y por eso, porque sólo buscan el Amor de Dios y porque de ÉL están llenas, porque Me pidieron y porque Yo les di el Bálsamo del Amor de Dios, no se cansan, no se fatigan y nunca, por lo tanto, paran de caminar.
Yo derramaré en vuestras almas este Bálsamo cada vez más, basta que me pidáis, basta que Me recéis, basta que Me llaméis y Yo vendré como un Celestial Enfermero a curar y cerrar todas estas llagas en vuestras almas!
Venid a Mí y Yo os curaré también de las heridas que vosotros mismos causasteis en vos, o sea, buscando la satisfacción de vuestros deseos y de vuestros apetitos sensibles. Las llagas que vosotros mismos abristeis en vos buscando el mal… Bebiendo las aguas envenenadas de pecado, de satanás y de los placeres de este mundo. Y así, matasteis en vuestra alma la vida de la Gracia, o bien, abristeis en ella llagas profundísimas… Abristeis en vuestra alma cánceres y úlceras profundísimas que hasta hoy matan poco a poco vuestra alma y le roban la fuerza para ser valientes, ardientes, fieles en el servicio del Señor y de María Santísima!
Voy a curar las llagas causadas por vuestro amor propio, por vuestras vanidades, por vuestro apego a vuestra voluntad desordenada, a vuestra forma de pensar, de juzgar, a vuestros criterios humanos con los cuales tantas veces intentáis amoldar la Voluntad de Dios a la vuestra y que así, abren en vuestras almas llagas fatales que matarán la vida de la Gracia Santificante en vosotros, día más día menos, para que así, siendo totalmente libres de estas llagas, vuestras almas gocen de total y perfecta salud espiritual y con esa salud podáis servir al Señor sin ninguna mancha de amor propio, de apego a vosotros mismos y a vuestra voluntad, a vuestro modo de pensar y de juzgar las cosas, para que así, creyendo fielmente, amando ardientemente y obedeciendo perseverantemente al Señor y a María Santísima, en vosotros pueda cumplirse el Plan del Señor y de la Madre de Dios que hasta ahora ya fue tan estropeado por estas llagas que en vosotros existían.
Yo, Rafael, os curaré a todos, basta que vosotros os entreguéis a la Oración profunda, a la Meditación y a la Unión Conmigo… y Yo, poco a poco, os haré regresar a aquella pureza interior, a aquella plenitud de Gracia y de Vida que vosotros teníais al salir de las aguas del Bautismo y hasta más, porque el Señor cuánto más se da, más desea darse a vosotros…
Yo, Mis queridos hermanos, os bendigo a todos en este momento con todo Mi amor y os digo:
Continuad haciendo la Hora de los Santos Ángeles todos martes a las nueve de la noche., rezad mucho a Nosotros –los Ángeles- durante vuestro día, elevad vuestro pensamiento a Nosotros, llamadNos y Nosotros os guiaremos, cuidaremos de vosotros, os iluminaremos, os ayudaremos en vuestras dificultades y os mostraremos cada vez más el mejor modo de servir al Señor, a la Madre de Dios y de ayudar en la Salvación y en la Conversión de vuestros hermanos.
A todos en este momento bendigo generosamente… Y especialmente a ti Marcos, el más esforzado y el más querido de Mis hermanos. La Paz!”



27.02.2011 – Mensaje del Ángel San Daniel:

“- Amados hermanos Míos… Yo, DANIEL, Siervo del Señor, nuevamente os invito a la verdadera Paz, al verdadero Amor, a la verdadera Conversión y, sobretodo, a luchar cada vez más contra los ataques de satanás, que quiere debilitaros en el camino del verdadero Amor, del fervor y de la oración y arrastraros cada vez más al plano rastrero de las cosas sensibles y del apego a los amores pasajeros de esta Tierra.
Por eso, Yo vengo a invitaros a empuñar cada vez más el escudo de la Fe contra los ataques de satanás. Empuñad el escudo de la fe contra los ataque de satanás, cerrando cada vez más la puerta de vuestros sentidos espirituales, a las sugestiones de él, a las tentaciones, a todas las ideas contrarias a la Voluntad del Señor y Su Ley de Amor. Para que así cada vez más vuestros sentidos espirituales cerrados a las sugestiones del enemigo vuestros corazones permanezcan siempre puros, inmaculados, exentos de toda mancha y contaminación de idea, pensamiento o inclinación que pueda llevaros lejos del Señor y de Su Gracia…
Tanto más fuere posible a vosotros también cerrad la puerta de vuestros sentidos corporales a las sugestiones del enemigo, huyendo de las ocasiones de pecado, huyendo de las cosas y lugares que pueden hacer entrar por la puerta de vuestros oídos, ojos o boca cualquier tipo de tentación, mal pensamiento, idea o sentimiento que puedan manchar vuestros corazones y vuestras almas… Huid del bullicio del mundo, donde casi siempre vosotros corréis el riesgo de perder en vos la Gracis Santificante, la pureza interior, el fervor y el amor del alma.
Mantened siempre vuestro corazón en oración continua, incluso durante los trabajos de vuestro día, haciendo todo por Dios y con amor para Dios, buscando cada vez más ofrecer vuestro trabajo, vuestras obligaciones y actividades como un himno continuo de amor y de oración al Señor.
Así de esta forma, cerráis las puertas de vuestros sentidos al enemigo y él no podrá tergiversar, distorsionar, manchar o afectar, ya sea vuestra pureza interior, ya sea la intención de vuestro corazón, ya sea vuestros pensamientos y sentimientos y no podrá robar el mérito de vuestras buenas obras, de vuestras oraciones y de vuestras actividades.
Empuñad el escudo del verdadero amor por el Señor, buscando cada vez más vivir en continua oración, de la forma que ya os expliqué anteriormente: buscando hacer todo por Dios, para Dios y con la única finalidad de alabarLo, volvelrLo conocido y amado por todos Sus hijos y de darLe gloria. De esta forma, cerráis las puertas de vuestros corazones para toda mancha de amor propio, de deseo de auto-glorificación, de deseo de satisfacer vuestras voluntades y deseos corrompidos y asi cada vez más matáis la vanidad dentro de vosotros. Y así vuestras obras libres de toda mancha de pecado o de intención no recta, no correcta, subirá al Señor, verdaderamente, como un don precioso que Le será agradable y que Él recibirá con suma alegría convirtiendo todo eso en Gracias de Conversión y Santificación para tantas almas.
Empuñad el escudo del verdadero amor, para luchar contra los ataques del enemigo de Dios, haciendo cada vez más de vuestra vida un continuo ofrecerse, un continuo sacrificio, un continuo donarse, un continuo entregarse cada vez más en los brazos de la Madre de Dios, en los brazos de este Amor Materno que os Amó, que os escogió y que os llamó de todas partes a ser miembros de la familia de Ella, de Su Ejército de Salvación. Para que así, cada vez más dóciles al Amor Celestial que os escogió, cada vez más generosos en respuesta a este amor, vosotros podáis vencer al enemigo con el amor y así por la victoria del amor podréis vencer al Demonio, al mundo, a vosotros mismos y a la carne. Y entonces seréis verdaderos campeones de Dios por el amor, en el amor y con el amor!
Yo, Daniel, estoy con vosotros todos los días de vuestra vida… Os acompaño, os guardo, os amo y os ayudo sin cesar. Sin Mi ayuda, sin Mi continua protección y presencia vosotros ya habríais caído mil veces en las tentaciones y trampas de satanás. Yo os he desembarazado de los lazos de él, Yo os he sustentado para que no os debilitéis, ni os canséis, ni desaniméis. Yo he tomado vuestras manos, para no dejaros tropezar y continuaré agarrándolas y conduciéndoos desde que continuéis haciendo la HORA DE LOS SANTOS ÁNGELES, Nuestra Hora, todos los Martes, que continuéis meditando Nuestros Mensajes y cada vez más confiándoos, entregándoos, consagrándoos a Nosotros. Si continuareis siendo dóciles a aquello que Nosotros os pedimos, continuaremos guiándoos con seguridad y con certeza por el camino de la santificación, que es difícil, casi imposible para aquellos que no escogieron vaciarse totalmente de sí mismos y se entregaron totalmente al Amor de Dios.
A toso en este momento, con Amor, Bendigo junto con todos los Ángeles y Santos del Paraíso.”



20.02.2011 – Mensaje de Santa Adelia

“- Amados hermanos Míos! Yo,
ADELIA o ADELINA, Sierva del Señor y de María Santísima os saludo y os doy la Paz!
Yo con Mi vida amé al Señor con todo Mi Corazón, con todas Mis fuerzas, con toda Mi alma y al Señor Me entregué con todo lo que era y tenía para servirLo, para tornalLo conocido y amado por todas las almas. Y para que con Mis esfuerzos Yo pudiese más allá de Mi alma, producir en las almas un jardín de descanso para el Señor a fin de que en todos Nosotros Él pudiese descansar, complacerse y en Nosotros permanecer para siempre. Por eso, os invito a ser un retiro para el Señor, donde Él pueda verdaderamente descansar, reposar, entretenerse son vosotros, quedar con vosotros en la perfecta unión del alma y del corazón comunicándoos Sus riquezas y Sus bellezas divinas y celestiales.
Sed el perfecto retiro para el Señor, viviendo siempre más la vida de la oración intensa, de la penitencia, de la meditación, haciendo continuamente todas las Oraciones que la Madre de Dios os mandó Aquí. Pues estas Oraciones tienen la facultad y el poder de transformar vuestras almas en perfectos locales de retiro para el Señor y para la Señora del Cielo, donde Ellos pueden entrar, permanecer con vosotros, reposar en vosotros y en vosotros encontrar Sus delicias, o sea, encontrar en vosotros el amor que quita la sed y el hambre de amor que Ellos tienen de las almas, pueden encontrar en vosotros los reflejos de Su Luz, pueden encontrar en vosotros Sus dones y talentos concedidos multiplicados en frutos de buenas obras de santificación y de más almas conquistadas para Ellos. Así en vosotros Dios puede verdaderamente descansar, reposar, congratularse y en vosotros la Santísima Virgen puede encontrar los frutos más dulces de amor, correspondencia, generosidad y entrega total a Ella.
Sed el perfecto retiro para el Señor, procurando siempre más apartar vuestro corazón de las cosas pasajeras e ilusorias de este mundo que os apartan de Dios, que compiten con el amor de Dios dentro de vuestro corazón. Para que entonces, vuestro amor sin mezcla de cosa alguna terrena, sin mezcla de amor terreno alguno pueda ser puro, puro para el Señor, puro para María Santísima, puro como Ellos quieren, puro como Ellos esperan recibir de vosotros. Y así, Ellos puedan también entregar el puro amor de Ellos totalmente a vosotros hasta llenaros y haceros desbordar para las otras almas.
Sed el perfecto retiro del Señor, respondiendo vuestro “si” a Él para que Él pueda transformar el desierto de vuestras almas en un jardín, en un oasis, en un lugar de descanso donde Él puede reposar a la sombra de vuestro amor, bebiendo del agua de vuestra generosidad y de vuestra fe, comiendo los frutos de vuestras buenas obras, de vuestra entrega completa a Él. Y así, el Señor pueda fijar Su morada definitiva en vosotros y transformaros en aquel “Jardín Real” donde Él el Rey del Cielo, puede venir a vuestro encuentro, conversar y entretenerse con vosotros como Él hacía en el inicio de la creación paseando en el Jardín del Edén a la tarde en busca de Adán y Eva para entretenerse con ellos. Así también, Dios podrá venir a vivir con vosotros, podrá entretenerse con vosotros, podrá unirse con vosotros y vosotros podréis vivir en la verdadera amistad de Él.
Yo, ADELIA, prometo ayudaros con Mi poderosa intercesión y oración junto al Señor y a María Santísima, para que os volváis este bello lugar de retiro y descanso para el Señor. Os recomiendo usar todas las MEDALLAS que la Santísima Virgen os dio en Sus Apariciones, especialmente la MEDALLA DE LA PAZ y la MEDALLA DE LAS LÁGRIMAS que Ella dio Aquí en vuestra Tierra, en la Tierra brasilera, para que a través de estas dos Medallas la Gracia del Señor pueda siempre más transformaros en un lugar de retiro y descanso para ÉL y para María Santísima. Y así, vosotros podáis recibir un gran influjo de Gracias atraído por estas Medallas Celestiales que debéis usar con todo vuestro amor, con toda vuestra devoción y vuestra fe.
A través de estas Medallas muchas gracias del Señor son atraídas hacia vuestras almas para purificarlas, para embellecerlas, para perfumarlas y para incensarlas con la Gracia Celestial del Cielo.
A través de estas Medallas son alejadas de vosotros muchas tentaciones del diablo y los Ángeles son atraídos hacia vosotros con las manos repletas de bendiciones del Señor para derramar sobre vosotros muchas veces al día. Por eso, Mis amados hermanos, usad estas Medallas con confianza y de ellas nunca os separéis, para que la Gracia de Dios, el influjo de Ellas jamás también sea interrumpido en vuestra alma y en vuestra vida!
Dios os dio estos escudos, Dios os dio estos imanes celestiales, que son estas Medallas Sagradas, para atraer hacia vosotros todo el bien y toda la Gracia, para la Salvación de vuestras almas. Usad de esta gracia que es grande y que el Señor dio a vosotros, para vuestra Salvación y rendid a Él y a María Santísima glorias y alabanzas.
Si esta Gracia hubiese sido dada a Mí en Mi tiempo… Oh! Qué gracias y alabanzas Yo habría rendido al Señor! Qué maravillas de Conversión y de Santificación no habrían sido operadas en Mi época. Pero esta gran Gracia fue dada a vosotros para Estos Tiempos Finales y vosotros no sabéis agradecer, no sabéis reconocer el gran bien, el gran don que el Señor y María Santísima dieron a vosotros.
Abrid vuestro corazón, dilatadlo con himnos de amor, de alabanza, de gratitud a Dios y a Su Madre Santísima que os favorecieron tanto, que os enriquecieron tanto en estas benditas APARICIONES DE JACAREÍ, que son la mayor prueba del Amor del Señor y de la Virgen Santísima después de la Encarnación por toda la humanidad.
Abrid vuestros corazones y dad a Ellos honra, gloria y alabanza por una vida santa, por el perfecto cumplimiento de la Voluntad del Señor. Yo estaré con vosotros en todos los momentos de vuestra vida y jamás, jamás os dejaré.
A todos, en este mes bendito, especial y tan predilecto del Cielo, mes de Febrero, de grandes Gracias y Dones para la humanidad de parte del Señor y de Su Madre.
A todos en este mes bendecido, bendigo generosamente ahora. Y especialmente a ti, Marcos, el más esforzado, el más dedicado de los hijos de la Madre del Señor, el más esforzado y querido de Mis hermanos.
La Paz a todos vosotros.”



13.02.2011 Mensaje de María Santísima:

“- Mis hijos, hoy, cuando aún estáis conmemorando el
ANIVERSARIO DE MIS APARICIONES AQUÍ y también en LOURDES, todas Ellas en este lindo, predilecto y amado mes de Febrero, tan querido a Mi CORAZÓN INMACULADO, Yo nuevamente os Bendigo y doy la Paz!Sed Mis queridos hijos el jardín de descanso de vuestra Madre Celeste, dándoMe vuestro corazón cada vez más embellecido por la oración, enfervorizado por la meditación, purificado por la penitencia y por la mortificación personal, siempre más vuelto y virado hacia la Voluntad del Señor y hacia Mí, siempre atento a todo aquello que Yo os pido. Para que así, verdaderamente en vuestros corazones Yo pueda entrar, Yo pueda habitar, Yo pueda reinar y Yo pueda, sobre todos, descansar, es decir, complacerMe en vosotros, verMe amada, verMe obedecida, verMe seguida, verMe imitada, verMe siempre más amada por todos vosotros.Sed el jardín de descanso de la Madre Celeste, dándoMe cada vez más vuestro “si”, renunciando siempre más a vosotros mismos y aceptando Mi Voluntad, cargando Conmigo la cruz de cada día atrás de Jesús, en el perfecto cumplimiento de Voluntad del Señor, de Su “Plan de Salvación”. Para que Su Gracia verdaderamente pueda obrar en vosotros y por medio de vosotros, para salvar y rescatar muchas almas perdidas al Camino de la Conversión y de la Salvación.Sed Mi Jardín de descanso, de descanso de la Madre Celeste, pasando todos los momentos que podéis Conmigo en la dulce intimidad de la Oración, en el recogimiento, en el silencio, en el amor, en la reflexión continua de Mis Mensajes. Para que así, verdaderamente, Yo pueda descansar en vos y vos en Mí. Y así, Nosotros, juntos, unidos, podamos reposar en el Señor y en Él llenar Nuestros Corazones con Su Divino Amor, beber cada vez más de la Fuente de Su Gracia y así Yo pueda llenaros tanto de la Gracia del Señor hasta desbordar y llenar el mundo entero.Soy plena de Gracia, Inmaculada, llena de la Plenitud de la Gracia del Señor! Quiero llenaros con esa plenitud y cada vez más podréis sacar de la Fuente de Mi INMACULADO CORAÓN, pues cuanto más Yo recibo de Dios, más quiero y puedo daros. Por eso Mis hijos, venid a Mí, pues Yo tengo una porción ilimitada de la Gracia de Dios para daros a beber y para llenaros cada vez más hasta haceros desbordar.Sed el Jardín de descanso de la Madre Celeste, procurando cada vez más darMe vuestro amor puro, sin intereses, vuestro amor irrestricto sin imponer condiciones, sin reservas, sin desconfiar, sin dudar, sin evitar ningún instante en darse y entregarse a Mí, porque es solamente en esos corazones que Yo puedo descansar. Las almas que Me amos con reservas, con dudas, evitando, desconfiando de Mí, resistiendo a Mi Amor, poniendo condiciones para Yo obrar en la vida de ellas, midiendo cuánto Me van a servir, cuánto van a amarMe, cuánto se van a donar para Mí, estas almas Me cansan y Yo no demoraré mucho en lanzarlas fuera!
Os invito, por lo tanto, Mis hijos, a no ser de estas almas, porque Yo os digo: estas almas ya tienen quien las condene. Estas almas que Me rechazaron, que no Me dieron su corazón y su vida en Estas Apariciones de Jacareí, ya tienen quien las condene, Mi Palabra las condenará en el último día, Mi Amor las condenará en el día del Juicio Final, porque no quisieron dar una morada de descanso, no quisieron dar un lugar para la Madre de Dios, así como otrora aquellos habitantes de Belén no dieron lugar a Mi venida con Mi Divino Hijo Jesucristo y así también, como aquel pueblo del tiempo de Jesús no Le dieron sus corazones, no Le dieron sus vidas, no quisieron amarLo.
Será horrible ir con el demonio Mis hijos! Porque quien no es jardín de descanso para Mí es en verdad un pantano de pecado donde el demonio reina. Quien no Me da morada en el corazón da al demonio y será horrible ir con él para las llamas eternas a morar a su lado y ser atormentado por toda la eternidad, en las llamas infernales, porque no quiso darMe a Mí un lugar en el corazón.
Os invito a perseverar en la obediencia a Mis Mensajes, en la Oración, sobre todo de las Horas Santas que Yo os di Aquí para hacer todos los días, en la lectura de Mis Mensajes. Y, sobre todo, que vosotros continuéis divulgando Mis Mensajes al mundo entero, que continuéis yendo de casa en casa llevando Mis Mensajes y Mis Oraciones, Mis Cenáculos, no importando si muchos corazones no responden a Mi llamada, si ellos rechazan la divulgación que hacéis. Continuad siempre adelante Mis hijos! Porque las almas de buena voluntad existen. Yo las conozco y quiero llegar a ellas, y Yo quiero llegar y voy a llegar por medio de vosotros! Si vuestras manos y vuestros pies Me sirven sin cansancio, Mi Corazón las alcanzará. Mi Gracia las convertirá. Mi Poder las Salvará y hará en ellas grandes y extraordinarias Conversiones, grandes obras de Gracia!
ADELANTE MIS HIJOS! YO ESTOY CON VOSOTROS!
Los Veinte Años de Mi presencia Aquí, de Mis Mensajes, de Mis Apariciones es la gran prueba del inmenso amor que tengo por cada uno de ustedes y que Yo Consagra a cada uno de ustedes.
A todos en este momento, con Amor, Yo Bendigo generosamente de
LOURDES, de PONTMAIN y de JACAREI.
La Paz, Mis hijitos amados!”
Mensaje de Santa Thais:
- Amados hermanos Míos… Yo, THAIS, Sierva del Señor y de la Virgen Santa os Bendigo hoy!
Sed vosotros Mis amados hermanos los lirios blancos del Señor y de la Virgen Inmaculada, con una vida de perfecto y puro amor a Ellos.
Sed los lirios blancos del Señor, viviendo cada vez más en oración, cada vez más buscando la Voluntad de Dios, cada vez más buscando conocer Su Divina Voluntad y cumplirla. Para que así, vuestra alma como un lirio blanco y perfumado agrade al Señor, encante Sus Ojos y alegre Su Divino Corazón.
Sed los lirios blancos del Señor, viviendo cada vez más en pureza e inocencia, huyendo de las ocasiones de pecado, huyendo de este mundo seductor y fatal que mata la vida de la Gracia en todas las almas que Lo aman, que Lo buscan y que no huyen de Él. Para que así, verdaderamente, vuestras almas se guarden puras e inmaculadas para agradar al Corazón del Señor!
Sed los lirios blancos del Señor, buscando cada vez más morir para vosotros mismos, renunciar a vuestra voluntad y hacer aquello que el Señor pide de vos. Para que verdaderamente en vuestra vida se cumpla el Divino “Plan” del Señor y vuestro corazón no se vuelva la causa de vuestra propia perdición, sino que vuestro corazón totalmente vuelto, virado hacia el Señor y amando únicamente a Él sea verdaderamente el artífice de vuestra Salvación.
Sed los lirios blancos del Señor, buscando hacer siempre más de vuestra vida un continuo himno de amor al Señor, un ofertorio constante, continuo a Él, dándoos cada vez más a ÉL, consagrándoos a Su servicio, haciendo cada vez más la Voluntad del Señor incluso que os cueste. Para que así, verdaderamente de vosotros se exhale un suave perfume sobrenatural y místico de: virtud, pureza, amor, fe, esperanza, fidelidad, lealtad al Señor. Y así las almas atraídas por este perfume místico y sobrenatural encuentren al Dios Vivo, encuentren a la Madre de Dios Viva, viviendo y reinando en todos vosotros.
Sed los lirios blancos del Señor, buscando cada vez más decir “si” a todo cuanto la Madre de Dios os pide Aquí en Estas Apariciones, en Esta “Escuela de Santidad”, para que vosotros seáis buenos y verdaderos alumnos de Ella, y así podáis en poco tiempo crecer en la Santidad hasta alcanzar la plenitud para la mayor Gloria de Dios.
Yo estoy con vosotros en todos los momentos de vuestra vida! Habito Aquí en Este Lugar día y noche desde siempre! Y a todas las almas que Me pidieren ayuda para santificarse Yo las atenderé! Todos aquellos que Aquí suplicaren Mi socorro a todos extenderé Mis Manos, a todos ampararé y a todos ayudaré a caminar en la Santidad.
Yo, THAIS, os Bendigo ahora generosamente, con todo Mi Amor y pongo sobre vosotros Mi Manto de protección.”



11.02.2011 – 153º Aniversario de las Apariciones de Lourdes
MENSAJE DE NUESTRA SEÑORA:
“- Mis hijos, hoy, cuando conmemoráis el Aniversario de Mi Primera Aparición en Lourdes a Mi hijita Bernardita, Yo os invito a todos a levantar vuestras miradas hacia Mí, vuestra Madre Inmaculada que en la electa Gruta de Massabielle confirmé el Dogma de Mi Inmaculada Concepción y llamé a el mundo todo a la penitencia que engendra el Perfecto Amor por el Señor.
YO SOY LA INMACULADA CONCEPCIÓN
Dije Yo a Mi hijita Bernardita, porque preservada de toda mancha del pecado, para ser digna Madre de Dios, morada perfecta, sin mancha alguna de pecado para que Él pudiese vivir en Mí y recibir de Mí la naturaleza humana y así realizar la gran Obra de Salvación de la humanidad.
YO SOY LA INMACULADA CONCEPCIÓN
Porque destinada era Yo verdaderamente a ser el Nuevo Jardín de la Santísima Trinidad, la Nueva Eva, la Nueva Creación de Dios, Su Segundo Edén, Su Segundo Cielo, donde pudiese Él verdaderamente reposar y entretenerse en dulces coloquios de Amor con Su Criatura y finalmente complacerse en Ella.
YO SOY LA INMACULADA CONCEPCIÓN
Porque Yo era predestinada y profetizada como Aquella que debería aplastar la cabeza de la serpiente hasta derrotarla definitivamente. Y por eso no podría Yo estar bajo el yugo de la “común” esclavitud de los mortales al pecado y a esta serpiente maldita, mas si ser verdaderamente libre de toda culpa y esclavitud satánica. Para que Yo pudiese con Mi Poder liberar a Mis hijos de la esclavitud tiránica del pecado y del demonio. Y así cooperar poderosa y eficazmente en la Obra de la Redención de Mi Divino Hijo Jesucristo. Por eso os revelé y confirmé Mi Dogma de la Inmaculada Concepción en la Gruta de Massabielle para que verdaderamente creáis en Mi Poder y verdaderamente os confiéis todos a Mi sin reservas, a fin de que cada vez más Yo os libere de la esclavitud del pecado y de Satanás y os haga llegar al Señor por una Perfecta Penitencia.
PENITENCIA… PENITENCIA… PENITENCIA
Dije YO repetidas veces a Mi hijita Bernardita, para llevaros a la perfecta renuncia de vosotros mismos, del mundo y de las falsas e ilusorias glorias de este mundo. Y así vosotros podáis cada vez más vivir una verdadera vida en Dios, para Dios y con Dios.
PENITENCIA… PENITENCIA… PENITENCIA
Para que verdaderamente pudieseis vaciaros de vosotros mismos hasta que muriese en vosotros todo el amor desordenado de vos mismos y pudiesen entonces vivir en vos el verdadero Amor de Dios, que sólo se derrama en las almas purificadas por la Penitencia que Yo pedí en la Gruta de Lourdes.
Sólo la Penitencia engendra la perfecta mortificación y pureza del alma que alcanza para vosotros el Perfecto Amor de Dios, y que Él viva siempre en vos y en vos permanezca para siempre.
Yo continúo Aquí en estas Mis Apariciones de Jacareí, que son la continuación y la conclusión de Lourdes, para llevarlos a esta Perfecta Penitencia que engendrará en vosotros la Pureza Espiritual necesaria para alcanzar la Perfecta Unión y el Perfecto Amor al Señor y Conmigo está Mi hijita Bernardita que fue en todo una copia perfecta del Mi Pureza y de Mi Amor perfectísimo por el Señor, para que Ella también os ayude y os lleve hasta el Perfecto Amor al Señor.
Si vosotros fuereis como Ella fue, vosotros seréis fuentes de aguas puras tal como era la Fuente Milagros que hice brotar en la Gruta de Massabielle por las manos de Bernardita. Y así como por Ella, por medio de la Fuente y por medio de Bernardita Yo realizaré las mayores maravillas de Gracias, así también por medio de vosotros Yo realizaré las mayores Conversiones de los corazones para mayor Gloria del Señor y Triunfo de Su Gracia en el mundo.
A todos Bendigo hoy con Amor, de La Salette, de Lourdes y de Jacareí.
La Paz Marcos amado e hijo Mío. La Paz Mis hijos.”



07 de febrero de 2011
20º Aniversario de las Apariciones en Jacareí
07.02.2011 – Cenáculo de la Fiesta Solemne del 20º Aniversario de las Apariciones de Jacareí:
MENSAJE DE LA REINA Y MENSAJERA DE LA PAZ:
“- Mis hijos amadísimos, hoy, Mi CORAZÒN INMACULADO se regocija por los VEINTE AÑOS de Mi PRIMERA APARICIÒN Aquí a Mi amado e hijito Marcos, Mi hijito más voluntarioso, Mi hijito más dedicado. Y por todos estos Veinte Años que Mi Corazón Inmaculado Aquí derramó sobre vosotros: Gracias, Mensajes, Bendiciones, Avisos, Señales para que todos vosotros pudieseis encontrar el camino de la Conversión, el camino de la Salvación, de la Santificación y de la Paz.
Mi CORAZÓN INMACULADO se regocija con vosotros, porque en este día el Cielo y la Tierra unidos en una sola Fiesta entonan Conmigo himnos de gloria, himnos de gratitud y de alabanza a la Santísima Trinidad. Que Me permitió quedar Aquí tanto tiempo con vosotros para enseñaros el camino correcto que debéis seguir, para acompañaros durante el caminar en esta vía que lleva al Cielo, para cada vez más ayudaros a desenredar de las insidias, artimañas y trucos que satanás para engañaros y para haceros salid de este camino seguro que conduce al Cielo, para haceros andar por el camino del pecado, el camino del erro, del engaño, del mal que conduce a la eterna condenación y a las tinieblas del Infierno.
Mi CORAZÓN se regocija con vosotros, porque todo el Cielo unido a Mí, trabajando Conmigo estuvo durante todos esos años Aquí en Estas APARICIONES, luchando arduamente por la salvación de todos. Y Nosotros hicimos la Luz del Señor entrar en muchos corazones y hacer en ellos nuestra eterna morada. Para que así en estos corazones y por medio de ellos el plan de salvación del Señor pudiese ser realizado y concluido para el mayor Triunfo de Nuestros Tres Sagrados Corazones Unidos y de la Santísima Trinidad por toda la Tierra.
Mi CORAZÓN se regocija hoy con vosotros, porque tantos corazones Me respondieron “si”, Me entregaron sus vidas y Me hicieron verdaderamente reinar sobre ellos, gobernando su voluntad, gobernando sus vidas, sus familias, deseos y corazones. Y así, verdaderamente Yo pude realizar Mi “Plan Materno” de Amor y de Salvación en las vidas de Mis hijos que dócilmente Me respondieron “si”.
Mi CORAZÓN se regocija con vosotros, porque aunque Yo haya sido rechazada por muchos, traicionada por algunos, expulsada por tantos de Mis hijos que después de conocer Mis Mensajes no quisieron más responderMe “si”, Mi Corazón Inmaculado encontró mucho mayor confortamiento y triunfo en el corazón de Mi hijito Marcos: el más esforzado, el más obediente, el más dedicado a Mí y también en estos Míos que también consagraron sus vidas a Mí Aquí, viviendo con Mi hijo Marcos totalmente para servirMe y en todos aquellos que aunque vivan en un estado de vida diferente Me aman y todo hacen por agradarMe, obedecerMe, servirMe, volverMe conocida y amada por todos Mis hijos.
Mi CORAZÓN se regocija hoy con vosotros, porque gran parte de Mi Plan puedo ser realizado Aquí. Y el Plan para el Triunfo de Mi Corazón Inmaculado camina a pasos veloces, a pesar de Mi enemigo satanás y de todo aquello que los hombres uniendo Sus fuerzas con las fuerzas de Mi enemigo hacen contra Mí para estropear Mis Planes. Y es por eso que Mis Planes se desarrollan maravillosamente bien en toda la faz de la Tierra. Y en los locales gracias a Mis Apariciones: JACAREÍ, MEDJUGORJE, FATIMA, LOURDES, OLIVETTO CITRA, EL ESCORIAL y tantos otros, Mi Plan se cumple y se concluirá triunfalmente sobre todo y sobre todos.
Por eso Mis hijos,
os invito una vez más: Permaneced fieles en el camino de la Santidad a la cual Yo os llamé Aquí. No desaniméis! No dejéis de hacer las Horas Santas de Oración que Yo os mandé hacer, meditad los Mensajes, haced los Cenáculos de casa en casa llevando Mis Mensajes, Mis Horas de Oración y todos Mis Tesoros que aquí en Este Lugar Yo os di al conocimiento de todos Mis hijos lo más de prisa posible.
ANDAD! HABLAD! TRABAJAD! MEDITAD!
No descuidéis de vuestra vida espiritual: de la oración, del retiro, de la meditación, de la oración profunda Conmigo en el silencia y en el recogimiento. Dedicad muchas horas para pasar Conmigo en retiro y meditación. Dedicad también vuestras vidas a llevar Mis Mensajes para salvar las almas de vuestros hermanos, porque de lo contrario vosotros seréis responsables por la pérdida de muchas almas si eso no hiciereis.
Yo estoy con vosotros siempre, no temáis! Permaneced fieles en la Escuela de Oración y Santidad a la cual Yo os llamé Aquí y el Triunfo de Mi Corazón Inmaculado, Mi Propio Corazón será vuestra herencia y vuestra recompensa final.
A todos en este momento, con Amor, Bendigo generosamente: de
LOURDES, de MEDJUGORJE y de JACAREÍ.
La Paz Mis hijos! La Paz Marcos, Mi más esforzado, sacrificado y obediente hijo y servidor.”
MENSAJE DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS:
“- Amados hijos Míos, Mi Sagrado Corazón os Bendice hoy en el Aniversario de las Apariciones de Nuestros Sagrados Corazones a Mi más esforzado y dedicado, siervo e hijo, Mí hijito Marcos.
Mi SAGRADO CORAZÓN hizo maravillas en vosotros en estos Veinte Años de Apariciones, colmándoos de los tesoros de Mi Divina Misericordia, llenándoos cada vez más de Mi Gracia transformadora y purificadora, enriqueciéndoos cada vez más del conocimiento de Mí, de Mi Madre Santísima, de Mi Padre San José, de Mi Propio Padre Eterno dándoos sin medida la Divina y Celestial Sabiduría para volveros verdaderos hijos Míos y para haceros vivir una verdadera vida en Mí, vuestro Dios.Mi SAGRADO CORAZÓN hizo maravillas en vosotros en estos Veinte Años! Hizo maravillas portentosas en las almas de todos Mis hijos que fueron dóciles a Mi Sagrado Corazón, que Me respondieron “si”, que se dejaron guiar por Nuestros Tres Sagrados Corazones, formar por Nosotros, que no resistieron a Nuestra Voluntad Santa, que no se apegaron a sí mismos, al mundo y a los amores ilusorios y pasajeros de esta Tierra y en todos aquellos que verdaderamente fueron como un barro maleable y dócil, Yo puede verdaderamente imprimir en esas almas formas admirables y extraordinarias de belleza, perfección y gracia.
Mi SAGRADO CORAZÓN hizo maravillas en vosotros en estos Veinte Años de Nuestras Apariciones Aquí, elevándoos a una altura inmensa de conocimiento de Mi Voluntad, de conocimiento de la Verdad, de conocimiento de Mi Sagrado Corazón, del Corazón de Mi Madre y de Mi Padre San José. Y también os llenaron de una gran y profunda meditación y conocimiento de vuestra propia miseria, de vuestra propia nada, poniéndoos siempre prevenidos contra vosotros mismos y colocándoos siempre en guardia contra todas las tentaciones de Mi enemigo que bajo engañosas apariencias de bien pretenden infiltrarse en vuestras almas y corazones para comenzar a solapar la edificación espiritual de la Santidad que Nuestros TRES SAGRADOS CORAZONEScomenzaron a construir en vosotros. Así, poniéndoos siempre prevenidos contra vosotros mismos y contra toda insidia de satanás Nosotros os hicimos guerreros fuertes, centinelas siempre despiertos, siempre fieles, vigilantes, prontos para reconocer al enemigo, la tentación así como él comience a despuntar sobre los montes a querer aproximarse de vuestras almas. Para que así pudiésemos desterrarlo, derrotarlo, expulsarlo antes que él pudiese acercarse a vosotros, herir vuestras almas, infiltrarse en ellas con el pecado hasta hacer destruir el Edificio Espiritual de vuestra Conversión y Santificación que Nuestros TRES SAGRADOS CORAZONES hace Veinte Años están Aquí edificando en vosotros.
Así Mis hijos, Nosotros os enseñamos a vigilar siempre y a manteneros siempre en guardia contra vosotros mismos, contra vuestro amor propio, contra el demonio, las tentaciones y el mundo. Para que así, nada sacuda la fundación, el cimiento de la edificación espiritual que Nosotros estamos construyendo en vosotros.
Mi SAGRADO CORAZÓN hizo maravillas en vosotros en estos Veinte Años Aquí, volviéndoos cada vez más flores perfumadas de pureza, de inocencia, de oración, de virtudes, de gracia divina. Para que así vuestro perfume pudiese llegar hasta el Trono de Mi Padre Celestial en el Cielo y agradar a Su Santísimo Corazón, llenarLo de alegría y satisfacción, consolarLo en Su gran tristeza por tantos pecados y desobediencias de la humanidad y también transformaros en un bellísimo templo para Mi Espiritu Santo, donde Él puede habitar, donde El puede obrar, donde Él puede realizar en vosotros las mayores maravillas de Su Amor y de Su Gracia siempre, en todo momento, sin resistencia, ni encontrar rival alguno contra Él dentro de vosotros.
Mi SAGRADO CORAZÓN hizo maravillas en vosotros Aquí en estos Veinte Años, dándoos cada vez más el gusto por las cosas del Cielo, el gusto por la Oración, haciéndoos comprender Mis Palabras, haciéndoos cada vez más amar estas Palabras, haciéndoos cada vez más deplorar el mundo, el pecado y vuestro amor propio y buscar cada vez más Mi Voluntad, Mi Amor para vivir cada vez más conforme Mi Espíritu, conforme Mi Divino Beneplácito y Designio.
Así, Mi CORAZÓN SAGRADO, Mi Corazón inflamado de Amor por vosotros, os hizo cada vez más llegar cerca de Él mismo, del Corazón de Mi Madre, del Corazón de Mi Padre San José hasta haceros arder con las Llamas de Amor que de Ellos salen, para inflamaros, para quemaros, para consumir en vosotros todo lo que es terreno, todo aquello que es carnal, todo aquello que es bajo para elevaros a todo aquello que es sublime, alto y digno de Mí. Así, en vosotros las obras más extraordinarias de Gracias fueron hechas y Mi Nombre finalmente en vosotros es glorificado a la vista de todos los Ángeles y Santos del Cielo.
A todos vosotros en este momento Mi SAGRADO CORAZÓN da la Paz, da la Indulgencia Plenaria y os digo: Continuad en la Escuela de Santidad de Nuestros TRES SAGRADOS CORAZONES UNIDOS, haciendo todo cuanto Nosotros Aquí os enseñamos y mandamos. Para que verdaderamente la obra que comenzamos en vosotros pueda ser concluida en breve con alabanza para mayor glorificación de Mi Nombre y para mayor exaltación de la Verdad Católica sobre todos los pueblos, sobre toda la humanidad.
A todos en este momento Bendigo generosamente de PARAY-LE MONIAL, de DOZUE y de JACAREÍ.
La Paz Mis hijos. La Paz Marcos, Mi más esforzado y sacrificado hijo.”

MENSAJE DEL AMANTÍSIMO CORAZÓN DE SAN JOSÉ”
“- Amados hijos Míos, Mi Amantísimo Corazón se regocija también hoy con vosotros, por los Veinte Años de Nuestras Apariciones Aquí y os dan Nuestra Paz!
Mi AMANTÍSIMO CORAZÓN nunca os dejó durante todos esos años, siempre estuvo con vosotros y fue el Sol luminoso que todos los días iluminó vuestras almas por medio de Mis Mensajes y de Mi HORA SANTA todos los Domingos, guiándoos cada vez más por el camino del Perfecto Amor al Señor, de la imitación de Mis Virtudes y del Perfecto Amor, de la perfecta correspondencia al Divino Beneplácito del Altísimo.
Mi AMANTÍSIMO CORAZÒN fue el Sol luminoso, que os iluminó en los momentos difíciles dándoos Paz en las aflicciones, serenidad en las tribulaciones, confianza en las incertidumbres, esperanza contra todas las apariencias contrarias, contra toda falta de esperanza. Dándoos alegría en la tristeza, alivio en el sufrimiento, luz en las dudas, valentía ante los desafíos y sacrificios que tuvisteis que hacer. Para que así, verdaderamente, cada día de vuestra vida pudiese haber sido realizada la Divina Voluntad del Altísimo, tal como Él quería y esperaba de vosotros y así vuestras almas pudiesen superar todo, vencer todo, alcanzar todos y en todo ser fieles al Señor.Mi AMANTÍSIMO CORAZÒN fue el Sol luminoso, que os confortó en el momento del abandono, soledad, incomprensión, persecución, de duda, de aflicción de espíritu y desánimo. Y os hizo caminar cada vez más veloces, firmes, decididos, constantes y perseverantes por “la vía de la Santidad” a la cual Nuestros Tres Sagrados Corazones os llamaron Aquí en Estas Apariciones. Y así, verdaderamente, en vosotros y por medio de vosotros se hizo siempre el Designio del Señor.Mi AMANTÍSIMO CORAZÓN fue vuestro refugio en todo momento, alimentándoos cada vez más con el Pan de la Santa Palabra Celestial, descansándoos cuando estaban cansados de la lucha por la Salvación de las almas y por la Salvación de vuestra propia alma.
Mi CORAZÓN fue oasis para saciar vuestra inmensa sed de amor, para refrescaros, refrigerar cada vez más con las dulzuras de Mi Amor Paterno cuando tantas veces vosotros estabais casi a desfallecer y a sucumbir bajo el peso de la cruz. Así Mi Corazón fue siempre un Sol luminoso, caliente, que os calentó, os iluminó, os amó y os acompañó en todo momento de vuestra vida en estos Veinte Años de Nuestras Apariciones Aquí!
Mi CORAZÓN AMANTISIMO fue el Sol luminoso, que para todos brilló indistintamente y aunque algunos no haya querido seguir el brillo de Mi Luz y caminar por la vía a la cual Yo os llamé, muchos otros hijos Míos Me consolaron con su “si”, con su entrega total a Mi y con su total dependencia de Mi Providencia Paterna, de Mi Amor, dejándose cada vez más: formarse por Mis Mensajes, enseñar por Mi Amantísimo Corazón, cargar en Mis Brazos y siempre más dejarse moldear por Mi acción amorosa! Así, Aquí en Este “Lugar Sagrado”, Mi Amantísimo Corazón brilló y brillará todavía más para mayor Triunfo de Nuestros SACRATÍSIMOS CORAZONES para bien de vuestras almas y para bien de toda la humanidad. Y en vosotros en quien Me complazco, en quien encuentro acogida, respuesta, docilidad y obediencia Mi AMANTÍSIMO CORAZÓN todavía hará grandiosas maravillas por el “tiempo” que está por venir. Por eso, Mis hijos, continuad cada vez más firmes, cada vez más perseverantes en el camino al cual Yo os llamé a siguirMe junto al Cielo, rumbo a Dios.
Continuad con todas las Oraciones que Nosotros os dimos Aquí, porque ellas son una verdadera, perfecta, completa y la más sublime “Escuela de Santidad”, que
Nuestros SAGRADOS CORAZONES UNIDOS dieron al mundo.
Aquí en Este Lugar Sagrado Nuestros
TRES SAGRADOS CORAZONES Triunfarán y en Este Lugar, que es el que Nosotros más amamos de toda la humanidad pondremos Nuestros Tres Tronos Gloriosísimos que derrumbarán los tronos impíos del demonio, del pecado y del mundo, con sus fuerzas anti-cristianas y contrarias a Nuestros TRES SAGRADOS CORAZONES.
Y Aquí Nuestros
TRES SAGRADOS CORAZONES clamarán Victoria y entonarán el Himno del Triunfo delante de todos los pueblos y toda la humanidad.ESPERAD Y CONFIAD QUIEN VIVA VERÁ! Y QUIEN A MI LADO ESTÉ TAMBIÉN Con NUESTROS TRES SAGRADOS CORAZONES TRIUNFARÁ!
A todos en este momento Bendigo generosamente y especialmente a ti Mi hijito Marcos, el más sacrificado, el más esforzado de Mis hijos.”



12.02.2011 – Mensaje de María Santísima:

“Mis amados hijos, hoy, cuando aún estáis conmemorando Mi Aparición en Lourdes, el aniversario de Mi primera Aparición en Lourdes a mi pobre hijita Bernardita, en la Gruta de Massabielle, Yo vengo una vez más del Cielo para llamaros a la Oración, a la Penitencia y a responder “SI” a Mi llamado de Amor por vosotros hecho en la Gruta de Massabielle, hace 156 años atrás, para que verdaderamente Yo pueda, en vosotros, realizar Mi Plan Materno de Amor.
Responded, por lo tanto, “SI” al llamado que os hice desde la Gruta de Massabielle en Lourdes, siguiendo siempre más por el camino de la Oración, de la Penitencia, del Sacrificio al cual Yo os llamé, siguiendo el ejemplo de Mi hijita Santa Bernardita, que es Mi Mensaje vivo para todos vosotros, para que así también en vosotros Dios pueda hacer obras grandiosas, o sea, pueda transformaros en verdaderas almas sacrificantes, expiatorias, víctimas, humildes, santas, generosas y completamente dóciles a la acción de Su Espíritu Santo. Para que así, entonces, a través de vosotros muchas almas puedan ser salvas, muchas puedan ser rescatadas de la esclavitud del pecado y puedan ser reconducidas nuevamente a Dios. Si vosotros ofreciereis esta fuerza mística de expiación, reparación, generosidad y amor, muchas almas podrán todavía ser salvas por la fuerza de vuestro ofrecimiento de vida, de vuestro sacrificio y de vuestro amor generoso. Y así el Señor podrá realizar el Gran Triunfo de Su Amor en la Tierra y en las almas!
Responded “SI” al llamado que os hice desde la Gruta de Massabielle en Lourdes, renunciando siempre más a vosotros mismos y a vuestra voluntad, poniendo de lado aquello que vos queréis para aceptar aquello que Dios quiere, que Yo quiero de vosotros y que os pido en Mis Mensajes, para que no perdáis más tiempo, tiempo precioso, corriendo en busca de la satisfacción de vuestra voluntad personal y de la realización de la satisfacción de vuestros deseos, sino para que empleéis santamente el resto de tiempo que todavía os resta, verdaderamente cumpliendo la Voluntad de Dios sin demora, sin lentitud y sin restricciones, para que así el Plan del Señor, que ya fue tan estragado en vuestras vidas por vuestra mala voluntad, resistencia, lentitud y apego a vosotros mismos y a vuestra voluntad desordenada, este plan finalmente pueda realizarse y así el Señor pueda obtener Su mayor triunfo, producir Su mayor triunfo en vuestras vidas.
Responded “SI” al llamado que os hice desde la Gruta de Massabielle en Lourdes, dándoMe vuestros corazones, dándoMe toda vuestra vida, a ejemplo de Mi hijita Santa Bernardita, que toda entera a Mí se entregó. Y siempre dijo “no” a sí misma y “SI” a Mí. Que siempre fue generosa en su donación y entrega a Mí, nunca negándoMe nada, nunca midiendo sacrificios por Mí, nunca contabilizando cuánto ya había donado para Mí, para que así verdaderamente, inflamados por el Fuego del Verdadero Amor, vosotros como ella, podáis cumplir el Plan del Señor. Y por medio de vosotros, como lo hizo en la vida de Mi hijita Bernardita, Dios pueda mostrar al mundo, por medio de vosotros y en vosotros, Su Rostro adorable, benigno, misericordioso y bello. Y así, muchas almas puedan convertirse y regresar al Señor!
Responded “SI” al llamado que os hice desde la Gruta de Massabielle en Lourdes, siendo continuamente una canción de amor entonada para Mi Corazón Inmaculado, o sea, viviendo siempre más de amor, viviendo únicamente para amarMe, servirMe, volverMe conocida y amada, porque, habrá gracia mayor que esta?: vivir para Mi y por medio de Mi? Oh, no, no hay vida mayor que esta! No hay gracia mayor que esta! Y esta vida, esta gracia la tuvo Mi hijita Bernardita porque ella hizo de Mí el tesoro de su corazón. Por eso, donde Yo estaba, Yo que era el tesoro de ella, siempre estaba unido al corazón de ella. Y así también, si Yo fuere el tesoro de vuestro corazón, si Yo fuere el único amor, el único deseo de vuestro corazón, donde Yo esté vuestros corazones estarán Conmigo también, y entonces viviremos siempre unidos en al paz, en el amor y en la felicidad del Señor y nada, ni el sufrimiento, ni las cruces, ni el demonio, ni el mundo, ni los hombres, ni la persecución, ni la enfermedad, ni cosa alguna jamás podrán separarnos y jamás podrán romper el círculo de amor y de paz en el cual vivimos.
Por eso hijitos, responded “SI” al llamado que os hice, desde la Gruta de Massabielle hace tantos años atrás, para que en vuestra vida Yo pueda producir el Triunfo de Mi Corazón, transformándoos en otras tantas “Santas Bernarditas”, o sea, en otras tantas hijas bien amadas Mías, en otras tantas almas generosas, preciosas como “oro acrisolado” como fue el alma de Mi hijita Bernardita, para así ofreceros al Señor, como don más precioso, como don más bello, más puro, más alto y sublime, más elevado, para que entonces la Santísima Trinidad pueda, al fin, complacerse en vosotros.
Yo estoy siempre con vosotros Aquí en este Lugar que es Mi nueva “Gruta de Massabielle” que es Mi nuevo Santuario de Lourdes, donde voy a terminar la obra comenzada en La Sallete, París, Lourdes y Fátima. Aquí Mi Corazón Inmaculado vino a buscar almas que, como Mi hijita Bernardita, Me amen, Me sirvan y correspondan plenamente a Mi Pan de Amor, a Mi Designio de Amor.
Si vosotros os tornareis estas almas, Mi Corazón triunfará rápidamente en vosotros y en el mundo, y así podré traer un Nuevo Período de Paz para todos vosotros, para que entonces el mundo pueda vivir en armonía con Dios, entre sí y también Conmigo.
Mi Corazón sigue los pasos de cada uno de ustedes y Yo Soy para todos vosotros una “gruta espiritual”, donde podéis encontrar siempre la Luz de la Gracia, la Fuerza Divina, el Amor del Señor, la Sabiduría y la Ciencia Celeste, como Mi hijita Bernardita encontraba en la Gruta de Massabielle cada vez que ella iba allá a Mi encuentro.
Venid a Mí por la Oración, venid a Mí por la Meditación, venid a Mí por vuestro perfecto amor y por vuestra perfecta Consagración y Yo os llenaré de todos estos dones y Tesoros Celestes.
A todos en este momento Bendigo generosamente de La Sallete, de Lourdes y de Jacareí.
La Paz Mis hijos. La Paz Marcos, Mí más esforzado y dedicado hijo. Queda en Mi Paz.”



23.01.2011 – Mensaje del Ángel San Juliel:

“Amados hermanos…, Yo JULIEL, nuevamente os doy la Paz, os abrazo y os doy la Bendición. Seguid firmemente por el camino que María Inmaculada, Nuestra Reina Santísima, os señaló Aquí en estas Apariciones, y no miréis jamás hacia atrás, hacia el mundo que os llama a regresar, ni hacia las criaturas que tantas veces requieren, reclaman vuestro amor queriendo ocupar el lugar del Señor y el lugar de Ella en vuestros corazones…
No! No cedáis al canto de la “sirena engañadora” que quiere llevaros nuevamente hacia sus brazos para allí morder y chupar vuestra sangre, matar vuestra alma y lanzarla nuevamente en las tinieblas y en la muerte espiritual.
No! Seguid firmemente por el camino del amor, por el camino de la Verdadera Devoción a los Sagrados Corazones, de la obediencia a Ellos, y del perfecto cumplimiento a todo lo que Aquí os fue mandado hacer.
Seguir firmemente por el camino que María Inmaculada os invitó a andar y a seguir Aquí ya hace 20 años pues, ese camino, aunque angosto y difícil es el UNICO que conduce a la Salvación, que lleva al Cielo y que os hace llegar con seguridad al Señor!
No os engañéis a vosotros mismos ni engañéis a los otros intentando cortar por un camino más fácil porque lo que encontraréis será entonces vuestra destrucción y no a vuestra Salvación.
Seguid por este camino de Oración, de Penitencia, de renuncia a los placeres y gozos pasajeros de esta tierra renegando a vosotros mismos y a vuestra voluntad para adherir a la Voluntad Santa de Dios que siempre es verdadera, eterna y luminosa.
Seguid, por el camino de María Inmaculada, por el camino que Ella abrió para vosotros Aquí que comienza con abrazar las cruces de cada día que el Señor os permite, os envía, para ayudaros a expiar los pecados con que ÉL es ofendido, para suplicar por la Conversión de los pecadores y para expiar vuestros propios pecados de forma que cada día, os volváis cada vez más puros, más inmaculados y agradables delante de ÉL, más dóciles y obedientes, más desprendidos de vosotros mismos, de las cosas ilusorias de este mundo, para que cada vez más crezcáis en el amor a las cosas celestiales y a Dios cumpliendo Su Voluntad Santa siempre a toda hora y en todo lugar.
Seguid por el camino que María Inmaculada Inauguró Aquí para vosotros, porque este camino es el Único cierto, corto, suave, derecho, directo, alto, sublime que va a conduciros a la Eterna Gloria del Cielo.
Yo estoy con vosotros todos los días y jamás os dejo! Estoy siempre Aquí en este lugar del comienzo al fin de los Cenáculos y 24 horas por día y cualquier uno puede Aquí encontrarme basta, que me abra el corazón, que me rece sinceramente y que no obstaculice Mi acción en su vida.
Si hiciereis la Hora de los Ángeles, nuestra Hora, con fidelidad todos los martes, nosotros os conduciremos por una vía segura que os llevará a la más consumada, alta y perfecta Santidad que Glorificará mucho al Señor y a María Inmaculada y hará de vosotros obras maravillosas y extraordinarias que harán que todos los pueblos de la Tierra alaben y glorifiquen al Señor.
Esta Escuela de Santidad que son estas Apariciones de Jacareí es para vosotros la Escuela que os conducirá al perfecto amor por el Señor y por María Santísima y en ella, Yo ocupo un lugar privilegiado y especial, pues soy maestro de obediencia perfecta, de amor pronto y ardiente, de docilidad y sumisión completa a Dios y a la Virgen Santísima.
Dejaos formar y enseñar por mí, y Yo, reproduciré en vosotros Mis Virtudes y vosotros seréis, como Yo y entonces, en vosotros, la Voluntad Santa del Señor se cumplirá sin obstáculo, sin distorsión, sin error o engaño alguno y en vuestra vida un himno vibrante de amor será escrito por el propio Señor y vuestra alma podrá, al fin, exultar en Dios y ser partícipe de su Eterna Felicidad y Gloria en el Cielo.
A todos en este momento, a todos los que tienen Devoción a nosotros los Santos Ángeles, que rezan nuestra Hora todos los martes, cubro con Mis alas y Bendigo en este momento Solemne.”




16.01.2011 – Mensaje de San Alano de La Roche


“Amados hermanos Míos! Yo, ALANO DE LA ROCHE, estoy muy feliz por poder estar nuevamente con vosotros y poder hablaros manifestándoos una vez más la Voluntad del Señor y aquello que es Su Designio amoroso sobre vosotros y para vosotros!
Abrid vuestros corazones al Amor de Dios, dejando por lo tanto que ÉL entre en vosotros, os transforme y os haga siempre más, ser las antorchas de luz, ser las azucenas perfumadas del Señor, que a todos exhalan los perfumes de las Virtudes, de Su Presencia y de Su Amor.
Sed las azucenas vivas del amor por el Señor, dando a conocer al mundo entero cuánto el Señor es bueno, cuánto es dulce servirLo, cuánto es dulce estar en Su Presencia, en Su Casa, en Su Servicio Divino. Y cuánto solamente en el Señor se encuentra la Verdadera Paz, la Verdadera Alegría, la Verdadera Vida para la cual todos los hombres fueron creados. Para que así, todos, todos sin distinción conozcan el Amor de Dios, se entreguen al Amor de Dios, vivan en el Amor y para el Amor de Dios.
Sed las azucenas vivas del Señor, exhalando hacia todos el perfume de las virtudes, en medio de este inmenso pantano fétido que se volvió el mundo, tan lleno de pecados, del amor desordenado de las criaturas y de las cosas pasajeras, de la indiferencia, del frío, del egoísmo de tantos corazones que ya no aman más a Dios, ni tampoco al prójimo y a sí mismos, entregándose abiertamente a la vida de pecado, a la vida de los placeres, a la vida del mirar solamente este mundo como finalidad última del hombre. Para que así, vuestro perfume espante este horrible hedor de pecado, y así, el perfume de la gracia, de la Gracia del Señor, de Su Amor una vez más llene los aires, las almas, los corazones, las familias, la sociedad, el mundo haciendo en él resplandecer nuevamente la Gracia del Señor, Su Amor y Su Ley.
Sed las azucenas perfumadas y vivas del Señor, danto a todos a probar el suave olor de vuestra vida, llena de oración, de meditación, de búsqueda, de sed de la Palabra Divina, de vuestro profundo, total y completo abandono, entrega sin reservas en las Manos del Señor. Para que así, todos, viendo el modo admirable como vivís inmersos en la trascendencia del Amor Divino quieran también ellos: conocer este Amor, encontrar este Amor, probar este Amor, poseer este Amor. Y así, el “Amor Divino” tome lugar del amor terreno y puramente carnal en el corazón de los hombres. Y así, el mundo pueda encontrar el camino de regreso hacia Su Creador y Señor que a todos espera con Sus Brazos y el Corazón abierto para a todos salvar, proteger, amar y tornar participantes de Su Eterna Gloria y felicidad en el Cielo!
Así, siendo las azucenas vivas y perfumadas del Señor, vosotros, en medio de este inmenso desierto que es el mundo, seréis un oasis, seréis un jardín siempre vivo y verde, que a todos podrá ofrecer junto con el perfume de vuestra Santidad, del Amor Divino y de la Gracia actuante del Señor en vosotros, también el Agua del Amor, de la Paz, de la plena felicidad que el corazón humano busca erradamente en las cosas de este mundo. Y que solamente Dios puede dar, solamente Dios puede finalmente dar a Sus hijos para saciar su inmensa hambre y sed de Amor y Paz.
Así, vosotros cumpliréis la Misión para la cual nacisteis y para la cual fuisteis creados: llevar muchas almas al conocimiento del Amor de Dios y de Su Madre Santísima, haciendo así, que aumente en el mundo y en el tiempo el Reino del Señor, el Dominio del Señor, el Triunfo y la Familia Santa del Señor. Y entonces la Paz pueda finalmente reinar entre los hombres y sobre la Tierra.
Yo, ALANO DE LA ROCHE, Apóstol del Rosario, Siervo del Rosario de María Santísima, que de Ella recibí aquellas preciosas Promesas que bien ya conocéis y que fui un ardiente, un intrépido propagador de esta Devoción Salvadora y segura, flecha de salvación, a vosotros nuevamente recomiendo:AMAD EL ROSARIO DE LA SANTÍSIMA VIRGEN CON TODAS VUESTRAS FUERZA Y CON TODO VUESTRO CORAZÒN, PORQUE AQUELLOS QUE AMAREN Y REZAREN EL ROSARIO CON EL CORAZÓN, JAMÀS SE PERDERÁN.
REZAD EL ROSARIO, para encontrar la fuerza de renunciar a vuestra voluntad, de morir para vosotros mismos y al fin, aceptar la Voluntad del Señor que por regla general es siempre contraria a aquella del hombre.REZAD EL ROSARIO, para ser capaces de morir para el mundo, de morir para las vanaglorias de esta Tierra, para que podáis amar las cosas celeste, estimarlas más que a la propia vida y buscarlas con toda vuestra alma y todo vuestro corazón por encima de todo, antes que todo, todos los días de vuestra vida.
YO PROMETO REZAR EL ROSARIO CON VOSOTROS, para alcanzaros estas altísimas Gracias, que pocos piden, por eso pocos poseen. Pero aquellos que la poseen, tienen todo, a estos nada falta porque ya vencieron el mundo, ya vencieron el demonio y a sí mismos. Y ahora ya viven perfectamente libres, disponibles, dóciles e inmersos para con el Amor de Su Señor y en el Amor de Su Señor.
Yo, ALANO DE LA ROCHE, quiero conduciros a una grandísima, altísima Santidad. DadMe vuestras manos y Yo os conduciré! Meditad profundamente en las lecciones que los Misterios del Sacratísimo Rosario esconden, porque en el Rosario está escondido el Tesoro. Y aquellos que descubrieren el Tesoro serán ricos por toda la Eternidad. Yo prometo ayudaros a encontrar el Tesoro! Yo voy a tomar vuestras manos y vuestros pies y conduciros al Tesoro. Y entonces, quedaréis ricos del Tesoro del SACRATÍSIMO ROSARIO, que es Tesoro de Gloria y Vida Eterna, de bienaventuranza sin fin y que en la Tierra es Tesoro de amor al Señor, de amor a la Cruz, de amor a la humildad, de amor a la santa pobreza, de amor a la santa inocencia, de amor a las cosas celestiales, de amor a la virtud y de amor a la Santa Ley del Señor.
Y entonces, Mis amigos, os prometo: grande será vuestro júbilo, tanto en la Tierra, como en el Cielo. Y entonces a Mi lado, alabaréis y alabaremos juntos al Señor de nuestros corazones y de nuestras almas y a aquella Reina Santísima Inmaculada y sin pecado, por la cual vivimos y en la cual servimos cada día al Señor Jesús.
A todos vosotros en este instante, Bendigo generosamente con las Bendiciones del SACRATÍSIMO ROSARIO DE LA MADRE DE DIOS y también de las Virtudes de los Misterios, Vida, Pasión, Muerte y Glorificación del Señor Jesús y de la Virgen María Santísima en los Misterios del Rosario.”
Recordando: 30/04/2006 – Mensaje de Nuestra Señora: “Yo Soy la Madre de Dios y puedo dar cuánto quiera como quiera y a quien quiera Mi Gracia, prometo que todo aquel que Me sirva toda la vida rezando Mi Rosario tendrá en la hora de la muerte la presencia de San Miguel, San Rafael y San Gabriel junto con muchos Ángeles que traerán a su alma hasta Mi y en el juicio particular todos ellos junto Conmigo colocarán estos Rosarios delante del Señor en la Balanza de la Justicia a favor del alma que lo rezó. Esa alma tendrá también la defensa de Mis Santos especialmente: Santo Domingo y Alano de La Roche.”



09.01.2011 – Mensaje de San Miguel Arcángel:
“Amados hermanos, Yo, MIGUEL, Siervo del Altísimo y de la Madre de Dios, vengo a daros la Paz y a Bendeciros hoy nuevamente.
Sed los valientes combatientes del Señor, viviendo cada día más en la Fe, en la práctica y ejercicio de todas las Virtudes, en la vida de Oración intensa y profunda, en la Unión y en la dulce intimidad de vuestro corazón con Dios y con la Madre de Dios en la oración, en el recogimiento, en la meditación y, sobre todo, en la profunda procura, búsqueda y deseo de la Voluntad de Dios y de la Madre de Dios, para que así, verdaderamente, vuestra vida sea aquel mar de amor, luz, paz y santidad que Ellos desean para ustedes y esperan que la vida de ustedes se vuelva, una profunda unión con Ellos!
Sed los valientes combatientes del Señor, defendiendo siempre más la Verdad, anunciando siempre más la Verdad, proclamando siempre más con la palabra y con la vida la Verdad que vosotros conocéis Aquí, en estas Apariciones y Mensajes, para que así, siempre más, llevando adelante la Luz de la Eterna Verdad, podáis disipar las tinieblas del error, de la mentira y de toda trampa de satanás, liberando las almas de la esclavitud del pecado, de la mentira y de la ilusión del amor a las cosas pasajeras, para que así, siendo verdaderamente libres, todos puedan encontrar la Verdadera Paz, la Verdadera Alegría, la Salvación que
sólo en Dios el hombre puede encontrar y del cual puede recibir.
Sed los valientes combatientes del Señor, yendo como la Madre de Dios os mandó, de casa en casa, haciendo los Cenáculos que Ella os mandó, llevando las Oraciones y Mensajes de este Lugar Sagrado, para que así, la Luz del Corazón Inmaculado de Ella penetre en las familias, expulsando de los corazones, de las almas y de los hogares las tinieblas del pecado, las tinieblas del mundo, las tinieblas de la ilusión de las cosas de este mundo, que son pasajeras, que penetraron y destruyeron tantas familias, por medio de los medios comunicación, por medio de la moda, por medio de los errores que siempre más son propagados quiera dentro, quiera fuera de la Iglesia. Para que así, la Luz del Corazón Inmaculado de María, Luz de la Verdad y de la Gracia triunfe en todos los corazones. Y las familias, la sociedad y el mundo puedan resucitar en el Amor y por el Amor, para que entonces el Corazón de María reine sobre todo, en todo y en todos.
Sed los valientes combatientes del Señor, haciendo siempre más de vuestra vida una continua ofrenda de vosotros mismos a Dios, para que entonces ÉL pueda utilizarlos como herramientas dóciles, como instrumentos poderosos, para que realice Su Obra de Salvación, haciendo que a todas las almas y a todos los corazones llegue también Su Gracia Salvadora. Si vosotros fuereis como instrumentos musicales dóciles a las Manos de Aquel que os maneja, el Señor podrá a través de vosotros entonar una vez más Su “Himno de Amor” por todos Sus hijos y todos al oír este “Himno de Amor” verán el Amor del Señor, conocerán la dulzura de Su bondad, conocerán las riquezas de Su Gracia, se apasionarán por ÉL y por la Madre de Dios y todos querrán ser de Ellos y vivir para Ellos también.
Así como en la vida de los Santos el Señor pudo entonar este “Himno de Amor”, porque fueron instrumentos dóciles en las Manos del Señor, si vosotros también fuereis como instrumentos dóciles en las Manos del Señor, ÉL también podrá entonar para el mundo todo Su eterna “Canción de Amor”, Su eterno “Himno de Amor” que a todos invita a conocerlo, a aproximarse a ÉL, a amarLo, a probar cuán suave y bondadoso es el Señor para aquellos que Lo aman, para aquellos que Lo temen, para aquellos que Lo obedecen.
Yo, MIGUEL estoy siempre Aquí para ayudaros a ser estos instrumentos dóciles, a ser estos valientes combatientes del Señor.
Habito en este Lugar Sagrado día y noche sin cesar. Estoy Aquí para levantaros cuando caéis, para daros fuerzas cuando flaqueáis, para tomar vuestras manos y prepararlas para la lucha, para realmente fortalecer vuestros nervios y vuestros pies el combate, para ser vuestro Escudo poderoso de defensa contra todos los males espirituales y hasta los temporales. Y para ser siempre una luz, un farol luminoso que ilumina el camino por el cual vosotros debéis seguir.
No tengáis miedo! Entre vosotros y el enemigo, entre vosotros y las tribulaciones está Mi Espada, ellos sólo podrán aproximarse a vosotros solo cuánto Yo permita, solo cuánto fuera permitido por el Señor, ni un centímetro más. Por eso, confiad en Mí, entregaos completamente a Mí y Yo siempre os guiaré.
A todos en este momento, Bendigo generosamente del
Monte San Migue, del Monte Gargano y de Jacareí.
La Paz Marcos, amigo predilecto Mío. La Paz. Te amo. Permanezcamos siempre unidos, Nosotros.”
Mensaje de Santa Sinforosa:
“Amados hermanos Míos! Yo, SINFOROSA, Sierva del Señor, de María Santísima y de San José, os Bendigo hoy y doy también la Paz!
Sed templos vivos del Señor, abriendo vuestros corazones al Amor de ÉL, dejando entrar en vuestro corazón el Amor del Señor, viviendo siempre más para agradarLo, para hacer la Voluntad de ÉL, para renunciar siempre más a vuestra voluntad, de forma que vuestra vida sea un perfecto cumplimento del Plan del Señor y no de vuestro plan. Y así, vuestra vida se vuelva un signo del Amor de Dios en el mundo.
Sed los templos vivos del Señor, incensando el altar de vuestra alma siempre más con el perfume de la oración, de las buenas obras, del ejercicio de las virtudes de la
magnificencia, de la longanimidad, de la prudencia, de la fortaleza, de la generosidad, deldesprendimiento de vosotros mismos y de vuestra voluntad, de la renuncia a vuestro propio “yo” y a vuestro querer, del amor,de la paciencia, de la constancia, de la perseverancia y de todas las otras Virtudes, para que vosotros, verdaderamente, creciendo cada día más en el ejercicio de estas Virtudes, podáis juntar “oro acrisolado”, o sea, oro purificado en temple, en el fuego, en el horno de las pruebas, de las virtudes practicadas heroicamente en las dificultades, en los test que Dios permite a cada uno en su vida. Para que así, vuestras virtudes siempre más sólidas, siempre más firmes y verdaderas, siempre más brillantes y luminosas puedan resplandecer a los ojos de todas las almas, de todos los hombres, de todos los pueblos. Y así, todos puedan ver cuán grande y magnífico es el Señor y cuán maravillosa es la Obra del Señor a la vista de todos.
Sed los templos vivos del Señor, viviendo en la Presencia del Señor, o sea, haciendo todo para ÉL, por ÉL, con ÉL, nunca perdiendo de vista la Presencia del Señor, que ÉL todo ve, todo sabe, todo conoce. Que ÉL sabe los pensamientos de vuestros corazones antes incluso de vos transformaros en palabras. Y así, viviendo en la Presencia del Señor, haciendo todo con ÉL y para ÉL, vosotros podáis verdaderamente tener una “Verdadera Vida en Dios” y conservar la Presencia de Dios en vuestros corazones.
Para conservar esta Presencia también es preciso, cuanto sea posible, huir de todo aquello que obstaculiza esta Presencia de Dios continuar en vosotros y obstaculiza vuestra unión con esta Presencia de Dios. Por eso, es necesario huir de todas las ocasiones de pecado, de todas las ocasiones de perder esta Presencia de Dios en el alma, quiera por el pecado, quiera por el envolvimiento demasiado, exagerado, desordenado con el mundo y sus criaturas. Así, viviendo siempre más para el Señor, siempre más a disposición de ÉL, la Presencia de Dios se conservará en vuestra alma siempre ardiente, siempre dulce, siempre dulce, siempre tierna, siempre viva. Y vuestro corazón podrá experimentar cuán suave y bondadoso es el Señor para con aquellos que Lo temen, que Lo aman, que Lo respetan, que buscan cumplir Su Voluntad. Y vuestra alma, acariciada por esa dulzura y esa suavidad, podrá exultar de alegría incluso en medio de las dificultades, de los sufrimientos… Y la Paz estará siempre reinando en vuestros corazones!
Sed los templos vivos del Señor, guardando en el arca de vuestro templo, de vuestro corazón, los Mandamientos del Señor, observándoLos y practicándoLos, practicando todo aquello que el Cielo os enseña Aquí, en estos Mensajes Santos, en estas Apariciones, para que vosotros verdaderamente todos los días seáis un templo más bellos, más luminoso, más perfumado y más rico para el Señor, rico de amor, de virtudes, de plegaria y, sobre todo, de una generosidad sin límites para cumplir todo aquello que el Señor os pide.
Si vosotros fuereis esos templos vivos del Señor, verdaderamente honrareis al Señor, glorificaréis al Señor, amaréis al Señor, serviréis al Señor y Lo adoraréis en “Espíritu, Verdad y Viva” como ÉL desea ser adorado por todos vosotros.
Yo, SINFOROSA, di Mi vida por el Señor con Mis hijos, los animé a no dudar en dar su vida por Dios como Yo, porque ÉL, el Señor, es digno de que todos nosotros diésemos mil vidas si la tuviésemos por ÉL y mucho más. Porque sólo el Señor es bello, sólo el Señor es grande, sólo el Señor es digno de toda honra, gloria y alabanza! Y solamente una Madre es digna de toda honra, gloria y alabanza: MARÍA INMACULADA, que Yo amé con todas las fuerzas de Mi corazón al punto de dar Mi vida en honra, en alabanza a Ella. Vosotros también, que sois los trabajadores de la última hora, vosotros sois llamados a ser como Yo, la trabajadora de la “primera hora”, vosotros los de la “última hora” sois llamados a amar a Dios con todas las fuerzas de vuestro corazón, con todas las fibras de vuestro corazón, con todas las potencias de vuestro ser, amándoLo y dándole a ÉL todos los días una pequeñita corana de sacrificios,
dejando vuestra voluntad y cumpliendo la del Señor, dejando lo que es más agradable para vosotros, para hacer aquello que es más agradable a ÉL, renunciando a vuestros pequeños apegos, siendo austeros en vuestros negocios, en vuestros gozos, en la búsqueda de la satisfacción de los placeres sensibles, para que así, creciendo cada día más en la mortificación interior y exterior, creciendo cada día más en las pequeñas renuncias vosotros verdaderamente llegaréis a aquella gran Santidad que otros como Yo llegaron a partir de grandes renuncias.
Vosotros, Mis hermanos, sois llamados a caminar en la pequeña vía del amor, del desapego, de la renuncia a vosotros mismos, de la santidad personal en el día a día. Id, valientes combatientes del Señor! Combatid el buen combate! Luchando contra vuestros defectos, vicios, vuestros apegos y también ayudando a todos a liberarse para que ellos también conozcan la feliz libertad de los hijos de Dios, que disponen de todo lo que el Señor les dio para vivir, pero a nada son esclavos, de nada son esclavos, a nada son esclavizados. Viven en este mundo, más de él, a él no pertenecen, de él no son, son sólo del Señor. Y así, de vuestro corazón, un río de paz saldrá a borbotones y correrá por el mundo dándoles a todos, la felicidad y la alegría de ser hijos libres y verdaderos del Señor y de la Madre de Dios.
Continuad con todas las Oraciones que os fueron dadas Aquí, a través de estas Oraciones el deseo de la Santidad crecerá día a día en vuestros corazones y vosotros llegaréis a aquella Santidad perfecta, sublime y consumada a la cual la Madre de Dios hace 20 años os llama y os invitó a llagar Aquí con Ella, por Ella y por medio de Ella.
A todos en este momento, Yo, SINFOROSA os Bendigo y también Bendigo a ti querido y amado Marcos.”



02.01.2011 – Mensaje de San Caio
“Amados hermanos Míos! Yo, CAIO, Siervo del Señor, Siervo de María Santísima, Siervo de San José, Siervo de la Verdad y de la Gracia, os Bendigo hoy y os doy la Paz!
Seguid las huellas de Cristo, por el camino del Amor, por el camino de la Santidad, de la Verdad, del Bien y de la Gracia, haciendo siempre más de vuestra vida una copia perfecta de la vida de Cristo. Para que vosotros, así, podáis ser señal de ÉL y como una continuación de ÉL en la Tierra, irradiando hacia todos la Luz de Su Divino Amor, la Luz de la Gracia que vence el pecado, la Luz de la Vida que vence la muerte y las tinieblas infernales.
Seguid las huellas de Cristo, haciendo siempre más de vuestra vida un continuo renunciarse a sí mismo, para que no sigáis los apetitos desordenados de vuestras pasiones, de vuestras inclinaciones humanas y naturales y la búsqueda por la satisfacción inmediata de los placeres sensibles. Sino para que vosotros, verdaderamente, mortificados, muertos para sí mismos, para el mundo y para las cosas pasajeras de esta Tierra, podáis vivir siempre más en busca de la Gracia Divina, de la Santidad, del Amor de Dios, del cumplimento de Su Voluntad Santa y siempre más en busca de conocerLo, amarLo, para que podáis uniros con ÉL por los lazos eternos e indisolubles del Verdadero Amor.
Seguid las huellas de Cristo, cargando vuestra cruz cada día de vuestra vida, haciendo siempre más de vuestro deber un ofertorio a Dios, ofreciendo a ÉL todos los sufrimientos por vosotros soportados con paciencia, en acto de expiación por los pecados que ÉL es ofendido y también para suplicar la Conversión de los pecadores y de los malos. Para que así, siguiendo las huellas del Jesús Crucificado, vosotros también como ÉL, el Cordero de Dios que saca el pecado del mundo, podáis ayudar a sacar el pecado del mundo, a purificar la Tierra de tantos males y a hacer brillar para este mundo la Luz de la Gracia, de la Paz y de la Salvación.
Seguid las huellas de Cristo, imitando la SANTÍSIMA VIRGEN y SAN JOSÉ, que fueron los que siguieron las huellas de Cristo con la mayor perfección posible a una pura criatura. Para que vosotros, siguiendo con paso decidido y firme por el camino, por el rastro que Ellos os dejaron podáis cada día más proseguir en el ejercicio de todas las Virtudes, en el crecimiento del Verdadero Amor siempre más idóneos e idénticos a la Misión que Dios os llamó, para la cual Dios os llamó y cada vez más semejantes a Cristo.
Seguid Nuestras huellas, las Nuestras, de los Santos, que Nosotros os dejamos como señales luminosas para que vosotros podáis seguir y no os perdáis, ni erréis el camino. Si siguiereis Nuestras huellas, llegaréis seguramente a la Casa del Padre, donde ÉL os espera con Su Amor Divino y Eterno para volveros felices al lado de ÉL y en ÉL para siempre.
Seguid Mis huellas, pues Yo di Mi vida por Cristo. Yo Me ofrecí a ÉL, para glorificarLo, con Mi existencia enteramente ofrecida en Su alabanza en Su honra.
Seguid Mis huellas, y Yo os conduciré con seguridad por el camino de la Santidad y os haré llegar a aquella Gloria indescriptible e a aquella Luz incomprensible a toda inteligencia humana, donde Yo vivo y reino con Cristo por toda la Eternidad.
A todos en este instante, con Amor Bendigo.”



01.01.2011 – Mensaje de María Santísima:
“Mis amados hijos! Yo Soy la MADRE DE DIOS. Yo Soy la THEOTOKOS. Soy Aquella que traje y siempre os tras a JESUCRISTO Verdadero DIOS y Verdadero HOMBRE. En Mi Maternidad Divina, Yo vengo hasta vosotros para llamaros a todos una vez más al Perfecto amor a DIOS.
Amad perfectamente al Señor, dándoLe todo vuestro corazón, con todos vuestros afectos, con toda vuestra voluntad, con vuestra libertad y con vuestra vida, con vuestras fuerzas y todas las potencias de vuestro ser, para que todo sierva y glorifique al Señor, para que todo coopere para con la realización de Su Designio Paternal sobre vosotros y par que todo sierva para vuestro mayor bien, Salvación de vuestras almas y las almas del mundo entero.
Amad perfectamente al Señor, viviendo una vida de intimidad con Él por la Oración, por la Meditación, por la lectura de Su Palabra, por la Meditación de los Mensajes de Nuestros Sagrados Corazones, por medio de la unión y conformación de vuestra vida y de vuestra voluntad a la Santísima Voluntad de ÉL. Para que así, vuestros corazones latan en la misma sintonía y ritmo de las pulsaciones se Su Divino Amor. Para que así, totalmente unidos a ÉL, vosotros, verdaderamente podáis vivir una verdadera vida en ÉL y conducir muchas otras innumerables almas para también vivir una verdadera vida en el Señor.
Amad perfectamente el Señor, dándoLe vuestro “SI” total, irrestricto, eterno, a Su Amor, a Su Voluntad, al llamado que ÉL hizo a cada uno de vosotros a seguirLo de cerca, mucho más cerca Aquí. Para que vuestra vida sea siempre un continuo “SI”, a imitación de Mi propia vida y de Mi propio SI Materno, que Lo trajeron de las alturas hasta vosotros y Me transformaron en la verdadera Madre de DIOS.
Así Mis hijos, la obra de Salvación sólo podrá ser continuada y completada en el tiempo a través de vosotros, hasta que se complete el número de los elegidos que el SEÑOR quiere Consigo en Su Gloria. A través de vosotros el Reino del SEÑOR vendrá y se instaurará en todos los corazones, familias y pueblos y a través de vuestro “SI” como un eco y resonancia de Mi propio SI Materno se hará una vez más la Voluntad del SEÑOR y Su Triunfo será absoluto en la faz de la Tierra.
Continuad con todas las Oraciones que Yo os dio Aquí, para que a través de ellas Yo pueda continuar realizando vuestra Conversión y la de muchas otras almas esparcidas por el mundo.
A todos Bendigo generosamente en este día, de LOURDES, de BEAURAING y de JACAREÍ.”

 cuorecuorecuore
Mensajes 2010
25.12.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Amados hijos Míos! Yo Soy la Madre del Hijo de Dios! Yo Soy la Madre de la Segunda NAVIDAD de JESÚS!
Tal como Yo LO di al mundo la primera vez en el día de hoy, así también, en breve, Yo LO daré de nuevo al mundo en Su Segunda NAVIDAD, que será sobre las Nubes del Cielo, viniendo en Su Gloria. Por eso, Mis hijitos, esperad en la Fe, en el amor, la venida de Mi Divino Hijo Jesucristo, para que podáis verdaderamente ser dignos de recibirLO en Su Gloria.
Esperad en el amor y en la Fe la Segunda Navidad de Mi Divino Hijo Jesucristo, viviendo siempre más en Oración, caminando siempre más en la vía de la Santidad que Yo os indiqué y enseñé en Mis Apariciones y Mensajes Aquí. Para que así, creciendo todos los días en el ejercicio y en la práctica de las virtudes, en el amor, en la perfecta obediencia a la Ley de Dios y en el cumplimiento de Su Santa Voluntad, vosotros podáis ser Dignos de recibir a Mi Divino Hijo Jesucristo que volverá en la Gloria y también recibir de ÉL la Corona de la Gloria Inmortal, que ÉL prepara para todos aquellos que Le fueron fieles, obedientes y Sus Siervos verdaderamente dedicados y Consagrados a Su Amor y Su servicio.
Esperad en la Fe y en el amor la Segunda Navidad de Mi Divino Hijo Jesucristo, renunciando desde ya a todos vuestros apegos y a todo aquello que os esclaviza… a todo aquello que esclaviza vuestra alma, para que así podáis ser verdaderamente libres para amar a Mi Divino Hijo Jesucristo, para ir donde ÉL quiera que vosotros vayáis, para hacer aquello que ÉL quiera que hagáis, para ser del modo como ÉL quiere que vosotros seáis. Para que así, siempre más conformes a la Persona Divina de ÉL, siempre más conformes a Su Divino Corazón, siempre más conformes a Vuestro Divino Modelo, vosotros podáis, verdaderamente, andar por el camino de la Santidad, del amor, … que os lleva a los Brazos de ÉL que regresa a vosotros en el Amor, por el Amor y con Eterno Amor!
Esperad en la Fe y en el amor la Segunda Navidad de Mi Divino Hijo Jesucristo, entregando vuestra vida completamente a ÉL, para que ÉL pueda siempre más ser el Rey, el Señor y el Gobernador de todo vuestro ser, de vuestros afectos, sentimientos y de vuestra voluntad, para que así, en vosotros, ÉL pueda obrar poderosamente con Su Espíritu Santo sin obstáculo alguno, para que así, siempre más en vuestra vida se realice Su Divino “Plan de Amor”, se verifique la actuación de Su Gracia y de Su Misericordia poderosa y otras almas, viendo así el Amor de Mi Divino Hijo obrando en vosotros, puedan ellas también abrirse a este Amor, aceptar este Amor, recibir este Divino Amor!
Esperad en la Fe y en el amor la Segunda Navidad de Mi Divino Hijo Jesucristo, viviendo desde ya Conmigo y con José, tal como la Primera Navidad, las horas preciosas que antecedieron a Su Nacimiento, primeramente en el tiempo y ahora en la gloria. Para que así, perfectamente preparados por Nosotros, bien dispuestos, purificados, embellecidos y perfumados por Nosotros, vosotros podáis ser dignos de recibir al “Rey de la Gloria” que volverá a vosotros para dar a cada uno según el amor que Le haya consagrado y Le haya testimoniado y probado con obras de amor, con obras de puro y perfecto amor.
A todos, en este instante, Bendigo generosamente de
Nazaret, de Belén y de Jacareí-“
Mensaje de Santa Bernardita Soubirous - Vidente de Lourdes:
“Amados hermanos Míos! Yo, BERNARDITA SOUBIROUS, BERNARDITA de LOURDES os Bendigo hoy y os doy la Paz.
Vosotros vivís en los “
Tiempos de la Gracia”. Santificad, por lo tanto, este tiempo que la Santísima Virgen alcanzó para vosotros, con Su Amor y Su mediación poderosa, para verdaderamente ser los verdaderos “hijos de la Luz”, los verdaderos “Apóstoles de la Luz”, los verdaderos “hijos de la Gracia Divina”. Sed los verdaderos hijos de la Luz y de la Gracia Divina, santificando este tiempo que os fue dado por la clemencia del Señor, produciendo toda suerte de buenas obras espirituales y temporales. Para que así, vuestra vida sea siempre más un testimonio fiel, continuo, perenne, verdadero, concreto del Poder de Dios sobre un alma que a ÉL se entrega, sobre la Misericordia de Dios que se extiende de generación en generación sobre aquellos que le temen. Y para que vuestra vida sea siempre más un reflejo vivo de la gloria, de la belleza y de la bondad del Señor para los hombres que no LO conocen.Sed verdaderos hijos de la Luz y de la Gracia Divina, haciendo siempre más aquello que la Madre de Dios os manda en los Mensajes de Ella Aquí, a fin de que vuestra alma, caminando por la vía que Ella os señaló, sea verdaderamente aquello que Ella desea, aquello que Ella pretende y aquello que Ella planeó que fuese desde el primer día en que Ella vino Aquí, un perfecto reflejo de la belleza, del amor y de la perfección de la Santísima Trinidad, un himno vibrante de Amor de Dios por todos Sus hijos, que nunca cesó de ser entonado por ÉL a lo largo de los siglos por los milenios. Y que vuestra alma sea siempre más un signo vivo de Su presencia y de Su Gracia en medio de tantas tinieblas que hoy cubren el mundo. Para que así, la Luz Mística y Divina del Señor siempre más resplandezca, siempre más refulja y brille sobre todos los hombres. Sed verdaderos hijos de la Luz y de la Gracia Divina, cultivando el verdadero amor en vuestros corazones, haciendo todo con la única y exclusiva finalidad: de servir y dar gloria a Dios, de exaltar Su Nombre, de verLo más conocido y amado, de ver la Santísima Virgen más conocida y amada y siempre más de ver el “Reino de Amor” de Ellos ser esparcido e instaurado en la Tierra, en los corazones, en los hombres y entre las Naciones.Sed verdaderos hijos de la Luz y de la Gracia Divina, huyendo de las ocasiones de pecado, renunciando a vosotros mismos, a aquello que la naturaleza corrompida, la naturaleza humana quiere y para donde os arrastra, diciendo siempre más “NO” a todo aquello que vosotros queréis, para hacer aquello que el Señor quiere, como Yo misma hice durante toda Mi vida. Para que así, vuestra vida sea como la Mía, un espejo clarísimo donde se vea a MARÍA INMACULADA con Su belleza, con Su candor, Su gloria, Su ternura y Su Amor. Y así, siempre más, las almas puedan conocerLa, amarLa y servirLa por medio de vosotros, de vuestro testimonio perfecto.Sed verdaderos hijos de la Luz y de la Gracia Divina, diciendo siempre “SI” a todo lo que Dios y Ella os piden en los Mensajes, diciendo siempre “SI” a la Voluntad del Señor que os es mostrada ahora con toda claridad desde lo alto del Cielo, en estas Apariciones. Para que así, en vosotros, por vosotros, con vosotros Triunfen los SAGRADOS CORAZONES de JESÚS, MARÍA y JOSÉ, y DIOS con Su Reino de Paz y de Amor sea finalmente instaurado en medio de vosotros.
Aquí, aquí en Este Lugar Sagrado, que es la
“Nueva Lourdes” de la Madre de Dios, Yo estoy siempre presente como nunca partí de la Gruta de Massabielle, pues allí permaneció Mi corazón para siempre. Aquí también como en Lourdes estoy siempre Yo, rogando por todos vosotros, intercediendo por todos vosotros, protegiendo a cada uno de vosotros y amando a cada uno de vosotros con el Amor del cual estoy repleta, llena y con el cual ardo entre los Serafines en la Gloria Eterna.
Estoy con vosotros siempre y nunca os dejaré! Yo fui colocada en uno de los lugares que los ángeles malos que cayeron dejaron vacío. Si! Luego después de Mi muerte la INMACULADA CONCEPCIÓN Me llevó para ocupar, para habitar una de las moradas que los ángeles malos caídos dejaron vacía. Así también, quiero conduciros a todos a habitar en estas Moradas Eternas, a vivir a Mi lado eternamente en el Cielo para glorificar al Señor, Su Nombre y Su Madre Santísima. Si vosotros fuereis dóciles a Mí, si os dejareis conducir y guiar por Mí, Yo os conduciré a la alta Santidad que es exigida para que vosotros podáis un día habitar en aquellas Moradas Celestiales.
Venid! No tengáis miedo. Yo estoy con vosotros y os ayudaré. Yo os cubro con Mi Manto y siempre tengo sobre vosotros Mi mirada.
DadMe vuestro “
SI” e inmediatamente os tomaré Conmigo y os llevaré por el camino que Yo fui directamente al Cielo!
A todos en este momento, os Bendigo, amo y guardo. La Paz, Marcos, te Bendigo también!”


19.12.2010 – Mensaje de Santa Lidia:
“Amados hermanos! Yo, LIDIA, Sierva del Señor y de la Madre de Dios, os Bendigo hoy, ahora y os doy Mi Paz.
Vosotros sois llamados a ser los trabajadores del Señor, a preparar Su Viña para Su regreso y debéis, por lo tanto, esforzaros para cumplir esta dignísima misión, a fin de que el Señor encuentre muchos frutos de Santidad cuando ÉL al fin regrese.
Sed los buenos trabajadores de la Viña del Señor, perseverando todos los días en el amor de Dios, en la práctica de las virtudes, en el ejercicio de todas las buenas obras, en la observancia de los Mandamientos del Señor y, sobre todo, viviendo como si hoy fuese el último día de vuestras vidas, como si cada día fuese el último día de vuestras vidas, y no tuvieseis más mañana para realizar buenas obras por Dios y por la salvación de las almas. Para que así, vuestra alma, vuestro corazón, siempre celoso de cumplir aquello que Dios desea de vosotros, pueda verdaderamente, crecer cada día más en amor, en sabiduría y en fruto de toda buena obra.
Sed los buenos trabajadores de la Viña del Señor, viviendo como Nosotros –los Santos- vivimos, estimando por nada las glorias, alegrías y amores pasajeros de este mundo y teniendo siempre como único bien, como único objeto el amor de vuestras almas elSumo Bien: Dios mismo y Su Voluntad. Para que así, viviendo siempre más para ÉL, vuestras vidas sean perfectos cánticos de amor y de alabanza al Señor, sean verdaderas vidas inmersas en la trascendencia del Amor Divino, y vuestras almas, sean siempre más imagen viva y perfecta del Amor del Señor!
Sed los buenos trabajadores de la Viña del Señor, buscando siempre más extirpar de vuestras almas los defectos, vuestras flaquezas, fortaleciéndoos siempre más con el buen y fuerte alimento de la Oración continua, asidua, fervorosa, íntima, profunda, recogida y siempre más hacha con el corazón; con el buen alimento de la Meditación de la Vida de los Santos, de Sus meditaciones tan ricas y preciosas, tan profundas y verdaderas, de forma que vuestras almas llenas de Sabiduría Divina puedan preferir más la Sabiduría del Cielo, que la sabiduría de los hombres. Y vuestras almas puedan así vencer la vana sabiduría de vuestro tiempo, de este mundo, que siempre es una sabiduría vana, sin Dios, y tantas veces contraria a la Sabiduría de Dios. Para que así, vuestras almas creciendo siempre más en el Conocimiento de Dios, de Su Amor, de Su Voluntad, de Su Ley, se vuelvan sabias a los ojos de ÉL, despreciando todo lo que el demonio, que el mundo y la carne os ofrecen como verdadero bien y buscando siempre más las cosas verdaderamente preciosas que son las cosas Celestiales.
Sed los buenos trabajadores de la Viña del Señor, llevando siempre más la Palabra de ÉL, la Palabra de María Santísima, Nuestra Palabra a todas las almas que todavía no Nos conocen. Para que así, conociendo Nuestro Amor, conociendo cuánto queremos salvarlos, cuánto queremos que ellos sean felices a Nuestro lado para siempre en el Cielo, las almas presas de amor por el Señor, por María Santísima, por el Cielo, se entreguen a Nosotros, se den a Nosotros, se dejen guiar por Nosotros, formar por Nosotros, conducir por Nosotros siempre más en la dirección del perfecto cumplimiento de la Voluntad del Señor. Así, vuestras almas plantando la semilla de la Palabra del Señor en tantos corazones harán que germinen semillas de santidad, de bondad, de amor y de vida divina en muchos corazones. Y el Señor verá, al fin, Su Viña crecer día tras día hasta volverse una verde Viña, un verde Viñedo para Su Mayor Alegría, Gloria y Satisfacción!
Sed los buenos trabajadores de la Viña del Señor, dando siempre más el ejemplo de cumplimiento de los Mensajes, el ejemplo de obediencia a los Mensajes del Señor, el ejemplo de obediencia y amor a los Mensajes de la Madre de Dios, para que así, vuestras almas puedan verdaderamente ser espejos clarísimos que dan al Señor la alegría de ver Su reflejo luminoso esparcirse sobre las almas, sobre el mundo y las naciones, expulsando todas las tinieblas y haciendo siempre más que Su Amor triunfe sobre el mal del infierno, la Luz sobre las tinieblas, el Bien sobre el mal.
Sed los buenos trabajadores de la Viña del Señor, perseverando en toda buena obra, renunciando a todo tipo de mal, huyendo de las ocasiones de pecado y luchando bravamente para vencer vuestro propio “yo” corrompido, para que así, seáis verdaderos campeones del Señor dignos de la medalla de honra y de la corona que ÉL os entregará cuando venga para dar a cada trabajador según cuanto haya producido, como haya producido y donde haya producido.
Sed los buenos trabajadores de la Viña del Señor, siendo como Yo misma fui, activa, nunca ociosa, en la búsqueda de la Voluntad del Señor, en el cumplimiento de Su Voluntad y en la realización de Su Divino Beneplácito.El Señor vendrá en breve, para dar a cada trabajador según sus obras. Llenad vuestras manos de buenos y santos frutos, santificando vuestro tiempo en la Tierra, siendo los buenos trabajadores de la Viña del Señor.
A todos en este momento, Bendigo y cubro con las más preciosas y generosas Bendiciones del Cielo.
La Paz. La Paz Marcos, amado Mío, amigo dilecto Mío.”


12.12.2010 – Mensaje de San José:
“Mis hijos amadísimos! Mi AMANTÍSIMO CORAZÓN os Bendice hoy nuevamente y os da la Paz.
Así como Yo fui llamado por Dios, para junto con la Virgen Inmaculada recibir el Hijo de Dios en la Tierra la primera vez, en Su primera venida. Así también, Yo fui designado por Dios para preparar el mundo para acogerLo en Su segunda venida que ya está próxima!
Preparad vuestros corazones para recibir al Señor que vuelve a vosotros en la Gloria, junto con la Virgen Inmaculada. Preparaos para recibirLo Conmigo y por medio de Mí.
Preparaos Conmigo para recibir al Señor que vuelve a vosotros en la Gloria, viviendo Conmigo una vida de total intimidad, en la oración, en el sacrificio, en la penitencia, en la meditación continua de Mis Mensajes, y sobre todo, creciendo siempre más en vuestra confianza y total dependencia de Mi Gracia y de Mi Amor Paterno.
Preparaos Conmigo para recibir al Señor que vuelve a vosotros en la Gloria, buscando siempre más conformar vuestra voluntad a la Mía, que es siempre la del Señor, renunciando a vosotros mismos, entregándoos completamente en Mis brazos paternos, para que Yo siempre más, os haga crecer en la total donación de vosotros mismos a Dios y Su designio amoroso, os haga crecer cada vez más en el amor, en la bondad, en la donación de vosotros mismos a Mí, a los designios del Señor y al mismo tiempo al perfecto cumplimiento de los Mandamientos del Señor.
Preparaos Conmigo para recibir al Señor que vuelve a vosotros en la Gloria, haciendo siempre más de vuestra vida una constante imitación y seguimiento de la Mía, para que en vosotros crezcan y sean impresas las mismas Virtudes que había en Mi alma: Humildad, Obediencia pronta y ciega, Amor, Caridad, Fortaleza, Prudencia, Templanza, Justicia. De forma que vuestras almas siempre más idénticas a la Mía puedan ser idóneas, para cumplir aquello que el Señor designó para vosotros, que es Su “Plan de Amor”, Plan para el cual fuisteis llamados desde el instante en que nacisteis y al cual sois llamados a colaborar para la Perfecta Glorificación y Triunfo de la Santísima Trinidad en vuestras vidas, para el Triunfo del Bien sobre el mal, de la Gracia sobre el pecado, de la Luz sobre las tinieblas en las vidas de tantos hermanos vuestros, de tantas naciones y en el mundo entero!
Preparaos Conmigo para recibir al Señor que vuelve a vosotros en la Gloria, siguiéndoMe por el camino del Amor, de la Humildad, del Silencio, de la total Consagración a Mi Amantísimo Corazón, entregando toda vuestra vida, todo vuestro ser, con todas vuestras potencias a Mí, para que Yo pueda ser verdaderamente: el Maestro, el Padre, el Guía y el Refugio seguro de todas vuestras almas. Venced al demonio con la Oración, con el amor, procurando no parlamentar con él sobre vuestros pecados pasados, procurando no parlamentar con él sobre vuestras miserias, pues él busca por este modo derrumbaros y mostrar muchas veces que vuestro pecado es hasta mayor y más potente que la Gracia Purificadora y Regeneradora del Señor. Vendedlo: despreciándolo, ignorándolo, no dando oídos a sus argumentaciones y lanzando siempre más vuestra mirada hacia Mi Amantísimo Corazón, que en un chasquido, como por encanto puede transformaros y regeneraros, basta que vosotros queráis, basta que vosotros colaboréis con Mi Gracia, basta que vosotros seáis dóciles a aquellos que os digo.
Prestad oídos a los ecos de Mi Amantísimo Corazón, que os dice: Dios está sobre vosotros. Dios es todo y el pecado en comparación a ÉL nada es. Y ÉL con la fuerza de Su Diestra que transformó una Virgen en Madre y que la preservó intacta incluso después del parto, sin nada perder de Su Integridad, ÉL puede transformaros en verdaderos y grandes Santos, para Su Mayor Gloria, satisfacción y alegría! Por eso, confiad siempre más en Mí, entregaos siempre más dócilmente a Mí y Yo en todo momento os consolaré, ilustraré, iluminaré y haré fuertes para vencer todas las insidias de satanás.
Continuad haciendo Mi HORA todos los domingos. Esta HORA os transformará en perfectas copias de Mí mismo y os hará siempre más tener en vosotros los sentimientos y el Amor de Mi Propio AMANTÍSIMO CORAZÓN.
A todos en este momento Bendigo generosamente, de BELÉN, de NAZARET y de JACAREÍ.
La Paz Marcos! La Paz quede contigo.”
Mensaje de Santa Genoveva:
“Amados hermanos Míos! Yo,
GENOVEVA, Sierva de Dios, Sierva de la Virgen Inmaculada, Esclava de Cristo, vengo hoy a daros la Paz y la Gracia del Señor, el Mensaje que ÉL os envía y del cual Me incumbió de haceros oír y comprender.
El Segundo Natal del Señor está próximo, preparad, enderezad todos los caminos y veredas para recibirLo, pues el Rey ya se puso en camino de regreso y ÉL desea que Sus súbditos, que Sus palacios estén preparados para recibirLo triunfante en medio de vosotros!Enderezad y preparad los caminos del Señor, que regresa a vosotros en la Gloria para dar a cada uno según sus obras. Cada uno será juzgado por el mal que hubo hecho, por el bien que no hizo, y por las buenas obras que realizó sin importar lo que dice el mundo, sin importar lo que dice la carne, sin importar lo que dice el enemigo de Dios. Cada uno tendrá la recompensa según el trabajo que hubo ejecutado y no prevalecerán las palabras, mas, si la verdad de las obras, de los frutos que cada uno produjo. Por eso, santificad vuestro tiempo, haciendo buenas obras de santidad para la mayor Gloria del Señor, para el mayor perfeccionamiento de vuestras almas, para que cuando ÉL regrese os dé a vosotros, el salario, el premio merecido y podáis entrar en las Nupcias del Esposo y del Cordero y con ÉL alegraros por toda la Eternidad.
Enderezad y preparad los caminos del Señor, embelleciendo vuestras almas cada día más con las flores de las virtudes, perfumando cada día más vuestras almas con el incienso de la oración profunda, ardiente e íntima con el Señor, volviendo vuestras almas cada vez más fuertes y robustas por la práctica de los Mandamientos, por la meditación de la Palabra del Señor, de Su Ley, de Sus Mensajes y purificando siempre más vuestras almas con los actos de: mortificación, penitencia, ayuno y abstinencia. Para que así, podáis verdaderamente, enderezar los caminos tortuosos de vuestros corazones y de vuestras almas, para que el Rey de la Gloria llegue hasta vosotros, pueda entrar en vuestras almas, sentarse en el trono de vuestros corazones y en vosotros reinar para siempre!
Enderezad y preparad los caminos del Señor, haciendo siempre más de vuestra vida donación y consagración total al “Plan de Amor” al Designio Misericordioso del Señor que os es revelado Aquí en estas Apariciones ya hace tantos años, para que así vuestras vidas puedan ser un camino recto, seguro y directo, para el Señor que vuelve a vosotros para llevaros con ÉL y para haceros entrar en Su Reino de Amor, de Paz, de Gracia y de Felicidad sin fin preparado para los justos y para Sus Apóstoles fieles desde el principio de los tiempos.
Yo estoy con vosotros! Obrad! Corred! Id! Haced como Yo misma hacía, id a todos lados, a todos los corazones, a todas las almas, enderezando los caminos del Señor, preparando los corazones para recibir al Señor que viene todos los días: en la oración, en la meditación de los Mensajes, en la gracia ordinaria de cada día. Y que vendrá en breve a vosotros que vivís en estos tiempos de forma extraordinaria en Su Gloria Universal! Para que así, verdaderamente la Tierra reciba al Señor que viene con Amor, tal como la Virgen Inmaculada y José estaban preparados e idóneos para recibirLo. Que así también estéis vosotros, preparados e idóneos para recibirLos y que estéis prontos en todo momento a recibirLo, pues no sabéis el día, ni la hora en que ÉL llegará, sólo que será “pronto!
Yo estoy con vosotros, os acompaño, os ayudo, os fortalezco, os Amo y os cubro con Mi Manto Sagrado.
Este Santuario de las Apariciones de Jacareí, que Nosotros los Santos y los Ángeles del Cielo amamos más que el mundo entero, es para vosotros una Gran Cenáculo donde vosotros sois preparados para el Segundo Pentecostés, es una Nueva Belén donde vosotros sois preparados pare el Segundo Nacimiento del Señor que será en Su Gloria sobre las nubes del Cielo con Sus Ángeles y Santos. Por eso, abrid vuestros corazones, no endurezcáis vuestros corazones a la Gracia, pues os digo:
ESTAS SON LAS ÚLTIMAS APARICIONES! EL ÚLTIMO LLAMADO DEL ALTÍSIMO PARA QUE EL MUNDO SE CONVIERTA, DESPUÉS QUE ESTAS APARICIONES TERMINAREN NUNCA MÁS DIOS VOLVERÁ A ESTE MUNDO PARA LLAMARLO A LA CONVERSIÓN, VENDRÁ SIM PARA JUZGAR VIVOS Y MUERTOS Y DAR A CADA UNO SEGÚN SUS OBRAS, CONVERTÍOS! ENDEREZAD LOS CAMINOS DEL SEÑOR.
A todos, Yo, GENOVEVA, Bendigo ahora y especialmente a ti Marcos, amigo de los Ángeles y de los Santos, preferido del Altísimo y de la Inmaculada Concepción y sobre todas vuestras Medallas y sobre vosotros derramo Mi Bendición ahora.”


8.12.2010 – FIESTA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN – HORA DE LA GRACIA UNIVERSAL

Mensaje de María Santísima:

“Amados hijos Míos! Hoy Mi
INMACULADO CORAZÓN se alegra por estar Aquí conmemorando la FIESTA DE MI INMACULADA CONCEPCIÓN.
YO SOY LA INMACULADA CONCEPCIÓN!
Yo Soy la Única concebida sin mancha del pecado original
“Tota Pulchra” toda bella, Inmaculada y totalmente llena de la plenitud de la Gracia del Señor.En el esplendor de Mi INMACULADA CONCEPCIÓN, Yo os llamo y os convoco a todos Mis hijos, a reuniros en torno de Mi Inmaculado Corazón de manera de formar hoy, la más bella corona de amor alrededor de la Madre Celeste.Del esplendor de Mi INMACULADA CONCEPCIÓN, os hablé en tantos lugares de la Tierra donde Yo aparecí y también Aquí, donde ya os hablo hace casi 20 años, para llamaros a todos a vivir una verdadera vida en Dios, a vivir una verdadera existencia en el Amor del Señor, a vivir Su Palabra, Su Ley de Amor de forma de ser Señales de Su Amor y de Su Gracia, par el mundo entero.Del esplendor de Mi INMACULADA CONCEPCIÓN os llamé, de los caminos tortuosos y pecaminosos donde vos os encontrabais. Y os atraje a Mí, os traje a todos Aquí, para Aquí formaros, educaros en la santidad, en el perfecto amor al Señor y para alimentaros con Su Gracia Salvadora cada vez más, hasta que vosotros a imitación de Mi Hijo Jesucristo alcancéis la suprema estatura en Gracia delante de Dios y de los hombres.Del esplendor de Mi INMACULADA CONCEPCIÓN, Yo ahuyenté de vuestras vidas las tinieblas del pecado, las tinieblas de satanás, las tinieblas del egoísmo, de la mentira, de la discordia, del amor propio y os enseñé a renunciar a vos mismos, a despreciar el mundo con sus falsas honras y sus vanas y pasajeras ilusiones y a andar el camino siempre más de la Gracia, de la Conversión, de la penitencia, de la renuncia a vosotros mismos, del perfecto cumplimiento de la Voluntad del Señor. De forma que cada día más, podáis crecer como lirios inmaculados dentro del Jardín Inmaculado de Gracias que es Mi CORAZÓN INMACULADO donde planté a cada uno de vosotros.Del esplendor de Mi INMACULADA CONCEPCIÓN y en el esplendor de Mi INMACULADA CONCEPCIÓN, Yo hice de vosotros Mis verdaderos soldados, Mis hijos que van por todo el mundo llevando Mis Mensajes de Dolor y Amor, llevando los Tesoros de Gracias que Aquí en este Lugar os confié, para que otras almas también puedan recibir esos Mis dones de Amor y de Misericordia y así estas almas puedan ser salvas, rescatadas, purificadas, embellecidas y perfumadas de Mi Gracia Materna para mayor alegría y gloria del Señor!En el esplendor de Mi INMACULADA CONCEPCIÓN, de Mi Cuerpo Inmaculado Asunto al Cielo, Yo hice descender sobre vosotros Mensajes de Amor y Gracia, bendiciones sin fin a lo largo de todos estos años. Y os di a probar siempre más las dulzuras, las misericordias y las gracias de la Fuente Inagotable de Mi Amor, de Mi INMACULADO CORAZÓN, de Mi INMACULADA CONCEPCIÓN para todos vosotros, Mis hijos amados.Hoy, en el esplendor de Mi INMACULADA CONCEPCIÓN os llamo una vez más: a uniros Conmigo por el perfecto amor, luchando a Mi lado por la Conversión del mundo entero y sobre todo dando a la Santísima Trinidad que así Me creó bella, pura, sin arruga y sin mancha alguna de pecado original. Para que entonces, siguiéndoMe, vuestras almas también sin arruga y sin mancha alguna de pecado puedan Conmigo entonar el himno perfecto de gratitud y de glorificación a la Santísima Trinidad.
Rezad siempre más! Obedeced siempre más Mis Mensajes! Seguid el ejemplo de los Santos que Me amaron, Me sirvieron y por Mi lucharon obedientemente, para que Yo pueda también escribir en las páginas de vuestra existencia, como Yo hice en la existencia de ellos, el perfecto e inmortal himno de amor divino que se dona, que se da, que se entrega y que se derrama en todos aquellos y a todos aquellos que se le abren el corazón por medio de Señor!
En este día Bendito y Sagrado, Bendigo a todos vosotros, Bendigo todos los objetos religiosos que portáis con vosotros ahora. Y derramo sobre todos aquellos que rezan Mis Rosarios Meditados que Mi hijito Marcos hizo para Mí, que rezan Mis Oraciones dadas en este Lugar que Marcos os dio, a todos aquellos que usan Mi Medalla Milagrosa, la Medalla de la Paz y todas las otras Medallas Mías y Escapularios, y aquellos que Me sirven haciendo los Cenáculos que Yo os pedí en todas las casas llevando Mis Mensajes, doy a todos, en este momento la Indulgencia y la Bendición Plenaria de Mi INMACULADO CORAZÓN (PUSA)
Os Bendigo de
LOURDES, de FÁTIMA, de ARS y de JACAREÍ.
La Paz Marcos. La Paz quede contigo. La Paz quede con todos Mis hijos amados.”
Mensaje de Santa Dorotea:
“Amados hermanos Míos! Yo, DOROTEA, Sierva del Señor y de Cristo, Sierva de María Santísima, Sierva del Cielo, os doy hoy la Paz!
Yo di Mi vida por Cristo, derramé Mi sangre por amor a ÉL para testimoniarLe Mi amor, Mi obediencia y fidelidad. Y para dar al mundo el testimonio de que el Amor Divino es más fuerte en el alma que lo recibe, más fuerte que el mundo, más fuerte que la carne, más fuerte que todas las tentaciones, más fuerte que el mal.
Yo, di Mi vida por Cristo para dejaros un testimonio perenne de lo que el amor del Señor puede realizar en un alma y para invitaros a abrazar este verdadero amor.
Abrazad el verdadero Amor de Dios, dejándolo entrar en vuestros corazones y transformarlos completamente hasta volverlos el perfecto reflejo de Su gloria, de Su fulgor, de Su belleza y hermosura. Para que así a través de vosotros el Amor de Dios resplandezca en todas las almas, en todos los corazones, en todos Sus hijos.Abrazad el verdadero Amor de Dios, renunciando a vosotros mismos, renunciando a vuestra propia voluntad, dejándoos guiar y conducir por el Amor de Dios, entregando toda vuestra vida a ÉL, para que ÉL pueda hacer de vosotros lo que quiera y como quiera. De forma que así, vuestros pies caminen siempre más en la vía de la verdadera fidelidad y unión con Dios, del perfecto amor, de la perfecta dependencia, de la perfecta obediencia y de la perfecta correspondencia a Su Voluntad Santa sobre vosotros.Abrazad el verdadero Amor de Dios, colocando a un lado vuestros planes, para entonces realizar los Planes del Señor en vosotros, de forma que vuestra vida siempre más corresponda al Divino Designio, al Divino Plan de Amor trazado sobre vosotros al cual fuisteis llamados a cumplir desde que Dios os dio la existencia. Para que así, en vosotros se cumpla siempre más Su Voluntad Santa, para el bien del mundo, para el bien de las almas, para el propio bien de vuestra alma y para el mayor Triunfo de Su Gracia y Justicia Santa.Abrazad el verdadero Amor de Dios, dando vuestro SI, total, incondicional, irrestricto, perenne y eterno a aquello que Dios os pide Aquí a través de estos Mensajes Celestiales. De forma que vuestra vida siempre más inmersa en la trascendencia divina y sumergida en el océano de Su Voluntad Santa, pueda ser siempre más un Don de Su Amor Divino al mundo, el reflejo vivo de la Gloria del Espíritu Santo, una llama transformadora del propio Espíritu de Dios en medio de los hombres, transformando los corazones de ellos, llenándolos siempre más de Su Luz y de Su Gracia. De forma que así, el Reino de Dios pueda ser preparado y difundido en esta Tierra, para que Cristo pueda entonces Reinar con Su Madre Santísima como Señor absoluto de todos los corazones, familias y Naciones!Abrazad el verdadero Amor de Dios, dejando siempre más que vuestra alma sea impregnada, empapada, embebida de Su Gracia Santa, por medio de una vida de oración intensa, profunda e íntima, de recogimiento silencioso en la oración y en la meditación, por medio de la reflexión continua de los Mensajes, de la Palabra del Señor, por medio de vuestra vida cada vez más vuelta hacia las cosas celestiales y distante de las cosas vanas, de las cosas pasajeras de este mundo. Para que así, santificando vuestro tiempo, aprovechando santamente el tiempo que Dios os dio, podáis cada día más abrazar el Amor de Dios, ser envueltos por ÉL hasta el punto que ÉL tome completamente vuestro ser y os abrase por entero.Abrazad el verdadero Amor de Dios, dejándoos a vosotros mismos, huyendo de las ocasiones de pecado, renunciando a todo mal, diciendo siempre no a lo que vuestra naturaleza corrompida pide y diciendo siempre SI a aquello que el Espíritu Santo os inspira a hacer, o sea, el bien, a santificaros, a huir del mal y a procurar siempre más aquello que es del agrado del Altísimo. Amad muchísimo a María Santísima! AmadLa con un amor abrasador como Yo misma La amé y por quien di Mi vida!En el esplendor del INMACULADO CORAZÓN de ELLA, vosotros sois llamados a entrar en la Luz que irradia del Cuerpo y del Alma Inmaculados de María, a dejaros llenar, guiar, abrasar por este Amor. Vosotros todos que sois los hijos amadísimos de Ella, no la contristéis más con vuestros pecados, desobediencias y rebeliones! No resistáis más al Amor de la Santísima Virgen! Sino haced cada vez más lo que Ella os pide y entonces el Triunfo de Ella estará asegurado en vosotros.
Tened Esperanza! No perdáis la Esperanza nunca! Pues satanás no tendrá la última palabra en la historia de la humanidad, la INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA es la base sólida y fundamental de la derrota de satanás, pues él que imaginaba que tendría todo el mundo cautivo por toda la eternidad después del pecado original en sus garras, no puede evitar la INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA, no puede impedirla, no puede impedir este caudal de Gracia, este Milagro Extraordinario de la Divina Potencia que es:
LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA MADRE DEL ALTÍSIMO. Y en esta INMACULADA CONCEPCIÓN el reino de satanás, el imperio de él comenzó a desmoronarse, pues en esta Aurora de Salvación que es la VIRGEN INMACULADA, el bien comenzó su Triunfo, seguro, final sobre las fuerzas del mal. Y así, por lo tanto, tened Esperanza, pues la INMACULADA TRIUNFARÁ y Su Pie Virginal aplastará la cabeza de la serpiente como desde el Génesis fue por Dios profetizado y prometido.
A todos, en este instante Yo, DOROTEA, os Bendigo a todos y os cubro con Mi Manto.”


05.12.2010 – Mensaje de San José:
“Mis hijos amados, Mi Amantísimo Corazón os Bendice hoy en este día y os da nuevamente la Paz.
Rezad más! Rezad profundamente! Rezad intensamente buscando cumplir los Mensajes que Nosotros os hemos dado. Mi Amantísimo Corazón es vuestra Escuela de Santidad, en la cual vosotros debéis cada día más avanzar y crecer en la enseñanza del Amor.
Caminad en la vía de la Santidad de Mi Amantísimo Corazón, obedeciendo todos los Mensajes que Yo os he dado, haciendo todo aquello que Nosotros, Nuestros Sagrados Corazones Aquí os hemos enseñado, para que siempre más vuestro amor aumente, la perfección de las Santas Virtudes en vosotros se perfeccione y la belleza del resplandor y la perfección de la propia Santísima Trinidad sean perfectamente reflejadas en vosotros, sean perfectamente manifestadas en vosotros, al mundo entero.
Caminad en la vía de la Santidad de Mí Amantísimo Corazón, recorriendo siempre más los pasos de la renuncia a vosotros mismos, de la mortificación personal, del desprecio de las vanaglorias de este mundo, para que siempre más, viviendo una verdadera vida escondida en Dios vuestra alma se llene cada vez más del Señor y haya cada vez más espacio en ella para el Espíritu Santo, para Su Amor, para Su Gracia: habitar, obrar y reinar en vuestros corazones.
Caminad en la vía y en la Escuela de Santidad de Mi Amantísimo Corazón, haciendo que vuestros corazones se vuelvan los santos de los Santos de Mi Corazón. El Santuario donde la Llama de Amor de Mi Amantísimo Corazón chisporrotea, quema, arde sin nunca agotar el oleo de la lámpara del Santuario, o sea, sin nunca cesar de obrar en vosotros, sin nunca ver disminuida en vosotros la buena voluntad, el deseo de quemar junto con la Llama de Mi Corazón, de obrar junto Conmigo, de trabajar junto Conmigo por la Conversión del mundo y por la Instauración del Reino de Amor de Nuestros Corazones en todas las almas. Para que así, siendo verdaderamente, Mi santo de los Santos, Mi Santuario vivo, Mi Llama de Amor pueda verdaderamente, arder en vosotros sin cesar y de vosotros extenderse y arder en todos los corazones que encontrareis hasta hacer el mundo todo transformarse en un solo Incendio Vivo de Amor.
Yo estoy con vosotros en todo momento y jamás os dejaré solos. Rezad más! Meditad más! Y colocad toda vuestra esperanza en Mi Amantísimo Corazón que a ningún hijo Mío jamás defraudó ni desamparó.
A todos en este momento Bendigo generosamente y a todos los objetos que están con vosotros.”


FIESTA DE LOS 180 AÑOS DE LA REVELACIÓN DE LA MEDALLA MILAGROSA A SANTA CATALINA LABOURE – FRANCIA (1831)
28.11.2010 – Mensaje de Santa Catalina Laboure:
“Amados hermanos Míos, Yo, Catalina Laboure nuevamente Me alegro por estar Aquí y daros nuevo Mensaje enviado a vosotros de parte de Dios y de la Madre de Dios.
Vosotros, amados del Señor y de Su Madre Santísima, a vosotros el Señor llamó y escogió para ser Su Pueblo Santo y Elegido, intachable a Sus Ojos y para ser en el mundo: señal de Su Amor, de Su Gracia y de Su Misericordia. Por lo tanto, vengo a llamaros nuevamente al verdadero amor por Dios y por María Inmaculada.
Vivid el verdadero amor por Dios y por María Inmaculada, haciendo de vuestras vidas siempre más: donación al Señor, donación a la Madre de Dios, por medio de obras perfectas de amor, obras que salgan del fondo de sus corazones, obras hechas con el fuego de la verdadera caridad, de la caridad divina que hace que vuestras obras tengan un valor sobrenatural y eterno delante de Dios y hace que vuestras obras sean reflejo perfecto y purísimo del amor inescrutable, infinito, eterno e inmutable de Dios.
Amad verdaderamente al Señor con este amor. Amad verdaderamente la Santísima Virgen con este amor y vuestras obras valdrán más que el oro y la plata, valdrán más que todas las riquezas de este mundo, serán inmensamente agradables al Señor y a la Virgen Santa y esas vuestras obras tendrán un valor meritorio incalculable, con el cual conseguiréis gran gloria en el Paraíso, no solamente para vosotros, sino también para muchas otras almas que han de beneficiarse con el tesoro de vuestros merecimientos, de los méritos de vuestra Santidad.
Tened verdadero amor por Dios y por María Inmaculada, haciendo de vuestras vidas un continuo SI, un continuo ofertorio al Señor y a la Madre de Dios, viviendo cada días donados, totalmente Consagrados al Servicio de Ellos, haciendo vuestras obligaciones de estado con amor, dedicación y perfección, pues esto da Suprema Gloria a Dios, como Yo misma hice, o sea, Yo hacía todas Mis acciones incluso las más pequeñas, como barrer el asilo o limpiar los corredores del convento, con Amor Total a Dios y a la Madre de Dios y con eso granjeé muchos méritos para el Cielo. Y vosotros también granjearéis si hiciereis todo con Amor Supremo por Dios y por la Virgen Santa. Y si vosotros ofreciereis incluso las más pequeñas acciones del día como Sacrificio a Dios por la Salvación de las almas.
Vivid en el verdadero amor de Dios y de la Virgen Santa rezando siempre más cada día, más compenetrados, más concentrados, rezando cada vez más con el corazón, o sea, renunciando a vuestra voluntad para querer la Voluntad de Dios en la Oración, rezando con verdadera sed de conocer al Voluntad de Dios y cumplirla, haciendo que vuestra Oración sea el momento más importante de vuestro día y en vuestra vida y colocando siempre la Oración en primer lugar, antes que todas las cosas y encima de todas las cosas.
Para que de esta forma vuestra vida siendo un continuo incienso de oración, quemado delante del Señor pueda agradarLO e inclinarLO hacia vosotros.
Vivid en el verdadero amor de Dios y de la Virgen Santa, haciendo siempre más obras de Sacrificio, obras de Penitencia, obras de mortificación corporal, rebajándoos siempre más al último lugar, escondiéndoos siempre más de las honras, de las glorias y de la estima pública del mundo, huyendo siempre más de todo aquello que adula e infla, inflama vuestra vanidad, vuestra codicia de los bienes, de las glorias, de los títulos honrosos de la Tierra.
Para que así viviendo como Yo misma viví, vosotros podáis cada día más crecer en la santa humildad, crecer en el silencia amoroso, crecer en el amor irrestricto y puro a Dios y siempre más crecer en aquella verdadera vida escondida en Dios, que Yo misma viví y a la cual todos vosotros sois llamados a vivir.
Vivid siempre más en el amor a Dios y a María Inmaculada, obedeciendo los Mensajes que Ellos os dieron Aquí con todas las fuerzas de vuestro corazón, como Yo misma hice con los Mensajes que recibí de la Madre de Dios. Para que así, vuestra alma siempre más fiel y obediente a la Madre de Dios, crezca en el verdadero amor, crezca en la perseverancia y en la gracia, crezca en total y fiel Consagración de vosotros mismos al amor de Ellos.
Obedeced a la Madre de Dios antes que a todo y a todos. Haced como Yo hice, luchad para ver los deseos de Ella realizados y concretizados en la Tierra como son en el Cielo.
Vosotros sabéis que Yo fui muy obstaculizada, fui muy impedida de realizar aquello que la Madre de Dios Me mandó y morí con el dolor de no ver realizados muchos de Sus deseos manifestados a Mí.
Vosotros, vosotros que vivís en este tiempo sacrosanto y bendecido de las últimas Apariciones de Ella sobra la Tierra, donde Ella revela Su Amor y os dio un caudal de Gracias y de Mensajes como nunca antes Ella hizo en la historia de la humanidad.
Vosotros, cumplid, cumplid lo que Ella os manda. No dejéis que nada ni nadie impida que los deseos de la Santísima Virgen, que Sus órdenes y Sus planes sean realizados al pie de la letra, como Ella os ordenó Aquí.
Luchad unidos! Rezad unidos! Pelead y combatid unidos para que siempre más los deseos de Ella sean realizados del primero al último, uno por uno, con toda perfección, con todo amor y fidelidad.
Vosotros podéis, vosotros debéis y os conseguiréis hacer eso unidos Conmigo y con los Santis del Cielo, pues Nosotros os daremos la fuerza y el coraje necesarios para realizar los deseos de la Santísima Virgen y entonces colaborar eficazmente con el Triunfo de Ella en la Tierra, en los corazones, en las familias y en toda la humanidad.
Usad, divulgad, difundid siempre más la MEDALLA MILAGROSA que Yo recibí de la Madre de Dios, pues esta Medalla ya salvó a muchos y a muchos otros más hay todavía que salvar, pues la misión de esta Medalla todavía no está totalmente concluida, ella todavía ha de llevar muchas almas para el Cielo, pues por medio de esta Medalla la Santísima Virgen ha de abrasar los corazones de muchos pecadores Suyos que se convertirán y se apasionarán por Ella. Y ha de enseñarles a ellos muchos secretos de santidad con los cuales estas almas se volverán grandes a los Ojos de Dios, como fue del querido hijo Suyo Alfonso Ratisbone.
En el día de esta Fiesta de los 180 Años de la Revelación de la Medalla Milagrosa de la Madre de Dios a Mí, Yo os pido que también uséis y divulguéis todas las Medallas que la Madre de Dios dio en Sus Apariciones: la MEDALLA DE LA PAZ que Ella os dio Aquí, y sobre todo, la
MEDALLA DE LAS LÁGRIMAS, que por muchas almas todavía no es conocida, no es amada y no es usada como conviene. En esta Medalla de las Lágrimas de la Madre de Dios con Jesús Maniatado en el reverso, en esta Medalla la Madre de Dios colocó gran Poder contra las fuerzas infernales, grandes auxilios en grandes necesidades y, sobre todo, Ella enseña a las almas a secar Sus Lágrimas correspondiendo con amor a Su inmenso Amor Materno.
Enseña a las almas la penitencia con el vestido violeta, que Ella usa.
Enseña a las almas el verdadero y generoso amor con el Manto Azul estrellado, que Ella también viste.
Enseña a las almas el valor de la virtud de la Pureza y de la Inocencia con el cándido velo que recubre Su cabeza en esta Medalla.
Enseña a las almas el valor del amor a Sus Lágrimas Benditas con el Rosario que Ella sostiene en esta Medalla.
Enseña a todos a imitar la Mansedumbre de Nuestro Señor, a imitar la Paciencia de Nuestro Señor en los sufrimientos al contemplar la Imagen de Jesús Maniatado.
Así, sufriendo con la Virgen Santísima las tribulaciones de esta vida con paciencia, imitando Su inocencia y pureza, imitando Su generosidad y Su Amor Total a Dios, imitando las obras de mortificación, de penitencia que
Ella sin pecado hacía por la Salvación de todos, amando Sus Lágrimas y recurriendo a la poderosa Oración del ROSARIO DE SUS LÁGRIMAS las almas ayudarán a derrumbar el imperio infernal y a hacer Su Corazón Inmaculado Triunfar sin demora en este mundo.
Que esta Medalla de las Lágrimas sea difundida, conocida y amada cuanto antes por todos Sus hijos. Del conocimiento de esta
SANTA MEDALLA DE LAS LÁGRIMAS, tanto como de la MEDALLA MILAGROSA, de la PAZ, de la ROSA MÍSTICA depende el Triunfo del Corazón Inmaculado de María en muchas almas, familias y naciones.
Id, por lo tanto, Mensajeros de las Medallas de la Madre de Dios!
Id, por lo tanto, trabajadores de la última hora!
Id a llevar al mundo esos poderosos Escudos, esas poderosas Tablas de Salvación que son las Medallas y los Escapularios que la Madre de Dios os dio Aquí.
Yo estaré con vosotros en esta ardua tarea y os ayudaré. A ti Marcos, Siervo del Altísimo y de la Madre del Señor, tú que has propagado, trabajado y luchado para difundir al mundo entero estos dones del Corazón Inmaculado de María con tanta perseverancia por tantos años hasta ahora. A ti en este momento doy una generosa y profunda Bendición Especial. Y a todos vosotros que estáis Aquí también, generosamente Bendigo.”


21.11.2010 – Mensaje de Santa Veridiana:

“Amados hermanos Míos… Yo, VERIDIANA, Sierva del Señor y de la Virgen Santísima, estoy felicísima por poder venir a daros Mi Primer Mensaje, en el día de hoy.
Vivid siempre más escondidos en Dios, buscando hacer de vuestra vida siempre más, una Verdadera Vida en Dios. Una Verdadera Vida vuelta hacia ÉL, totalmente ofrecida y dedicada para mayor Gloria del Señor, exaltación de Su Nombre, conocimiento de Su Ley de Amor y para hacer cada vez más, Su Luz sobrenatural y Divina de Amor ser vista, conocida, amada y seguida por todos los hombres.
Vivid verdaderamente escondidos en Dios, dando a Dios lo que es de Dios, o sea, todo vuestro corazón, todo vuestro ser, todo vuestro amor, todos vuestros afectos, toda vuestra voluntad, toda vuestra libertad y toda vuestra vida, para que todo vuestro ser, para que toda vuestra almas, todas vuestras fuerzas, pensamientos, palabras, obras e intenciones sean únicamente para amarlo, glorificarlo, volverlo amado y conocido y hacer que Su Amor reine en todos los corazones y en todas las almas y para que Su Reino de Amor se establezca en toda la Tierra.
Vivid siempre más una Verdadera Vida escondida en Dios, haciendo todos vuestros actos únicamente para Gloria de ÉL. Emprendiendo todos los esfuerzos que pediereis para volverlo más amado y conocido y para que solamente el Nombre del Señor sea más exaltado, sea más glorificado y bendito por todas las lenguas, por todos los corazones, por todas las almas y por todas las Naciones de la Tierra.
Vivid una Verdadera Vida escondida en Dios, haciendo cada día de vuestra existencia un perfecto himno de amor y de alabanza a Dios; realizando todas vuestras obras, todas vuestras acciones, trabajos, con la recta intención de agradar a Dios, haciendo todas vuestras acciones del modo más agradable y más perfecto a los Ojos de Dios realizando todo con amor y todo por amor a ÉL, realizando todo teniendo siempre presente el pensamiento de que Dios ve todo. Dios mira todo. Dios está observando todos, para que de esta forma, todas vuestras acciones sean más conformes al Corazón Divino y Adorable de Nuestro Señor. Cada vez más de acuerdo con Su Voluntad Santísima y cada vez más exenta de toda mancha de amor propio, de deseo de glorificaros a vosotros mismos y de ser alabados y exaltados por los hombres, para que así, todas vuestras acciones incensadas por la recta intención y por el amor puro suban hasta delante de los Ojos del Señor y agraden, le den a ÉL alegría, contento y Divina satisfacción.
Vivid siempre más una verdadera vida escondida en Dios, buscando realizar todas vuestras obras con aquella misma santidad, con aquel mismo amor, con aquella misma perfección en Dios como si fuese el último día de vuestra vida, y como si no tuvieseis otro mañana para volver Aquí y hacer bien lo que no hicisteis en el pasado. Para que así, vuestras almas alcancen siempre el grado supremo de perfección delante de Dios y así, vosotros podáis granjear nuevos y numerosos méritos de vida eterna para vosotros en el Cielo. De esta forma, viviendo siempre en continuo espíritu de oración, de sacrificio, de penitencia, de renuncia al mundo y a vosotros mismos, de abnegación, de mortificación interior y exterior, vuestro ser todo, como una rosa mística perfumada se abra para el sol del amor de Dios y pueda recibir de ÉL el divino rocío de Su dulzura, de Su Misericordia, de Su amistad y de la unión sobrenatural de vuestras almas con Él.

Siguiendo por esta vía, no erraréis! Siguiendo por esta senda, jamás os perderéis! Siguiendo por esta vía alcanzaréis la finalidad gloriosa para la cual fuisteis creados por Dios: la Santidad, la Perfección de todas las Virtudes, la belleza que es reflejo propio de la Santísima Trinidad, la belleza mística y espiritual de vuestras almas y aquella felicidad eterna que Dios desde el principio de los tiempos preparó y prepara para aquellos que son sus verdaderos amigos y que viven una verdadera vida escondida en ÉL, para ÉL y con ÉL.
Yo, VERIDIANA, Sierva del Señor, Sierva de la Madre de Dios anduve este camino. Se como caminar con paso firme en este camino son tropezar, sin caer, sin errar, sin engañarse. Puedo, por lo tanto, conduciros con seguridad a esta victoria, a esta Santidad a la cual fuisteis llamados Aquí. Dadme vuestra mano y Yo os llevaré. Dadme vuestra mano y Yo os guiaré, dadme vuestra mano y Yo os haré llegar victoriosos al Cielo. Yo os Amo tanto! Miro con agrado cada oración que sale de vuestros labios, de vuestro corazón. Las vuelvo, la recibo todas y las ofrezco unidas a Mis oraciones al Padre y a la Madre de Dios.Por lo tanto, seguid rezando más y más porque la Oración es la obra de las obras, es el mayor acto delante de Dios y de María Santísima. Nada jamás, superará ni suplantará el valor que la Oración tiene delante de Dios y de la Madre Santísima.
Recogeos más en oración. Retiraos para que en la oración profunda, silenciosa, sincera, intima y suave, vuestras almas puedan recibir de Dios la Luz necesaria para percibir vuestros defectos y para ver lo que necesitáis corregir en vosotros mismos, para que así, podáis ser espejos más límpidos donde la Luz del Señor pueda reflejarse para que las almas que están en las tinieblas vean la Luz y lleguen a la Luz. Y para que vosotros podáis ser en las Manos de Dios, instrumentos más afinados, más prontos, más perfectos en las Manos del Divino artífice de todo bien, de toda Gracia y de toda Salvación.
Yo, os cubro ahora con Mi Manto protector y os acompañaré siempre en los momentos difíciles. LlamadMe en vuestras tribulaciones y Yo vendré a confortaros sin demora.
A todos en este momento, con la Señora Rosa Mística, con la Señora de la Paz y del Rosario, Bendigo y Bendigo vuestras Medallas generosamente.”


11.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Mis hijos… hoy, una vez más, os Bendigo y doy la Paz Aunque Mi Cor vez más a la CONVERSIÓN y a la PENITENCIA.
Convertíos y volved al Señor de vuestra Salvación y de vuestra Paz, buscando dejar todo aquello que es contrario a la Ley de Dios y a la Voluntad de ÉL para abrazar Sus Mandamientos, para abrazar la Voluntad Adorable del Señor, y para hacer todo aquello que Él os pide a través de Su Palabra tanto escrita en la SAGRADA ESCRITURA, como AQUELLA QUE VIENE A VOSOTROS HOY DEL CIELO POR MEDIO DE MÍ, de los Santos, y por medio de los Ángeles y del Espíritu Santo incluso, para que así, Mis queridos hijos, vuestra vida sea perfectamente conforme la Voluntad del Señor, a Sus Mandamientos y a Su Ley de Amor…
Convertíos y dejad cada uno, cada cual, sus obras de muerte, sus obras de tinieblas y de pecado que oscurecen en vuestra alma la Luz Mística de la Gracia de Dios, la Luz Sobrenatural de la Gracia Santificante, y cortan en vuestra alma el influjo poderosísimo del Amor y de la Unción del Espíritu Santo. Para que así, renunciando a estos pecados que cortan y destruyen vuestra unión sobrenatural con Dios, vuestras almas puedan crecer cada día más en el Amor Sobrenatural para con el Señor, en la Unión Mística de vuestra alma con ÉL y así, vuestra vida pueda ser cada vez más aquello que Dios desea: el reflejo vivo de la propia Santidad de la Santísima Trinidad.
Convertíos y volved al Señor, por la vía de la Oración, cada vez más hecha Conmigo y por medio de Mí. Por medio de una vida de intensa Oración, vosotros podréis, entonces, crecer en el conocimiento de Dios, en el conocimiento de Su Amor y de Su Gracia, en el entendimiento de Su Palabra y de Sus Mandamientos, para que así, vuestros pasos sean más acertados, más firmes y decididos en el camino de la Santidad.
Con una vida de Oración intensa, vuestra vida será un continuo crecer en el amor y en la Santidad y un continuo vivir siempre más una Verdadera Vida en Dios, con Dios y por Dios.
Convertíos y volved al Señor por la vía de la PENITENCIA, que muchos de vosotros hasta hoy, no comprendéis.
Esta Penitencia que Yo os pido es DOLOR PROFUNDO DE TODOS VUESTROS PECADOS, dolor profundo por haber ofendido a Dios, renovado la Crucifixión de Mi Hijo con vuestros pecados, renovando Mis Dolores con vuestras faltas. Esta Penitencia que es también ECHAR MANO DE TODOS LOS ACTOS QUE OS LLEVAN A EXPIAR VUESTROS PECADOS: la abstinencia, la propia Oración hecha en sentido de Penitencia, los actos expiatorios corporales, las mortificaciones, dentro de ellas, aquella que más Yo os pido: EL AYUNO A PAN Y AGUA LOS MIÉRCOLES Y VIERNES, para que así, vosotros podáis no solamente expiar vuestros pecados, sino los pecados del mundo entero y colaborar, así, con la Salvación de tantas almas.
Verdadera Penitencia también que os pido es aquella que pedí a Mis Pastorcitos en Fátima, y a tantos otros Videntes y Siervos Míos: QUE ACEPTEIS LOS SUFRIMIENTOS QUE DIOS OS PERMITE CADA DÍA para ofrecerlos en acto de expiación por los pecados con que Dios es ofendido y de súplica por la Conversión de los pecadores.
De esta forma, cargando vuestra cruz con paciencia – y hasta con amor – cada día de vuestra vida, colaboráis generosamente y poderosamente Conmigo para la Salvación de tantas almas y de tantas Naciones que corren el peligro de ser destruidas por satanás y por los errores que él introdujo en el mundo y que fueron acogidos con alegría por la mayoría de los hombres que se alejaron de Dios y que son ateos, que no creen en Dios.
Así, Mis hijos, Me ayudáis en la gran obra de Salvación del Mundo y del Triunfo de Mi Corazón Inmaculado.
Convertíos y volved al Señor ayudándoMe a reconducir todos al Señor por la vía de la Salvación, HACIENDO LOS CENÁCULOS QUE YO OS PEDI DE CASA EN CASA, en todas las familias, llevando Mis Rosarios Meditados, Mis Horas de la Paz, Mis Mensajes, Mis Apariciones, Mis Videntes, volviéndolos conocidos de todos, para que así cuanto antes, el mundo todo pueda regresar al Señor por la vía de la Conversión, de la Penitencia, de la Oración y del Amor…
Mi Hijo Jesús, tal como en Su Primera Venida al Mundo, Me envió primero como AURORA DE LA SALVACIÓN, como “Heraldo” de Su llegada, de la llegada del gran Rey del Cielo. Como Heraldo de Su venida. De la misma forma, antes de Su Segunda Venida, ÉL Me envía ahora a vosotros en Mis Apariciones, en Mis Lacrimaciones y Manifestaciones para llamaros a todos a la Conversión y para anunciaros que LA VENIDA DEL REY DE LA GLORIA YA ESTÁ PRÓXIMA, MUY PRÓXIMA!
Por eso, convertíos, cambiad de vida! Abandonad cada cual el camino de pecado que ha llevado, que ha recorrido, y cada cual regrese al Señor por el camino de la Santidad, de la Pureza, de la Oración y del Amor, para que cuando el Rey de la Gloria venga, encuentre en vosotros la Fe Viva, ardiente y presente y pueda al fin daros aquella Corona de Gloria que ÉL prepara a Sus Servidores Fieles que al ver a Su Señor demorarse no desfallecen, no enfrían su amor y no regresan a las prácticas mundanas, sino permanecen cada cual con su lámpara llena de aceite encendida firmes en vigilia hasta que el Señor vuelva en medio de la noche para dar a cada cual según lo que haya practicado, según las obras que hubiese hecho.
CONVERTÍOS Y VOLVED AL SEÑOR POR MEDIO DE MI CORAZÓN INMACULADO, que es vía segura y cierta para todos aquellos que quieren llegar hasta Dios. A todos, en este momento, generosamente Bendigo de Fátima, de Kerizinen, y de Jacareí. La Paz Marcos. Permanece en Mi Paz, siempre!”


07.11.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Amados hijos, hoy cuando se cumple un mes más de Mis Apariciones Aquí con Mi Hijo, con San José, los Ángeles y los Santos, Nosotros desde el Cielo, os Bendecimos una vez más…
Continuad rezando el Rosario! Rezad, rezad, rezad. Solamente con la oración podéis salvaros…
Solamente con la oración el mundo puede ser salvo…
Solamente con la oración podéis alcanzar la Misericordia del Señor…
Solamente con la oración podéis alcanzar la victoria del bien sobre el mal…
Solamente con la oración podéis destruir las obras de satanás en el mundo y alcanzar la victoria de las obras del Señor, de las obras Santas…
Solamente con la oración podéis alejaros de los castigos y los males y atraer hacia vosotros la Paz, toda Gracia y todo Bien. Rezad, por lo tanto! Rezad mucho. Rezad todavía más ahora… Rezad el Rosario! Rezad Mi queridísimo y amadísimo Rosario de las Lágrimas de Sangre!
Rezad todos los Rosarios que os di…
Haced Mis Horas de Oración con amor, para que cada vez más Mi Manto de Amor, de Paz, de Gracia pueda permanecer sobre ustedes y con ustedes… Yo Soy la Madre de ustedes, estoy a vuestro lado. Jamás, jamás abandonaré a ninguno de Mis hijos: Mi Inmaculado Corazón es el abrigo y la morada que preparé para cada uno, cada uno de vosotros!
En este momento, extiendo Mi Manto sobre todos y a todos Bendigo generosamente.”


30.10.2010 – Mensaje de San José:
“Amados hijos Mi Amantísimo Corazón os Bendice hoy nuevamente y os da la Paz. Yo os Amo tanto, tanto, que gustaría meteros todos dentro de Mi Amantísimo Corazón, para ahí Mis hijos, ahogaros realmente en el Océano de Mi infinito Amor por vosotros.
OS AMO TANTO! Os Amo más de lo que vuestros padres os amaron o puedan amaros. Os Amo con un amor mayor que el de todos los padres del mundo juntos por sus hijos.
Yo os guardo en Mi Amantísimo Corazón. Mi mirada está siempre puesta en vosotros. Confiad en Mi Amor! Confiad en Mi Gracia y en Mi protección, pues Yo jamás, jamás os dejaré solos.
Estoy siempre con vosotros! Mi mirada os acompaña durante el día, adonde quiera que vosotros vayas y lo que quiera que hagáis. Mi miradas os sigue, Mi mirada sondea vuestros corazones, conoce vuestros sufrimientos, conoce vuestras angustias, conoce vuestros problemas, conoce vuestros temores y ambiciones y Mi Corazón de todo toma providencia. Providencia delante de Dios todas las Gracias necesarias para vosotros, para que podáis vivir en Paz y siempre más caminar y crecer en el perfecto Amor de Dios, en el cumplimiento de Sus Mandamientos y para que podáis vencer con amor y fe todas las dificultades y batallas de esta vida.
Estoy siempre con vosotros! Ninguna lágrima cae de vuestros ojos sin que Yo la vea, sin que Yo tome ciencia, sin que Yo conozca. Por eso, Mis hijos, entregadMe todos vuestros cuidados, todas vuestras dificultades. Rezad mucho a Mi Amantísimo Corazón! ContempladLo, porque contemplar Mi Amantísimo Corazón es contemplar Mi Propio Amor por vosotros. ContemplándoLo veréis que tenéis un refugio, veréis que tenéis una casa y una morada, veréis que podéis habitar siempre en el Atrio de Mi Amantísimo Corazón, en el Santuario de Mi Amantísimo Corazón, por lo tanto, podéis vivir en paz.
YO OS AMO TANTO! Os ofrecí tantas y tantas veces Mi Amor! Pero tantos lo rechazaron! Ya no sé más que hacer para demostraros Mi Amor y para haceros creer que Mi Amor por vosotros es verdadero, es grande, es puro, es fiel y nada desea de vosotros sino la perfecta correspondencia, o sea, ser amado por vosotros.
Venid Mis hijos! EntregadMe vuestros corazones, dadMe vuestros corazones y Yo os tomaré por completo y os colocaré dentro de Mi Amantísimo Corazón, donde viviremos unidos, donde permaneceremos juntos en el mismo bramido, en el mismo ritmo de amor para con el Señor, para con Su Ley de Amor, para con Su Palabra. Así, con Nuestros Corazones latiendo en un mismo ritmo, Nosotros glorificaremos la Santísima Trinidad con el perfecto himno de amor.
Rezad! Rezad mucho! La oración Mis hijos es vuestra Salvación siempre, es la Salvación del mundo. No hay nada más importante, no hay nada más precioso y poderoso sobre esta Tierra que la ORACIÓN. Porque la Oración hacha con el corazón es amor. Y el amor sube al Cielo y hace que el Amor Supremo haga llover sobre la Tierra Sus Gracias de Misericordia, Paz, Gracia y Salvación.
REZAD MUCHO. QUIEN REZA MUCHO SE SALA. QUIEN REZA POCO ESTÁ EN PELIGRO DE CONDENACIÓN. Y QUIEN NO REZA YA ESTÁ CONDENADO.
Rezad! Rezad! Yo rezaré con vosotros! Rezad Conmigo y vuestra Oración tendrá todo el Poder.
Yo os Bendigo a todos en este momento.”


24.10.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Mis amados y queridos hijos! Mi Amor Materno nuevamente hoy, viene a vosotros para daros la Paz, para daros Mi Bendición y para llenar vuestros corazones del Santo Amor del Señor. Mi Corazón Inmaculado se estremece de Amor por vosotros Mis hijos! Os dije esto Aquí centenas de veces, millares de veces. Pero vosotros continuáis todavía resistentes a Mi Amor, cerrando la puerta de vuestros corazones a Mi Amor y negándoos a aceptar Mi Amor en vuestras vidas.
Es verdad, que si hubieseis aceptado Mi Amor, verdaderamente, vuestras vidas ya habrían sido totalmente transformadas en aquello que Mi Corazón Inmaculado tanto desea transformarlas y que Yo os mostré durante todas Mis Apariciones y Mensajes Aquí y que es la señal de aquel que verdaderamente vive inmerso en el Amor de Dios. Aquel que vive así ama a Dios, Lo conoce, convive con ÉL, todo hace por ÉL, se dona totalmente a ÉL y vive unido a ÉL profundamente en el corazón, en el alma, en la voluntad y en la vida.
Os invito pues, a aceptar Mi Amor, a dejar Mi Amor transformaros en aquellas Rosas Místicas: perfumadas de caridad divina, de bondad, de generosidad y donación al Señor, para que con esa vuestra belleza espiritual, Yo pueda hacer a Mi propia belleza, a Mi propia Bondad y Mi Amor, el perfume de Mi Amor ser sentido por todas las almas del mundo entero por medio de vosotros y a través de vosotros.
Yo os Amo tanto! Tanto! Tanto! Y quiero transformaros en grandes Santos. Para eso estoy Aquí! Por eso Mis Apariciones continúan Aquí hace casi 20 años, para que Mi Corazón Inmaculado pueda transformaros en grandes Santos, en grandes Rosas Místicas de Amor, de Perfección, de Virtud y de Caridad Divina, para mayor Gloria de la Santísima Trinidad y exaltación de Su Santo Nombre.
Renunciad a las vanidades, la envidia, la codicia de los dones espirituales y de los bienes materiales del prójimo. Renunciad al orgullo. Renunciad a la lujuria. Renunciad a todo aquello que os impide ser completamente de Dios y de vivir en Su Amor.
Vosotros sois totalmente de Cristo! ÉL Mis hijos dio la vida por vosotros y os rescató al precio de Su Preciosísima Sangre y Yo con Mis sufrimientos y Mis Lágrimas de Sangre cooperé para esta vuestra redención. Ya que os fuisteis rescatados a un precio tan alto, o pido Mis hijos:
Corresponded a este tan gran Amor de Dios y también Mío para con vosotros y dadMe vuestros corazones, para que ellos pertenezcan totalmente a Dios y a Mí. Para que Nosotros podamos hacer en ellos Nuestra morada y para que Nosotros podamos conduciros siempre más a Aquella Verdadera Vida en Dios a la cual Yo os llamo Aquí ya hace 20 años.
Recibid Mi Amor! Aceptad Mi Amor! Rezad! Rezad muchos Rosarios! Tened Esperanza! El mundo todavía no está totalmente perdido. Con vuestras oraciones Yo puedo hacer grandes Milagros en las almas y en el mundo, en las familias y en los corazones, en los pueblos y en la sociedad. Con vuestra oración Mis hijos, el mal es detenido, neutralizado y aniquilado y el bien triunfa siempre más en los corazones de aquellos Mis hijos, que más corren peligro de condenación y tienen mayor necesidad de Mi ayuda y de Mi socorro Materno. Por eso, rezad siempre más. Rezad siempre con mayor confianza y esperanza! Yo estoy viendo cada oración que brota de vuestros corazones. Yo acojo en Mi Corazón todas las oraciones que salen de vuestros corazones y de vuestros labios y presento todo a Mi Divino Hijo, para que ÉL tenga Misericordia de todos vosotros y venga en socorro de la humanidad.
Nuestras oraciones unidas son muy agradables al Señor y muy bien recibidas por ÉL, por eso Mis hijitos:
RECEN! RECEN! RECEN!
No piensen si vuestras oraciones están o no siendo recibidas, o hacen o no efecto. No penséis en eso! No dejéis que el enemigo, siembre dudas en vuestra oración. Rezad. Rezad siempre más. La fuerza de vuestra oración no está en vosotros, sino en Mí! Si la hacéis Conmigo, si rezáis junto Conmigo, si rezáis en Mi Espíritu, por Mis intenciones y por aquello que os pido. Vuestra oración es sumamente poderosa, porque está unida a la Mía y Mi oración todo puede ante de Mi Divino Hijo.
Os mostré esto en la Santa Palabra de Dios y os mostré esto en vuestra propia vida tantas y tantas veces!
Por eso hijitos:
REZAD! REZAD! REZAD! La Oración es la Salvación del mundo. La oración es vuestra Salvación, la Salvación de vuestras familias. La Oración es la Salvación de la humanidad. Creed firmemente, como dice el Señor en Su Palabra:Creed firmemente y entonces serás salvo tú y tu familia”.
Cree firmemente y será salvo tú y tu familia.
Rezad, por lo tanto, con amor, con Fe y Mi Corazón Inmaculado realizará en vosotros grandes obras de Amor!
Divulgad Mis Mensajes! Llevad Mis Mensajes! Son ellos los que llevarán la Gracia de la Salvación y de la Conversión a tantos corazones. Yo cuento con vosotros Mis hijos… No os preocupéis por nada, pues la Madre Celeste está con vosotros, os vigila, os guarda y os protege siempre más.
A todos en este momento Bendigo de
Fátima, de BEAURAING y de JACAREÍ.”


17.10.2010 – Mensaje de San José:
“Mis hijos amados, Yo, JOSÉ, os Bendigo nuevamente hoy y os doy la Paz!
En Mi Amantísimo Corazón vosotros tendréis siempre morada, refugio y abrigo. Siempre os guardaré en Él. Siempre os amaré en Él. Siempre os colmaré de las Gracias y Dones de Dios y del Espíritu Santo en Él. Y es en el Santuario de Mi Amantísimo Corazón que Yo os haré crecer cada día más en el Amor y en la Santidad.
Entrad en Mi Amantísimo Corazón, por medio de vuestra oración continua, perseverante, siempre más abrasada de amor, siempre más llena de confianza y de Fe, seguros de que Yo Soy vuestro Padre y así como un padre no da una piedra a un hijo que le pide pan y no da una serpiente a un hijo que le pide un huevo, Yo también jamás les daré algo que os haga mal. Siempre os daré Gracias de Amor, Gracias de Paz y de Salvación. Tal vez no aquella Gracia que pedís porque tal vez se volvería un apego para vosotros y haría mal a vuestra alma, pero os daré aquellas Gracias que Dios decida que fueren las mejores para vosotros!
Yo escogeré siempre las bendiciones más copiosas, más abundantes y edificantes del Señor para vosotros. Siempre os daré Gracias de Amor del Señor, que transformarán vuestra vida en un verdadero río de Vida Divina, de Gracia del Señor, de Bendición y de Paz.
Entrad en Mi Amantísimo Corazón, por lo tanto, por medio de la Oración confiada, porque ella es la llave que abre la puerta del cofre de Mi Corazón para vosotros, donde Yo puedo daros los Tesoros de Mis Gracias, Tesoros que son frutos de Mis Méritos, de Mis merecimientos, de los sufrimientos, de los trabajos que padecí en Mi Vida Mortal y con los cuales granjee gran Gloria en el Cielo. Los frutos de estos merecimientos Míos, Mis Gracias de Amor Yo quiero dar a cada uno de vosotros, hasta volveros ricos, sumamente ricos de Mis Gracias. Y para conseguir esta Mi riqueza, vosotros debéis venir a Mí con la llave dorada, la llave de la confianza, la llave de la oración confiada y Yo os abriré el cofre de Mi Corazón, de Mis Tesoros y os enriqueceré a todos.
Entrad en Mi Amantísimo Corazón, por medio de una Perfecta “Consagración” de todos vosotros a Mi Amantísimo Corazón.
Mientras los Mensajes sobre la Verdadera Devoción a Mí no son concluidos Aquí en estas Apariciones, vosotros debéis aguardar el momento en que toda la Consagración a Mí os fuera explicada. Pero antes de eso, ya podéis Consagraros a Mí de modo personal, cotidiano y continuo, entregándoos a Mí todos los días, confiándoos a Mi Protección en todo momento, viviendo siempre más unidos Conmigo por una vida de profunda Oración, de Meditación de Mis Mensajes, rezando Mi Hora todos los domingos y también en otros momentos que pudiereis, haciendo Conmigo verdaderamente de vuestra vida, una sola vida, una sola vida Conmigo en Dios. De forma que Nosotros indisolublemente unidos, caminemos cada día y Yo pueda conduciros siempre más por el camino de la Salvación que el Señor muestra, ofrece y al cual invita a cada uno de vosotros Aquí hace 20 años por medio de estas Apariciones!
Entrad en Mi Amantísimo Corazón, dándoMe vuestro SI, SI a todo lo que Yo os pedí en Mis Mensajes, SI a todo lo que Yo os inspiro, a todas las buenas ideas que Yo os doy en la Oración. SI a todo aquello que Dios os pide cada día, para que seáis verdaderos hijos de Dios, verdaderos cristianos que defienden la Fe Cristiana, que defienden los Principios Cristianos, que defienden la Ley del Señor. Para que así, con vuestra vida toda transformada en Dios, vosotros seáis señal del Amor de Dios, de Su Gracia, de Su Presencia, de Su Amor y de Su Misericordia en el mundo.
A todos vosotros Mis hijos queridos, Bendigo en este momento generosamente, dándoos siempre más Mi Paz. Extiendo sobre vosotros Mi Manto, os cubro con él. Os Amo tanto! No os apartéis de Mí! En los momentos difíciles llamadMe y sentiréis Mi consolación, sentiréis Mi confort en el alma. En los momentos de aflicción y tristeza Yo estoy más cerca de vosotros y más unido con vosotros, que la madre con la criatura en su vientre.
A todos en este momento, doy Mi Paz.”


12.10.2010 – Fiesta de la Inmaculada Concepción Aparecida - Patrona del Brasil

Mensaje de María Santísima:

“Amados hijos, Yo Soy la INMACULADA CONCEPCIÓN. Yo Soy la SEÑORA APARECIDA que las aguas del Río Paraíba. Soy vuestra Madre. Soy aquella que intercede por vosotros delante del Trono del Rey del Universo, tal como la Reina Esther intercedió por el Pueblo del Señor delante del Rey Asuero.
Mis hijos, Yo la Madre de ustedes os llamo al Amor, os llamo a la Paz, os llamo a la Gracia, os llamo a la Conversión, os llamo a la Oración, a la oración sincera que agrada al Señor y que os hace cada vez más aproximaros a ÉL. Solamente por la oración vosotros podéis comprender el Plan del Señor a vuestro respecto. Solamente por la oración vosotros podéis detener no solamente el mal en el mundo y en la sociedad, sino también en vuestra propia vida y en vuestra propia familia. Solamente con la oración podéis detener los planes que satanás coloca en andamiento en el mundo. Solamente con la oración vosotros podéis hacer que la Verdad de la Palabra de Dios y de los principios cristianos triunfe sobre las doctrinas y las ideas anticristianas, contrarias a la Fe Cristiana, que ahora diseminaron en medio de vuestro pueblo brasilero y en medio del mundo.
Vosotros, Mis hijos, solamente con la oración, con vuestra palabra, con vuestro testimonio, solamente con el anuncio continuo de la Verdad, de la Palabra del Señor y de Mis Mensajes, vosotros podréis arrancar tantas almas de las tinieblas del pecado para hacerlas volver a la fidelidad, a la Palabra y a los Mandamientos del Señor. Solamente con la oración y con vuestro testimonio fiel podéis traer tantos hijos Míos que se alejaron de Mi Corazón y de la Verdad de regreso a Mí. Y solamente con vuestro testimonio fiel y vuestra oración, podéis arrancar tantos hijos Míos de las tinieblas del error y del engaño donde ellas, donde ellos se encuentran.
Mis hijitos, Yo estoy con vosotros! Yo os amo! Yo nunca os abandono! Estoy siempre cerca de vosotros. Conozco todos vuestros sufrimientos, en los momentos difíciles sabed que estoy más cerca de vosotros que nunca. Yo derramo la dulzura de Mi Amor Materno en vuestras heridas espirituales, de vuestra alma y hasta incluso en vuestro cuerpo, para daros alivio, paz, confort y para reanimaros a seguir siempre adelante, a nunca desanimaros. Porque aquellos que hoy siembran entre lágrimas, aquello que luchan por el Señor, por el Triunfo de la Verdad, del Bien y de la Ley del Señor entre lágrimas un día en breve cosecharán manojos y más manojos entre sonrisas y cánticos de alegría.
Yo estoy con vosotros Mis hijos y cada Rosario que rezáis, Yo os Amo más y más.
A todos en este momento Bendigo y especialmente a vuestra nación, de la cual Soy la Reina y la Protectora. En este momento generosamente os doy la Paz.”
Mensaje de San Joaquín del Monte Carmelo:

“Amados hermanos! Yo, JOAQUÍN DEL MONTE CARMELO, siervo de la Señora INMACULADA CONCEPCIÓN la APARECIDA en las aguas. Yo, el constructor de la Antigua Basílica de la Señora Aparecida, os Bendigo hoy y os traigo la Paz.
Os digo, así como Yo hice para la Señora, para la Reina del Cielo una casa en la Tierra, la Antigua Basílica… vosotros debéis hacer para Ella una Basílica, una casa, una morada y un trono en vuestro corazón. Haced una morada para la Virgen Santísima en vuestro corazón, amándoLa, sirviéndoLa, obedeciéndoLa, obedeciendo los Mensajes de Ella, rezando el Sacratísimo Rosario todos los días con amor, piedad y devoción. Y, sobre todo, viviendo una vida continua de unión con Ella, conformando vuestros deseos y vuestros sentimientos a los de Ella y haciendo siempre más la Voluntad de Ella en el lugar de la vuestra. Haced una morada para la Santísima Virgen en vuestro corazón, dándole a Ella vuestro SI todos los días a todo lo que Ella os pide, a todo lo que Ella os inspira en la oración. Haced el bien que Ella os inspira, seguid las buenas ideas que Ella os da, no reprimáis el soplo del Espíritu Santo que Ella os envía para que busquéis siempre más hacer aquello que da mayor Gloria a Dios, haga mejor bien a las almas, haga triunfar la Ley de Dios y Su Justicia.
Haced una morada para la Madre de Dios en vuestros corazones, buscando siempre más llevar a los otros los Mensajes de Ella, los pedidos de Ella, levar el Amor de esta Madre a todos los corazones, para que así esos otros tantos corazones también se vuelvan otras tantas basílicas, otros tantos tronos, otras tantas moradas para Ella.
Haced una morada para la Madre de Dios, buscando cada día más expandir el Reino de Ella en la Tierra, o sea, conquistar siempre más corazones y almas para que Ella pueda reinar en ellos, para que Ella pueda vivir en ellos, para que Ella pueda hacer Cristo, la Gracia Divina, la Verdadera Vida en Dios nacer y crecer en ellos hasta la plenitud. De esta forma, os transformaréis no solamente vuestra vida, sino la vida de tantos millares de almas en otras tantas basílicas, en otras moradas de la Madre de Dios en la Tierra y verdaderamente transformaréis el mundo en un gran e inmenso santuario, donde la Madre de Dios reinará, donde la Madre de Dios dará la Paz y la felicidad a todos Sus hijos.
Seguid Mi ejemplo y haced en vuestros corazones una morada digna para la Madre de Dios. No desaniméis en las dificultades que aparecieren en medio del camino para impediros conseguir hacer esto, porque Yo no me desanimé delante las dificultades que intentaban impedirMe hacer la Antigua Basílica para Mi Señora, pero con la Fe, con la Perseverancia enfrentando los malos y los contrarios a aquello que Yo quería hacer, Yo vencí, Yo triunfé. Vosotros también, luchad! Luchad por la Señora! Luchad por esa Santa causa! Luchad para hacer de todos los corazones un santuario, una casa, una basílica para Ella. Luchad para transformar el mundo en un inmenso santuario de Ella, donde Ella reina, donde Ella finalmente puede tener a todos Sus hijos con Ella unidos a Su Corazón y muy bien recluidos en Su Corazón Inmaculado. De esta forma, vosotros ayudaréis verdaderamente al Reino de Dios a venir para este mundo, el Reino de María a venir para este mundo.
Yo estoy con vosotros y Yo siempre os ayudaré. En este Lugar, donde la Madre de Dios os pidió que una Capilla fuese hecha para Ella, en este Lugar donde Ella quiere también hacer Su Trono de Gracias, para junto con el Trono de Ella, donde Ella surgió de las aguas poder expandir Sus Gracias de Amor a Sus hijos, Aquí en este lugar que es la realización plena de Su manifestación en el Brasil, manifestación que comenzó en Aparecida y debe terminar Aquí, donde Ella habla a Sus hijos, donde Ella manifiesta con palabras lo que desea de Sus hijos. Aquí Yo estaré siempre presente para bendeciros, para ayudaros, para auxiliaros a ser siempre fieles a la Reina del Cielo, a la Virgen Inmaculada, a la Virgen de la Paz.
A todos en este momento, Bendigo con la Madre de Dios y Nuestra.”


10.10.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Amados hijos Míos, Yo Soy la SEÑORA DEL ROSARIO. Con ese Nombre Yo aparecí en Fátima y en tantos lugares. Y también Aquí Yo Soy la Señora del Rosario, pues Aquí además de pediros la Oración del Rosario, Yo os di Mi Rosario de la Paz y tantos otros Rosarios que deseo que vosotros continuéis rezando todo los días, por la Conversión de los pecadores y por la Salvación del mundo.
Yo Soy la Señora del Rosario y os llamo a volveros verdaderas llamas de amor por Mi Rosario, a ser apóstoles ardientes de amor de Mi Rosario, llevándolo a todos Mis hijos, enseñándolo a todas las personas, para que todos Mis hijos Me conozcan, conozcan a Cristo y así encontrar la Salvación por medio de Mi Rosario.
Sed llamas de amor por Mi Rosario rezando todos los días con Devoción, con fidelidad, con piedad, contrición, respeto y amor…, para que vuestra oración intensa pueda ser llevada por vuestros Ángeles de la Guarda y por Mí al Trono del Señor, para alcanzar de ÉL Su Divina Misericordia.
Si vuestras oraciones salen del corazón, o sea, si vuestras oraciones son hechas con verdadera sed de Dios, con verdadero deseo de renunciar a vuestra voluntad, para hacer la Voluntad de Dios y si hacéis vuestra oración con sinceridad y Temor de Dios, entonces, vuestra Oración es sumamente agradable a Dios y vuestro Rosario sube hasta la Presencia del Señor como un incienso perfumado que Lo agrada, que Lo satisface, que Lo alegra y que Lo inclina a mirar hacia vosotros con ojos de Misericordia. De esta forma alcanzáis para vosotros y para muchas almas que son beneficiadas por vuestra oración: Gracias de Misericordia, de Paz, de Salvación y de Luz.
Sed las llamas vivas de amor por Mi Rosario, rezando en todo momento, meditándolo verdaderamente, buscando contemplar Sus Misterios y extraer de ellos las lecciones, las virtudes que vosotros debéis practicar en vuestra vida del día a día. Para que así verdaderamente podáis crecer en la Escuela de Santidad, que es Mi Rosario y podáis volveros verdaderos gigantes de amor, de Sabiduría Divina, de Caridad, de Pureza, de Fortaleza, de Templanza, de Temor de Dios.
Sed llamas de amor por Mi Rosario, hablando de él en todo tiempo y lugar, divulgándolo a todas las personas que conocéis y sobre todo, dando ejemplo de vuestro amor por Mi Rosario rezándolo con todo el amor de vuestras almas, para que otras almas viendo en vosotros el amor a Mi Rosario y los frutos de Paz, de alegría y de Santidad que él da en vuestras vidas, también esas almas, también las otras personas quieran amar Mi Rosario, quieran rezarlo, quieran también ser hijos y Apóstoles de Mi Rosario.
Es porque el Rosario no es conocido que Yo no Soy conocida. Y porque Yo no Soy conocida es que Cristo no es conocido. Cuando todos Mis hijos conocieren Mi Rosario Me conocerán a Mí, y cuando Me conocieren conocerán a Mi Hijo Jesucristo. Por eso, la Victoria del Reino de Cristo en el mundo depende del Rosario, depende de que él se vuelva amado, conocido y rezado por todos…
Sed pues, Mis Ángeles, o sea, Mis Mensajeros del Rosario, aquellos que llevan Mi Rosario a todos los corazones, a todas las almas, a todos Mis hijos, hasta los más apartados.
Hoy, cuando vosotros todavía estáis conmemorando la Fiesta de Mi Rosario que fue el día 7 de Octubre con Mi magnífica Victoria en la Batalla de Lepanto, Bendigo generosamente en este momento, a todos los que divulgan Mi Rosario, que hacen los Cenáculos con Mi Rosario Meditado en las casas. Bendigo a todos los que rezan Mi Rosario Meditado, que Mi hijito Marcos hace y a todos aquellos que traen Conmigo Mi Rosario inseparablemente todos los días en las manos y en el corazón… de
Lourdes, de Fátima y de Jacareí.
La Paz Marcos, caballero del Rosario, Apóstol del Rosario, te Bendigo generosamente y especialmente en este momento.”
(Marcos) “Gracias Mi Reina, la Señora vendrá después de mañana? (PAUSA) Aguardaré.”
Mensaje de Santa Beatriz da Silva:
“Marcos, Yo, BEATRIZ DA SILVA Y MENEZES, te Bendigo nuevamente hoy. Qué alegría poder venir a hablarte por segunda vez! Bendigo a todos Mis hermanos aquí presentes. Qué alegría siento al poder estar Aquí nuevamente por segunda vez para hablaros.
Amados hermanos Míos, amad a la Virgen Inmaculada! Sed profundamente Devotos de la Virgen Inmaculada, pues la Devoción a Su Inmaculada Concepción es fuente y fue la causa de la Santidad, es fuente de Santidad para todos aquellos que La amaren y que La aman. Esta Devoción está profundamente unida a estas Apariciones de Jacareí, pues Aquí la Virgen Inmaculada y de la Paz quiere ser amada por vosotros con todas las fuerzas de vuestro corazón y quiere instaurar en vosotros Su Reino de Amor, de Santidad y de Gracia.
Amad a la Virgen Inmaculada con todas vuestras fuerzas por medio de palabras, de obras, de actos y de vuestro apostolado, buscando siempre más dar dos cosas a este mundo tan sumergido en tinieblas y tan hambriento de conocer la Verdad: vuestro testimonio en primer lugar con vuestro ejemplo y en segundo lugar, vuestro testimonio hablado y escrito del amor de Dios, del amor de María Santísima, de las Verdades de la Fe Católica, de los Dogmas, para que todos puedan conocer la Verdad, ser liberados por la Verdad y llegar hasta la Salvación.
Amad a María Inmaculada, rezando vuestro Rosario todos los días con amor, devoción, fidelidad y piedad, buscando hacer de vuestro Rosario un momento de intimidad total con la Madre de Dios, uniendo vuestro corazón al de Ella. Uniendo, conformando vuestra voluntad a la de Ella, renunciando mientras rezáis las Ave Marías a vuestros apegos y abriendo vuestro corazón para querer lo que Ella quiere… Para querer la Verdad, para querer el bien, para querer la Voluntad del Señor. Así de esta forma, vuestro Rosario será un gran acto de amor a María Inmaculada y una verdadera prueba de que sois los verdaderos hijos de Ella.
Amad a María Inmaculada, buscando Glorificar siempre más la Santidad de Ella, exaltarLa, glorificarLa, dar a conocer también a los otros Sus Privilegios, Sus prerrogativas, Sus Glorias que Nosotros los Santos tanto dejamos escrito para que ustedes conociesen. Para que de esta forma, todos conozcan la belleza, la sublimidad, la gloria, la belleza y la perfección de Esta Criatura Purísima, Perfectísima y Sublimísima que Dios Creó y Escogió para Su Madre, Hija y Esposa Predilectísima para que así, todos encantados por Ella, todos heridos de amor por Ella, puedan entregarse en los Brazos de Ella con toda confianza, con toda alegría y con toda Fe para que Ella pueda llevar a todos a Dios, para que Ella pueda realizar en todos el Plan de Salvación del Señor y para que Ella pueda modelar todas las almas y hacerlas cada vez más semejantes a la de Ella misma y la de Nuestro Señor Jesucristo.
Amad a María Inmaculada buscando Divulgar siempre más Sus Mensajes con la palabra y el ejemplo; Divulgar los Escapularios de Ella, el Escapulario Ceniza de la Paz, el Escapulario Verde, el Escapulario Azul de la Inmaculada Concepción, el Escapulario Marrón del Carmen y todos los otros y las Medallas que Ella dio en todas Sus Apariciones, inclusive Aquí, para que todos Sus hijos tengan esos Escudos potentísimos contra el mal y para que puedan tener a través de estos Sacramentales, de estos Signos Sagrados de la Virgen Santísima, la fuerza, el apoyo, el auxilio Maternal que tanto necesitan para perseverar en la fidelidad de la Fe y del amor de Cristo, en estos tiempos difíciles que vosotros vivís y por los cuales vosotros en este momento atravesáis.
Con el amor de María Inmaculada venceréis! Con el amor de María Inmaculada triunfaréis! Con el amor de María Inmaculada superaréis todo! Si María Inmaculada está con vosotros no habrá jamás quien esté contra vosotros! Por eso Mis hijos, si, Mis hijos porque os amo al mismo tiempo con amor de hermana y de madre, Me siento responsable, Me siento tan cerca de vosotros que os Amo hasta más que una Madre ama a su bebé dentro de su vientre.
Vosotros que amáis a María Santísima, volvedLa conocida y tendréis entonces la Vida Eterna, porque el Propio Señor la hizo decir allá en el Antiguo Testamento:
“Aquellos que Me volvieran conocida tendrán la Vida Eterna, los que Me aman no perecerán sino vivirán para siempre.”
Luchad! Trabajad! Corred! Andad! Llevad el Amor de Ella a todos los corazones y volvedLa amada de todos y Yo prometo Mis queridos hermanos, que una Morada muy bella, muy próxima de la Mía, os espera en la Gloria Eterna, donde todos Nosotros acá arriba os esperamos ansiosamente con Amor y con Oraciones incesantes delante del Trono del Señor por vuestra Salvación. A todos en este momento, con María Inmaculada, Bendigo generosamente. La Paz” “08.03.2007, Primer Mensaje de Santa Beatriz”


09.10.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Rezad. Rezad sin cesar. Para cada situación de la vida humana se hace necesario rezar. Con la oración, el hombre puede tener la certeza de la compañía de Dios en su vida. Cuando rezáis, Yo misma estoy más cerca de vosotros que nunca. Rezad. Rezad.”


08.10.2010 – Mensaje del Ángel Letiel:
“Marcos, amados de los Ángeles, la Paz. La Paz a todos. Rezad, pues la oración es vuestra protección en estos tiempos malos en que vivís. Sed siempre más de Cristo y de María Santísima. Sed fieles a la Consagración que hicisteis a los Corazones de Jesús, María y José. Testimoniad siempre más los Mensajes que os damos Aquí con vuestra vida, palabras y ejemplos. Nosotros, los Santos Ángeles, estaremos siempre con vosotros. La Paz.”


06.10.2010 – Mensaje del Ángel Nadiel:
“Marcos, la Paz. Vengo a pedirte una vez más: difunde una vez más la Devoción a los Santos Ángeles. Esta Devoción va a salvar el mundo de la pérdida amenazadora y lo reconducirá al Señor por el camino de la Conversión y de la Paz. Nosotros, los Santos Ángeles os ayudaremos en todas vuestras dificultades y sufrimientos. Rezad. Rezad el Rosario de las Lágrimas de María Santísima siempre más. Sed verdaderamente de Cristo y de María Santísima. Sed files a Dios y a la Fe Católica. Nosotros os amamos mucho. La Paz”


05.10.2010 – Mensaje del Ángel Mariel:
“Marcos, la Paz! La Paz a todos! Rezad, rezad mucho el Rosario de las Lágrimas de Sangre de la Madre de Dios. Este es poderosísimo contra las fuerzas del mal y para conseguir la Conversión de los pecadores. Rezad todos los días. La Paz! Os Bendigo a todos.”


04.10.2010 – Mensaje de San José:
“Rezad, rezad mucho. Rezad siempre más. Rezad el Sacratísimo Rosario todos los días. Con él venceréis todas las pruebas. La Paz, Mis hijos. Os Amo a todos.”


02.10.2010 – Mensaje del Ángel San LIbaniel:

“Amados hermanos Míos, Yo Soy el Ángel LIBANIEL.
Vengo del Cielo a daros la Paz. Vengo del Cielo a deciros que Nosotros los Ángeles del Señor os amamos muchísimo, que Nosotros os queremos mucho y que estamos a vuestro lado en todos los momentos de vuestra vida para ayudaros a hacer la Voluntad de Dios.
Hoy, en el día de la Fiesta dedicada a Nosotros, vosotros debéis crecer en confianza en Nuestra poderosa protección, en Nuestra poderosa actuación en el mundo y sobre todo, confiaros siempre más a Nosotros. Feliz y bien aventurada el alma que se confía a Nuestra protección, pues Nosotros la guiaremos y conduciremos cada día más en el camino de la perfecta Conversión y Santidad. Imitad Nuestro Amor, Nuestra obediencia al Señor… Procurad hacer siempre la Voluntad de Dios buscando realizar todo con el máximo amor de vuestro corazón para que sea lo más perfecto posible, lo más agradable posible a Dios, todo aquello que hacéis.
Rezad mucho, solamente con una vida de intensa oración podréis crecer en la intimidad con Nosotros, podréis sentir Nuestro Amor y Nuestra Paz y podréis recibir Nuestras iluminaciones, Nuestras buenas inspiraciones para que podáis crecer en Santidad, concordar en el camino de la Virtud y vencer vuestras tribulaciones y vuestros defectos en la Paz del Señor.
Vivid es esta profunda intimidad con Nosotros, re leyendo todos Nuestros Mensajes, meditándolos, y sobre todo, procurando dejaros guiar por Nosotros cuando Nosotros en la Oración, os inspiramos una buena acción, os inspiramos la práctica de alguna virtud, os mostramos el camino que debéis seguir.
Sed dóciles a Nosotros para que Nosotros podamos conduciros siempre más por el camino del bien, de la Verdad, del Amor y de la Paz.
Yo estoy con vosotros todos los días, todos los Rosarios que rezáis vienen para Mis manos y Yo uno Mi Oración con la vuestra para presentarlas juntas en el Trono del Señor y de la Virgen Santa, para alcanzar para vosotros Gracias de Amor y de Misericordia.
Yo fui uno de los Ángeles aprobados por el Señor en el test de obediencia al cual ÉL sometió a todos los Ángeles en el inicio de la Creación, pasé con alabanza en aquel test decisivo, mientras que el ángel que estaba a Mi lado cayó. Por lo tanto, puedo ayudaros a llegar con seguridad al Cielo por la vía de la Perfecta Santidad.
Leed la Vida de los Santos, imitad la Virtud de los Santos, haced momentos de recogimiento interior colocando vuestra alma en la Presencia de Dios, en la Presencia de los Ángeles y encomendándoos siempre más a Nuestra dirección y protección para que todos vuestros pensamientos, sentimientos, afectos y deseos se dirijan hacia una única cosa, la única cosa necesaria:
Dios y Su Amor.
Yo estoy con vosotros e incluso cuando vosotros estáis durmiendo Yo velo junto a vosotros durante vuestro sueño.
RezadMe más, rezad más a Nosotros los Santos Ángeles del Señor, para que Nosotros podamos continuar guiándoos por el camino de la Conversión. La Paz a todos vosotros, la Paz Marcos amado."


27.09.2010 – Mensaje del Ángel San Manuel:
“Amados hermanos Míos, Yo, Manuel, siervo del Señor, Me alegro por estar con vosotros hoy nuevamente y poder bendeciros con la Paz del Señor, con la Paz del Cielo!
Creced siempre más en la devoción a Nosotros los Santos Ángeles, buscando siempre más hacer todo con Nosotros y por medio de Nosotros, llamándoNos para que hagamos parte de vuestra actividad del día a día, para que juntos con vosotros podamos realizar todas las cosas en Dios y para la mayor Gloria y Alegría de Dios, de esta forma, todas vuestras acciones tendrán un valor sobrenatural, pues Nosotros los Santos Ángeles imprimiremos a vuestras acciones ordinarias el carácter sobrenatural de Nuestro Amor que transmitiremos a vuestra alma y a vuestro corazón y entonces así, unidos, muy bien unidos con los lazos fortísimos del Amor haremos juntos todas las cosas y daremos a Dios la Gloria que Le es debida alegrando la Santísima Trinidad.
Creced en el amor a Nosotros los Santos Ángeles siempre más, procurando rezar continuamente con Nosotros, o sea, por Nuestras intenciones, con Nuestras intenciones y sentimientos en vuestros corazones, de esta forma, rezando siempre más con Nosotros, buscando siempre más la Voluntad de Dios con Nosotros y por medio de Nosotros vuestra oración será pura, será viva, intensa, abrasada de amor y muy agradable a la Santísima Trinidad, entonces, vuestra oración que será poderosa porque unida con Nuestra oración hecha con Nosotros y por medio de Nosotros alcanzará del Señor grandes Gracias de Misericordia y de Salvación para la Tierra entera. La oración que es hecha con Nosotros y por medio de Nosotros nunca, nunca es rechazada por el Señor y Nosotros mismos los Ángeles que estamos en la presencia del Señor en el Cielo presentamos las oraciones de Nuestros Devotos, que rezan cada día más con Nosotros y por medio de Nosotros. Nosotros incluso somos sus abogados, Nosotros incluso somos la garantía de que su oración llega al Altísimo, es recibida por El y por Él es favorablemente despachada.
Creced siempre más en el amor por Nosotros los Santos Ángeles, buscando cada día más mortificaros, morir para vosotros mismos y para vuestra voluntad, para aquellos que queréis, para que en vuestro corazón Nosotros podamos colocar en lugar del amor al mundo, a las criaturas y a las cosas pasajeras de esta tierra, podamos colocar en lugar: el amor a las cosas celestes, al amor a Dios, el amor a la virtud, el amor al bien, al amor a la gracia, a la santidad. Para que así vuestros corazones siempre más busquen perfeccionarse en la práctica de las virtudes, en el cumplimiento de los Mandamientos de Dios, en la vivencia siempre más profunda y verdadera de la caridad divina con Dios y con el prójimo, de forma que vosotros podáis poco a poco asemejaros a Nosotros mismos los Santos Ángeles, que somos verdaderas llamas de amor entre el Cielo y la Tierra, entre Dios y los hombres, entre la Madre de Dios y los hijos de Ella por Ella muy amados!
Yo Manuel, quiero estar siempre con vosotros, ayudaros en todos los momentos y situaciones de vuestra vida, pero si vosotros no rezareis, si vosotros no cultivareis una verdadera vida de intimidad con Nosotros por la oración, por la meditación de Nuestros Mensajes, por la imitación de nuestras virtudes, por la huída del pecado y por la búsqueda siempre más intensa del bien, de la gracia de Dios, del cumplimiento de Su Voluntad y de Su Ley de Amor, Yo no podré ayudaros. Yo no puedo ayudarlos a ustedes, si ustedes no son accesibles a Mí! Yo no puedo socorreros como Yo quiero si ustedes mismos no Me lo permiten, dándoMe un SI verdadero, profundo y sincero, dejándoMe obrar en vosotros, transformaros por medio de la oración profunda e intima Conmigo.
Por eso, continuad con todas las Oraciones que Nosotros os dimos Aquí, la Hora de los Santos Ángeles, los Rosarios dedicados a San Miguel, Rafael y Gabriel, y todas las Oraciones que la Madre de Dios os dio Aquí, Oraciones potentísimas estas, que ponen en fuga las huestes infernales y atraen los ejércitos celestiales de los Ángeles para que acampen a vuestro alrededor, para que habiten con vosotros en vuestras casas, en vuestros hogares. Por medio de estas Oraciones Nosotros podemos mantener muchos demonios alejados de vosotros durante muchos días y podemos inclusive impedir que los demonios os hagan tanto mal cuanto desearían. Muchas veces cuando rezáis Nuestras Oraciones alejamos centenas y centenas de demonios que quedan a mucha distancia de vuestras casas y de vuestras almas y la influencia maléfica de ellos aunque provoquen sufrimientos que os alcancen indirectamente, indirectamente ellos nada, nada pueden hacer contra vosotros y contra vuestros hogares. Con la Hora de los Ángeles, con las Oraciones que hacéis a Nosotros, Nosotros muchas veces alejamos de vosotros tragedias, accidentes, tentaciones, emboscadas satánicas que os harían caer cien veces por día en pecado y así perder la Gracia de Dios, perder a Dios para siempre! Y con estas Oraciones Nosotros podemos manteneros incólumes, ilesos y sobretodo, muy bien unidos a Dios porque Nosotros somos las cadenas celestes que unen las almas a Dios y que unen Dios a las almas, porque cuando Él ve que un alma es verdaderamente Nuestra devota, el Señor mira con agrado aquella alma, mira Su misericordia en aquella alma y derrama sobre ella todas las Gracias de Su Bondad, haciendo que todos los Ángeles del Cielos tomen aquella alma por Su hermana, escriban el nombre de ella en sus pechos, en sus brazos, para de ella nunca olvidarse y para estar siempre con ella defendiéndola y protegiéndola de todo mal.
A todos, en este momento y a ti, predilecto Marcos, amigo y preferido de los Ángeles, en este momento Bendigo con todo Mi amor.”



19.09.2010 – Mensaje de María Santísima:

“Mis hijos amados, hoy conmemoráis Mi Aparición en LA SALETTE ocurrida hace tantos años atrás en el año 1846 a Mis dos hijitos MAXIMINO y MELANIE. Yo, Mis hijos, vine a LA SALETTE para anunciar la batalla decisiva que Yo iría a trabar contra Mi adversario y el Triunfo certero de Mi Inmaculado Corazón.
Mi Corazón Inmaculado Triunfará ciertamente y Yo aplastaré al final de estos fin de los tiempos que están viviendo, de esta batalla que Yo estoy trabando contra Mi enemigo, Yo aplastaré a satanás, Mi Corazón Inmaculado Triunfará y traerá la Paz definitiva para toda la Tierra.
Confiad en Mi Corazón por lo tanto y tened siempre, siempre presente, que Mi Mensaje de La Salette, que Mi Aparición de La Salette es para vosotros un anuncio de Esperanza.
Mi Aparición en La Salette es un anuncio de Esperanza para vosotros Mis hijos, que vivís en este tiempo difícil de la gran tribulación de los tiempos finales, para que vosotros no os desesperéis jamás, para que vosotros no os desaniméis jamás, porque vuestra Madre Celeste ya en 1846 anunció Mi, Mi Victoria Definitiva a los Pastorcitos Maximino y Melanie y por lo tanto, Yo ya se todo lo que Mi enemigo irá hacer y se como derrotarlo en el final y reducirlo a nada y finalmente traer para vosotros y para el mundo entero la Paz.
Mi Aparición de La Salette es una señal de Esperanza para vosotros, es un anuncio de Esperanza, que os hace siempre más ver que vuestra Madre Celeste es La Mujer Vestida de Sol, la Inmaculada Concepción, Aquella que aplasta la cabeza de la serpiente infernal y que hace Triunfar el Amor de Cristo, la Verdad, el Amor de Dios sobre todo el mal del mundo, del demonio y del pecado.
Mi Corazón Inmaculado Triunfará y vosotros que sois Mis hijos, que sois Mis Siervos, Mis Vasallos Fieles, que obedecéis Mis Mensajes, que hacéis todo cuanto Yo os digo en Mis Mensajes, vosotros Triunfaréis junto Conmigo y vosotros estaréis en aquel Reino de Paz, de Felicidad, de Gracia y de Gloria que Yo y el Señor, que Yo y Mi Hijo Jesús preparamos para vosotros y que cada día deseamos que vosotros podáis alcanzar, conquistar y poseer.
Yo estoy con vosotros Mis hijos, en todos vuestros sufrimientos, y nunca os abandono! Mi enemigo quiere haceros pensar que estáis solos, pero Yo estoy siempre con vosotros, siempre a vuestro lado! Dios jamás os abandona, y Mi Corazón Inmaculado, nunca, nunca se aleja de vosotros. Mi mirada está siempre puesta, fija en vosotros y jamás os pierde de vista, jamás os deja solos, por eso Mis hijos:
Rezad! Rezad siempre más! Rezad el Rosario!
Rezad todas las Oraciones que Yo os di, porque es por medio de la Oración que vosotros Triunfaréis del enemigo, del mundo, del mal y del pecado. Y es por medio de la Oración que Yo llevaré siempre más Mis hijos, Mi ejército fiel a la segura y definitiva Victoria contra todo mal, contra Mi enemigo, contra satanás.
Por medio de la Oración vencieron Mis Pastorcitos Maximino y Melanie y ellos están reinando Conmigo en la Gloria para siempre! Vosotros también venceréis todo y con la Oración llegaréis al Cielo, donde Yo os espero ansiosa para abrazaros y para introduciros en aquellas delicias, en aquellas felicidades, en aquellas alegrías sin fin que Yo y el Señor preparamos para vosotros en el Cielo.
Mi Corazón Inmaculado Triunfará, conforme lo que Yo dije en La Salette y en Fátima:
Mi Corazón Inmaculado al final Triunfará.
Rezad! Rezad! Rezad!
A todos en este momento, Bendigo generosamente de
La Salette, de Fátima y de Jacareí”


12.09.2010 – Mensaje de San Lorenzo:

“Marcos amadísimo de los Santos, Yo, LORENZO, siervo del Señor, siervo de María Santísima y de José, heraldo y mensajero de la Paz y de la Verdad, te Bendigo hoy y a todos Mis hermanos que están aquí.
Yo di Mi vida por Cristo, derramé Mi sangre por Cristo y entregué Mi cuerpo todo a las llamas por amor a Cristo. Mas no Lo renegué, no traicioné el amor de ÉL y ni el amor de Mi Reina y Señora, la Virgen María. Y os llamo, por lo tanto, al amor verdadero y sincero por Dios y por Ella, que os conduzca a la perfecta santidad, que os conduzca a la perfección de vida que agrada a Dios y que os vuelven verdaderos hijos de Dios, que os vuelven conciudadanos y merecedores de la Gloria Eterna y os hace siempre más ser los templos puros y perfectos del Espíritu Santo.

Amad con todo vuestro corazón a Dios, Su Ley de Amor y Sus Mandamientos, buscando siempre más hacer que vuestra vida se vuelva un espejo purísimo de la Luz de la Eterna Verdad. Que vuestra vida se vuelva siempre más un continuo fulgor de la Gloria del Propio Dios y que vuestras obras, todas ellas llenas de amor, de santidad y de generosidad puedan ser luceros brillantísimos para las almas que están en el mundo perdidas sin conocer el camino de la Salvación y de la Verdad. Y así todas ellas, iluminadas por vosotros, puedan venir a conocer el camino que lleva a la Salvación.
Amad con todo vuestro corazón al Señor, Su Ley de Amor, Sus Palabras Santas, pues la Palabra de Dios está viva, no es una Palabra muerta, ella verdaderamente obra y actúa en la vida de quien en Ella cree, de quien la escucha con amor. Porque aquel Dios que la profirió, que la dijo está vivo, no está muerto, Resucitó, está activo en medio de vosotros y si ÉL encuentra vuestros corazones sedientos de Su Palabra, ávidos de Su Palabra, deseosos de Su Palabra, ÉL que está vivo por medio de Su Palabra aceptada, vivida, practicada y observada en guardia por vosotros, transformará vuestras vidas en un verdadero himno de amor, en una verdadera copia y reflejo de la vida de los propios bienaventurados del Paraíso y vuestra vida será cada vez más conforme al Sagrado Corazón de Jesús, conforme al beneplácito del Altísimo y será una vibrante música de amor y de verdadera consagración vuestra a Dios, que es el Señor del Amor!

Creed con todo amor y amad con todo vuestro corazón al Señor, a la Virgen Santísima y a Sus Mensajes que os son dados aquí hace casi 20 años, porque en estos Mensajes está la Palabra Viva del Señor, actuante y actual para vosotros los hombres de estos últimos tiempos!
Esta Palabra, si encuentra una tierra buena en vosotros, esa semilla divina caerá y producirá en vosotros frutos de santidad, ciento por uno, mil por uno, un millón por uno… Todo dependerá de vuestra respuesta, de la forma como vosotros recibáis la semilla, la semilla de la Palabra. Si la recibierais con corazón agradecido, generoso y amoroso esta Palabra se transformará en vosotros en un árbol frondoso con muchos frutos y los pájaros vendrán a abrigarse a su sombra, o sea, las almas sedientas del bien, de la paz, de la verdad, de la luz eterna y del amor de Dios, verán los frutos de santidad en vosotros y vendrán a probarlos y se albergarán alrededor de vosotros.

Si vuestro corazón fuera una tierra fértil que hace la semilla de la Palabra crecer y dar fruto, entonces en vosotros verdaderamente todas las promesas de Dios contenidas en Su Palabra y contenidas en los Mensajes de la Madre de Dios, la Palabra Viva del Señor actual para vosotros, todas esas promesas se cumplirán en vuestra vida y vosotros veréis que Dios es verdaderamente fiel, que ÉL nunca olvidó a Su pueblo, que ÉL nunca olvidó las promesas que hizo a aquellos que LO aman, que LO temen, que LO sirven, que ÉL no cambió, ÉL es el mismo Dios de ayer, de hoy y de siempre. ÉL ES Aquel que ES y que siempre será. ÉL ES Aquel que Viene y Viene de prisa!
Amad al Señor con todas vuestras fuerzas y a la Virgen Santísima, poniendo en práctica estos Mensajes que os son dados aquí, en estas últimas Apariciones para la humanidad.

Cuando estas Apariciones terminaren no habrá más Mensajes para el mundo. La Madre de Dios, San José, los Ángeles y nosotros los Santos, venimos aquí con Nuestro Señor y el Espíritu Santo para llamaros a la Conversión por última vez. Si vosotros desecháis esta última chance que el Señor os da, este último llamado que ÉL os hace, si vosotros pisoteáis con irresponsabilidad, locura, negligencia e indiferencia este último don, esta última Gracia y favor que el Altísimo os hace, no habrá más chance de salvación para vosotros y estaréis perdidos para siempre. Porque el fuego que debe venir ya está a las puertas, ya podéis verlo descendiendo sobre lo alto de la colina, o sea, la Justicia de Dios ya contó vuestros días y ya marcó el momento en que ella descenderá sobre el mundo todo, para hacer Justicia a los buenos, a los Santos e inocentes que fueron perseguidos por los malos, que fueron martirizados por los malos, que tuvieron que ser pisoteados por los pies de los malos y de los impíos que no aman a Dios y son enemigos de Su Ley de Amor. Este fuego se aproxima y vendrá para consumir todas las obras de los pecadores y de los malos.

No hay mucho tiempo! Por eso os llamo a una Verdadera Conversión, a oír por lo menos una vez las Voces del Cielo que Aquí en este Lugar os llaman a la Verdadera Conversión, al la Perfecta Conversión, a la Sincera Conversión!
Amad y no temáis, no temáis del demonio, no temáis el enemigo, el tiene gran poder es verdad, pero no tiene más que DIOS y que la Virgen Santísima y sus ataques contra vosotros tiene un límite. Es verdad que en este tiempo de tribulación le fue dado más poder, pero este poder nunca, nunca será un milésimo de aquello que es el Poder de Dios y de la Virgen Santísima. Por eso, esperad en Ellos! Confiad en Ellos! Rezad el Rosario, pues el Rosario es la herramienta, es el arma de la Victoria que la propia Madre de Dios puso en las manos de Sus hijos, para que incluso siendo frágiles, pequeñitos y débiles con esta cadena de piedritas que es el Santo Rosario, Sus pequeñitos hijos puedan derrumbar todo tipo de Goliat, todo tipo de dragón rojo que os persigue y que quiere destruiros y aniquilaros.

Rezad el Rosario! Haced Cercos de Jericó! Haced las Mil Ave Marías! Haced los Cenáculos que la Madre de Dios os mandó de casa en casa, rezando la Hora de la Paz y el Rosario Meditado de Ella, porque estas Oraciones pueden todavía Salvar muchas almas que tienen posibilidad de Salvación. Aún no está todo perdido, hay algunos pies de trigo en medio del gran mar de cizaña que se volvió este mundo y esos pequeños pies de trigo deben ser salvos y deben ser salvos por vosotros que sois el trigo de la Virgen Santísima y que debéis llevarles la Gracia de la Verdad, de la Salvación, de los Mensajes de la Madre de Dios que tocan el corazón, que salvan, para que ellos también se unan a vosotros y se vuelvan un gran trigal para la Mayor Gloria de la Santísima Trinidad y de la Madre de Dios, la Señora de la Paz.

Yo estoy con vosotros, aunque no Me veáis, incluso cuando estáis muchas veces abatidos y cansados y no conseguís sentir Mi Amor por vosotros Yo estoy con vosotros! Yo os Amo! Yo os cubro con Mi Manto, Yo os guardo, Yo cuido de vosotros!
ConfiadMe todas vuestras aflicciones y veréis que vuestra alma recuperará la Paz. Yo estaré con vosotros para cargar siempre con vosotros la cruz de cada día y para no dejaros desfallecer en medio del camino, para que vosotros podáis llegar a aquella Gracia de la Victoria, a aquella Resurrección Gloriosa y Eterna en el Reino del Cielo. Yo, que di Mi vida por Cristo, que fui quemado vivo por amor a Cristo os digo: La vida en la Tierra es un soplo y aquí en esta vida nada, nada es más importante que sino aspirar, desear el Cielo.
Vivid por él, haced todo para ganarlo y alcanzarlo, luchad para llegar allá. Pues os digo, si consiguiereis un día llegar al Cielo tendréis ganado todo, pero si hubiereis perdido vuestras almas por haberos apegado a las cosas del mundo, al pecado, por haberos amado más que a Dios y amado el mundo y las criaturas más que a Dios, Yo os digo: Habrá sido inútil vuestro nacimiento, vuestra vida y lo máximo que hubiereis conseguido conquistar en esta Tierra: honra, glorias, riquezas, gran status social, pues en la hora de la muerte todo eso no vale más nada, nada más vale, nada sirve para la eternidad.
Haced que vuestra vida sea siempre una continua búsqueda del Cielo y de la Salvación e también cuidando vuestras obligaciones de estado, vuestras obligaciones de cada día, que todo sea hecho por vosotros con el máximo de amor, para que todo se transforme en méritos superabundante de gloria para vosotros en la Vida Eterna.
Yo, en este momento os Bendigo generosamente con la Madre de Dios y con SANTA JUANA DE CHANTAL que está a Mi lado.”


05.09.2010 – Mensaje de María Santísima:

“Amados hijos Míos… Una vez más, Yo os llamo a la Paz, a la Oración y a la Fe. No puede haber Paz donde no hay Oración! Sin la Oración ustedes pierden la Paz fácilmente y Dios se aleja de ustedes. Comprendan que sin la Oración ustedes no pueden permanecer unidos con Dios, ni Dios tampoco puede comunicar a vuestras almas Su Gracia Divina. ÉL no puede realizar en vosotros aquello que ÉL desea, no puede poner en acción Su Gracia en vosotros si vosotros no rezáis!
La Oración es I N S U S T I T U Í B L E ! Nada, nada puede tomar el lugar de la Oración, nada puede ser comparada a ella!
La Oración es el agua benéfica que hace la flor de sus corazones crecer…, desabotonar…, abrirse… Solamente por la Oración podéis comprender Mis Palabras, Mis Mensajes y aquello que Dios desea decirles a ustedes en este tiempo.
Por eso os he pedido tanta Oración desde Mis más antiguas Apariciones hasta esta Mi ÚLTIMA Aparición Aquí de Jacareí. Porque sin Oración, NADIE puede tener la Vida de Gracia Santificante. Nadie puede tener la Gracia del Espíritu Santo actuando en sí, en sí mismo… Solamente con la Oración, Mis hijos, podéis crecer fuertemente y constantemente en el Camino del Verdadero Amor. Yo os llamo a imitar el amor que tuvieron por Mí Mis dos hijitos Maximino y Melanie de La Salette que Me amaron y por Mí sufrieron tantas injusticias con tanta paciencia, generosidad y olvido de sí mismos.
Estas dos almas, estos dos niños Míos se olvidaron de sí mismos a tal punto que incluso se alegraban en la cruz de la injusticia, de la persecución que les sucedía y todo lo ofrecían como sacrificio y penitencia por Mi amor y por la Salvación de los hombres. Ellos comprendieron muy bien que la insignia que Yo traía en el crucifijo saletino en Mi pecho era este amor, era esta generosidad, era este espíritu de reparación, mortificación y sacrificio que Yo venía a pedir en primer lugar a ellos y después a todos vosotros.
Si vosotros os imitareis, si los siguiereis por esta vía de renuncia a vosotros mismos y a vuestra voluntad, de desprecio del mundo y de aquello que vuestra propia naturaleza humana corrompida tantas veces solicita a vuestra alma, vosotros creceréis en el camino de la perfecta obediencia, cumplimiento y realización Mi Voluntad y de Mis Planes…
Nunca como hoy Mi Mensaje de La Salette se tornó actual, urgente y nunca como hoy es necesario ser dado a Él una respuesta, una respuesta al llamado de Oración, de Amor y de generosidad que allá, en aquella altísima montaña, Yo vine a pedir…
El mundo está cada vez peor y se destruye a sí mismo porque no tiene amor, no tiene amor por DIOS, no tiene Verdadera Caridad, Caridad Divina. Y porque no tiene esa Caridad Divina, nadie tiene amor ni por su prójimo ni por su semejante…
Por eso todo se destruye… las familias…, las Naciones…, la sociedad…, la Iglesia…, las almas…
Solamente el regreso al Verdadero Amor podrá Salvar a este mundo que cada día más se aparta del Origen del Amor y de la Felicidad:
DIOS!
Yo vengo a llamar a todos Mis hijos de regreso al Señor por medio de Mi Corazón Inmaculado que es camino seguro, que es refugio seguro para quien busca a DIOS y para allegarse hasta DIOS…
Yo vengo a llamar a Mis hijos a ser las Coronas de Rosas que Yo traigo en Mi Cabeza, sobre Mi Pecho, sobre Mi Corazón y en Mis Pies: Rosas de Amor, de Sacrificio, de Penitencia!
Rosas de generosidad, rosas de abnegación, rosas de donación total y plena a Mi Corazón Inmaculado!
Buscad cada vez más en la Oración profunda y en la Meditación de Mis Mensajes el Verdadero Amor que Yo os pido y vosotros lo encontraréis con seguridad.
No os olvidéis que
Mi Aparición en la alta montaña de La Salette fue para recordaros que vosotros en este mundo sois pasajeros. Vuestra “tierra definitiva”, vuestro puerto definitivo no es aquí, es en el Cielo. Por eso, Mis hijos, Yo os pido: no os apeguéis a nada en este mundo y mantén vuestros ojos fijos en el Cielo y en Aquella Vida que os espera. Lo que Yo os dije Aquí en los primeros años de las Apariciones os repito nuevamente: nada sobre la Tierra es más importante que aspirar, desear el Cielo.
A todos en este instante, Bendigo generosamente.”


29.08.2010 – Mensaje de San Miguel Arcángel:

“Amados hermanos Míos, Yo, MIGUEL ARCÁNGEL, Siervo del Señor, vuestro Protector y Defensor os Bendigo hoy una vez más.
Combatid el buen combate, contra las fuerzas del mal, contra el pecado, contra la injusticia, contra todo tipo de atentado contra la Ley del Señor, contra los derechos de ÉL, contra la Verdad conocida como tal, contra el Amor adorable del Señor y de Su Madre Santísima.
Combatid el buen combate, luchando siempre más por la Verdad, defendiendo siempre más la Verdad, defendiendo siempre más la verdad de las Apariciones y Mensajes de María Santísima, no teniendo ninguna piedad de aquellos que luchan contra Ella, o sea, no perdonando sus mentiras, no perdonando la impiedad, la maldad, la dureza de corazón de ellos. Y siempre más refutando, rebatiendo y aplastando las mentiras, injurias y ofensas que ellos levantan contra la Madre de Dios, oponiéndoles siempre más: la fuerza de la Verdad, divulgando los Mensajes de la Madre de Dios, volviéndoos los ecos de estos Mensajes, yendo de casa en casa, haciendo los Cenáculos que Ella os mandó, haciendo así que la Voz de la Verdad, la Voz de la Madre de Dios llegue siempre más lejos, siempre adelante. Para que así, toda la tiniebla de la mentira, toda la resistencia a la Madre de Dios, todo el amor y apego al pecado y a las cosas del mundo, sean aplastadas bajo los Pies del Señor y de la Madre de Dios, como el demonio aplastado está siempre debajo de Mis pies.
Combatid el buen combate, siendo siempre más una luz viva, intensa y ardiente en el mundo. Para que así, el mundo vea vuestra luz, salga de las tinieblas, conozca la Luz del Señor y venga hacia la Luz que Salva, que ilumina y de disipa toda oscuridad.

Si vosotros fuereis luz, luz de santidad, luz de gracia, luz de amor, luz de fe, ejemplo de obediencia de fe y de amor a Dios. Si vosotros fuereis esta luz por palabras, por obras, por vuestra continua búsqueda de la Santidad, de la Verdad y del Bien entonces, aplastaréis el mal, haréis que el bien triunfe donde quiera que vosotros paséis, donde quiera que lleguéis. Y así, las almas conocerán la Verdad y la Verdad las liberará, las salvará y las hará llegar hasta Dios.
Combatid el buen combate, procurando todos los días siempre más, hacer violencia a vosotros mismos, o sea, luchar contra vuestras mayores inclinaciones, contra vuestra naturaleza corrompida que siempre excita en vosotros la concupiscencia, la codicia de los ojos, de la vista, la búsqueda del orgullos, de la satisfacción de todas las cosas, sus deseos corporales. Esta concupiscencia que os hace después también deslizaros hacia la soberbia de la vida, que cierra vuestra alma a los rayos de Su gracia, que cierra vuestro espíritu a la moción del Espíritu Santo. E que hace que vuestro interior se sumerja siempre más en las tinieblas del pecado, de la soberbia, de la rebelión, de la indocilidad para con la Voluntad de Dios tornándoos así cada vez más semejantes a satanás, a Lucifer padre de la soberbia, el primer soberbio que arrastró tras de sí a todos aquellos que pecaron por soberbia. Para que así, andando cada vez más por el camino de la humildad, de la renuncia a vosotros mismos, del desprecio del mundo y de la concupiscencia de vuestra naturaleza, vosotros podáis cada día más venceros a vosotros mismos. Y así como verdaderos campeones, como verdaderos victoriosos podáis llegar siempre más cerca de aquella gran victoria, de aquella gran santidad, de aquella gran vida libre y feliz que Dios ofrece para vosotros, que es la vida de unión con ÉL, de la amistad con ÉL y de la total libertad de todas aquellas cosas del mundo y de la carne que quieren esclavizaros y tornaros gusanos viles, esclavos viles de las cosas de este mundo que nada valen, que nada son.

Combatid el buen combate, procurando siempre más servir a Nuestra Reina Celeste con un amor más puro, con una docilidad más pronta, con una obediencia siempre más ciega y total. Para que así, en vuestra vida se cumpla siempre más perfectamente la Voluntad de Ella, la Voluntad Divina y en vuestra vida Dios pueda escribir cada día, siempre más Su firma de aprobación, o sea, el sello de que vosotros verdaderamente vivís conforme la Voluntad de ÉL, vivís conforme Sus Designios Divinos y sois los verdaderos amigos e hijos del Señor.
Imitad Mi pronta obediencia! Imitad Mi prontitud en el servicio del Señor, en el servicio de la Virgen María! Y así, verdaderamente, seréis como yo Soy: el Siervo fiel, el guerrero aguerrido que cumple siempre más la Voluntad del Señor y que hace resonar siempre más el grito vibrante:
“DIOS, QUIEN COMO DIOS? NADIE COMO DIOS!!!”

Rezad, rezad Mi Oración todos los días, pues vuestra generación tiene una desesperada necesidad de Mi protección, de Mi ayuda y de Mi amparo para escapar de las embocadas de satanás. Rezad la Oración “Combatiendo con San Miguel”, para que Yo pueda siempre más protegeros y libraros de las emboscadas de satanás. Rezad Mis Rosarios, rezad las Oraciones dedicadas a todos los Ángeles. Para que así, Nosotros podamos ser siempre vuestra compañía siempre segura, siempre presente y siempre con la posibilidad de ayudaros, pues estas oraciones abren vuestro corazón, modelan vuestra voluntad, inclinan vuestra voluntad a ser dócil a Nosotros, a Nuestras inspiraciones, a Nuestra acción, a Nuestra voluntad, a Nuestra dirección, a Nuestra conducción Santa.
A todos en este momento, Bendigo generosamente, con todos los Ángeles y Santos del Señor.
Quedad en la Paz del Señor. Queda en la Paz del Señor, Marcos elegido Mío, bien querido Mí.
Obs.: el Vidente Marcos Tadeu pidió que rezáramos por el Brasil.


22.08.2010 – Mensaje de María Santísima:

“Mis hijos amados, Yo Soy la Reina del Universo… Soy vuestra Madre, vuestra Reina y debajo de Mi Imperio Materno, Dios colocó todo lo que existe y todas las obras que salieron de Sus Manos. Soy la Reina del Universo y reino por lo tanto, sobre todo lo creado y todo Me está sujeto. Vosotros, hijos de Dios creados a imagen y semejanza de ÉL y Mis hijos, a Mí entregados por Mi Hijo Jesús a los pies de la Cruz.
Vosotros debéis ser Mis verdaderos súbditos, vasallos y siervos por medio de una perfecta Consagración de vuestra vida y de todo vuestro ser a Mi Corazón Inmaculado.
Debéis ser Mis verdaderos siervos, Mis verdaderos súbditos, viviendo siempre más una vida de profunda oración, de comunión e intimidad espiritual Conmigo, vuestra Madre Celeste. A fin de que cada vez más vuestros sentimientos, pensamientos, deseos, palabras y obras sean conformes a Mi Santa Voluntad, sean conformes a Mis sentimientos y Mis deseos y Yo pueda conduciros siempre más por el camino de la santidad, de la realización de la Voluntad de Dios, del amor, de la gracia y de la paz.
Debéis ser Mis verdaderos siervos y súbditos, viviendo cada vez más una vida de penitencia, una vida de reparación por vuestros propios pecados y por los pecados del mundo entero sacrificando siempre más vuestra voluntad corrompida que siempre os lleva hacia la dirección contraria a aquella que el Señor y Yo os señalamos y os llamamos, por la renuncia continua a vosotros mismos y al mundo y a sus fáciles seducciones. De forma que podáis siempre más libres, siempre más puros, siempre más abrasados de amor, crecer cada día más en el verdadero amor por el Señor, por Mí vuestra Madre y por la Voluntad Divina, por la Ley de amor del Señor.
Debéis ser Mis verdaderos siervos y súbitos, creciendo cada día más en el espíritu de mortificación, procurando cada día más decir no a vosotros mismos y a aquello que vuestra voluntad desordenada os sugiere, os solicita para que cada vez más dóciles, cada vez más pacíficos, cada vez más entregados, donados a Mí… podáis crecer siempre más en el camino del perfecto cumplimiento de Mi Plan Materno de Amor, de Salvación de toda la humanidad y podáis ser Mis instrumentos: dóciles, generosos, ardientes, que siempre más realizan aquello que Yo les he pedido en Mis Mensajes y que trabajen intensa y eficazmente para el Triunfo de Mi Corazón Inmaculado en el mundo. Y para que Mi Reino de Amor se instaure y crezca cada vez más en las almas, en los corazones, en las familias y en las naciones.
Sed Mis verdaderos siervos y súbditos, caminando cada día más en la perfecta búsqueda, en la perfecta demanda de Mi Amor, de Mi Materno Designio a vuestro respecto, buscando siempre más crecer en el conocimiento y en el entendimiento de Mi Voluntad que os es revelada en Mis Mensajes Aquí y de los otros Lugares donde todavía Me manifiesto. Para que así, todos los días comprendiendo mejor lo que Yo deseo de vosotros, podáis caminar con paso más seguro y más rápido en el cumplimiento de Mi Voluntad, de la Voluntad Divina de Nuestro Señor, que cada día más os manifiesta y os revelo aquí en las Apariciones.
Sed Mis verdaderos siervos y súbditos fieles, trabajando todo el día incansablemente para conquistar más almas para Mí, para preparar finalmente el mundo para el Triunfo de Mi Corazón Inmaculado, con el regreso de Mi Hijo Jesús sobre las nubes en el Cielo con los Ángeles para renovar Cielos y Tierra.
Si vosotros trabajareis intensamente junto Conmigo, si vosotros colaboráis con Mi Plan de Amor, con todas vuestras fuerzas, entonces, sois Mis verdaderos siervos y súbditos fieles, Mis verdaderos hijos sobre los cuales Yo grabo Mi sello, Mi materna insignia, la señal de aquellos que sarán salvos, la insignia de aquellos que Me pertenecen y sobre los cuales la estrella del abismo no tendrá ningún poder nunca!
Id adelante… Haced los Cenáculos en las familias que Yo os pedí, llevando Mis Mensajes, volviendo Mis Apariciones, Mis Videntes, Mis Mensajes de Dolor y Amor conocidos de todos Mis hijos. Id de ciudad en ciudad, id de aldea en aldea, llevando Mis Mensajes y nunca cesando de llamar a los hombres a la perfecta conversión que Yo quiero.
Sed siempre, por lo tanto, Mi eco Materno, el eco de la Reina del Cielo que llama a todos Sus hijos a entrar en Su Reino de Amor Materno por medio de una perfecta Consagración, de una perfecta Conversión y de una donación total a Su Designio de Amor, a Mi Designio de Amor.
De esta forma, Mis hijos, Me ayudaréis a Triunfar en tantos corazones que Yo todavía quiero salvar. Id! Id y salvad lo que todavía puede ser salvo. Id y rescatad lo que todavía puede ser rescatado.
Yo estoy con vosotros y nunca os dejaré… nunca! Vosotros, que sois la parte preciosa de Mi reino y que ya vivís debajo de Mi Manto, en el refugio seguro de Mi Corazón Inmaculado, que ya os consagrasteis a Mi Corazón Inmaculado y vivís esta Consagración cada día con amor y generosidad, a vosotros, Mis súbditos fieles en este momento Bendigo con todo Mi Amor… de Knock… de Medjugoje… y de Jacareí…
La Paz quede con todos vosotros. La Paz Marcos. Hasta pronto.”


15.08.2010 – Mensaje de María Santísima:

“Queridos hijos! Hoy, cuando conmemoran la
Fiesta de Mi Asunción al Cielo en Cuerpo y Alma, Yo vengo nuevamente por la boca de Mi siervo, a invitaros a seguirMe por el camino luminoso que Yo vuestra Madre, abrí, tracé y dejé para que todos vosotros podáis seguirMe hasta la Gloria del Cielo!SeguidMe por el camino luminoso que Yo os dejé: de la Oración, de la Penitencia, de la Santidad, del Amor, de la Pureza, de la Gracia y de la Paz. Para que de esta forma, vosotros podáis cada día más, por la imitación de Mis Virtudes, andar paso a paso y con paso veloz el camino que Yo os dejé, para que entonces, siguiendo las huellas de vuestra Madre Celeste, podáis seguir por el mismo camino de Amor que Ella siguió. Y así podáis llegar junto a Dios en el Cielo, donde al final recibiréis la salvación y os volveréis, seréis partícipes de aquella alegría si fin, de aquella felicidad perpetua que ÉL creó para el hombre desde el principio y que el hombre perdió por el pecado. Pero, si Me siguiereis por este camino llegaréis al Cielo y de nuevo el hombre puede recibir esa felicidad perpetua que perdió, siguiéndoMe cada día por la vía del Amor, de la perfección, de la obediencia al Señor, de la santidad, de la docilidad…
SeguidMe por el camino que Yo os tracé, procurando siempre más dejaros guiar por la Luz de vuestra Madre Celestial, luz con la cual ilumino cada día de vuestras vidas, disipo las tinieblas del mal y del pecado. Luz que abre vuestra visión interior, para ver el estado en que están vuestras almas cada día, para buscar cada vez más la perfecta conversión y, sobre todo para huir cada vez más de las ocasiones de pecado y para haceros desapegar de todo cuanto todavía liga y esclaviza vuestro corazón.
Mi Luz vivísima revela todas las manchas de vuestras almas, revela todos los apegos y el lodo del pecado que aún está en vuestras almas y os ayuda a limpiar hasta los más lejanos recónditos de vuestro corazón. De esta forma, purificándoos siempre más, volviéndoos cada vez más puros, más claros y más límpidos os podéis al fin divisar mejor el camino por el cual Yo os conduzco, que es el camino del bien, de la vida perfecta, de la santidad más consumada.
Seguid por el camino que Yo os tracé, procurando cada día más donaros al Señor con generosidad como Yo misma Me doné, procurando imitar siempre más Mi entrega total al Señor, Mi SI constantemente dado, repetido, mantenido, vivido. Procurando siempre más imitar la virtud de Mi Amor sobrenatural, que Me hacía siempre más buscar no solamente la Voluntad de Dios, sino a como realizar de modo más perfecto esta voluntad, que a cada día Lo procuraba y conocía siempre más. Por medio de la vida de oración intensa que Yo os enseño y que Yo os propongo Aquí, conseguiréis finalmente tener este Amor, conocer este Amor, tener esta entrega, tener esta donación total y tener ese deseo supremo de Dios, de hacer Su Voluntad y de realizarla del mejor modo posible para vosotros!
SeguidMe por el camino que Yo os tracé, que es el de la renuncia a vosotros mismos, del desapego de aquello a que sois más apegados, de la humildad que os hace reconocer cada vez más vuestra nada, vuestra miseria y que sin Dios, sin Su Gracia nada de bien podéis hacer, que os hace morir siempre más para el mundo, para sus pompas, sus honras y sus glorias y os hace buscar siempre más el cumplimiento de los Designios del Señor que es de Salvación, de Gracia, de Paz y de Amor para vosotros y para todos los que os rodean.
Cada día os llevo más adelante en este camino y solamente aquellos que decididamente no quisieren caminar, no avanzarán…Aquellos que tuvieren voluntad de avanzar, haré avanzar siempre más, mientras aquellos que no quisieren avanzar dejaré que retrocedan, que retrocedan todavía más de que antes de su primera conversión.
Mi Cuerpo Asunto al Cielo es para vosotros una señal de Esperanza. El es la prueba definitiva de que Yo Triunfé sobre satanás, el infierno y sus huestes en el día en que Mi Hijo Jesús Me llevó de Cuerpo y Ama para sentarMe en un Trono de Gloria a Su derecha, para con ÉL gobernar, regir y un día juzgar el mundo entero!
Mi Cuerpo Glorioso, Mi Corazón Inmaculado Glorioso Asunto al Cielo Triunfará en breve, cuando Yo venga, precediendo a Mi Hijo en Poder y Gloria para renovar toda la Faz de la Tierra! Cada lugar de Mis Apariciones donde Yo desciendo con Mi Cuerpo Asunto al Cielo Glorioso es un farol luminoso que Yo encendí en el mundo. Es una señal que os indica siempre más el camino seguro que conduce al Señor de vuestra Salvación y de vuestra Paz. Cada lugar donde Yo aparezco es como que la sala de Mi Trono, donde Yo doy continuamente audiencia y donde Me agrada conceder Mis Gracias Divinas para todos aquellos que Más piden a saber: la salvación, la conversión, la pureza, la santidad. En estos Lugares Benditos de Mis Apariciones, estos Lugares que tienen una unión estrechísima y continua con el Paraíso, en Ellos Yo manifiesto todo Mi Poder, todo Mi Amor, toda la Belleza de Mi Cuerpo Asunto al Cielo, toda la Gloria con la cual Mi Señor Me revistió y Me dotó.
Mi Cuerpo Glorioso es para vosotros la señal indudable del Triunfo de Mi Corazón sobre satanás, el pecado y su maldad, contra sus ejércitos infernales. Y vosotros Mis hijitos obedientes debéis hoy seguir a vuestra Madre Celeste, seguir el rastro de Santidad, de Pureza, el perfume que Mi Cuerpo Glorioso deja para vosotros día tras día en Mis Apariciones indicándoos el camino seguro que debéis seguir para no perderos en medio de la caminata.
Si siguiereis el perfume que Yo emano para vosotros de Mi Cuerpo Glorioso, si siguiereis con Amor y docilidad Mis Consejos, si obedeciereis los Mensajes que os doy Aquí y en los Lugares donde he aparecido verdaderamente hasta hoy, os digo Mis hijos: Vosotros caminaréis siempre más alegremente y siempre más firmemente por la vía de la Salvación, de la Felicidad y de la Gloria Eterna que os espera.
A todos en este momento, Bendigo con Mi Cuerpo Asunto al Cielo, de
Fátima…, de Medjugorje…, de Schio…, y de Jacareí…
La Paz Marcos, la Paz Mi predilecto. La Paz hijos Míos.”


08.08.2010 – FIESTA DEL NACIMIENTO DE NUESTRA SEÑORA:
(Marcos): Querida Señora felicitaciones por vuestro Cumpleaños. Felicitaciones en mi nombre y en el nombre de todos los que están Aquí” (Pausa) Muchas gracias Señora”
Mensaje de María Santísima:
“Queridos hijos, hoy cuando aún conmemoráis Mi Cumpleaños, Yo os invito cada vez más a abriros a Mi Amor y a dejar la luz de Mi Nacimiento inundar vuestros corazones con la Gracia y el Amor de Dios.
Dejad la luz de Mi Nacimiento inundar vuestros corazones de la beatitud celeste. De forma, que vosotros viváis siempre más para las cosas celestes, preocupados en vivir continuamente unidos con el Señor, Conmigo, con los Santos y Ángeles del Cielo ya saboreando un poco de aquella vida, de aquella felicidad, de aquella alegría y de aquella unión celestial en la cual vivimos allá en el Paraíso junto a Dios, junto al Trono de la Trinidad.
Dejad la luz de Mi Nacimiento llenar vuestras almas de alegría en estos días tristes y difíciles de la gran tribulación, en la cual vosotros ya vivís. Que satanás no pueda sumergiros en la tristeza, que el mundo no pueda haceros ahogaros en el mar de la tristeza, en el océano de la tristeza y de la amargura.
Que la luz de Mi Nacimiento llene vuestras almas de santa alegría, de júbilo celestial. Y en esta alegría y en este júbilo sigáis cada día más en el amor, en la oración y en la esperanza seguros que vuestra Madre recién nacida ya derrotó las fuerzas infernales, ya decretó el momento preciso de la ruina de satanás, de sus obras, se su ejército maligno y de sus huestes (ejércitos) presentes en el mundo. Y que vuestra Madre nacida para vuestra salvación es la señal segura de la victoria que os espera en breve.
Dejad la luz de Mi Nacimiento llenar vuestros corazones de santos amores por Dios, por Mí, por todo lo que es del Señor, por todo lo que es Santo, por la Palabra de ÉL, por Mi Palabra.
Que Mi Nacimiento llene vuestros corazones de santo amor por la vida virtuosa, por la meditación, por el cumplimiento continuo de los Mandamientos de Dios, en estos tiempos en que los Mandamientos del Señor son tan violentados y constantemente pisoteados por los hombres. De esta forma, viviréis inmersos en la Luz de Mi Corazón Inmaculado, que desde el primer instante de Mi Nacimiento proclamó sin cesar la Gloria del Señor, la Victoria de Su Leu, la Victoria del bien sobre el mal, el Triunfo de Cristo sobre el infierno.
Dejad la luz de Mi Nacimiento inundar vuestras vidas con Mi Paz, con Mi Gracia Materna, que os preserva de todo mal, que os libra de todo engaño de satanás y que os hace caminar siempre más seguro, firme y veloz en el camino de la salvación, de la santidad, de la inocencia y de la gracia a ejemplo de vuestra Madre recién nacida.
Vuestra Madre Celeste recién nacida para vosotros es la señal clara del inmenso Amor del Señor por todos, pues, en este día de Mi Nacimiento ÉL Me dio a vosotros como Aurora de la Redención, Aurora de la Salvación y señal clara de que la noche de las tinieblas infernales, jamás… jamás vencerán la Luz vivísima y potentísima del Señor y de Su Gracia.
En este momento con Amor, pido a todos querer perseverar en la Oración del Rosario y en todas las Oraciones que Yo os di Aquí. Que perseveren en la obediencia y en la divulgación de Mis Mensajes, pues Mi Corazón Inmaculado todavía va a rescatar muchas y muchas almas que están dominadas por satanás y por el pecado por medio de vosotros.
Espero en todos vosotros, Mis hijos, coloco Mi esperanza que vosotros no traicionaréis Mi Amor Aquí, que no decepcionareis, que no defraudareis Mi tan grande esperanza!
Id adelante, caminad! Andad! Hablad! Llevad Mis Tesoros, Mis Gracias, Mis Mensajes de este Lugar a todo vuestro País y al mundo todo!
Perseverad en la Cruzada del Rosario, en la Oración de las Mil Ave Marías, porque muchas Naciones serán salvas por estas Oraciones, inclusive vuestra Nación tan inicua y dominada por el pecado y por satanás.
A todos en este momento Bendigo de
Lourdes…, de La Salette…, y de Jacareí.
La Paz Marcos! Que la Paz quede con todos Mis hijos.”
(Marcos): “Cómo yo Me alegro de volver a verLo hoy de nuevo, después de tantos años!
Mensaje de San Domingo de Guzmán:
“Amados hermanos Míos! Yo, DOMINGO DE GUZMÁN, siervo del Rosario, Apóstol del Rosario de María Santísima, predicador de la Santa Palabra del Señor, Me alegro por poder volver a hablaros Aquí, después de tanto tiempo de Mi primer Mensaje.
Amad el Rosario de María Santísima, pues por medio de esta Oración llegaréis seguros al Cielo, venceréis todas las tentaciones, alcanzaréis todas las Virtudes, curaréis todas vuestras miserias espirituales y hasta las temporales y vuestra vida será repleta de la Gracia y de la Merced del Señor.
Amad el Rosario de María Santísima, pues a través de él os serán revelados los Divinos Misterios, aquello que el Señor escondió durante tantos milenios de los sabios y entendidos de este mundo, Secretos estos que ÉL revela solamente a los puros y a los humildes de corazón. Comprenderéis la belleza del Señor, la Voluntad de ÉL a vuestro respecto, el modo más perfecto de cumplir Su Voluntad y de realizar el deseo y el Designio del Señor sobre vosotros. Por medio del Rosario os será manifestada la magnificencia, la gloria del Señor y vuestros corazones conocerán cosas, conocerán verdades eternas que incluso que vosotros hubieseis estudiado la Doctrina Católica mil años, aún asó, no conseguiréis comprender tales verdades, tales tesoros, tales cosas maravillosas!
Amad el Rosario de la Bienaventurada Virgen María y vuestra alma conocerá como nunca cuánto Dios os amó, cuánto Dios hizo por vosotros, cuanto ÉL os favoreció con la Fuerza de Su Brazo y de Su Misericordia, cuánto ÉL fue generoso y bondadoso con vosotros mandándoos Aquí la Madre de Dios, San José, Nosotros los Santos y los Ángeles y ÉL mismo viniendo Aquí para daros estos Mensajes ya por Veinte Años.
Amad el Rosario, rezadLo con el Corazón, meditando bien lo que él os enseña, lo que él os transmite, lo que él os proporciona y ofrece y vosotros, verdaderamente entonces llegaréis a la gran Sabiduría y a la gran Ciencia de lo Alto.
Yo aprendí más por el Rosario que la Santísima Virgen Me dio en la Aparición que Ella me hizo en Toulouse, que por los muchos años de estudio que Yo pasé antes de salir a predicar al mundo las Verdades Eternas de Nuestro Señor Jesucristo.
Por el Rosario comprenderéis la fealdad del pecado, por el Rosario comprenderéis cuánto el pecado es un mal horripilante a los Ojos del Señor y de María Santísima, cuánto él provoca en vuestras almas la muerte espiritual y cuánto es fea, cuánto es terrible, mala y eterna esta muerte. Por medio del Rosario, comprenderéis cuánto debéis huir del pecado y cuánto debéis buscar la Gracia Divina, la Gracia del Señor, para vivir siempre más en Su Amor, en Su Amistad, en convivencia con los Santos y los Ángeles del Cielo, en la convivencia con el Espíritu Santo que habita en vuestras almas y que os tornó templos de ÉL, donde ÉL quiere cohabitar con vosotros noche y día, llenándoos de Su Gracia Santificante y conduciéndoos siempre más a una mayor sabiduría, a un mayor entendimiento y a un mayor amor por las cosas celestes, por Dios mismo.
Yo prometo ayudaros con Mis Oraciones, con Mi protección, con Mi acción poderosa junto a vosotros. Protejo, guardo, sigo, acompaño, defiendo a todos los devotos del Rosario, a todos aquellos que aman el Rosario de la Santísima Virgen como Yo amé, como Marcos ama, como los Videntes de la Señora aman. Y todos estos también tendrán parte en Mi protección como Marcos tiene, como los Videntes de la Señora tienen.
Si amareis el Rosario, si os dejareis formar, conducir, guiar por la Madre de Dios por medio del Rosario vosotros llegaréis a una inminente santidad, semejante a aquella a la cual Yo llegué por la Virtud del Rosario de la Madre de Dios.
No hay… no hay problema, no hay mal del infierno, no hay injusticia o pecado del mundo, no hay dificultad o sufrimiento que sea más fuerte que el Rosario de la Madre de Dios, donde está contenida el Ave María, fundamento del Nuevo Testamento e inicio de la Encarnación, donde está el Padre Nuestro, Oración que brotó del Corazón de Jesús y el Gloria al Padre, Oración con la cual la Virgen María concluyó la más linda, la más bella alabanza que una criatura santa podría elevar a Su Dios Creador.
En los quince Misterios del Rosario están contenidos los Méritos de Cristo y de la Virgen María. Están contenidos la Virtud de la Cruz, de la Sangre de Cristo, de las Lágrimas y de los Dolores de María Santísima y San José y Sus Merecimientos. En los Misterios del Rosario está la Gracia Santificante del Espíritu Santo y el Rosario es la realización de todos los Misterios, de todas las Promesas que Dios reveló desde el origen del mundo a Sus Santos y Profetas y allí en aquellos Misterios del Rosario todo se cumplió, todo se cumple, todo fue realizado y se realiza. Y todavía hoy, a partir de allí, de aquellos Misterios, DIOS sigue realizando las mayores Obras de Gracia y Misericordia en favor de los Sus hijos en el mundo entero!
Por eso, amad el Rosario, vivid en Él, con ÉL y por Él y os digo: En el Cielo a Mi lado llegaréis ciertamente…
A todos en este momento, Bendigo generosamente y especialmente a ti Marcos, que continúas la Obra que Yo comencé. Tú, que a lo largo de estos veinte años luchaste al máximo para infundir en los corazones el amor al Rosario de la Santísima Virgen María, incluso antes de comprender toda la grandeza de Él, ya lo amaste. Es grande por lo tanto, su merecimiento. Por eso, en este momento, pongo en tu cuello un Rosario Místico y así quedaremos unidos Yo y tú, por toda la eternidad. La Paz!
(Pausa grande)
A todos Bendigo generosamente en este momento. Id en Paz… Quedad en Paz.”


01.08.2010 – Mensaje de María Santísima:

“Marcos, Mi hijo predilecto y amadísimo.
Alégrate Conmigo! Alégrate, porque hoy una parte más de Mi Plan se cumplió finalmente y Yo alcancé un nivel más, una pasantía más de victoria en Mis Planes de Salvación de toda la humanidad.
Alégrense Conmigo todos Mis hijos fieles que creyeron, que obedecieron Mis Mensajes a lo largo de todos estos años, incluso sin haberMe visto u oído Mis Palabras salir de Mi boca.
Alégrense todos Mis hijos que se dedicaron, que se consagraron a Mí, que se entregaron completamente a Mi Corazón Inmaculado y siguieron por la vía de la Oración, de la Penitencia y de la Conversión que Yo señalé.
Alcanzamos un escalón más, subimos un escalón más de victoria en el gran plan de salvación de Mi Corazón Inmaculado, para todo el mundo! Y de victoria en victoria llegaremos a la Victoria definitiva en el Triunfo de Mi Corazón Inmaculado.
Perseverad! Perseverad ahora, en el camino que Yo os señalé: de la Oración, del Sacrificio, de la Penitencia, del Amor, de la Humildad, de la Renuncia y del desprecio a vosotros mismos, al mundo y a vuestra voluntad corrompida; para que podáis cada día más: seguir por la vía del amor, de la generosidad, de la fe, de la esperanza, de la gracia y de la salvación. Para que de esta forma, Nosotros trabajando juntos podamos todavía rescatar muchas almas que están dominadas por el pecado y por satanás y reconducirlas al Señor de la Salvación y de la Paz, por el camino que Yo os he mostrado a lo largo de todos estos años en Mis Mensajes.
Adelante, Mis hijos queridos! Estoy con vosotros. Estoy junto a vosotros! Os acompaño cada día y en cada paso que dais. Me alegro con cada progreso que hacéis en el camino del verdadero amor, de la verdadera renuncia de vosotros mismos, del desapego a vuestra voluntad y de la entrega siempre más generosa y confiada a Dios, a Mí y a Mis Planes de Amor y Salvación.
Alégrate! Alégrate mucho Marcos, porque fuiste responsable en gran parte por esta Mi victoria, por este Mi Plan que cada día más se cumple y que va subiendo los escalones del éxito y de la victoria cada día en el mundo, a despecho de satanás, a despecho de Mis enemigos y del propio mundo. Que se alegren contigo todos aquellos que Me aman como tú, que Me quieren como tú, que Me obedecen como tú y que Me siguen como tú.
La Paz, Mi hijo bien amado.
La Paz a todos Mis hijos, que Me aman, que Me obedecen y Me siguen con amor.”


25.07.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Deseo que cada uno de vosotros crezca en el Amor de Dios, pero, nadie podrá crecer en este Amor si no renuncia primero al amor de sí mismo, al amor del mundo y de las criaturas. Es imposible cohabitar el Amor de Dios y el amor del mundo dentro de un alma.
Mi Hijo dijo:
“No podéis servir a dos Señores” No podéis tener dos amores en vosotros, el Amor de Dios y el del mundo al mismo tiempo.
Por eso, os invito a renunciar al amor de vosotros mismos, del mundo y de las criaturas, para que vuestra alma se abra y en ella haya espacio para el Amor de Dios. Debéis amar todas las cosas creadas en Dios y por causa de Dios, pero ninguna de ellas como a Dios.
Os invito, por lo tanto, a pensar en la gravedad de la situación actual del mundo y en cuánto el mundo viola el Primer Mandamiento de la Ley de Dios, que os dice, que os manda:
“Amar al Señor sobre todas las cosas, más que a sí mismo y más que a todo lo creado” Es por causa de este pecado que la humanidad transgredió todos los otros de la Ley del Señor, y que toda la Tierra se encuentra ahora en desorden, en guerra, pecado, injusticia, maldad y cada vez más sumergido en la apostasía y en las tinieblas de los errores, de los pecados y del mal del propio satanás, del propio infierno que quiere llevar a toda la humanidad a la rebelión contra el Señor, para que así caigan en la condenación eterna.
Mis Apariciones Aquí, son el último llamado que Yo hago a la Tierra, a volver al verdadero Amor, a reaprender el Verdadero Amor a Dios y a vivir una Verdadera Vida en Dios!
Vosotros sabéis que Aquí Yo dejaré Trece Secretos. Vosotros no sabéis lo que dicen estos Secretos, cuando sepan será demasiado tarde para vosotros! Convertíos ahora! Es el último llamado que hago a la Tierra, pues
cuando Mis Apariciones Aquí terminaren no volveré nunca más a este mundo. Mientras Mi Voz pueda ser oída por vosotros… Mientras Mi Voz pueda ser encontrada por vosotros… Mientras Yo Me dejo encontrar por vosotros Aquí, con todo Mi Amor y con todo el deseo que Tengo de salvaros… Venid Mis hijos!
EscuchadMe! Tomad en serio lo que Yo os digo! Enganchad Mis Mensajes, Mis Consejos, Mi Palabra a vuestro cuello. Traedla bien adentro, bien junto a vuestro corazón, grabad incluso en la carne de vuestro corazón, en las fibras de vuestro corazón… Vivid estos Mensajes, cumplid lo que os digo y entonces, verdaderamente Mis hijos, viviréis una Verdadera Vida en Dios y Yo prometo daros la salvación y la felicidad eterna del Cielo donde cada día os espero con ansia amorosa de Madre.
No veo más la hora de abrazaros, estrecharos en Mi Corazón y de presentaros bellos, santos y puros al Señor, para Su mayor alegría y felicidad.
A todos en este momento Bendigo de Catania, de Medjugorje y de Jacareí… La Paz…”


18.07.2010 – Mensaje de San Camilo de Lellis:
“Amados hermanos! Yo, CAMILO DE LELLIS siervo del Señor, siervo de la Virgen María os saludo y os doy hoy la Paz. Paz a vuestro corazón! Paz a vuestra alma! Paz a vuestra vida! Nada perturbe vuestra Paz! Que vuestra Paz sea Dios! Que vuestra Paz sea la Madre de Dios!
Que vuestra Paz sea la continua práctica, obediencia y observancia de la Palabra de Dios, de la Palabra del Señor, que os es dirigida en este tiempo, en estas Apariciones. Que vuestra Paz sea la verdad, sea el vivir continuamente en Dios, en Su Gracia, en Su Ley, en Su Amistad.
Nada, ni nadie podrá destruir vuestra Paz, si vuestra Paz fuere Dios, fuere el amor incondicional, total, pleno a ÉL y a María Santísima. Si vuestra Paz fuere la obediencia a la Palabra, a los Mensajes de Ellos, nada, ni nadie podrá jamás robar esta Paz de vuestros corazones y de vuestras almas. Vosotros sabéis que Yo soy el patrono de los médicos, de los enfermeros, de los que cuidan a los que sufren y de los enfermos.
Es Mi misión ser el enfermero de vuestras almas, ser el enfermero de vuestros corazones, tantas veces cansados y abatidos por las batallas contra el demonio, contra el pecado, contra la dureza, la rebeldía y la desobediencia de las almas que encontráis en vuestro camino. Y que no aceptan los Mensajes de la Señora, que no quieren lo que Ella quiere, que no quieren cumplir las órdenes de Ella, las órdenes del Señor.
Es Mi misión curar siempre más vuestras almas, que sufren el choque del bien contra el mal, de la verdad contra la mentira, de la fe contra la incredulidad y apostasía, de la obediencia contra la desobediencia que encontráis en tantas almas todos los días. Y que al chocar en vuestro corazón tantas veces dejan en vuestros corazones marcas profundas, de tristeza, perplejidad, desánimo, desaliento.
Es Mi misión curar esas heridas en vosotros, darles nuevo ánimo, nuevo aliento, nuevo vigor en el servicio del Señor y de María Santísima y llevaros siempre más adelante, siempre más al frente, como apóstoles valientes e intrépidos que no se avergüenzan de llevar la luz, que no se amedrentan delante del rechazo del mundo en recibir esa luz, que no se intimidan delante de las amenazas del mundo, siempre más rebelde a Dios y a Su Ley de Amor!
Es Mi misión, curar vuestros corazones también de las heridas provocadas en vosotros, por el pecado que aún traéis dentro de vosotros. Estas miserias, estas llagas abiertas en vosotros debido a vuestros defectos siempre repetidos y cometidos, vuestros pecados siempre repetidos y cometidos. Esas llagas que yo quiero curar con el bálsamos del Amor Divino, con la dulzura del Cielo, con el Amor de la comunión de todos los Santos… que por vosotros rezan, por vosotros interceden, por vosotros luchan por vosotros también batallan cada día buscando siempre más alejar de vosotros el mal la violencia, las ocasiones de pecado, las artimañas del enemigo, de forma que, cada día vuestro corazón siempre más fuerte, siempre más vigoroso ame a Dios con todas sus fuerzas, ame la Virgen Santísima con todas sus fuerzas y ame el prójimo, batalle por la salvación de las almas cada vez más para mayor alegría del Señor, para mayor regocijo del Corazón Inmaculado de María y júbilo de todo el Paraíso!
Es Mi misión curar vuestras almas y vuestros corazones de las heridas provocadas por el demonio. Él os golpea cada día más con tentaciones, con sugestiones, con ideas que os llevan al pecado, pues él conoce vuestras inclinaciones, conoce vuestras flaquezas, estudia, analiza vuestro comportamiento, vuestra manera de ser, vuestra tendencia natural al mal y arma los planes más inteligentes para un ángel caído como él, para llevaros todos los días a ofender al Señor, a apartaros de ÉL y de María Santísima por el pecado, haciendo que caigáis continuamente en vuestras debilidades.
Quiero curar vuestros corazones, de estas llagas que el enemigo de vuestra salvación abrió, llevándoos siempre más a resistir al mal, a oponer a las tentaciones del demonio las virtudes, a vuestros defectos las virtudes, llevándoos cada día más también a vivir una vida de profunda oración, intimidad y comunión con Dios, con María Santísima, con Nosotros los Santos, con los Ángeles.
Os llevo cada día más al Amor mayor, más abrasado y profundo a la Palabra de Dios, a la Palabra de María Santísima, a los Mensajes Celestiales que ya hace 20 años os son dados Aquí y que en tantos lugares de la Tierra ya hace muchos más años.
Es Mi misión llevaros a una vida de profundo sacrificio y penitencia, de renuncia a vosotros mismos y a la voluntad corrompida, de renuncia al mal y de perfecta mortificación de todos vuestros deseos desordenados. Para que así, cada día más, viviendo una vida perfecta en la oración, en el sacrificio, en la penitencia, en la sobriedad, en la templanza, en el equilibrio cristiano de los Santos, en la perfecta renuncia de vosotros mismos y del mundo, podáis seguir cada vez más fuertes y más resistentes a las tentaciones y a la acción del enemigo infernal, de nuestro enemigo que todos los días trama vuestra condenación.
Así, escaparéis siempre más ilesos y cada vez más fuertes de sus tentaciones y emboscadas. Y vosotros entonces, como verdaderos campeones, guerreros victoriosos de la santidad podréis un día llegar junto a Nosotros en el Cielo y recibir aquella Corona que Nosotros los Santos ya recibimos por haber combatido el buen combate aguerridamente hasta el final.
Es Mi misión, curaros de todos los males también de vuestro corazón, de vuestro interior, de vuestra mente, de vuestra naturaleza humana y hasta incluso de vuestro cuerpo. Porque el Señor desea que vosotros seáis guerreros, soldados plenamente fuertes, plenamente firmes, plenamente aguerridos en la lucha, en la batalla por la salvación de las almas y para hacer la Verdad, la Santa Fe Católica, el Corazón Inmaculado de María triunfar en el mundo.
Pedidme las gracias, las curaciones para el alma, pues todo esto Dios quiere concederos. Pedidme las gracias para la curación del cuerpo, pero sin apegaros a ellas, porque muchas veces Dios permite a vosotros también el sufrimiento para que con el vosotros podáis salvar más almas. Pero pedidme porque muchas curaciones físicas el Señor desea realizar por medio de Mí, para que tengáis salud, no para volveros al mundo y perderos con el mundo. Sino para que os volváis apóstoles valerosos, en la lucha por la salvación de las almas, por el triunfo del bien sobre el mal, de la luz sobre las tinieblas, de la verdad sobre la mentira, de Dios sobre satanás, del Cielo sobre el infierno.
Yo prometo rogar por vosotros, incesantemente, como ya lo he hecho hasta ahora en todo instante en el Trono del Señor y de Su Madre Santísima. Vivid la verdadera devoción a Nosotros, los Santos, pues esta Verdadera Devoción os llevará al Cielo, al Paraíso, a Dios. Y Nosotros los Santos del Señor os conduciremos con seguridad por la ruta correcta, que Nosotros ya descubrimos, anduvimos y con la cual llegamos victoriosos al Cielo. Nosotros os llevaremos por esta ruta y no descansaremos mientras no os veamos con Nosotros en la Gloria Eterna.
Dejaos conducir por Nosotros, dejaos guiar por Nosotros, formar por Nuestros Mensajes, los Mensajes que os damos aquí.
Haced Nuestra Hora de Oración los Miércoles con más amor, porque a través de esta “Hora Santa” os transformaremos en aquellos mayores Santos que la Santísima Virgen desea producir en el final de los tiempos para mayor glorificación de Dios, de la Santísima Trinidad, de la Verdad y para mayor humillación, derrota y desgracia en el infierno y sus potencias. Vosotros sois llamados a ser estos Santos y lo seréis de hecho, si os dejareis conducir y formar por Nuestros Mensajes.
A todos en este momento, Yo CAMILO DE LELLIS, Bendigo generosamente con la Madre de Dios y con todos los Santos y Ángeles del Paraíso.
La Paz Marcos, predilecto de los Santos, amado de los Santos, elegido Nuestro. La Paz, Mi pueblo bien amado.”


11.07.2010 – Mensaje de María Santísima:

“Mis queridos hijos, hoy, cuando ya conmemoráis Mi Aparición en
MONTICHIARI como ROSA MÍSTICA a Mi hijita PIERINA GILLI, Yo os Bendigo y os doy nuevamente la Paz!
Os invito Mis hijos, a ser rosas; rosas amarillas de reparación y penitencia como Yo pedí a Mi hijita
Pierina Gilli.
Sed rosa amarillas de reparación y penitencia, ofreciendo vuestra vida al Señor en sacrificio, para expiar tantos pecados con que ÉL es ofendido. Y también para suplicar Conmigo la Conversión de tantos pecadores que todos los días van por la vía larga del pecado y de la condenación apartándose cada vez más de DIOS, ofendiéndoLo y llenando el mundo con el mal, con el pecado, con las tinieblas de satanás. De esta forma, vosotros seréis rosas amarillas y doradas que desprenden el perfume místico de la reparación, que sube al Cielo delante del Altísima para alegarLo, consolarLo por la gran tristeza que Le dan los pecadores que rechazan Su Amor, que blasfeman contra Su Santo Nombre y que violan Sus Mandamientos practicando la maldad y la injusticia en este mundo.
Vosotros así, sois Conmigo las rosas amarillas más bellas que Yo ofrezco delante del Trono de la Santísima Trinidad para Su mayor gloria y para Su mayor alegría.
Sed rosas amarillas de reparación y penitencia, rezando mucho todos los días, para junto Conmigo contrabalancear el peso de la Divina Justicia, que quiere castigar y punir el mundo con los castigos mayores, tal como nunca el mundo jamás nunca vio. Para así, punir y purificar la faz de la Tierra de tanto pecado, de tanta maldad que se cometen cada día por los hombres.
Si vosotros fuereis estas rosas amarillas que Conmigo rezan, que Conmigo suplican, que Conmigo imploran al Señor Su Misericordia conseguiremos todavía de ÉL Gracias superabundantes de Amor, para estas almas de Mis pobres hijos pecadores, que locamente viven sin DIOS y piensan poder existir sin DIOS…
De esta forma, Nosotros os atraeremos hacia el Señor por medio de la fuerza mística de la Oración que producirá el Milagro de la Gracia y del encuentro del alma de estos Mis hijos con DIOS. Y a partir de este encuentro, ellos se volverán apasionados por el Señor, Lo amarán y nunca más se apartarán de ÉL.
Sed las rosas amarillas e penitencia y reparación, para junto Conmigo con el perfume místico y sobrenatural de la reparación, haremos al horrible hedor del pecado retroceder hasta desaparecer completamente. Y así, podremos transformar este pantano de pecado en el cual el mundo se tornó, en un nuevo jardín de gracia, belleza y santidad.
Sed las rosas amarillas de reparación y penitencia, ofreciendo cada día pequeños sacrificios, abstinencias y renuncias de las cosas a que más sois apegados y que más gustáis. Para que así el Señor purifique vuestras almas de vuestros pecados, vuelva vuestras almas más bellas, cierre las llagas que el pecado dejó abiertas en vuestras almas. Y así, vuestras almas y la de todos los que os rodeen gocen de perfecta salud, belleza y esplendor espiritual. Para que así, cada día, Yo pueda presentaros al Señor como las rosas amarillas, doradas, más bellas para darLe alegría, contentamiento y satisfacción!
Sed como Mi hijita Pierina Gilli fue:
  1. una rosa amarilla dorada de penitencia y reparación, por sí y los otros;
  2. una rosa roja de sacrificio, que aceptó el sufrimiento, el dolor, que soportó la injusticia y la persecución de Mi Amor por la salvación de las almas.
  3. Una rosa blanca de oración, que todos los días dio al Señor el perfume místico de su oración con el corazón, cada vez más dócil, más generosa, más abierta, más obediente, más conforme a la Santa Voluntad del Señor.
Si fuereis como Mi hijita Pierina Gilli fue, seréis verdaderamente una rosa amarilla dorada de penitencia, y haréis la rosa amarilla que Yo traigo sobre Mi Corazón resplandecer poderosamente sobre el mundo entero. Y las almas al ver esta Mi Mística Luz correrán hacia Mí, dejarán las tinieblas, abrazarán la Luz y se Salvarán para toda la Eternidad.
Sed Mis rosas
amarillas de penitencia y reparación, rojas de sacrificio y amor y blancas de oración e inocencia.
A todos en este momento Bendigo de
MONTICHIARI, de MEDJUGORJE y de JACAREÍ.
La Paz. La Paz, Marcos. La Paz a todos Mis hijos amados.”


04.07.2010 – Mensaje de María Santísima:

“Mis amados hijos, en este mes de Julio, cuando vosotros conmemoráis Mi Aparición en Montichiari como Rosa Mística, donde Yo os invité a rezar el Rosario, a convertiros, a volveros a Dios mientras todavía hay tiempo. En Montichiari, donde Yo di a todo el mundo, los Mensajes, la Medalla, las señales de Mi Amor Materno, Yo os invito a volver vuestros corazones y vuestras miradas hacia Mí, a vuestra Madre amorosa cuyo Amor abraza a la humanidad entera, abraza a todos vosotros!
A través de la Imagen de Mi Aparición en Montichiari, derramé Lágrimas de Sangre hasta en muchos países, para manifestar Mi Dolor por los pecados del mundo. Mis Lágrimas de Sangre tienen un gran poder delante de DIOS, para alcanzar Su Divina Misericordia, para aplacar Su Justicia, para deshacer los planes malignos de satanás y para liberar a las pobres almas de los pecadores, que están en sus garras y dominados por él en el pecado, en la vida del pecado.
Os invito, pues, a renovar el amor por el Rosario de las Lágrimas de Sangre, a rezar siempre más, con mayor fe, fervor y devoción. Este Rosario puede parar fácilmente las guerras, puede detener las pestes, los castigos, las calamidades de la naturaleza, porque él posee las Virtudes de aquellas Lágrimas de Sangre que Yo derramé en el Calvario, a los Pies de la Cruz de Mi Hijo Jesús, uniendo Mi Sangre a la Sangre de ÉL y que Yo derramé a lo largo de toda Mi Vida, sufriendo con ÉL y con José por vuestra Salvación.
Yo deseo Mis queridos hijos, realizar Mi Triunfo en el mundo por la virtud, por la victoria de Mis Lágrimas de Sangre, que fueron el precio de vuestra salvación con la Sangre de Jesús.
Por eso Mis hijos,
os invito a uniros Conmigo en esta intensa oración de expiación, de súplica y de amor. Para juntos alcanzar del Señor nueva lluvia de Misericordia sobre la Tierra, nuevos tiempos de Gracias, de Paz y de Santidad con el Triunfo de Mi Corazón Inmaculado en todas las Naciones!
En este mes rezad más, haced más sacrificio, meditad más en los Mensajes que Yo di en Montichiari y que Yo di Aquí, pues Aquí en Jacareí va a terminar todo aquello que Yo comencé en Montichiari y Mi Corazón Inmaculado tan poco amado y tan despreciado al fin va a Triunfar.
A todos en este momento Bendigo con Amor de Montichiari, de Heede y de Jacareí”


27.06.2010 – Mensaje de María Santísima:

“Queridos hijos, hoy con renovado Amor en Mi Corazón, Yo vengo hasta vosotros una vez más a llamarlos a la Conversión, al Amor, a la Paz.
A pesar de Yo estar apareciendo desde hace tantos años en Medjugorje y Aquí y llamando a Mis hijos a la Conversión sincera, la mayoría de la humanidad aún está lejos del Señor, lejos de Su Amor, lejos de la Paz, de la Conversión y de la Salvación. A pesar de que Yo estoy cansada, Yo no estoy desanimada Mis hijos! Yo continuaré luchando por vuestra Salvación hasta el fin, ningún sufrimiento Me es pesado o demasiado duro para salvaros Mis hijos. Yo lucharé, Yo lucharé con todo Mi Amor para salvaros, sólo no salvaré a aquellos que concientemente y voluntariamente no quisieren, no quisieren cambiar de vida, no quisieren obedecer Mis Mensajes, no quisieren renunciar a Su voluntad para hacer la Voluntad del Señor y la Mía. Vean Mis hijos, si con tantas Mías Apariciones en todo el mundo, en Medjugorje, Aquí, todos los días es tan pequeño el número de aquellos que Me responden SI. Imaginen si YO no viniese, si Yo no viniese a llamaros, si Yo no apareciese, si Yo no viniese a invitaros a la Conversión y atraeros a la Salvación con Mis Mensajes!
Ved pues Mis hijos, cuán grande es el Amor de Dios y el Mío por vosotros, y cuán grande es la dureza de vuestros corazones. Abrid los corazones, invocad al Señor con confianza y seréis Salvos, o sea, verdaderamente volveos al Señor con los vuestros corazones contritos, humillados, arrepentidos y abiertos y seréis Salvos. Si invocareis al Señor así, ÉL vendrá, Yo vendré, con Gracias superabundantes de Salvación para salvaros, para transformar vuestra vida en un pequeño Paraíso, donde la Paz, donde el Amor, donde la Santidad, la Pureza y el Propio DIOS siempre reinarán, siempre estarán presentes.
Mis Mensajes de Medjugorje y de Aquí, os llaman a vivir una Verdadera Vida en Dios, una Nueva Vida en Dios. Sois llamados a ser los hijos Bienamados del Señor, que están siempre con ÉL, que trabajan siempre con ÉL y que son los herederos de Su Propia Gracia y Felicidad, de Su Gloria y de Su Eterna Benevolencia. Sois llamados a vivir una vida maravillosa, extraordinaria y altísima. Si vosotros la quisiereis podéis alcanzarla y vivirla, basta solamente un acto de vuestra voluntad, basta solamente un SI y Yo prometo que os llevaré, que os ayudaré a llegar y a vivir esta Verdadera Vida en Dios.
Yo vine Aquí y fui a Medjugorje para llevar a todos ustedes, Mis hijos de estos últimos tiempos, los trabajadores de la última hora, a la más alta y consumada Santidad. Si vosotros Mis hijos, Me fuereis dóciles os transformaré en verdaderas copias de los Ángeles del Cielo, ángeles de amor, ángeles obediencia, ángeles de perfección, ángeles de gracia. Ustedes son Mis hijos queridos, Mis apóstoles de la paz. Id pues, haciendo Mis Cenáculos de casa en casa, llevando Mis Mensajes de Paz, de Conversión a todos, llevando la Gracia que Yo emano desde este Lugar, que Yo emano desde Medjugorje, para todos vosotros, para el mundo entero. Si hiciereis lo que Yo os pedí, muchas almas serán salvas y habrá paz. La Justicia, la Verdad, la Equidad, la Caridad, la Concordia, la Paz y el Amor triunfarán de la injusticia, de la impiedad, de la violencia, de la discordia, del desamor, del mal entre los hombres. Y entonces, levantaremos, construiremos juntos, Yo y vosotros, un nuevo mundo de paz, el mundo de Mi Corazón Inmaculado, el mundo de DIOS.
Cada Ave María de Mi Rosario, que rezáis con el corazón es un ladrillo más que colocáis en la construcción de este nuevo mundo de DIOS, el mundo de JESÚS, el mundo de MARÍA, el mundo de Mi Corazón Inmaculado. Sois las cuentas vivas de Mi Rosario y como tal, vosotros debéis uniros a Mí en oración continua e incesante junto a la Santísima Trinidad, para alcanzar de Ella todavía la Gracia, la Misericordia y Salvación para muchos de Mis hijos que están lejísimos de Mi Corazón. Yo cuento con vosotros para atraerlos a todos a Mi Corazón, para que también pueda salvarlos.
El tiempo urge Mis hijos, Mis Apariciones Aquí y en Medjugorje son las últimas para la humanidad, fue por eso que Yo Aparecí allá y Aquí durante tantos y tantos años. En breve este tiempo acabará, este tiempo de Gracia finalizará y no oiréis más Mi Voz llamándoos, no resonará más en vuestros oídos Mis palabras que dicen: - Mis queridos hijos, recen, recen, recen! Porque Mi Voz se silenciará para comenzar entonces a resonar los truenos de la Justicia Divina y los gritos de los demonios que vendrán a buscar a todos aquellos que no quisieron escuchar Mis llamados, Mis Mensajes.
Convertíos de prisa hijos Míos! No hay casi más tiempo, vuestro tiempo casi se agotó, levantad Conmigo las manos al Señor todos los días pidiendo que ÉL espere todavía a los pecadores que aún faltan convertirse para al final ejecutar Su Justicia.
Yo la Madre de ustedes estoy con ustedes en todo momento y coloco en vuestras manos Mi Mensaje de Paz, para que lo llevéis a todos Mis hijos del mundo entero como una paloma de la paz que lleva a todo el mundo el Mensaje del Señor, de la Salvación y de la Paz!
A todos hoy, Bendigo de Pellevoisin, de Medjugorje y de Jacareí.”


20.06.2010 – Mensaje de María Santísima:

“Mis hijos muy amados! Hoy, cuando ya están conmemorando Mi Aparición de Medjugorje, vengo una vez más a invitarlos al Verdadero Amor que Yo vine del Cielo personalmente para ofrecerles Allá y Aquí en Jacareí. De manera, que vuestros corazones perfectamente llenos de Amor Divino, den al Señor aquel amor, aquella fidelidad y correspondencia que Él tanto desea y Él tanto espera recibir de todos vosotros!

Mis Apariciones de Medjugorje son el último llamado que Yo hago a la Tierra para que se convierta, para que los corazones de los hombres se vuelvan a Dios, se abran a Su Amor, Lo reciban y Lo correspondan, de forma que así la Santísima Trinidad reciba la perfecta glorificación de todos vosotros, de todos los hijos del Señor.
Mis Apariciones de Medjugorje son el último llamado que Yo hago al mundo a la Paz. Si Mis Mensajes fueren obedecidos el mundo tendrá Paz, la Paz duradera, la Paz de Dios. De lo contrario, si autodestruirá por tantas y tantas guerras, por tantas injusticias, maldades y violencias que estallarán por todos lados.

Delante de vosotros están: la guerra y la Paz. Vosotros extenderéis las manos hacia aquello que quisiereis. Si escogiereis Mis Mensajes, si escogiereis obedecerlos tendréis la Paz. De lo contrario, podéis esperar los peores conflictos en el mundo, en la sociedad y en las familias.
Yo os llamo, por lo tanto, nuevamente a aceptar la Paz, aceptando Mis Mensajes y poniéndolos en práctica, en verdadera práctica.
Mis Apariciones en Medjugorje son el último signo que el Señor Dios ofrece a la Tierra, la señal de la Mujer vestida de Sol que lucha contra el gran dragón. La mujer que conduce a todos Sus hijos a la Salvación, e incluso siendo perseguida por el dragón la Mujer lucha para conducir toda Su descendencia a lo alto, toda hacia Dios, para conducir Su descendencia hasta la diestra del Señor. Mis Apariciones en Medjugorje, terminarán aquello que Yo comencé en Lourdes, La Salette, París, Pontmain y Fátima. Los Secretos de Fátima terminarán a través del Secreto que Yo confié a Mis hijos elegidos, Mis jóvenes de Medjugorje. Y Mi Plan que desde Mis más antiguas Apariciones he realizado para salvar a toda la Tierra, finalmente, se concluirá con el Triunfo Gloriosísimo de Mi Corazón Inmaculado.
Aquí, en Este Lugar, donde Yo también confié tantos Secretos a Mi hijito Marcos, veré Mi Plan, veré los Secretos que Yo di en Fátima alcanzar Su plena realización. Todos los hombres entonces sabrán que Dios existe, sabrán que Yo existo y que Yo estuve Aquí, que Yo estuve en Medjugorje, que Yo estuve en cada lugar de Mis Apariciones todo el tiempo. Muchos, al ver esa señal se convertirán, pero muchos verán y endurecerán su corazón debido a estar ya muy avanzados en la perfidia y en la maldad. Infelices aquellos que Mi Señal encuentre dominados por las tinieblas de satanás, o entonces entorpecidos por el amor de los placeres y de las cosas pasajeras de este mundo.
Para ellos aquel día será gran desespero y tristeza, mientras que para Mis hijos que supieron renunciar a sí mismos, que supieron amarMe más que a sí mismo y creyeron en Mí y Me obedecieron durante todo este tiempo, con generosidad y amor serán días de tanta, tantísima alegría!
Bienaventurados aquellos que como el pueblo Medjugoriano sin haberMe visto, creyeron en Mí.
Bienaventurados aquellos que como hijos Medjugorianos incluso sin haberMe visto y oído Mi Voz, creyeron en Mis Palabras incluso sin haber visto estas Palabras salir de Mi Boca.
Bienaventurados aquellos que como hijos de Medjugorje Me entregaron su corazón de pronto en el mismo instante en que se dieron cuenta, que constataron que estaban delante de Mí, con las Manos extendidas pidiéndoles sus corazones.
Bienaventurados todos aquellos que como Mis hijos de Medjugorje creyeron en Mis Mensajes, Los obedecieron, y Los pusieron en práctica incluso antes de ver los resultados de ellos en sus familias, en sus ciudades y en el mundo.
Bienaventurados aquellos que confían en Mí, que no exigen de Mí prueba y confirmación para creer y obedecerMe.
Bienaventurados aquellos que como Mis hijos de Medjugorje ponen el amor delante de todas las otras cosas, de todos los intereses, dudas e indagaciones. Y que con este amor perseveran día a día en la fidelidad y en el perfecto cumplimiento de Mis Mensajes y de Mi Designio Materno de Amor.
Bienaventurados todos aquellos que como Mis hijos de Medjugorje supieron amarMe y en este amor fueron victoriosos!
A todos, a todos Mis hijos, que como Mis hijos de Medjugorje fueron testados, probados por Dios en el Amor y vencieron, Me dieron su SI y ya hace tantos años caminan Conmigo en la Vía del Amor, de la Oración, de la Penitencia y de la Santidad, Bendigo generosamente en este momento de Pointmain, de Medjugorje, de Fátima y de Jacareí.
La Paz Marcos. La Paz a todos Mis hijos.”


13.06.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Amados hijos Míos, hoy con Mi Corazón lleno de Amor os Bendigo nuevamente y os doy Mi Paz.
Por la boca de Mi siervo, ahora podéis oír Mi Mensaje y comprender los sentimientos de Mi Corazón Inmaculado. Deseo que recéis lo máximo posible, pues el mundo necesita de muchas y fervientes oraciones, de valientes sacrificios para que los pecadores puedan encontrar la Luz de la Salvación, la Luz de la Gracia y de la Paz.
Sed, por lo tanto, Mis hijos, los colaboradores de Mi Corazón Inmaculado, rezando como Yo os pedí desde el principio de Mis Apariciones Aquí, ofreciendo también vuestros trabajos diarios de cada día como parte de la oración, como parte del sacrificio y buscando siempre bendecir más al Señor, que os Ama, que Me mandó Aquí con Mis Mensajes para traeros la Luz de la Salvación que ÉL os ofrece.
Sed los colaboradores de Mi Corazón, llevando Mis Mensajes siempre más lejos a todos Mis hijos, comunicándolos a todos aquellos que no los conocen, haciendo los Cenáculos que Yo os pedí en las familias, a fin de que Mis hijos conozcan la oración que os salva, la oración de Mi Rosario, las oraciones que Yo les di Aquí, a fin de que ellos conozcan Mis Mensajes, que conozcan Mis Apariciones Aquí y en todo el mundo, que Yo he hecho con ansia amorosa de Madre, que desea salvar a todos Mis hijos!
De esta forma, vosotros sois los verdaderos ayudantes de Mi Corazón, los verdaderos colaboradores de Mi Corazón, que Me ayudan en la ardua tarea de llamar a todo el mundo a la conversión y de reconducirlo al Señor por la vía de la oración y de la penitencia. Y dais a Mi Corazón un gran alivio, un gran descanso al ver que en vosotros Mi Corazón encuentra respuesta, encuentra generosidad, encuentra comprensión, encuentra amor.
Sed los colaboradores de Mi Corazón, ofreciendo todos los sufrimientos que el Señor permite que os sucedan, para que, a través de ese ofrecimiento intenso, nosotros podamos alcanzar de él para todo el mundo el Milagro de la Divina Misericordia, que salve el mundo de la gran destrucción, del gran castigo que lo espera…
Sed los colaboradores de Mi Corazón, buscando en todo tiempo y lugar tornarMe amada, conocida, obedecida y correspondida como hicieron Mis Pastorcitos de Fátima, como hicieron Mis niños de Medjugorje, Mis ángeles queridos, como hizo este Mi ángel querido, Marcos, desde que él Me vio por primera vez!
De esta forma, si Me amareis como Ellos Me amaron, si vosotros Me obedeciereis como ellos siempre Me obedecieron, vosotros seréis los verdaderos colaboradores de Mi Corazón Inmaculado. Daréis la mayor gloria al Señor como jamás ÉL recibió, alcanzaréis aquella santidad más consumada y daréis al mundo el más vibrante testimonio de amor por el Señor que haya habido en todos los tiempos.
Así Mis hijos, deseo conduciros cada día por la vía del perfecto amor, de la perfecta correspondencia a la Gracia Divina y del perfecto cumplimiento del Designio Amoroso de Mi Corazón Inmaculado.
Continuad con todas las Oraciones que Yo os di Aquí. Por medio de ellas Yo triunfaré, por medio de ellas Nosotros venceremos el mal y llegaremos triunfantes en aquella gloria y en aquella felicidad eterna que Dios Nuestro Señor preparó para todos.
Si Mis hijos, a pesar de que Yo ya estoy en la Gloria Eterna, Yo camino con vosotros! Vuestros sufrimientos son Mis sufrimientos, vuestros dolores son también los Míos, vuestros padecimientos son también Míos, porque Yo Soy vuestra Madre y os recibí a los Pies de la Cruz con todo Mi Amor para ser la Madre de toda la humanidad.
Por eso, camino junto a vosotros y os guiaré, os llevaré hasta la felicidad eterna, hasta la Eterna Gloria! Y entonces Mis hijos, nada, ni nadie, podrá destruir más nuestra alegría, nuestra felicidad y nuestro júbilo.
Extiendo sobre todos vosotros Mi Manto y os Bendigo generosamente de Fátima, de Medjugorje y de Jacareí.
La Paz Marcos. La Paz a todos Mis hijos amados”
Primera Aparición y Mensaje de Santa Zita:
Marcos, Yo ZITA, te Bendigo y Bendigo ahora a todos Mis hermanos. Amados hermanos Paz!
Sed los humildes siervos del Señor, viviendo en paz, sembrando la paz, propagando la paz a todos los corazones que no tienen paz.
Sed los humildes siervos del Señor, sirviendo cada día más con corazón humilde, confiado, desapegado a vosotros mismos y totalmente dedicados a volverlos cada día más conocido, amado, servido y adorado por todos.
Sed los humildes siervos del Señor, renunciando a vuestra voluntad cada día, entregándoos siempre más a la oración profunda, intensa y abrasada. A fin de que a través de vuestros corazones, un río de Amor Divino y de Paz corra sobre la humanidad entera, llenando todas las almas, toda la humanidad con Paz del Cielo.
Sed los humildes siervos del Señor, procurando cada vez más conocer la Voluntad del Señor, por los Mensajes que Aquí os son transmitidos, por la vida de intimidad profunda con ÉL y con María Santísima en la oración. A fin de que, a través de vosotros brille la Gloria del Señor, brille el Esplendor de Su Bondad, de Su Voluntad Santa, de Su Misericordia. Y toda criatura pueda conocer al Señor, Su Bondad, Su Misericordia, Su Amor para con todos y de toda lengua salga el más vibrante himno de alabanza al Señor.
Sed los humildes siervos del Señor, procurando cada día más, vivir en este mundo como si de él no fueseis, teniendo vuestro corazón vuelto hacia las cosas celestes, aunque no descuidando de vuestras obligaciones terrestres. Buscando en todo y en todo lugar difundir el Amor del Señor, difundir la Luz de la Verdad que es Su Palabra que son Sus Mensajes de Aquí y de cada lugar donde la Madre de Dios y el Propio Señor estuvieron. Para que de esta forma, vosotros podáis ser los espejos brillantísimos, que a todos reflejan la Luz de la Salvación y de la Gracia.
Sed los humildes siervos del Señor, buscando hacer tanto las grandes como las pequeñas cosas con profundo amor, para que todas ellas tengan un valor sobrenatural delante de Dios. Y este mérito puede alcanzar delante del Señor, no solamente para vosotros, sino para el mundo entero una lluvia de Misericordia, de Salvación y de Paz para vencer tanto mal, tanta maldad, tanta injusticia que existe sobre la Tierra.
Yo estoy con vosotros, no temáis! Estoy bien cerquita de vosotros y os cubro con Mi celeste delantal, derramo sobre vosotros las flores de Mis Bendiciones hoy. El enemigo os persigue porque no sois del mundo, sois del Señor, sois de María Santísima. Y como tal vosotros sois para él un continuo tormento. Vosotros sois para los malos un continuo tormento, una continua flagelación, flagelo de conciencia.
No temáis, porque Yo estoy con vosotros y os acompaño! Conozco todas vuestras dificultades y problemas y Mi Mano está sobre vosotros para protegeros, ayudar y guardar.
En los sufrimientos cuando la crus fuere más pesada estaré siempre a vuestro lado. No os puedo quitar todas las cruces, pero prometo levantarla, ayudaros a cargarla y a superarlas todas con amor, con Fe en el Señor y en María Santísima.
Mi Corazón vela por vosotros, incluso durante vuestro sueño y Yo deseo que cada uno de vosotros imite las Virtudes que Yo practiqué, sobretodo el Verdadero Amor por el Señor, para que también en vosotros se cumpla el Designio Amoroso de ÉL, que es siempre de Salvación, Bondad y Misericordia.
Yo, ZITA, os invito a agarrar el Rosario y a rezarlo ahora más que nunca para que se cumplan los Planes de la Santísima Virgen, para que se complete por lo menos un tercio de almas convertidas, verdaderamente convertidas y santificadas en el ejército de amor y oración de Ella. Y a confiar plenamente en el Señor que es vuestro Padre, que os Ama y que está siempre con vosotros.
Os invito con el Rosario a deshacer los planes de satanás uno por uno y a remover los obstáculos que él coloca en el camino del Señor y de la Señora, de los Planes Divinos de Ellos, uno por uno. Con el Rosario Nosotros conseguiremos estas Gracias y estas Victorias. Yo prometo descender del Cielo con los Ángeles para rezar con vosotros y ofrecer con vosotros a Ellos la Oración del Santo Rosario!
A todos, en este momento, Bendigo generosamente.”


06.06.2010 – Mensaje de San José:
“Hijos queridísimos de Mi Corazón. Yo, José, vuestro Padre os Bendigo hoy nuevamente y os doy la Paz.
Sed piedras vivas, trabajando intensamente por la construcción del Reino del Señor en la Tierra, tanto cuánto eso depende de vosotros. Sirviendo con generosidad a los Planes Divinos que desea salvar y reconducir a toda la humanidad a la Paz, a la Conversión, a la Santificación completa, al Amor, a la Victoria del Reino.
Sed piedras vivas, luchando arduamente para extinguir en vosotros vuestros defectos y también extinguir en los otros los defectos que tanto impiden a las almas, alcanzar la perfecta santidad. Para que así, podáis con el Señor construir el nuevo edificio vivo, el nuevo Templo vivo de gloria y santidad que el Señor tanto desea.
Sed piedras vivas, colocándoos totalmente al disponer del Señor, para que ÉL utilice toda vuestra persona, todo vuestro ser para hacer Su Amor, Su Gracia y Su Ley conocidos por el mundo entero. Para que así, cada vez más aumente la construcción de almas vivas y santas para mayor gloria del Señor, hasta edificar toda Su Ciudad Santa, toda Su Nueva Jerusalén, que sois todos vosotros los llamados a ser las piedras vivas de la Ciudad Santa del Señor.
Sed piedras vivas, buscando cada vez más vivir de amor, rezar con amor, sufrir con amor, trabajar con amor y hacer todo con amor, para que así, vuestra edificación sea verdadera y duradera, a fin de que la construcción de vuestra santidad sea una construcción eterna y perpetua, que no se desmorone con los vientos del egoísmo, de la traición, del amor al mundo, del apego de sí mismo y del apego a las criaturas. Para que vuestra edificación, para que la obra de vuestro crecimiento espiritual dure y dure para siempre.
Sed piedras vivas, buscando en todo momento sembrar el amor donde quiera que paséis. El Amor Divino, el Amor del Señor que llama a todos Sus hijos en este tiempo, a conocerLO, a amarLO, a darLE su corazón, a vivir completamente unidos con ÉL, para que ÉL pueda realizar en la vida de cada uno de Sus hijos las maravillas de Su Amor, de Su Bondad y de Su Misericordia!
Así, verdaderamente, Dios podrá edificar Su Nueva Jerusalén, Su Jerusalén de Amor, Su Nueva Ciudad Santa en vosotros y por medio de vosotros. Y podrá, finalmente, establecer Su Trono en medio de vosotros y reinar con vosotros y en vosotros para siempre.
Mis hijos, Yo os llamo a todos a ser piedras vivas de oración, de sacrificio, de generosidad, y de amor!
Dad hoy vuestro si y tomaré vuestro corazón y lo transformaré en una verdadera piedra viva donde el Señor podrá edificar toda buena obra, toda obra santa.
A todos, en este momento, con Amor Bendigo."


30.05.2010 – Mensaje de San Gabriel Arcángel:
“Amados hermanos. Yo, Gabriel, Arcángel del Señor os saludo hoy y os doy la Paz.
Santificaos, para mayor Gloria del Señor y de la Virgen Santísima. Para que a través de vosotros el mundo pueda ver la Luz del Señor, la Luz de la Salvación y pueda entonces salir de las tinieblas y venir hacia la Luz, conocer la Verdad. Y así, alcanzar la Salvación que el Señor todavía hoy ofrece generosamente a todos.
Santificaos, para que en el mundo nuevamente triunfe el bien sobre el mal, el amor sobre el odio, la paz sobre toda forma de violencia y guerra, la santidad sobre el pecado, la verdad sobre la mentira, la luz sobre las tinieblas.
Santificaos, para que en vosotros y por medio de vosotros pueda ser cumplido el Plan que el Señor tiene para cada uno. Y así, Su Voluntad, Su Gloria y Sus Divinos Planes puedan ser realizados, de modo que toda la humanidad sea conducida junto con vosotros a la Salvación y a la Felicidad Eterna que ÉL prepara y ofrece a cada criatura, a cada alma, a todo hombre.
Santificaos, para mayor alegría de Dios, de la Virgen Santísima, de la Corte Celestial, de las criaturas que están en la Tierra. Para que entonces, toda la creación entone un himno vibrante de glorificación a Dios, por medio de vosotros y por causa de vosotros.
Francia es extremadamente amada por Dios y por la Santísima Virgen. ELLA resplandecerá sobre Francia con gran fulgor. Y cuando Su Luz resplandezca toda Francia será atraída y volverá hacia Su Corazón Materno y el Señor Dios será verdaderamente glorificado por todos los corazones y todas las almas de aquella nación. Aquella nación predilecta y tan amada por Dios y por la Virgen Santísima, dará gloria de tal modo al Señor, que todos los pueblos y naciones de la Tierra entonarán el himno de la alegría y de glorificación a Dios por todo lo que ÉL realizó y todavía realizará en Francia, su hija predilecta.
Yo, Gabriel, estoy con vosotros. Os Amo. Continuad haciendo todas las Oraciones que la Santísima Virgen os dio aquí, pues es a través de ellas que vosotros obtendréis la Victoria en la gran batalla, que ahora nos envuelve. Envuelve el Cielo, la Tierra y el infierno. Y solamente aquellos que estuvieren muy unidos a la Santísima Virgen Aquí, por la obediencia a Sus Mensajes y por las Oraciones que ELLA Aquí dio, podrán al fin ser coronados con la Corona de la Eterna Gloria.
Yo, Gabriel os digo: Buscad la Fuerza de Dios en la oración y la encontraréis. Abrid vuestro corazón al Señor, renunciad a vuestra voluntad y aceptad la de ÉL. Y en vuestra vida el Triunfo de la Gracia de Dios estará asegurado.
La Paz Marcos. Te amo. Mi elegido, amigo predilecto Mío. La Paz Marcos.”


23.05.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Mis hijos amados! Hoy, os invito nuevamente a la Santidad. Sin la Santidad ustedes no podrán ser aceptados en el Cielo, el día que dejaren este mundo y sin ella Dios no podrá unirse a ustedes. Solamente por medio de la Santidad vuestra vida, vuestra existencia, alcanzará la plenitud de la finalidad para la cual ella os fue dada por Dios.
No fuisteis creados por Dios, para únicamente gozar de los bienes y de las cosas de este mundo como si ellos fuesen un fin absoluto en sí mismos para vosotros. No! Fuisteis creados para el Señor, para el Amor de Él, para conocer Su belleza, Su gracia, Su bondad, que llana todo el universo. Y para que entonces, conociéndoLO y amándoLO, vosotros pudieseis ser partícipes de Su Vida Divina, de la Gracia y de Su Eterna Felicidad.
En todas Mis Apariciones por todo el mundo, invité a los hombres y aún invito a la Santidad, mas pocos han respondido a Mi llamado por estar todavía demasiado apegados a sí mismos, al mundo, a los bienes, a las honras y a las vanaglorias de este mundo.
Mis hijos, la Santidad es fácil para aquellos que ya renunciaron a sí mismos y escogieron a Dios. Ella sólo es pesada, dura y difícil para aquellos que continúan intentando conciliar el amor a Dios y el amor al mundo; el cumplimiento de la Voluntad de Dios y el cumplimiento de su propia voluntad; la búsqueda de Dios y la búsqueda de la satisfacción de sus intereses y de sus voluntades personales, en la mayoría de las veces contrarias a la Voluntad de Dios. Para esos, el camino de la Santidad siempre será duro y amargo, por eso os invito Mis hijos.
No seáis del número de esos infelices, que Mis Ángeles, Mis Ángeles de la Justicia, van a amarrar como manojos de leña y tirar en el fuego que nunca más se apagará…
Yo Soy la Madre de la Divina Justicia! Ahora Soy la Madre de la Misericordia, estoy dando todas las oportunidades a los hombres, a vosotros. Aparezco, lloro en Mis Imágenes, llamo, doy señales en todas partes del mundo para llamaros a Dios, a la Salvación. Pero en breve, cuando este tiempo de Misericordia termine va a comenzar el tiempo de la Justicia y Yo, Madre de la Justicia personalmente, seré Aquella que con Mi Hijo el Divino Juez, voy a aplicar la Justicia más terrible contra todos aquellos que se burlaron de Mí, que no quisieron obedecerMe y ni oírMe y que fueron la causa de Mi Corazón tener tantas espinas que lo traspasaren clavadas en Él.
Por eso Mis hijos os invito: SANTIFICAOS, pues este es el tiempo que el Señor preparó para vosotros, donde todo aquel que quiera buscar la Santidad va a conseguirla.
SED SANTOS, como Mi hija Rita de Casia, como Mis Pastorcitos, como Mi hijita Bernardita de Lourdes y tantos de Mis Videntes, de Mis Elegidos por el mundo lo fueron. Así Mis hijos, daréis a Mi Corazón una gran alegría y motivos para que Yo, venga para daros la Salvación en el día en que cada uno fuere llamado por el Señor para recibir cada uno, la recompensa según sus obras. Este tiempo de Gracia fue dado por la Bondad del Señor para vosotros. Aparezco, llamo, hablo y aún así tan pocos son los que Me siguen… Imaginad si Yo entonces no os viniese a hablar, si no apareciese, si no Me manifestase para dar al mundo Mis Mensajes de Salvación. Ya no habría más nadie debajo de la bandera de la Cruz de Mi Jesús!
Por eso os pido Mis hijos: No perdáis tiempo. Divulgad Mis Mensajes a todos! Haced los Cenáculos que Yo os pedí en las familias, llevando Mis Mensajes, las Oraciones y los Tesoros que os di en Este Lugar, para que cuanto antes Yo junte el número de ovejas para guardad con seguridad en el Aprisco del Sagrado Corazón de Jesús. Y entonces, el Señor pueda finalmente realizar el gran Triunfo de Mi Corazón Inmaculado que Yo espero con santa ansiedad.
A todos, en este momento Bendigo, de Fátima, de Heroldsbach y de Jacareí.”


20.05.2010 – Mensaje de San José:
“Mis hijos, rezad. Rezad. Rezad. Continuad rezando las Mil Ave Marías con frecuencia pues es por medio de ellas que muchas naciones serán Salvas, inclusive la vuestra. La Paz”
(Vidente Marcos Tadeu: Luego, habló conmigo particularmente, me dio instrucciones personales, me bendijo y desapareció. San José vestía hoy una túnica blanca con manto ceniza-azulado.)


19.05.2010 – Primer Mensaje del Ángel Bramiel:
“Marcos, Yo Soy el Ángel Bramiel. Todos debéis abrir vuestros corazones al Amor Divino y dejaros tomar completamente por él. Cuando un alma se abre y acepta este Amor, queda completamente absorta por el deseo de agradarlo, glorificarlo y satisfacerlo siempre más. Por ese motivo, nada se le presenta amargo o demasiado duro y su alegría es donarse continuamente al Señor. La Verdadera Caridad es el sello del alma que ama y en ella el Señor se complace derramando su Divina Gracia sin límites. Y solamente por la Verdadera Devoción a Nosotros, los Santos Ángeles, es que el alma puede abrirse a este Divino Amor y por él ser completamente llena. Cuanto más el alma se abre a Nosotros más ella recibirá el Amor Divino que Nos llena y arrebata. Rezadnos más para que podamos llenaros más de este Amor. La Paz, Marcos. La Paz a todos.”
(Vidente Marcos Tadeu: Luego, habló conmigo particularmente, me dio instrucciones personales, me bendijo y desapareció. El Ángel Bramiel tenía los cabellos oscuros, ojos verdes y vestía una túnica beige.)


17.05.2010 – Mensaje de San José:
“Mis hijos, contemplad Mi Amantísimo Corazón envuelto en Llamas Místicas de Amor. Estas Llamas deben descender sobre vosotros y abrasaros, volveros ardientes en el celo por la Gloria del Señor, por el cumplimiento de Su Voluntad y por la Salvación de las almas. No os neguéis a recibir la Llama de Mi Corazón en vosotros, pues ella desea hoy más que nunca comunicarse a vosotros y tomar cuenta de todo vuestro corazón. Debéis colocar en lugar de vuestro corazón pecaminoso Mi Amantísimo y Ardiente Corazón, por medio de la mortificación de vuestra voluntad y aceptación de la Mía. De esta forma, vuestro corazón desaparecerá y en lugar de él surgirá el Mío, abrasado y lleno de Amor y con él conseguiréis amar y cumplir la Voluntad Santa del Señor cada día de vuestra vida. Entonces estaré Yo obrando en vosotros, gobernando vuestra vida y obrando poderosamente para la Salvación del mundo.
Es en vuestra pequeñez que Yo quiero manifestar Mi Poder y las maravillas de Mi Amor. Haced Mi Hora de Oración siempre, pues por medio de ella prepararé vuestro corazón para recibir el “Bautismo de Fuego” de Mi Amantísimo Corazón. Contemplad más Mi Amantísimo Corazón, pues él mucho quiere enseñaros e infundiros el Celestial Amor. Bendigo esta Capilla del Santuario que es Mi Segunda Casa de Nazaret, a ti, Mi elegido Marcos y a todos Mis amados hijos. La Paz-“
(Vidente Marcos Tadeu: Luego, habló conmigo particularmente, me dio instrucciones personales, me bendijo y desapareció. San José vestía hoy una túnica blanca con manto ceniza-azulado.)


16.05.2010 – Mensaje de María Santísima:

“Mis hijos queridos y muy amados de Mi Corazón; hoy, cuando vosotros aún estáis aquí contemplando Mi Aparición en Fátima os digo:
“Mi Corazón Inmaculado Triunfará conforme Yo prometí en Fátima y conforme tantas veces os prometí Aquí”
Mi Corazón reinará en los corazones de todos los hombres y Mi Reino será el Reino del Amor, de la Paz… Será el Reino de la unión verdadera entre los hombres de buena voluntad. Y entonces, todos los hombres que sobrevivieren a los castigos y permanecieren vivos, guardados bajo Mi protección, serán un solo pueblo adorando y amando a un solo Señor… Amando, obedeciendo, sirviendo y siguiendo a una sola madre YO vuestra Madre!
Mi Corazón Inmaculado está con vosotros Mis hijos y Mi Amor no se cansa de mostraros cuánto quiero vuestra Salvación, cuánto quiero vuestra felicidad ya aquí en la Tierra y Conmigo en el Cielo.
Lo que destruye vuestra felicidad es el pecado, es el amor al pecado, es el amor a aquello que es contrario a la Voluntad de Dios.
Es eso que destruye vuestra paz! Es eso que introduce el desorden en vuestra vida. Es eso que hace que vuestros días sea salpicados de continuos sufrimientos y dolores…
Si. Vuestros pecados o los pecados de los hombres son la causa de vuestros sufrimientos!
Por eso tantas veces os pedí que cambiaseis de vida. Que os convirtieseis y que trabajaseis junto Conmigo en la difusión de Mis Mensajes, de Mi Rosario para que todos pudiesen convertirse, dejar el pecado y así, el mundo poder al fin alcanzar la Paz.
Os invito a luchar Conmigo una vez más. No desaniméis pues Yo estoy con vosotros! Yo os ayudaré y juntos trabajaremos por la victoria del bien… Por la victoria del Señor, de la Gracia sobre el pecado. De la Luz sobre las tinieblas, del Amor sobre el odio, de la Paz sobre la guerra.
Yo estoy con vosotros Mis hijos. Sabed que vosotros sois muy responsables por el testimonio que dais a los otros que os ven, que os oyen. Muchos toman la religión como algo duro, amargo y hasta incluso imposible de ser practicada por vuestra culpa. Sí, porque vosotros dais a ellos un mal testimonio, un mal ejemplo…
Al no desapegaros de vuestros apegos, de los amores a las cosas vanas de esta Tierra volvéis la religión amarga, dura y pesada. Vosotros no queréis soltaros de ese peso en que insistís continuar apegados y a cargar con vosotros. Y en esta lucha, en este cansancio en intentar conciliar el Amor de Dios con el amor al mundo y a sus vanaglorias vosotros os cansáis y dais al mundo un testimonio feo de que la religión es demasiado dura. Oh no! El yugo de Mi Jesús es suave… Él se vuelve suave para aquellos que se libran del jugo del mundo, del yugo de la esclavitud al pecado, la vanidad y las cosas vanas de esta Tierra que pasan.
Para el alma que ya se liberó, el yugo de Mi Jesús es dulce… es suave… es de Paz!
Buscad Mis hijos por lo tanto, liberaros interiormente para que como Santa Gemma y todos Mis Hijos Santos que están Conmigo en el Cielo, vuestra Fe sea pura, alegre, dulce que a todos encante! Que a todos invite… que a todos atraiga también a seguir y a amar a Mi Jesús y a Mí.
La Cruz de Mi Jesús tendrá el peso que vosotros pudiereis llevar. Ni un kilo más!
Por eso Mis hijos confianza. Yo estoy con vosotros! Todos los Santos del Cielo están con vosotros para ayudaros a llevar la cruz e esta cruz llevada por vosotros con amor y por amor al Señor será fuente de Conversión y de Salvación de muchas almas.
Haced los Cenáculos que Yo tanto os pedí en las familias llevando Mis Mensajes, Mis Oraciones y todo cuanto Yo os he dado aquí en Mis Apariciones en Jacareí.Rezad el Rosario con todos! EnseñadLo a todos porque es a través del Rosario que Yo voy a salvaros y que AL FIN MI CORAZÓN INMACULADO TRIUNFARÁ!
A todos en este instante Bendigo de Fátima… de Montechiari y de Jacareí…”


15.05.2010 – Primer Mensaje del Ángel Jael:
“Marcos, Yo Soy el Ángel Jael. Te amo. Amo a todos los que rezan aquí y aman este Lugar Santo de las Apariciones. Vengo a traer la Paz a vuestros corazones y deseo llenarlos de tal modo de Paz hasta hacerlos desbordar. Pero, nadie podrá recibir la Paz ni conservarla mientras permanezca apegado a aquellas cosas que impiden recibir o conservar la Paz: los amores a las cosas vanas de este mundo y a las criaturas. Dejad estos amores desordenados y dejad también vuestra voluntad desordenada y entonces seréis libres interiormente y podréis al fin tener la Verdadera Paz, y exultaréis de alegría en el Señor. Rezad el Rosario. Sólo por él llegaréis a la Paz Divina. Yo rezo por vosotros sin cesar delante del Trono del Señor y os cubro con Mis Santas Alas para defenderos de todo mal. La Paz.”
(Vidente Marcos Tadeu: Luego, habló conmigo particularmente, me dio instrucciones personales sobre lo que debo hacer, me bendijo y desapareció. El Ángel tenía los ojos azules, cabellos rubios y usaba una túnica azul claro.)


14.05.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Mis amados y muy deseados hijos, Yo os invito al Amor Verdadero por el Señor. Vuestro amor debe ser generoso, ardiente y pronto en el cumplimiento de la Voluntad del Señor. Sin este amor, el Señor no os podrá aceptar y no podrá unirse con vosotros. Imitad a Mis Pastorcitos de Fátima: Lucía, Francisco y Jacinta, que vivieron en altísimo grado el amor sin reservas al Señor y a Mí y practicaron la virtud de la generosidad de modo tan admirable, para que finalmente el Señor pueda unirse con vosotros y reinar definitivamente en vosotros. Continuad rezando el Santo Rosario todos los días pues es a través de él que Yo os haré crecer en el amor y en la virtud de la generosidad día tras días. A todos Bendigo generosamente ahora. La Paz.”
(Vidente Marcos Tadeu: Luego, habló conmigo particularmente, me dio instrucciones personales sobre lo que debo hacer, me bendijo y desapareció.


09.05.2010 – Cenáculo en conmemoración de los 93 años de la Aparición de María Santísima en Fátima – Portugal, a los pastorcitos Lucía, Francisco y Jacinta
Mensaje del Pastorcito Francisco Marto:

“Amados hermanos Míos, Yo, FRANCISCO, Francisco Marto, Pastorcito de FÁTIMA, vengo a traeros la Paz, a traeros el Amor y la Gracia del Señor y de María Santísima para inundar con este Amor y con esta Paz vuestras almas y vuestros corazones.
Ven, tú, Mi hermano. Tú que Me escuchas y Me oyes. Tú que fuiste atraído por la Señora del Rosario y de la Paz, hasta este Lugar Bendito que para Mí, que para Nosotros, todos los Santos del Cielo es más querido que todo el mundo son sus tesoros y bellezas.

Tú…, que fuiste atraído hasta aquí. Tú que fuiste amado con un cariño, con una predilección sin igual. Tú, que fuiste el blanco de la Misericordia y Benevolencia del Altísimo. Tú que recibiste la Gracia de estar aquí, de oír estos Mensajes, Gracia que tantas naciones y pueblos quisieron y no recibieron.
Tú que recibiste este favor del Señor abre tu corazón, lanza fuera todo amor de ti mismo, todo apego a tu voluntad, toda rebeldía y desobediencia, lanza fuera de ti toda la vanidad y toda la sed de las honras y alegrías de este mundo, para finalmente en tu corazón haber espacio para la Gracia de Dios, para el Amor de Dios y para Su Paz que quiere llenarte completamente hasta derramarse para llenar y saciar otras almas de Paz.
Sigue Mis ejemplos, pues Yo, junto con Mi hermana Jacinta y Mi prima Lucía, mucho amé al Señor y a la Señora del Rosario. Si Me siguieres Yo te transformaré en una verdadera copia de Mí mismo, reproduciendo en ti Mis sentimientos, Mis virtudes y Mi propio Amor, para que con él puedas amar a Dios y a la Virgen Santa con corazón puro, totalmente desprendido de la Tierra, completamente vuelto hacia las cosas celestiales.
Ven y aprende de Mí a callarte en las injurias, en los insultos…
Ven y aprende de Mí a recibir en paz las injusticias, los dolores y los sufrimientos y todo ofrecer al Señor, por la Salvación de los pecadores descarriados que sólo podrán ser salvos si hubiere una gran fuerza de expiación, de sacrificio y de súplica en la intención de ellos. Y no hay forma de suplicar con más violencia al Cielo que ofreciendo el sufrimiento, el sacrificio con amor.
Ven, aprende a llevar tu cruz como Yo la llevé, ofreciéndola para salvar a toda la humanidad y tantas almas que todos los días corren el riesgo de perder la Gracia de Dios y caer en pecado. Con esta fuerza mística y sobrenatural, ofrecida por vos al Señor, la fuerza de la oración y del sacrificio, podremos impedir que muchas almas caigan en las garras de satanás y que muchas otras que él ya tenía por hecho como suyas para siempre, serán liberadas de sus garras y de su influencia maligna.
Ven detrás de Mí, amigo Mío y hermano Mío, aprende a glorificar al Señor y a amarLO como ÉL quiere ser amado. ÉL quiere ser amado con obras, no tanto con palabras. ÉL espera de ti obras de amor, de generosidad, de donación, de entrega total, de vaciamiento de ti mismo y de completa Consagración de todo tu ser al Amor de ÉL.
Tú no fuiste creado para ti mismo, ni para el mundo con sus divertimentos, vanaglorias, tesoros y riquezas. No fuiste creado para el mal, sino fuiste creado para ser una perfecta imagen y semejanza del Señor y para glorificarLO con tu amor, con tu vida y con tus obras en medio de las criaturas y de las naciones.
Debes por lo tanto, volver a aquella que es tu vocación original:
ser una perfecta imagen y semejanza de Dios. Por lo tanto, lanza fuera de ti todo lo que deforma esta imagen perfecta, todo amor de ti mismo, del mundo y de las criaturas, todo apego desordenado, toda sombra de vanidad, de soberbia, de egoísmo, de frialdad y dureza de corazón. SígueMe por el camino de la inocencia, sígueMe por el camino de la Santidad y Yo pondré Mi Mano en la tuya y te conduciré con pasos seguros, firmes y ciertos, constantes y vigorosos, cada vez más adelante en el camino del Verdadero Amor y de la Verdadera Santidad.
No temas en los sufrimientos! El Señor estará siempre contigo como siempre estuvo conmigo y así como la Señora del Rosario y de la Paz nunca Me abandonó, Ella tampoco nunca te abandonará… No ves que las Apariciones de Ella a Mí, a Lucía y Jacinta en Fátima hace tantos años y también aquí en Este Lugar, a Marcos, ya hace casi veinte años son la mayor prueba del Amor de Ella por ti? Qué madre quedaría buscando su hijo por tantos años, por tantas décadas y hasta siglos, si ella no lo amase de un modo abrasador y hasta incluso casi enloquecido de amor?
Esta Madre existe. Es la Virgen María! Y en Sus Apariciones Ella viene a buscarte, viene a amarte, viene a curarte, viene a liberarte del mal, viene a luchar para llevarte al Cielo, a la Salvación! Cree por lo tanto, de una vez por todas en el Amor de Ella, considera por nada todo lo que no es Ella, todo lo que no es el Amor de Ella, todo amor que no sea el de Ella y entrégate de una vez por todas en los Brazos de este Amor abrasador que desea comunicarse a ti, que desea abrasarte, consumirte completamente hasta nada más quedar del viejo hombre que hay en ti, para que nazca en lugar una nueva criatura renovada en Dios.
Lánzate en los Brazos de esta Madre y verás cuántas maravillas Ella hará en ti, tal como Ella hizo en Mí, en Mi hermana Jacinta y en Mi prima Lucía.
Si tú abrieras tu corazón y te entregaras completamente a Ella, verás que en tu alma surgirá una Paz duradera, una alegría indestructible y una felicidad inmortal, que ni el mundo, ni el demonio, ni criatura alguna podrá jamás robar de ti, o destruir dentro de ti.
Agarra el Rosario. Reza fervorosamente todos los días como Yo recé! Por el Rosario Yo adquirí todas las Virtudes, por el Rosario Yo vencí todos los sufrimientos y dificultades, por el Rosario superé todos los problemas interiores y exteriores, por el Rosario Yo llegué al Cielo. Y si tú Me siguieres por la vía del Rosario, rezándolo con amor, meditando atentamente en las lecciones que él te da, si lo amaras más que a tu propia vida, Yo te prometo en la hora de la muerte te extenderé, te lanzaré Mi Rosario y te izaré, te elevaré hasta cerca de Mí en la Gloria del Cielo!
Yo te Bendigo Mi amigo y hermano, tú que Me oyes ahora, que lees estas palabras, que escuchas Mi voz, te amo y en este momento escribo tu nombre en Mi corazón. Rogaré por ti sin cesar y no cesaré hasta que te vea a Mi lado postrado en adoración ente el Trono del Altísimo y ante el Trono de la Santísima Virgen alabándoLA y glorificándoLA por toda la Eternidad.
La Paz Marcos. La Paz a todos. La Paz a ti, Mi amado hermano.”


02.05.2010 – Mensaje de María Santísima
“Mis hijos amados, vengo una vez más del Cielo a daros Mi Paz. Me dirijo a cada hijo Mío, a cada hijo de Mi Corazón, llamándolo nuevamente a escuchar Mis clamores maternos y a entregarse completamente a Mí.
Ven a Mí, tú, hijo Mío…, tú que fuiste rescatado con la Sangre de Mi Hijo Jesús en la Cruz, con Mis Dolores y Lágrimas de Sangre. Tú, que Yo tanto amé. Tú, que eres amado del Señor. Tú, que eres amado y deseado por Mí antes de todos los siglos. Tú, que eres más precioso para Mí que las perlas, que los diamantes y las esmeraldas… Tú, que eres alma creada a la imagen y semejanza de Dios…
Ven, ven hijo Mío, no tardes más! Entrégate todo a tu Madre Celestial, que hace casi veinte años te espera aquí, en estas Apariciones de Jacareí para colmarte de la Gracia Divina, para llenarte del Amor del Señor, para inundar tu alma con los torrentes y corrientes de los dones del Espíritu Santo.
Ven a Mí, tú que has resistido a Mi llamado, tú que has huido de Mí. Tú… tú, que Me has dado las espaldas. No anochezca sobre tu pecado. No caiga la noche sobre tu sordez y tu dureza de corazón, pues si esto sucediere todo ya estará perdido para siempre para ti.
Vuélvete a Mí, entes que anochezca. Retorna a Mí antes que oscurezca, antes que Yo cierre la puerta y tú quedes gimiendo y llorando del lado de afuera, donde los lobos voraces vagan en la oscuridad y en las tinieblas para devorar sus presas.
Ven…, entra… entra en Mi casa, entra en Mi aposento, entra en Mi refugio antes que caiga la noche, antes que oscurezca, antes que sea demasiado tarde para ti.
Ve hijo Mío, que el día ya va atardeciendo, se aproxima la noche y pronto aquellos que no hubieren entrado por las puertas de Mi casa, quedarán del lado de afuera entregados al furor de los lobos nocturnos.
Ven…, ven mientras es tiempo! Ven mientras dejo la puerta abierta para ti. No te demores más! Decídete hoy, decídete ya a regresar a Mis brazos…
Yo, tu Madre, te espero de brazos abiertos, te recibiré de corazón abierto y no te condenaré, pues no vine para condenar a nadie, sino para llamar a todos a la Conversión, a todos a la Salvación.
Si viniereis a Mí, Yo te sacaré tu vestido rasgado, sucio y fétido, el vestido de tu pecado, el vestido de tus apegos terrenos, el vestido de tus vicios y de tus miserias y te daré un nuevo vestido de Gracia, bello, puro, brillante, blanco como la nieve y recubierto de piedras preciosas de Mis propias Gracias, Dones y Virtudes.
Ven a Mí hijo Mío y Yo te haré verdaderamente, probar del banquete del Amor del Señor, te daré a saborear las delicias del beneplácito del Altísimo y te haré cada vez más crecer en alegría, en vida, en gracia a los Ojos del gran Rey del Cielo.
Ven, tú hijo Mío que te asemejas a un desierto, a un río seco, a un pozo sin agua, a una fuente reseca, tú que ya no tienes más la Gracia de Dios, que no tienes más el vigor de la Gracia Santificante, que no tienes más el Amor Divino, que no tienes más la comunicación de la Gracia de Dios en ti. Ven, y si te entregareis completamente a Mí, te haré de un desierto helado, árido y sin amor transformarte en un jardín bello, florido, perfumado donde brotan las fuentes de las aguas puras y refrescantes, de las aguas del amor, de la gracia, de la santidad y de la paz.
Ven a Mí hijo Mío y de una montaña de hielo Yo te transformaré en un verdadero horno ardiente de amor. Ven, que Yo quiero retirar de ti todas las manchas que Mi enemigo produjo en ti, quiero curar y cerrar en ti todas las heridas que Mi enemigo abrió en tu alma por el pecado y quiero transformarte de un leproso en una imagen bella, luminosa, perfecta, de la propia belleza del Señor.
Ven Mi ovejita, tu materna Pastora te llama!
Ven, que Yo quiero retirar de ti todos los herimientos, todas las espinas, quiero curarte, quiero nuevamente fortificarte para que os tornéis en una oveja sana y bella, que con sus balidos pueda atraer otras ovejas desgarradas y traerlas hasta Mí, siguiéndome por el camino de la Santidad y del Amor hasta Mi aprisco seguro.
Ven hijo Mío, tú, que vagas por el mundo huérfano, sin madre… Ven que Yo te llamo a inclinarte sobre Mi Corazón, a sentir sus latidos y a recibir en ti los reflejos de Mi propia Pureza Inmaculada.
Ven, que Yo quiero cubrirte con Mi Manto, quiero transformarte en un ramillete de mirra, en el bouquet más perfumado de rosas para depositar a los Pies del Trono de Mi Señor y allí cultivarte para siempre para mayor Gloria de la Santísima Trinidad.
Hijo Mío continúa rezando el Rosario. Por medio del Rosario voy a transformarte en un jardín florido de bella y rara belleza. Haré desabotonar en ti los crisantemos de la humildad, los claveles de la obediencia, las rosas del amor, las violetas del sacrificio y de la mortificación, haré desabotonar en ti las petunias de la verdadera y tierna devoción para Conmigo, haré florecer en ti todos los jazmines de pureza, los lirios de bondad y todo tipo de flores espirituales, para que en ti Mi Divino Hijo Jesucristo pueda descansar, complacerse y alegrarse.
Ven hijo Mío, toma Mi Rosario!
Cada vez que lo tomas en tu mano, Yo tomo tu mano y con tu mano en la Mía ofrezco al Señor esta poderosísima Oración para tu Salvación y el bien de toda la humanidad.
No dudes nunca hijo Mío, a cada cuenta del Rosario Yo agarro muchos demonios que vagan por el mundo, libero muchas almas que estaban bajo la influencia de ellos, y de nuevo restituyo estas almas a Mi Hijo Jesús, a Su Gracia Salvadora. Por eso:
REZA! REZA! REZA!
El demonio teme los que rezan Mi Rosario, porque a esas almas Yo misma doy Mi Gracia, doy Mi Fuerza, doy Mi Virtud.
A todos en este instante, Bendigo generosamente.”


25.04.2010 – Día de Nuestra Señora del Buen Consejo – Mensaje del Ángel San Chamuel

“Marcos, Yo Soy el Ángel CHAMUEL, vengo a traer la Paz y la Bendición del Señor para todos vosotros.
El amor no se contiene en sí mismo. Busca siempre más expandirse, donarse, ensancharse en deseos y obras de volver el ser amado cada vez más contento, satisfecho y magnificado.
El amor no se contiene en sí mismo, quiere transmitirse a los otros corazones para que todos sientan como él y también quieran amar al Señor como él. Este es el verdadero amor cuando está presente en un corazón que lo posee.
No se contiene en sí, busca difundirse, busca expandirse en los otros corazones y conquistarlos todos para su Señor. Nada reputa por difícil, por amargo, ni demasiado duro en el servicio y en el trabajo de volver su Señor más amado, más conocido, más obedecido y servido.
Era este Amor que ardía en el corazón de la Virgen María, era lo que ardía en el corazón de San José y en los corazones de todos los Santos. Si vosotros abriereis vuestros corazones para este Amor y acogiereis en él este Amor, él os incitará siempre más en la búsqueda del cumplimiento del Divino Beneplácito del Señor y también en la conquista de otras almas que querrán junto con vosotros amar al Señor, servir al Señor, glorificar al Señor y donarse, entregarse completamente al Señor.
Para que tengáis este Amor en vosotros es necesario que vosotros lancéis fuera del corazón el amor del mundo, el amor y el apego a las criaturas y cosas pasajeras. Debéis vaciaros completamente de vosotros, debéis querer tener una vida simple, humilde y buscar únicamente amar al Señor, cumplir Su Ley y hacer aquello que le agrada. Si vosotros siguiereis por esta vía de simplicidad por la cual tantos Santos siguieron, vosotros verdaderamente veréis crecer en vosotros el Verdadero Amor, sentiréis en vosotros el Verdadero Amor y verdaderamente haréis el Amor triunfar en vuestra vida, en la vida de los que os cercan y en el mundo entero.
Yo, Chamuel estoy con vosotros, os ayudo, os protejo, os cubro con Mi escudo de Luz, os ilumino con Mi Santidad, os conforto con Mi cariño, os abrazo con Mi Amor. A aquellos que Me llamaren daré Mi mano y conduciré con seguridad al Cielo.
La Paz Marcos…, la Paz a todos vosotros.”


18.04.2010 – Mensaje de San Juan María Vianney

“Amados hermanos Míos, Yo, JUAN MARÍA VIANNEY, vengo a vosotros hoy con Mi corazón lleno de Gracias y Bendiciones para derramar sobre vosotros. Vosotros sabéis que Yo amé mucho al Señor, que amé mucho a María Santísima y también las almas que tan preciosas y queridas son para Ellos.
Amados hermanos, sobra esta Tierra nada es más importante que salvar la pobre alma y llegar hasta el Cielo. Ilusiones pasajeras y tentaciones engañadoras son los apegos, las riquezas y las vanaglorias de este mundo. Ay del alma que desprecie el amor de Dios, que descuide su salvación para vivir únicamente para conquistar las cosas vanas, las riquezas y las honras de esta Tierra, porque en la hora de su muerte su aflicción, su desespero al ver que volvió inútil toda su existencia será inmenso, pues la Palabra de Nuestro Señor jamás pasará y ÉL dijo:
De qué sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma?
Verdaderamente, de nada sirve al hombre ser cortejado, ser un gran millonario, poseer todos los bienes, tener todos los títulos honrosos de la faz de la Tierra; si no tiene amor a Dios, si no tiene amor al prójimo y a la salvación de las almas, si no posee las virtudes, si no sabe lo que es pobreza, lo que castidad, lo que es obediencia al Señor, lo que es humildad, lo que es amor.
El hijo de las tinieblas vive únicamente para las cosas vanas. El hijo de la Luz vive únicamente para las cosas Santas, para las cosas celestiales. En el alma que ama verdaderamente al Señor, se reconoce el amor verdadero, se reconoce que vino de la Luz, que ama la Luz y por eso busca estar siempre en la Luz. En el hijo de las tinieblas se reconoce el amor al pecado, el amor a las cosas vanas, el amor al mal y a la propia corrupción, por eso no se aproxima a la Luz para que no sea tocado, iluminado por ella sus obras y no sean descubiertas. Por eso os invito a vivir siempre en la Luz, en la Luz del Señor de modo que toda vuestra vida sea una luz refulgente y esplendorosa, que pueda iluminar los corazones que todavía están en las tinieblas, para que ellos viendo la Luz caminen en dirección de la Luz.
Vivid en la Luz del Señor, buscando cada día más vivir unidos a Él por la oración profunda, por la unión de vuestra alma y de vuestro corazón con ÉL, por la conformación de vuestra voluntad, de vuestros deseos y sentimientos con la Voluntad y los deseos del Señor, de modo que en vosotros la Voluntad de Dios sea la única Luz que os alumbra y que os conduce.
Vivid en la Luz del Señor constantemente en oración, haciendo penitencia de vuestros pecados y buscando todos los días vencer vuestros defectos y así mejorar como personas y como cristianos que sois, de modo que en vuestra vida todos puedan ver la presencia de la Gracia de Dios, del Amor de Dios, puedan admirar la perfección y la belleza de Dios, puedan glorificar Su Nombre, glorificar cuán justa, perfecta y santa es Su Ley de Amor y Su Voluntad y así todos quieran también como vosotros caminar en la Luz del Señor.
Caminad en la Luz del Señor, buscando siempre más donaros a Su Voluntad, a Su Plan de Salvación y avanzando siempre más con mayor generosidad en el camino de vuestra entrega total al Señor, de forma que seáis verdaderos Siervos de ÉL, verdaderos hijos Suyos que cuidan Su viña, o sea, de vuestras propias almas y de las almas de vuestros hermanos; de forma que, vosotros un día podáis ser llamados por ÉL verdaderos hijos y así podáis recibir la recompensa eterna que ÉL os prepara en el Cielo. Si caminareis en la Luz de Señor, daréis frutos de salvación
ciento por uno y en vuestra vida se verá la verdadera y maravillosa Gracia del Señor operando toda suerte de prodigios, que glorificarán el Nombre de ÉL y que harán resplandecer sobre vosotros, sobre el mundo entero el fulgor de su Gracia Salvadora.
Caminad en la Luz del Señor cada día, haciendo que cada vez más los corazones se abran a Su Amor, a Su Verdad, a la Salvación. Derramad el bálsamo del Verdadero Amor, de la Gracia de Dios en tantas heridas abiertas en tantos corazones, para cerrarlas y para hacer que todos gocen de perfecta salud espiritual. Llevad el Amor del Señor y de la Virgen Santísima, llevad Su Gracia, llevad la Luz de la Verdad para todos los corazones que todavía están bajo el jugo de satanás, en la mentira, en la ilusión de las cosas vanas de este mundo, en el pecado, en la muerte, en la violencia y en el mal. Así, verdaderamente, caminaréis en la Luz, viviréis en la Luz y haréis que todos también caminen y vivan de ella, de modo que seáis reconocidos todos como verdaderos hijos de la Luz.
Yo estoy con vosotros en todo momento y nunca os dejo. Si vosotros no Me dejareis nunca os dejaré. Si no Me volviereis las espaldas y no Me cerrareis vuestros corazones, no cerraré el Mío a vosotros.
Mientras todavía es de día trabajad Mis hermanos, porque la noche viene de prisa, la vida pasa como un día que se acaba y pronto viene la noche de la eternidad que no tendrá más aurora… por eso, trabajad de prisa, ayudad a los Sacratísimos Corazones en estas Apariciones de Jacareí a hacer la Palabra de Ellos llegar a todos los corazones para que todos se conviertan y todos caminen en la Luz, sean salvos por la Luz.
A todos, en este instante, generosamente Bendigo con Amor.”


11.04.2010 – Fiesta de la Divina Misericordia – Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo:
“Hijos muy amados de MI SAGRADO CORAZÓN! Hoy, con Amor os Bendigo a todos. Derramo sobre vosotros las Gracias Eficaces de Mi DIVINA MISERICORDIA, para purificaros, para llenaros de Gracia, para elevaros cada vez más a lo alto, a fin de que lleguéis a Mí, a fin de que podáis uniros Conmigo y vivir en Mí…
Hoy recordáis Mis Apariciones a Mi Hijita FAUSTINA KOVALSKA, durante tantos años en Polonia, a la cual YO confié Mis Mensajes de Amor, los Mensajes sobre el Abismo Insondable de Mi Bondad y de Mi Misericordia y el llamado a toda la humanidad. Para que ella volviese a Mí, retornase a Mis Brazos con confianza volviéndose hacia Mi Divina Misericordia.
Pero… Mis Llamamientos, Mis Llamados fueron en vano para muchos. Porque la mayoría de la humanidad no acogió Mi invitación, de regresar a Mí El Señor de Su Salvación y de Su Paz, por medio de la Puerta de la Misericordia, que YO tan generosamente abrí para el Mundo entero a través de Mi Hijita SANTA FAUSTINA y por medio de la cual, ofreció a la humanidad todo el Océano de Mi Misericordia…
Efectivamente, la humanidad continuó yendo por los caminos del pecado, de la muerte, de la violencia, del egoísmo, de la apostasía, del ateísmo y de tantas otras cosas satánicas que Mi enemigo ofreció al hombre. Y el hombre porque no Me amaba, porque tenía su corazón endurecido, aceptó. Muchos realmente, prefirieron las tinieblas antes que a Dios y porque la humanidad continuó caminando por ese camino de autodestrucción, de pecado y de muerte, tantas y tantas almas se perdieron para toda la eternidad…
Muchas almas podrían haber sido salvas si los Mensajes que Yo confié a Mi Hijita FAUSTINA, sobre Mi Bondad y sobre Mi Misericordia hubiesen sido comunicados, transmitidos y anunciados al mundo.
Pero que hicieron aquellos que debían propagar Sus Mensajes? Los negaron, Los persiguieron, Los prohibieron, Los callaron y Los escondieron,
Por eso, tantas y tantas almas se perdieron para siempre, abriendo en Mi Corazón, una Llaga Dolorosísima que Lo hace sangrar de tristeza y dolor.
Vosotros Mis Hijos, debéis consolar Mi Corazón, cerrar las Llagas que fueron abiertas en ÉL, por la pérdida de tantas almas: con vuestro amor, con vuestra devoción a Mi Divina Misericordia, con vuestra entrega total, la entrega total de vuestra vida a Mi Corazón, que hace tantos años aquí os he pedido. Solamente de esta forma, vosotros cerraréis las heridas de Mi Corazón, con el bálsamo de vuestro amor y entonces haréis Mi Corazón exultar de alegría!
El Mundo no cambió nada. Desde que YO advertí a Mi Sierva FAUSTINA KOVALKA… Y porque no cambió nada! Porque siempre va empeorando más! Porque se hace cada vez más sordo a Mi Voz, es que YO voy a mandar aquel gran Castigo que YO predije a Mi Hija FAUSTINA.
SI! YO mandé el DÍA DE LA MISERICORDIA, pero no quisieron.
Voy a mandar, por lo tanto, el DÍA DE LA JUSTICIA, del cual nadie podrá escapar… Y cuán grande será esa Justicia para los hombres….
YO abrí la Puerta de la Misericordia! YO he dejado esta Puerta de la Misericordia abierta para toda la humanidad! Puerta esta, que es Mi propia MADRE SANTÍSIMA, en Sus Apariciones Aquí y en tantos Lugares de la Tierra, continuamente advirtiéndoos, avisándoos, llamándoos, luchando por vosotros.
Pero… los hombres no han querido entrar por esta Puerta! Rechazaron a Mi Madre! Rechazaron Sus Mensajes! Jugaron con Ellos! No se entregan a Mi Madre! No se Consagran a Mi Madre! Resisten a Mi Madre! Resisten a Mi Espíritu Santo…
Por eso, en breve YO cerraré la Puerta. En breve Mi Madre Se retirará, Se recogerá y no oiréis más Sus Mensajes. Entonces, abriré la Puerta de Mi Justicia y haré a todos aquellos que cerraron el corazón a Mi Madre y a Mí entrar por Ella… y después de haber entrado por ella, serán introducidos en el mar de fuego y azufre que jamás se apagará, donde habrá llanto y rechinar de dientes para siempre.
De prisa Mis hijos! El tiempo se está agotando! Mi Misericordia para vosotros todavía está siendo ofrecida todos los días, desde lo alto del Cielo. Abrid vuestros corazones y si Yo escucho de vosotros vuestro SI, vendré a vosotros apresuradamente, más rápidamente que el viento. Os envolveré, os abrazaré y os introduciré en Mi Océano de Misericordia y allí quedaréis mucho más íntimamente unidos a Mí, de lo que el bebé en el vientre de Su Madre…
Continuad con todas las Oraciones que YO os di Aquí, que Mi Madre os dio Aquí… pues a través de Ellas derramo en vuestras vidas cotidianamente un río insondable de Misericordia.
YO quiero vuestro Corazón! DadMe vuestro SI! Tú hijo Mío que Me oyes ahora, Quiero tu Corazón… Quiero ser Tú Señor! Quiero gobernarte! Quiero dirigirte! Quiero unirMe de un modo tan ardiente, tan profundo y admirable contigo… que tú, como un metal lanzado en el horno, se derrita en Mí y pueda fundirse en MÍ.
DadMe tu corazón y YO en esta misma hora en él entraré…
A todos, Bendigo generosamente en este momento…”
(Marcos:) “Yo continuaré si… (Pausa) Sí, como El Señor quiera. Muchas gracias! Del fondo del Corazón, muchas gracias! (Pausa) Si Mi Jesús, sabéis que soy todo vuestro y seré siempre vuestro, siempre vuestro! (Pausa) Sí, juntos… Nosotros, siempre! (Pausa) Hasta pronto!


04.04.2010 – Domingo de Pascua – Mensaje de María Santísima
“Amados hijos Míos…, Yo Soy la Madre Jubilosa de la Resurrección. En este día de Pascua, vi Mi Divino Hijo Resucitado… Glorioso y más brillantes que mil “soles” juntos que Resucitó ANTICIPADAMENTE a aquello que había prometido en atención a Mis ruegos incesantes y las súplicas que Yo hacía para que Él no se demorase en venir a consolar Mi Alma, en venir a dar al Alma de Su Celestial Madre y Esposa Su Abrazo de Amor.
Mi Jesús resucitó para daros nueva vida de la Gracia por eso, Yo Soy la Madre de la Gracia. Es Mi Misión Materna darla, comunicarla y dispensarla a todos Mis hijos para que todos vivan una Verdadera Vida en Dios, una Verdadera Vida en Cristo, en Su Gracia, en Su Ley y en Su Amor.
En la Luz del Resucitado debéis vivir…
En la Luz de Jesús Resucitado debéis amar y sufrir…
En la Luz de Jesús Resucitado debéis caminar cada día más en dirección del cumplimiento de la Voluntad del Padre y de Su Divino Beneplácito.
En la Luz de Jesús Resucitado, deben transcurrir todos los días de vuestra vida buscando siempre más aquello que más Le agrada, huir de aquello que Lo ofende, de aquello que renueva Su Pasión, de aquello que Lo desagrada de forma que vuestra vida sea cada vez más vivida en la Luz de la Resurrección de Mi Divino Hijo.
En este día, en que Mi Hijo Resucitó para verdaderamente llenar con Su Luz y Su Vida Divina todas las cosas, generosamente a todos os Bendigo en este instante.”
Mensaje de Santa Irene:
“Amados hermanos Míos, Yo IRENE, sierva del Señor y de María Santísima, nuevamente os saludo!
Qué felicidad poder reveros nuevamente aquí!
Deseo continuar instruyéndoos sobre cómo alcanzar la Verdadera Paz del corazón, cómo conservarla, mantenerla y aumentarla en vosotros.
La verdadera Paz del corazón no es dada a aquellos que hacen concesiones a sí mismos y al mundo. Aquellos que no saben morir perfectamente para sí mismos y su voluntad… a aquellos que tienen miedo del Amor de Dios, o sea, no se entregan totalmente al Amor de Dios con miedo de lo que este Amor irá a realizar en sus vidas.
De las transformaciones que operará…, de los sacrificios que exigirá…, de las renuncias que pedirá…, del esfuerzo que solicitará para que verdaderamente el alma pueda vivir en Paz con Dios, consigo misma, con el prójimo y con Su Santa Ley de Amor, la Ley de Amor del Señor!
Está escrito en la Santa Palabra de Dios que los tímidos no heredarán la Salvación, o sea, aquellos que conocen la Voluntad de Dios, conocen lo que Dios quiere de ellas, fueron llamados a ser hijos predilectos del Señor, a conocerlo y a seguirlo bien de cerca, a sentarse en Su Mesa con Él y a comer lado a lado con Él el Pan de Su Amor y esas almas por miedo de aquello que el Señor quiere de ellas, de aquello que el Señor les pide, a aquello a que Él las llama…, esas almas huyen, esas almas no aceptan lo que dios les propone, lo que Dios les ofrece. Esas almas nunca tendrán Paz. Ni en su alma, ni en su conciencia, ni en su corazón, ni en su vida. Pues, desviándose, esquivándose, huyendo, resistiendo la Voluntad del Señor, es imposible tener y conservar la Verdadera Paz.
Por eso, os llamo hermanos Míos!.. Abrid vuestros corazones. Abrazad el Amor de Dios! Aceptad Su Voluntad, Su Plan Adorable sobre vosotros. DecidLe vuestro Si para que se cumpla en vosotros Su Voluntad Plenamente. Y entonces, os aseguro: la Paz del Cielo os envolverá de tal manera que vosotros verdaderamente exclamaréis: Señor nado en la Paz de vuestra Gracia, de vuestra Cruz, de vuestra Victoria y de vuestro Amor...
A todos en este momento Bendigo generosamente.”
Mensaje de Santa Patricia:
“Amados hermanos Míos, Yo, PATRICIA, estoy felicísima por venir aquí hoy, daros Mi primer Mensaje, a pesar de estar ya aquí desde siempre presente en este Lugar elegido donde Nosotros, todos Nosotros los Santos de Dios habitamos y acogemos vuestras oraciones todos los días, noche y día!
Mis hermanos, abrid vuestro corazón al Amor de Cristo, que no Se ahorró a sí mismo hasta dar Su vida totalmente por vosotros en la Cruz…
El Señor se vació completamente de sí mismo, la Señora de los Dolores se vació completamente de sí misma a tal punto que en Sus Corazones sólo había el inmenso e infinito Amor, la infinita Caridad que Ellos tenían por Dios, y por vosotros!
Este Amor que se entregó por vosotros en la Cruz, este Amor que dio la vida para que todos vosotros salieseis de la muerte eterna y pudieseis encontrar la vida… Este Amor desea entregarse, comunicarse, donarse a cada uno de vosotros… Pero con el corazón lleno de las cosas terrestres y pasajeras, de los apegos a las cosas de este mundo no será posible recibirLo.
Por eso os pido:
Vaciad el corazón, lanzando fuera de él todo el amor a vosotros mismos, todo el apego a la propia voluntad, toda la soberbia, toda la vanidad, todo el apego desordenado a las criaturas, para que verdaderamente en vuestras almas sólo haya espacio, abertura y lugar para el Amor de Dios!
Ved Mis hermanos, que Cristo dio Su Vida por vosotros, como un Rey más extremoso, como un Padre más amoroso, como un hermano más lleno de la verdadera caridad.
Mientras los Reyes mandan a sus súbditos a la lucha, para salvar su reino y hasta su vida, su corona… Cristo depositó Su Corona a un lado en el Cielo, descendió de él para habitar en la Tierra y en medio de vosotros junto a Su Madre Santísima… Y los dos dieron la vida, para que todos vosotros, sus súbditos, pudiesen salir de la muerte eterna y encontrar la Verdadera Vida en Dios…
Que Amor más extraordinario el Señor y Su Madre tuvieron por vosotros! Y con cuán poco amor vosotros Lo habéis correspondido, servido, amado hasta ahora…
No Os hagáis sufrir más! Abrid vuestro corazón, entregaos completamente y seguid con paso firme y decidido en el camino del verdadero Amor al Señor y a Su Madre, para que no os volváis reos de aquel pecado en que innumerables almas ya cayeron… que fue el de perder el Amor y la elección divina sobre ellas, porque amaron a sí mismas más que a Dios y a Su Madre, y porque se prefirieron a sí mismas que a Ellos…
Os llamo amados Míos a este Verdadero Amor, puedo y quiero darlo a vosotros! Y aquellos que se Consagraren a Mí, que Me pidieren este Amor, que solicitaren Mi ayuda, Yo daré…
Continuad con todas las Oraciones que Yo os di aquí…
“La Oración es Amor que sube al Cielo” os dijo aquí la Señor… y es verdad…
Oración es Amor que sube al Cielo!
Oración es corazón vacío que sube al Cielo!
Oración debe ser corazón desprendido de la Tierra, para que pueda entonces, al fin, volverse liviano y subir al Cielo!
Oración es Amor Divino en pura transformación, que desciende del Cielo a la Tierra, al alma que Lo quiere, que Lo busca, que Lo pide y que por ÉL suspira!
Continuad con todas las Oraciones, que la Señora Santísima os dio Aquí, pues esas Oraciones tienen la propiedad de vaciar, abrir vuestro corazón, si él tuviere el mínimo de buena voluntad y si él quisiere verdaderamente vaciarse. Entonces, esas Oraciones volverán vuestras almas y corazones livianos, desprendidos de todo cuanto tira hacia la tierra, pesa el alma. Entonces vuestras almas volarán veloces en dirección del sol, del infinito Amor de Dios!
Yo estoy con vosotros en todos los momentos y nunca, nunca os dejaré si vosotros también nunca Me dejareis…
A todos en este momento, con Amor, Bendigo…
Te Bendigo también Marcos, todo fue muy explicado por ti, te doy Mis felicitaciones Caballero de la Inmaculada, Siervo de Dios Altísimo, Amigo de los Ángeles y de los Santos y querido Mío…”


03.04.2010 – Sábado Santo – Mensaje de María Santísima
“Hijos Míos muy amados…, Yo Soy la Señora de la Soledad. En este día de Sábado Santo permanecí sin Mi Hijo Jesús, separada de Él, que yacía muerto en el Sepulcro.
Yo Soy la Madre de la Soledad todavía hoy porque muchos de Mis hijos, diferentemente de Mi Jesús, se alejan de Mí… se separan de Mí por el pecado, por la desobediencia a Mis Mensajes y a la Santa Ley de Amor del Señor.
Porque no Me quieren como Su Madre en sus vidas… Porque aman más las cosas terrestres que las celestes… Porque prefieren más los amores de las cosas pasajeras de la tierra que Mi Eterno Amor Materno.
Todavía hoy, Yo Soy la Madre del dolor y de la soledad porque se separaron de Mí innumerables niños y jóvenes, desde temprano ya llevados por esta sociedad pagana y contraria a la Ley y la Voluntad del Señor a precoces malas experiencias, a vivir como pequeños paganos completamente alejados de Dios, de Su conocimiento, de Su Palabra, de la Oración, del conocimientos de Mí misma, de la Oración del Rosario…, de Mi Rosario…, de Mis Mensajes…
Esos niños y jóvenes separados de Mí por una educación pagana de esta sociedad, de las familias, son la causa de Mi gran dolor… Son una llaga abierta en Mi Corazón Materno que Sangra sin cesar!
Yo Soy la Madre de la Soledad por tantas familias que se alejan de Mí, que se separan de Mí porque no rezan más el Rosario, porque se entregan a toda suerte de placeres y divertimentos, porque sólo buscan “el tener”, sólo buscan juntar cosas y no piensan ni un instante en la Salvación de su alma, en el amor que deben a Mi Hijo Jesús que dio Su Vida para la Salvación de todos, en el Amor de Mi Corazón de Madre que aceptó una vida de tantos desasosiegos y aflicciones para la Salvación de todos!
Estas familias, constituyen una llaga dolorosísima que Mi enemigo infligió a Mi Corazón para hacerMe tambalear por mostrarMe que dominó todas las familias de la Tierra… Y es por eso que Yo Soy la Madre del Dolor y de la Soledad y renuevo todavía hoy Mi urgente llamado a todas las familias: C o n v e r t í o s s i n d e m o r a ! Volved a Mi Rosario! Volved a la Oración! Aceptad y obedeced Mis Mensajes para que podáis ser todas salvas y curadas de la llaga de la desunión, de la llaga del divorcio, de la llaga de la discordia, de la violencia, del egoísmo y así, a través de vosotros, el Mundo y la Iglesia puedan también ser curados y salvos de la llaga de la maldad, del egoísmo, de la guerra, de la propia auto-destrucción que los hombres están construyendo día-a-día con sus propias manos.
Yo Soy también la Madre de la espera. Así como es este día esperé en la Fe, en el Amor, en la Oración y en la firme Esperanza la Resurrección de Mi Hijo Jesús, también hoy estoy esperando jubilosa, esperanzada Su Segunda Resurrección, o sea, el regreso de Mi Divino Hijo Jesucristo en la Gloria, que en breve acontecerá y que renovará los Cielos y la Tierra!
Sí, así como fui la Madre de la Primera Resurrección, la Madre que esperó la Primera Resurrección, Yo Soy la Madre que espera el Segundo surgimiento de Mi Divino Hijo Jesús que vendrá sobre las nubes del Cielo para juzgar vivos y muertos y para restaurar los Cielos y la Tierra.
Tal como Juan, tal como Magdalena, Verónica y las pías mujeres esperad Conmigo también en la Oración, en el silencio, en la penitencia, en la obediencia a Mis Mensajes, en el cumplimiento de todo cuanto Aquí Yo os he pedido porque en breve, Mis hijos, seréis liberados. Si perseverareis hasta el fin seréis coronados!
Si fuereis verdaderos amigos de Jesús y Míos hasta el fin, pondré en vuestra frente la diadema de la victoria. Si fuereis constantes incluso en el dolor y en el sufrimiento a todo aquello que Yo os he pedido en estos casi veinte años de Mis Apariciones Aquí, colocaré en vuestras manos una palma como si hubieseis sido mártires! Si aceptareis sufrir Conmigo la exclusión, la soledad de que sois víctimas porque Me seguís, porque obedecéis Mis Mensajes, oh sí, Yo os incluiré en el número de los mártires, pondré en vuestras manos la palma de los mártires!...
Sí, Mis hijos, imitadMe pues Yo Soy la Reina de los Mártires y todo sufrí resignada por Amor de Mi Jesús, por Amor de Dios, por Amor a la Salvación de todos vosotros. Si vosotros también aceptareis sufrir Conmigo por amor al Señor y también para Salvación de tantas almas que corren el riesgo de condenarse, vosotros seréis como Yo: colocados en el número, en el coro de los mártires!
Adelante Mis hijos! Estoy con vosotros en todos los momentos de vuestra vida. En los momentos más difíciles estoy más pronta, más próxima y más inclinada que nuca hacia vuestras almas, a vuestros sufrimientos, vuestros dolores y lágrimas!
Vosotros Mis hijos, que Me seguís, que obedecéis Mis Mensajes y que vienes Aquí siempre, especialmente los sábados a consolarMe, recibiréis ahora la Indulgencia Plenaria de Mi Corazón, que prometo a todos los que Me honran, a todos los que vienen a consolarMe aquí cada sábado. En vosotros, Mis hijos que Me amáis, que Me obedecéis, que Me seguís plenamente, soy consolada, soy confortada… En ti Marcos, Mi hijo predilecto, que nunca Me decepcionó y siempre Me dio gusto, consuelo y felicidad, soy plenamente consolada, y en Mis hijos todos que dieron su vida contigo aquí para Mí, consagrados a Mi servicio y en aquellos que Me obedecen completamente, soy verdaderamente consolada, glorificada y muy, muy amada!
A todos… a todos en este momento, generosamente Bendigo.”


02.04.2010 – Viernes Santo de la Pasión – Mensaje de María Santísima:
“Amados hijos… Hoy, quedad Conmigo a los Pies de la Cruz de Jesús para junto Conmigo contemplar el Cordero de Dios que se inmoló al Padre para la Redención y el rescate de toda la humanidad, de todos vosotros…
Estaba Yo a los Pies de la Cruz, viendo a Mi Divino Hijo todo cubierto de Llagas y Sangre… Oí Sus últimos Lamentos… Percibí los temblores de fiebre y Dolor que recorrían todo Su Cuerpo y junto con ÉL también Yo, sufriendo los Dolores Místicos de Su Pasión en Mi Cuerpo, ofrecía al Padre Celestial Nuestro Dolor para que todos vosotros pudieseis ser Redimidos de la esclavitud del pecado y las Puertas del Cielo fuesen abiertas para vosotros.
Soy la Verdadera Madre Dolorosa de todos vosotros… Vosotros sois Mis hijos pues fuisteis generados por Mí al Pie de la Cruz de Jesús… Vosotros sois el fruto de Mis Dolores…
Soy vuestra Madre Dolorosa todavía hoy, al ver que la humanidad incluso después de dos mil años del Sacrificio de Mi Hijo, todavía le vuelve las espaldas… No obedece Su Ley de Amor, no la abren su corazón… su vida.
Sufro al ver como la sociedad rechaza el Evangelio de Mi Hijo Jesús… Sus Mandamientos, Su Palabra y como cada vez más, Él todavía hoy es negado, es traicionado, es crucificado y es muerto por este mundo que se alejó de Dios.
Jesús es negado por aquellos que deberían alabarLO, exultarlo, glorificarLO, volverLO conocido… Aquellos que ya son parte de Su pueblo… Aquellos que ya son parte de Su familia y que sin embargo, con su mal modo de vivir Lo niegan, Lo blasfeman y Lo traicionan!
Sí, Jesús es traicionado y negado por aquellos que deberían luchar por Él, luchar por Sus intereses Divinos, luchar por la Verdad, luchar para instaurar Su Reino de Amor sobre la Tierra mas, piensan únicamente en sí mismos; en la satisfacción de sus voluntades, en la realización de sus proyectos personales, no importándose que tantas almas van a la perdición todos los días y que Mi Hijo Jesús continúe siendo crucificado nuevamente en cada alma que vive en pecado y se pierde… Estos, que deberían ser Sus Apóstoles son todavía hoy “Judas” que LO traicionan, todavía son otros tantos apóstoles que LO niegan para no desagradar a esta sociedad pagana y atea en la cual vivís actualmente.
Jesús sigue siendo crucificado por todos aquellos que incluso conociendo la Verdad la traicionan, la desfiguran, la desvían, la aplastan, la despedazan para vivir en la mentira y para dejar que las almas vayan a la mentira viviendo en ella, creciendo en ella y muriendo espiritualmente en ella cada día hasta no tener más salvación. Estos crucifican Mi Hijo de nuevo y renuevan Su Pasión.
Todavía hoy Yo Soy vuestra Madre Dolorosa por ver que los niños y los jóvenes desde temprano, ya son encaminados a precoces malas experiencias. Tienen sus almas muertas por la maldad, por la impureza, por el pecado, por los vicios, por la violencia, por el ateísmo, por el alejamiento de Dios que es el origen de todos estos males y como cada vez más, satanás se ha apoderado de la infancia y de la juventud, para sus proyectos malignos…
Yo vengo, para llamaros a consolar Mi Corazón y aliviar Mi tan grande Dolor trabajando intensamente por la Conversión y por la Santificación de todos los niños y jóvenes, conduciéndolos por el camino de la santidad, de la oración, de la bondad, de la pureza y del amor para que así verdaderamente en estos pequeñitos Mi Corazón Inmaculado Triunfe y todavía pueda hacer salir de ellos el más perfecto himno de alabanza al Señor…
Todavía hoy Soy vuestra Madre Dolorosa al ver cuánto las familias, cuánto la Iglesia y la sociedad están repletas de llagas dolorosísimas de desunión, de violencia, de egoísmo, de maldad, de indiferencia, de alejamiento de Dios y de tantas otras cosas que Mi enemigo introdujo en medio de vosotros en el Mundo para llevar al Mundo entero a la condenación.
Yo os pido Mis hijos, que os unáis Conmigo en la Oración, en el Sacrificio, en la Penitencia y en el amor para que juntos transformemos estas heridas que hoy desfiguran las familias, la Iglesia, y la sociedad, para que en ellas pueda nuevamente resplandecer el fulgor de la Gracia de Dios, de la Gloria del Señor, de la Belleza de Su Nombre y de Su propio Rostro.
Todavía hoy Yo Soy vuestra Madre Dolorosa al ver que tantos de Mis hijos continúan yendo por el camino de la condenación a pesar de Mis numerosas Apariciones en todo el Mundo, de Mis Lacrimaciones hasta de Sangre… de Mis Apariciones tan prolongadas aquí ya por más de diecinueve años y que tantas almas se pierden todos los días porque no hay quien rece, quien se sacrifique por ellas, quien lleve Mis Mensajes de Amor a ellas…
Levantaos hijos Míos! Mis Verdaderos Discípulos y Apóstoles. Levantaos para consolar Mi Corazón y entonces, Me daréis verdaderamente la mayor alegría que podéis ofrecerMe, la alegría de verMe verdaderamente obedecida, seguida por todos vosotros, imitada por todos vosotros. De esta forma, sacaréis de Mi Corazón las espadas de dolor que LO traspasan y colocaréis en el lugar una Corona de Flores… Sacaréis los Clavos de Mi Jesús y colocaréis en el lugar de estas heridas en Mi Jesús el Bálsamo más precioso, el Bálsamo más suavizador, el Bálsamo más querido que es el de vuestro amor, de vuestra obediencia total y de vuestra fidelidad a Nuestros Sacratísimos Corazones.
Yo estoy con vosotros todos los días. Yo estoy junto a vosotros cuando sufrís, cuando estáis en el Calvario. Acordaos de Mí! De Mi constancia junta a la Cruz en los momentos en que sufrís y vosotros también tendréis la fuerza el ánimo para sufrir y ofrecer vuestros padecimientos por la Salvación de la humanidad.
Esos padecimientos que Me ofrecéis apresuran y mucho, el momento de Mi mayor Triunfo que ya no está lejos de vosotros.
Adelante Mis hijos! En breve el calvario de vuestro tiempo, ese calvario que vosotros los buenos, los inocentes, los que Me aman, los que Me obedecen, ese calvario de dolor, de sufrimiento que vosotros pasáis y que vosotros vivís brevemente dará lugar a la Gloria y la alegría de la Resurrección!
A todos en este momento, Bendigo generosamente.”


28.03.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Mis amados hijos… deseo vuestra conversión y por eso os invito nuevamente al Verdadero Amor.
Vaciaos completamente de vosotros mismos e imitad el SI GENEROSO QUE YO DI AL SEÑOR buscando cada vez más crecer en la entrega total y en la perfecta Consagración de vuestra vida a DIOS por medio de Mi Corazón Inmaculado.
Dejaos y el demonio os dejará!
Renunciad a vosotros mismos y seréis interiormente libres!
Libraos de vosotros mismos, o sea, libraos de vuestro “yo” corrompido, del apego a vuestra voluntad, a vuestra forma de pensar y de juzgar, a vuestro propio querer sentir, a vuestro propio hacer y ejecutar y verdaderamente, vuestra alma se sumergirá en el océano de felicidad, de paz, de suavidad y de libertad interior que os arremeterá cada vez más alto, más cerca del Señor y de Mi Corazón.
Entregaos completamente a Mí y Yo Me entregaré completamente a vosotros. DadMe todo vuestro amor, todo vuestro corazón y Yo os daré todo Mi Corazón y todo Mi Amor también.
Que estos días sean días de una profunda Conversión para todos vosotros.
Yo estaré junto a todos vosotros para ayudaros a alcanzar la Gracia de morir a vosotros mismos, para el mundo y para todo lo que es terreno para que podáis con Cristo resurgir hacia UNA NUEVA VIDA EN DIOS.
Seguid rezando Mis Oraciones! Mi Rosario Meditado, la Cruzada del Rosario todos… todos los días Mis hijos… siempre en los días en que Yo os di porque con vuestras oraciones, estoy realizando grandes cosas en todo el mundo y estoy poniendo de escabel de los Pies del Señor, a satanás, sus pompas y sus obras, y estoy realizando en muchos corazones el Milagro de la Resurrección Espiritual para una Verdadera Vida en DIOS.
Yo he Triunfado poco a poco, alma a alma y en breve, veréis Mi Triunfo absoluto y general en el Mundo entero cuando viereis el Triunfo de Mi Inmaculado Corazón para todos vosotros.
A todos en este momento, generosamente Bendigo!...”


21.03.2010 – Mensaje de la Beata Jacinta de Fátima:
“Amados hermanos míos… Yo, JACINTA DE FÁTIMA, hoy os saludo y os doy la Paz.
Os Amo mucho! Vosotros sois inmensamente amados por DIOS… por Mí, por María Santísima y por San José. También sois muy amados por Mi hermano FRANCISCO y por Mi primita Lucía que están junto Conmigo hoy en la Gloria.
Si, Nosotros rezamos por todos vosotros, todos delante de DIOS sin cesar… Imploramos para vosotros Gracia sobre Gracia y Yo, deseo cada vez más, llevaros a la perfecta unión con el Señor. Unión esta que sólo puede ser alcanzada por medio de una vida semejante a como fue la Mía; de oración profunda, de penitencia, de sacrificio, de vaciamiento de sí mismo y de profunda y total entrega en las Manos de DIOS, a Su Amor para poder colaborar con Su Gracia transformadora.
Vuestra vida debe ser en todo semejante a la Mía. Debe ser una vida de Consagración TOTAL a la Madre de DIOS y al Señor ayudando así, a realizar el Plan que Ellos trazaron sobre vosotros y todo el mundo y que culminará con la realización de las Promesas y Profecías de Fátima con el Triunfo Final del Señor y de Su Madre sobre el mundo entero.
Vuestra vida debe ser un continuo sí que debe ser renovado en todo momento; sea de tristeza, sea de alegría, sea de prosperidad, sea de sufrimiento y pobreza…
Debéis en todo momento, entregaros al Señor de continuo para que Su Gracia también de continuo pueda conduciros cada vez más al perfecto cumplimiento de la Voluntad del Señor, de Su Divino Designio de Amor que a todos vosotros quiere Salvar, y Salvar el mundo entero…
Como vosotros bien sabéis, y Mi predilecto Marcos ya os contó aquí tantas veces, Yo sufrí mucho… padecí dolores terribles en Mi cuerpo y en Mi alma sea por la persecución que sufrí con Francisco y Lucía por causa de las Apariciones de María Santísima a Nosotros en la Cova de Iría, sea después por la enfermedad prolongada que DIOS nos mandó para expiar los pecados del mundo y para alcanzar la Salvación de los pecadores… Todos aquellos sufrimientos, fueron también por Amor a vosotros; y Yo os ofrecí por vosotros sin saber, sin conoceros, sin imaginar a quien la Dulce Señora de la Encina iría aplicar los méritos de ellos.
Todos Mis sufrimientos fueron por Amor a vosotros, a vosotros que sois los hijos amados de la Virgen Santísima y que Ella quier Salvar, Santificar, cueste lo que cueste, para mayor Gloria del Padre, para mayor Salvación del mundo y vuestra, para mayor exaltación del Nombre de Cristo y de la Santa Fe Católica. Vosotros por lo tanto, sois fruto de Mi sufrimiento, vosotros sois frutos de Mi Martirio porque Yo fui una pequeña Mártir que me consumí en el sufrimiento y en el amor por Cristo, por Su Madre, por la Santa Fe Católica y también por vosotros!
Cuánto os amé… Cuánto deseé vuestra salvación… Cuánto recé por vosotros, y así Mi oración, traspasó los años, las décadas y os alcanzó! Os alcanzó la Salvación, os alcanzó la Gracia de ser atraídos por María Santísima aquí para conocer el Amor de Ella, probar Su Amor, recibir Su Amor y ser Salvos por Este Amor…
Quiero tomar vuestra Mano! Quiero conduciros todos hacia DIOS tal como una vez Yo tomé la Mano de un joven que estaba perdido en un monte, después de haber huido de casa y peleado con su padre, y tomándolo dócilmente de la mano lo conduje hasta la ruta correcta que lo llevaría de vuelta a casa del padre.
Así, quiero tomar vuestra mano! Conduciros por la vía correcta que os hará regresar a la Casa del Padre Celestial que os espera a todos con el Corazón y los Brazos abiertos para amaros, salvaros, daros Su Salvación, volveros participantes de Su infinita felicidad, de Su Eterna Gloria.
Quiero tomaros de la mano y conduciros de vuelta a la casa del Padre para que así, la alegría de la Madre, María Santísima, al veros a todos regresar a la Casa del Padre convertidos, purificados, santificados, sea completa!
Vuestra reconciliación con el Padre será la mayor alegría de la Madre Celestial y Yo quiero y puedo conduciros de vuelta por el camino correcto hasta la Casa del Padre para que así la Señora, Nuestra Madre, no sufra más… Y entonces, Su Corazón Inmaculado sea consolado y alegrado por vuestra Conversión, por vuestra alma purificada, embellecida, perfumada, inundada, repleta del Amor de DIOS.
Dadme vuestra mano y Yo la tomaré y os llevaré al Cielo, al Padre, a la Casa de la Madre Celestial que a todos os llama aquí a regresar a los Brazos del Padre hace ya 19 (diecinueve) años sin cesar!
Aquí se cumplirán los Planes, los Secretos iniciados en Fátima. Y la Santidad a la cual Nosotros fuimos elevados por las Apariciones de Nuestra Señora, Nosotros los Pastorcitos, es una señal, es un ejemplo para vosotros de aquella consumada santidad a la cual todos vosotros sois llamados y a la cual Ella quiere conducir a todos vosotros por las Apariciones de Ella Aquí.
Es grande la tarea… es ardua la misión, la empresa es de tal envergadura que solamente los valientes, solamente los vacíos totalmente de sí mismos, solamente los sin temor, los intrépidos, aquellos que no tienen miedo de amar y de entregarse al Amor de DIOS, solamente esos, conseguirán alcanzar esta Santidad consumada, a la cual vosotros fuisteis llamados aquí y a la cual estáis destinados desde siempre.
Quién fracasará? Quién echará todo a perder? Quién frustrará el Plan Excelso de la Madre de DIOS? Sólo aquellos que tuvieren miedo de amar y de entregarse al Amor de DIOS; los cobardes, los lánguidos, los egoístas, los que se aman más que a DIOS. Aquellos que no se doblan y que están siempre a la escucha sin nunca jamás llegar a conocer ni a amar…
Aquellos que se niegan a querer el conocimiento. Aquellos que se niegan a querer el amor. Aquellos que se niegan a crecer, a volar en el Cielo del Amor como alas porque prefieren estar presos a las cosas de la tierra por los hilos de los amores materiales y temporales que todavía os mantienen arrastrados en la tierra. Solamente estos, frustrarán los Planes de la Señora.
Pero aún así, Ella Triunfará porque Ella está por encima de todos aquellos que no saben amar el Amor de DIOS pues el SI de Ella sobrepasó la respuesta de todas las almas, tanto las negativas como las positivas al Amor y al llamado de DIOS y desde que Ella dio Su SI, el mal, el pecado, el miedo, el egoísmo, el apego temporal y terreno, dejó de tener la palabra final sobre los acontecimientos de la historia del mundo.
Por el SI de la Virgen María, por el Amor con el cual Ella se entregó completamente a DIOS para hacer Su Voluntad, la respuesta final será y es siempre de Ella, pues así Lo decretó el SEÑOR, que todas las Generaciones no solamente La llamarán Bienaventurada sino todas las Generaciones La proclamarán la ÚNICA BIENAVENTURADA y también, todos Sus enemigos estarán de escabel de Sus Pies y Ella aplastará la cabeza de la serpiente y de todos aquellos que son semejantes a ella por su egoísmo, rebeldía y resistencia al Amor de DIOS, Ella aplastará SIEMPRE la cabeza de todos los que son semejantes a la antigua serpiente.
Por eso, tened confianza! EL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA TRIUNFARÁ, y aquellos que son semejantes a Ella por el amor, por la humildad, por la entrega total al Señor, por la valentía en servirLo afrontando incluso el sufrimiento como Ella siempre afrontó, esos triunfarán porque la Gloria de la Madre es también la Gloria de los hijos, y la Victoria de la Madre es también la Victoria de los hijos!
Como dice en la Sagrada Escritura; “… Sus hijos visten vestidos forrados por dentro y por fuera… (Pro.31) como los de Ella, o sea, tienen las mismas virtudes que Ella por dentro y por fuera y por ser tan semejantes a Ella tendrán la misma Victoria Extraordinaria que Ella.
Yo quiero ayudaros y por medio del Santo Rosario voy a alcanzar el éxito con todos aquellos que dócilmente se entregaren a Mí. En cada cuenta del Santo Rosario Yo estoy rezando con vosotros, alcanzando para vosotros aquello que no consigues y sobre todo uniéndoos cada vez más con la Señora y con DIOS para que todos seamos Uno Solo en el Amor con Ellos.
A todos, en este momento Bendigo de Fátima, de Aljustrel (ciudad donde nació Santa Jacinta de Fátima el 11/03/1910) y de aquí de Jacareí…”


14.03.2010 – Mensaje de Santa Gemma Galgani
(Marcos Tadeu:) “ –Si Mi Madre Santísima. Si! (pausa) Sí, yo comprendí sí. (pausa) Sí lo haré… lo haré (pausa) Una sorpresa1? Oh, yo la reconozco si! (pausa) Oh, que maravillosa sois vos!”
“Marcos…, la Paz! Vengo a traer la Paz a todos vosotros… a todos estos Mis hermanos amados que están aquí.
Yo, GEMMA GALGANI, sierva del Señor, de la Virgen Dolorosa, de San José, vengo nuevamente hoy a llamaros a amar al Señor, a amarLO incluso en la cruz, incluso en el sufrimiento. Vine a enseñaros a transformar vuestra cruz de cada día, en una cruz salvadora, en un puente que os lleva al Cielo y os hace llegar con seguridad a la Eterna Salvación, en la Gloria del Señor, en felicidad perpetua…
Amad al Señor con todo vuestro corazón buscando cada día alabarLO, bendecirLO, hablar siempre de ÉL, de Su Amor pues es propio de quien ama bendecir y hablar del ser amado. Es propio de quien ama, exaltar las cualidades del ser amado pues haciendo eso, llena al ser amado de santa felicidad y alegría, de regocijo y satisfacción, y al exaltar las cualidades y bellezas del ser amado, hace que otros también lo quieran conocer, lo quieran amar, lo quieran también como el amor y objeto de su corazón…, el amor de su corazón.
Por lo tanto alabad al Señor y a la Virgen Santísima en todo tiempo y lugar para que así, muchas otras almas quieran también conocerLOS, amarLOS, darles, entregarles sus corazones y junto con vosotros también amarLOS, corresponderLOS con todas sus fuerzas y con todas sus almas.
Amad al Señor buscando cada vez más la intimidad con ÉL en la oración, haciendo de vuestra oración no un monólogo donde sólo vosotros habláis, mas si un diálogo donde vosotros también hacéis silencio, silencio interior para sentir las mociones de la Gracia, para recibir las inspiraciones del Espíritu Santo que cada día quiere conduciros más y más alto en el camino del amor, de la santidad, de la intimidad con ÉL. En el camino de la contemplación donde vosotros verdaderamente conoceréis la Belleza de DIOS que Nosotros los Santos conocemos, para que vosotros también podáis amarLO con todas las fuerzas como Nosotros LO amamos.
Solamente en la contemplación profunda el alma puede conocer la Belleza de Dios, no tanto porque ella se esfuerce para ello – eso también es verdad, el alma tiene que esforzarse para contemplar cada vez más y mejor a DIOS en su oración – sino porque DIOS quiere venir a vuestro encuentro en la contemplación. DIOS quiere revelar Su Belleza, Su Bondad, Su Dulzura a vosotros en la contemplación y solamente las almas que viven en una profunda vida de oración, de intimidad con DIOS en la oración, saben contemplar…, consiguen contemplar y por eso solamente ellas consiguen ver la Belleza y la Dulzura del Amor de DIOS…
Este Amor que nos arrebató a Nosotros los Santos, e hizo que Nosotros aceptásemos, quisiésemos perder todo antes que perder este Amor. Este Amor que es tan bello que hizo que Nuestros corazones jamás lo cambiásemos por ningún otro amor.
Sí, sólo el Amor de Dios es Bello, es Puro, es constante, es inmutable, es Eterno, es Vivo! Y solamente ÉL merece que nosotros le consagremos los amores y los afectos de nuestros corazones.
El alma que viva una profunda vida de contemplación e intimidad con Dios en la oración, verá este Amor, comprenderá este Amor. Para eso, reservad parte de vuestro tiempo para la contemplación y meditación… Retiraos y haced silencio pues sólo en el silencio se puede contemplar y meditar, para poder ver y conocer la Belleza… y la Dulzura del Amor de DIOS.
Que vuestra vida de oración sea profunda, sea intensa, sea constante, sea viva!
Amad al Señor con todo el corazón sirviéndoLO por la penitencia, por el Rosario, huyendo de las ocasiones de pecado, por la lucha constante, brava y ardua contra vuestra naturaleza corrompida negándole todo lo que ella quiere y solicita.
Procurando aquello que desagrada la naturaleza humana soberbia, vanidosa, mezquina, avarienta, impura…
Para que así, cada día, podáis crecer más y más en la renuncia a vosotros mismos, al mundo y las seducciones fáciles de satanás y andando así, por el camino que la Señora, la Virgen María, la Reina de los Santos, San José y todos Nosotros los Santos de DIOS seguimos y podáis crecer más y más en el Verdadero Amor de DIOS, en la verdadera humildad, en el verdadero Amor y Consagración Total al Señor para que así, vuestras almas sean cada vez más transformadas a imagen y semejanza de DIOS, se tornen espejos purísimos que pueden reflejar la Luz de Su Gracia y de Su Amor al mundo entero.
SiguiéndoNOS por esa vía de desprecio del mundo, de vosotros mismos y de vuestra voluntad, cada día más se realizará en vosotros la Voluntad del Señor, el Plan del Señor y podréis vivir tranquilos de que todo lo que os acontece es Plan de DIOS, y Voluntad de DIOS y que en vuestra vida satanás no tiene ninguna ingerencia, no tiene ningún poder…
Así verdaderamente vuestra vida se transformará en un himno vibrante de glorificación, de amor y de alabanza a DIOS y en vosotros acontecerán aquellas maravillas que el Señor prometió a aquellos que creyeren: expulsarán los demonios, los males, hablarán nuevas lenguas, convertirán los pecadores, abrasarán el mundo entero con el Fuego del Amor Divino, curarán todas las enfermedades, o sea, todas las enfermedades espirituales serán curadas en vosotros, serán curadas en las almas a vuestro alrededor, y todos gozarán de perfecta salud espiritual, todos serán llenos de DIOS… llenos del Amor de DIOS, llenos del Espíritu Santo de DIOS, llenos de la Gracia de DIOS, llenos de la Plenitud de la Felicidad del Cielo…
Entonces…, verdaderamente vuestra lengua se abrirá para glorificar al Señor que en vosotros hizo tantas y tantas maravillas como tanta y tantas maravillas ÉL hizo en Mi vida.
Vosotros sabéis que Yo sufrí mucho. Fui despreciada, calumniada, marginada y excluida por los propios hermanos míos católicos. Vosotros sabéis que fui incomprendida hasta incluso por la Iglesia, que fui tenida por loca, como fanática, visionaria, como alguien que estaba fuera… fuera de sí. Mas no, no era nada de eso! Yo estaba completamente abrasada por el Amor de DIOS. Yo estaba completamente tomada, rendida, conquistada, presa de tanto Amor de DIOS por mí… Este Amor que me Amó, que me escogió y al cual yo correspondí con todas las fuerzas de Mi alma, al cual me entregué con todo mi corazón, con todo mi ser… este Amor me alimentó, este Amor me nutrió, este Amor me fortaleció, este Amor fue que me movió durante toda la vida en dirección al Cielo, en dirección de la Voluntad de DIOS, del Divino Beneplácito, a los Brazos Amorosos y Misericordiosos de DIOS que me llamaban, que me decían: ven, deja todo y sígueME Gemma! Ven a Mí. Fue este Amor que todo el tiempo me cargó, me embaló, me arrastró hacia los Brazos de Mi DIOS y es este Amor que Yo quiero hacer nacer en vosotros, es este Amor que YO quiero ver ardiendo dentro de vosotros. Yo quiero ver este Amor arrastrándoos hacia los Brazos del Señor tal como me arrastró a Mí, tal como me cargó a Mí, tal como Mi transportó a Mí…
Este Amor hizo que Yo me fundiese toda de amor por DIOS y la Virgen Santa. Que yo me volviese una sola con Ellos en la misma llama mística de amor. Y lo mismo, quiero que suceda con vosotros. Yo haré eso si vosotros me dejareis, si fuereis dóciles, su hiciereis todo cuanto Yo os digo en este Mensaje, si os entregareis completamente a Mí, os volveré, os llevaré, os cargaré Conmigo en dirección de este Amor y os haré siempre más crecer en este Amor, vivir de ese Amor, sumergiros en este Amor, ser abrasados místicamente en este Amor.
Para ello, quiero ya! De pronto. Presto!!, que renunciéis completamente a vosotros mismos, a vuestra voluntad. Que paréis de porfiar con la Voluntad de DIOS, con la Voluntad de María Santísima que ya bien sabéis y conocéis desde el fondo de vuestro corazón. Y si todavía no la conocéis porque no abristeis vuestra alma, porque no procurasteis conocer esa Voluntad, procurad ya y ya en la oración. Y ella, de pronto os será inspirada, mostrada y entonces, dejadMe ayudaros a cumplir esta Voluntad. Llevaros al prefecto cumplimiento del Plan del Señor sobre vosotros.
Yo quiero y mucho ayudaros y bendeciros con muchas…, muchas bendiciones, con muchas gracias.
Yo estoy delante de muchos corazones pero muchos de ellos no se abren. Si los corazones se abrieren yo podré entrar y podré derramarles las Gracias de los merecimientos de Mi alma y de los sufrimientos que Yo padecí en unión con Jesús Crucificado y con la Virgen Dolorosa.
Quiero transformarlos en otro Cristo…, en otra María Señora nuestra. Quiero imprimir en vuestros corazones los rasgos de Cristo y de María. Si vosotros Me permitiereis, Yo produciré, Yo realizaré en vuestras almas esta gran obra que es la mayor de todas, transformaros en otro Cristo, en otra María, en otro José para mayor glorificación y triunfo de la Santísima Trinidad.
Continuad rezando el Rosario. En cada cuenta del Rosario, Yo agarro un demonio y libro un alma que estaba sufriendo la tentación, que estaba presta a caer pecado por los planes que satanás tenía para agarrarla, para llevarla a la condenación.
En cada cuenta del Rosario Yo dejo caer sobre vosotros, una rosa mística del Cielo para embelleceros, perfumaros, transfiguraros, volveros cada vez más semejantes Conmigo y con la propia Virgen María, la Rosa Mística del Señor para que entonces la Santísima Trinidad pueda verdaderamente glorificarse en vosotros, exultar en vosotros, regocijar en vosotros, satisfacerse en vosotros.
Yo Me entregué al Señor completamente para amarLO y servirLO cargando la Cruz cada día de Mi vida.
A vosotros llamo a seguirMe, a seguirMe por el camino del calvario aceptando todos los sufrimientos que os suceda cada día con paciencia, mansedumbre y hasta incluso alegría, viendo en estos sufrimientos herramientas, armas poderosísimas para expiar vuestros pecados y los del mundo entero. Para descontar las faltas que vosotros y las almas del mundo entero cometisteis contra DIOS, y para alcanzar del Señor otras tantas Gracias de Misericordia, de Salvación y de Paz para esta humanidad tan miserable, tan sublevada, tan caída en la apostasía, en el pecado, en las tinieblas de satanás.
Así haremos irradiar hacia el mundo entero, la Mística Luz de los Sacratísimos Corazones de Jesús, María y José en un Triunfo Mundial y Universal donde los Tonos de Ellos se erguirán gloriosos. Todos los enemigos de Ellos serán puestos en cascabeles de sus pies y entonces, un Nuevo Tiempo, una Nueva Era de Amor, de Gracia, de Salvación y de Paz tomará cuenta de toda la faz de la Tierra, de toda la humanidad, y entonces verdaderamente se cumplirá la Oración del Padre Nuestro. El Reino de Dios vendrá sobre la Tierra, en él será establecido y todos serán un solo pueblo adorando y amando el Único Señor nuestro, nuestro Único DIOS.
Yo, Gemma, quiero ayudaros muchísimo. DadMe vuestro SI, y Yo tomaré vuestra mano y os llevaré hasta el Cielo. Yo conozco el camino, porque Yo ya lo recorrí. Conozco las emboscadas, los atajos falsos que quieren llevaros a apartaros del Verdadero Camino. Quiero por lo tanto llevaros con seguridad por el Verdadero Camino que conduce al Cielo. DadMe vuestro Si y Yo os cargaré en Mis brazos.
A todos, en este momento Bendigo con Amor… Bendigo a Mi querida ciudad de Lucca en Italia, Mi tierra natal, donde Yo viví y sufrí y dónde está Mi cuerpo, donde Yo estoy constantemente clamando a los hombres: Amad el Amor pues el Amor, no es amado por vosotros…
Bendigo a este Lugar, este Santuario que para Mí y para todos los Santos del Cielo es más querido que los más bellos y gloriosos lugares del mundo entero por toda la Tierra.
Y a todos vosotros Mis hermanos y Mi pueblo elegido, generosamente en este momento hago descender las más copiosas Bendiciones del Cielo y de la Cruz.”


07.03.2010 – Mensaje de Santa Irene
(En el aniversario de las Apariciones de Jacareí el 07/02/2010, Santa Irene dio un Mensaje y avisó que su próxima Aparición sería en el domingo de Pascua. Pero en el mes de marzo ella volvió y anticipó su regreso. Dándonos un Mensaje además de aquel que Ella dará en el domingo de Pascua.)
“Amados hermanos Míos! Yo, IRENE, sierva del Altísimo y de María Santísima, nuevamente vengo a vosotros para traeros la Paz del Cielo, para llenaros de la Gracia del Señor y para volveros verdaderamente exultantes de alegría por el inmenso Amor que ÉL y María Santísima, Nuestra Reina y Madre, tienen por todos vosotros!
Ellos os amarán a pesar de vuestras miserias y hasta incluso os amarán con ellas, o sea, os amarán a pesar de vuestras miserias y hasta esas miserias Os inclinarán a tener mayor Misericordia para con vosotros…
Ellos quieren vuestra conversión, quieren que vosotros verdaderamente abandonéis la vida de pecado, que verdaderamente os arrepintáis de todo el mal que ya hicisteis, de todo el tiempo que ya perdisteis en la búsqueda de las cosas pasajeras de este mundo, de los placeres terrenos olvidándoos del Verdadero Bien, del Sumo Bien que es DIOS… Su Gracia, Su Ley de Amor, DIOS que es el propi Bien…
Yo vengo a invitaros a buscar este Bien antes que todos, por encima de todo… a aceptar este Bien y a uniros con este Bien, dando al Señor vuestro SI y consagrándoos totalmente a ÉL, para que finalmente pueda brotar en el corazón de todos vosotros, la Paz del Cielo y para que vosotros podáis ser verdaderos sembradores de esta Paz en el mundo!
Sembrad la Paz por medio de vuestra vida llena de oración, llena de meditación, llena del contacto con DIOS y con la Virgen Santísima por medio de una oración profunda, viva, ardiente que cada día crezca más y arda dentro de vosotros como hoguera incandescente, hasta volveros un vivo incendio místico de amor y de deseo de Dios.
Cuánto más rezares más sentiréis el deseo de rezar! Y si vuestra oración fuere con el corazón, o sea, si vuestra voluntad se vacía de sí misma completamente para querer la Voluntad de DIOS en la oración, entonces vuestros corazones experimentarán una profunda alegría y todo vuestro ser se sumergirá en un verdadero Océano de Paz. Y entonces todos, sentirán esta Paz en vosotros, automáticamente será atraídos hacia vosotros por la emanación de la Paz Celestial que reina en vosotros. Y entonces, vosotros podréis darles a ellos también la Paz, de la cual vosotros ya estaréis llenos y todos ellos también quedarán llenos de la Paz del Señor, amarán al Señor y no querrán nunca más perder esa Paz que viene del Señor y que sólo por la vida unitiva con ÉL se puede conseguir y a vosotros puede llegar.
Sí… sembrad la Paz… Por medio de vuestra palabra, buscando anunciar en todo momento los Mensajes de la Señora MENSAJERA DE LA PAZ, que hace diecinueve años aquí en este lugar os invita a la Paz, os trae la Paz, os enseña el modo de obtenerla y como hacerla crecer cada día por medio de los Mensajes de Paz que Ella os dio.
Así, anunciando por todas partes la Palabra de Ella, anunciando por todas partes la Palabra del Señor, vosotros contribuiréis muchísimo para pacificar la Tierra, o sea, para apagar el fuego del pecado que lleva al mundo a la injusticia, a la discordia, al odio, a la guerra, a la división, a la desunión y a la autodestrucción para hacer en el mundo verdaderamente, correr ríos de Paz Divina… que es fruto del Amor de Dios, que es fruto del Amor a la Verdad, que es fruto de la Gracia del Señor que sólo viene a vosotros por medio de Su Madre la Medianera y Mensajera de la Paz y que en los Mensajes de Ella esta Paz os es ofrecida sin medida, sin cuantía a todos cuántos quisiereis obtenerla todos los días!
De esta forma, en breve el mundo conocerá la Paz del Cielo, en esta Paz vivirá, en esta Paz caminará y en esta Paz servirá y adorará al Señor Nuestro Dios en Espíritu, Verdad y Vida.
Sembrad la Paz… Sufriendo por amor a DIOS y a la Virgen María, como Santa Águeda de Catania y como todos Nosotros los Santos de Dios aceptamos el dolor y el sufrimiento por amor del Señor, contribuyendo así con la obra de Salvación de la humanidad… completando en todos vosotros lo que faltó a la Pasión del Señor, para que así, con esta fuerza mística y poderosa contra la cual el demonio nada puede hacer que Nosotros podamos salvar muchas almas, de tantos infelices pecadores que vagan sobre la tierra yendo de abismo en abismo, de pecado en pecado, de horror en horror… Para que todos ellos arrepintiéndose y dejando sus malos caminos puedan caminar por la vía de la Salvación y de la Paz. Y así, todo el mundo pueda vivir en aquella Paz de la perfecta unión de todos los corazones entre sí y con DIOS, para que se realice luego aquello que Nuestro Señor dijo en la Última Cena:
“Que todos sean uno”
Solamente así, el mundo verdaderamente caminará por la vía de su Salvación y escapará de la terrible y gran destrucción que en breve os espera y se abatirá sobre él si no se convierte a tiempo!
Vosotros tenéis que ayudarMe! Vos tenéis que ayudar a María Santísima y ayudar la Gracia del Señor, a lograr reunir por lo menos 1/3 (un tercio) de la humanidad verdaderamente convertido, verdaderamente dedicado, vuelto al Señor, viviendo en oración, en penitencia y santidad todos los días, caso contrario la humanidad entera perecerá…
Con vuestros sufrimientos, contribuís con la parte preciosa del Plan de los Santísimos Corazones de Jesús, María y José y ayudáis a salvar más rápidamente muchas más almas! Por eso aceptad diariamente las Cruces que el Señor os envía, en acto de expiación por los pecados con que ÉL es ofendido y de súplica por la Conversión de los pecadores, y Yo prometo que un día en el Cielo seréis cubiertos de alegría al ver en reluciente fulgor las almas que ayudasteis a salvar, aceptando las pequeñas dificultades que el Señor os permite cada día, y sufriéndolas con paciencia, mientras el Señor no providencia y no dispone otra cosa al respecto.
Así, verdaderamente, seréis hijo de la Señora de las Lágrimas y con vuestras lágrimas unidas a las de Ella salvaréis mucho más almas!!!
Sembrad la Paz… buscando ordenar todo vuestro ser, todo vuestro interior en la búsqueda única y exclusiva de DIOS, de Su Voluntad Adorable, de Su Amor y del cumplimiento de Sus Designios. Para ello, vaciaos de vosotros mismos, renunciad a vuestra voluntad para que haya espacio dentro de vuestro corazón para la Voluntad del Señor, para aquello que ÉL quiere, para la Gracia del Espíritu Santo. Para que ÉL pueda actuar en vosotros y transformar vuestros corazones en verdaderas maravillas de santidad y perfección, en espejos purísimos en los cuales DIOS refleje poderosamente Su Luz, para vencer las tinieblas…
Así, teniendo vuestro ser interior todo ordenado, teniendo como única finalidad en esta vida buscar a DIOS, conocer Su Voluntad, sentir, probar Su Amor, vivir de Su Amor y dar a los otros a conocer este Amor… todo vuestro ser estará en Paz y entonces podrán ayudar a todos aquellos que viven desordenadamente en búsqueda única y exclusiva de la satisfacción de sus placeres… también a ellos ordenar su ser para DIOS, para que entonces busque únicamente el Sumo Bien, vivan únicamente por el Sumo Bien y puedan al fin alcanzar el Sumo Bien en el Cielo…
Yo estoy con vosotros todos los días! Y conforme ya prometí otras veces Yo ayudaré poderosamente a aquella alma, de la cual Yo escuche salir un SI.. Un SI a todo cuanto os pide los Mensajes de la Señora de la Paz!
Yo prometo proteger, guardar y aumentar la Paz del Señor en vosotros, si vosotros también Me prometéis proteger la Paz, cultivar la Paz, guardar la Paz, conservar esta Paz y aumentar esta Paz, que es fruto de la unión con DIOS, que es fruto de la fidelidad y de la perseverancia en Su Amor todos los días con oraciones, sacrificios, meditación y sobre todo, en huir de las ocasiones de caer en pecado, de perder esa Paz por la ofensa a DIOS, por la pena que causareis a DIOS con el pecado.
Si vosotros protegéis la Paz, haciendo todo esto, Yo también la protegeré…
Estoy con vosotros! Y en cada cuenta de vuestro Rosario que rezáis con amor Yo también estoy presente, ofreciendo vuestras oraciones unidas a las Mías, a los méritos de Mis sufrimientos, de Mi martirio, del martirio de Águeda de Catania y conjuntamente con todos los Santos y Ángeles en el Cielo! Nosotros pedimos por vosotros noche y día… Nosotros rogamos por vosotros noche y día… Nosotros Nos presentamos como vuestros abogados, defensores e incluso como vuestros fiadores delante del Señor en todo momento…
Oh! No frustréis tanto esfuerzo Nuestro! Corresponded a la Gracia! Corresponded al Amor de DIOS!
Sed dóciles a Mí, dejaos guiar y conducir por Mí por el camino de la oración, de la penitencia y de la santidad y Yo os conduciré con seguridad al Cielo…
Quiero que todos vosotros, todos los días Me invoquéis sinceramente, para que os ayude a conservar la Paz Divina en vosotros. Yo Me colocaré como un sello sobre los corazones de todos aquellos que Me invocaren con confianza.
A todos en este momento, Bendigo con la Madre de DIOS, generosamente…”


28.02.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Mis hijos amados, os agradezco por estar Aquí una vez más! Continuad con vuestras oraciones, pues a través de ellas estoy salvando muchas almas.
Continuad con todas las oraciones que Yo os di Aquí. Sólo en el Cielo podréis ver cuántas almas Yo he ayudado y salvado con vuestras oraciones.
Os pido una vez más que leáis, que volváis a escuchar todos Mis Mensajes, para que Yo pueda fortalecer y aumentar vuestra Fe cada día más, hasta volveros murallas imbatibles de Fe, contra los ataques de Mi enemigo.
CompréndanMe! Si… que sin oración vosotros no podéis sentir el Amor de Dios, vosotros no podéis conocer el Amor de Dios, vosotros no podéis corresponder al Amor de Dios y no podéis hacerlo crecer en vuestras vidas.
Cuando el alma comienza a sentir el Amor de Dios en sí, se siente arrebatada, presa de un amor, presa de una paz, de una felicidad, de una plenitud que en nada antes ella sentía ni encontraba… Entonces, presa en este amor, presa en esta felicidad y en este deseo de corresponder al amor que siente, el alma procura entonces el Rostro de su Amado. Quiere conocerLo! Quiere conocer a Su Señor… Y no descansa mientras no encuentra Su Semblante, o sea, mientras no encuentra la Verdad, no encuentra el Dios Vivo y Resucitado en la oración ardiente, en la contemplación elevada, en la meditación profunda, en la comunión total y espiritual con ÉL.
El alma mientras comienza a sentir el Amor de Dios, no tiene otro placer sino de retirarse muchas veces a solas con Su Amado Señor en la Oración… Y allí entretenerse con ÉL, sentir las delicias del influjo de Sus Gracias y al mismo tiempo dando al Señor su corazón, su vida y consumiéndose como una llama viva en deseos de amarLo y servirLo cada vez más intensamente… Y entonces, el bullicio del mundo la aborrece, la cansa, seca su alma y ella desea cada vez más mirar hacia Su Señor, pues tiene nostalgia verdadera de ÉL… Y ahora mira ya las cosas del mundo como polvo y ceniza, como cosas efímeras y pasajeras, menos que hojas secas que el viento lleva lejos para siempre…
El alma sólo encuentra paz entonces, en Su amado Señor, en Su Dios y ella, si fuere dócil a la inspiración de la Gracia, si ella supiere vencer las tentaciones de satanás que procurarán por todos los medios alejarla de aquel Amor y hacerla volver al mundo, si ella supiere mantenerse perseverante a aquello que se propone y a aquello que su corazón busca y desea… entonces, nada podrá detener esta alma en la subida cada vez mayor y más creciente del Amor de Dios, de la unión con ÉL y de la vida verdaderamente divinizada, o sea, inmersa en la trascendencia divina!...
Yo quiero llevaros a esa vida!... Yo quiero hacer nacer en vosotros ese Amor!... Yo quiero verlos a todos ardiendo con las llamas de este Amor Divino! Para eso quiero tantas Oraciones, quiero vuestra Consagración, quiero vuestra renuncia a vosotros mismos, quiero vuestra entrega total a Mí, para que Yo pueda llevarlos a esta Verdadera Vida en Dios!
DadMe vuestro SI y Yo os llevaré…
A todos en este momento Bendigo de Fátima, de Medjugorje, de Pellevoisin y de Jacareí…”


21.02.2010 – (Fiesta de los Beatos Francisco y Jacinta Videntes de Fátima, en el Santuario de las Apariciones de Jacareí, donde ocurrió también la Aparición de ellos en este día pero, sin Mensaje público.)
Mensaje de María Santísima:
“Mis hijos muy amados y muy deseados… Hoy, cuando vosotros aún celebráis Aquí la Fiesta de Mis Pastorcitos de Fátima FRANCISCO y JACINTA y también a LUCÍA, Mi Corazón se vuelve nuevamente hacia vosotros para pediros que tengáis por Mí el mismo amor y la misma generosidad que estos niños tuvieron. Los tres fueron siempre generosos…, siempre dóciles y obedientes a Mi Voz. Toda la vida de ellos fue un continuo y generoso Sí a todo cuanto Yo les pedía.
Lo mismo, deseo de vosotros Mis hijos! Entregaos completamente a Mí y obedeced Mis Mensajes pues solamente así, Yo podré guiaros por el camino de la Santidad y conduciros hasta DIOS.
Hablo ahora como vuestra Madre, como vuestra Maestra y Amiga que quiere vuestro bien…, que quiere vuestra Salvación…, que quiere vuestra perfección espiritual, que quiere que lleguéis hasta DIOS en el Cielo y que podáis escapar de las penas eternas del infierno que esperan a todas las almas de los pecadores que dicen no al llamado del Señor en esta vida.
Haced lo que os digo pues ahora os hablo como amiga pues en el día de vuestro juicio, ya no seré más vuestra amiga, seré vuestra JUEZA! Yo os juzgaré sentada a la derecha de Mi Hijo y entonces, Mis hijos, ya no podré más ayudaros.
Os pido por lo tanto, escuchad Mi Voz! Haced lo que os digo antes que el tiempo de la Misericordia Divina termine para vosotros.
Ese plazo para la conversión del mundo está más corto ahora que nunca. En breve vendrá el AVISO que será como un pequeño juicio particular. Cada alma, verá a sí mismo en DIOS como Mis Pastorcitos se vieron en DIOS en aquella Luz que Yo les mostré.
Cada alma entonces verá toda su vida, todo su interior con todas sus obras buenas si las tuviere…, y con todos los pecados también que tuviere…
Muchos, estarán en un estado de pecado tan grande y sentirán un dolor tan terrible por haber ofendido a DIOS, por haber disgustado y rechazado a DIOS, que morirán sofocados en el propio llanto…, en las propias lágrimas…
Y porque muchos no se convertirán, no se arrepentirán ni incluso en este aviso, viendo la propia alma, viendo todas las veces que rechazaron el Amor de DIOS ante la mirada del propio DIOS, DIOS mandará el GRAN CASTIGO al mundo!
Por eso Mis hijos, os pido, purificad pronto vuestros corazones y vuestras almas por la penitencia, por la vida de oración profunda, por la perfecta obediencia a Mis Mensajes, procurando siempre en todo, corresponder al Amor de DIOS.
De esta manera, Yo podré ayudaros mucho a llegar a la Santidad. A triunfar del mal, del pecado y también de esta gran tribulación que ahora atravesáis y os podré introducir a todos victoriosos en el Reino del Corazón Sacratísimo de Jesús y de Mi Inmaculado Corazón…
Deseo que vosotros Me améis con obras, como los Pastorcitos, también Me amaron con obras! A todos, en este momento Bendigo, de La Salette, de Pontmain, de Fátima y de Jacareí…”
(Marcos: “Si mis queridos Pastorcitos! Os agradezco por estas palabras… (pausa)
Sí! Hasta allá! Yo esperaré con ansiedad! (pausa) Hasta pronto mis celestes amiguitos!
Hasta pronto Señora!
La Beata Jacinta de Fátima comunicó hoy al Vidente Marcos Tadeu, que volverá aparecerle el tercer domingo de Marzo, el 21/03/2010.


07.02.2010 – 19º Aniversario de las Apariciones de Jacareí
Mensaje de María Santísima:
“Mis hijos muy amados y muy queridos por Mí! … Hoy, conmemoráis aquí el Aniversario de Mi Primera Aparición a Mi hijito Marcos, en el lejano año de 1991. Desde entonces, Yo he llamado aquí a Mis hijos amados para inundarlos con Mi Paz Divina, para llenarlos con Mi Amor, para darles la Luz de la Gracia, del bien, de la vida santificante, para unirlos cada vez más con el Señor Nuestro Dios.
Muchos de Mis hijos respondieron a Mi llamado y por eso, a lo largo de estos años; Yo fui consolada!
Yo fui consolada aquí…, por tantos niños que respondiendo a Mi llamado comenzaron a rezar Mi Rosario todos los días, ofreciéndoMe siempre más su oración pura, inocente, llena de confianza y de amor. Y a través de esta oración Yo pude convertir tantos pecadores, que ya estaban prácticamente condenados, pude sacarlos del camino del infierno y reconducirlos al camino del Señor, de la Salvación y de la Paz!
Yo fui consolada aquí…, por tantos jóvenes que a ejemplo de Mi hijito Marcos Me respondieron Sí…
Sí a Mi llamado de Amor… Sí a Mis Mensajes… Sí a Mi Plan de Salvación y se volvieron Mis Apóstoles, que van por toda parte con el Rosario en la mano y con Mis Mensajes llevando a todos Mis hijos Mi Luz, Mi Amor, Mi Gracia, Mi Paz! Esos Mis hijos, esos Mis jóvenes que Me son fieles, son la pupila, la niña de Mis Ojos, que Yo guardo con celo en el recinto seguro de Mi Corazón Inmaculado y en las almas de estos Mis hijos Yo haré maravillas, como a lo largo de estos años Yo hice sin cesar en el alma de Mi hijo Marcos.
En estos jóvenes Mi Corazón Inmaculado ya ha, día tras día, alcanzado Su Triunfo y en estos Mis hijos, satanás ha sido siempre más vencido por Mí.
Yo fui consolada aquí…, por tantas familias que respondiendo a Mi llamado pusieron en práctica Mis Mensajes, colocaron el Rosario en el lugar más alto de sus familias, o sea, colocaron el Rosario en primer lugar, pasaron a rezarlo con amor, con perseverancia todos los días, que se ejercitaron cada vez más en la práctica de las virtudes, en el seguimiento del Evangelio de Mi Hijo Jesús, de Mi Palabra Materna y sobre todo, en la vivencia cada vez más profunda, cada vez más intensa de todas las virtudes… principalmente de aquellas que más queridas Me son y también del Amor de Dios en su vida diaria. En estas familias, Mi Corazón Inmaculado ya obtuvo su Triunfo y en estas familias ya resplandece el esplendor de Mi Corazón Glorioso y en ellas ya reina Mi Paz Materna!
Yo fui consolada aquí…, por tantos de Mis hijos pecadores, que oyendo Mis Mensajes dejaron los caminos del pecado, dejaron la vida contraria al amor y a la Voluntad de Dios que llevaban y verdaderamente, respondieron Sí a Mi Amor, Si al Amor Divino, Si a todo cuanto a lo largo del tiempo Yo fui pidiendo en Mis Mensajes y que a pesar de tener tantas flaquezas y miserias continúan luchando cada día por su santificación, por su mejoramiento y perfeccionamiento espiritual. En estos Mis hijos, satanás ha verdaderamente sufrido derrota tras derrota, perjuicio tras perjuicio, pérdida tras pérdida. Y en estos Mis hijitos Mi Corazón día tras día sube cada vez más escalones de victorias, de elevación en la vida de la gracia, de la santidad, del Amor de Dios!
Yo fui consolada aquí…, por ese Mi hijito Marcos, que Me abrazó, o sea, aceptó Mi plan, Mi Voluntad, Mi Designio Materno de Amor desde el principio y siempre correspondió con todas sus fuerzas a todo cuanto Yo pedía a él. En él resplandece la Potencia de Mi Amor, la Potencia de Mi Gracia, la Potencia de Mi Misericordia Materna y en el alma de este Mi hijo, donde Yo hace mucho tiempo ya Triunfé y Triunfo cada instante más, en el alma de este Mi hijo muestro al mundo todo la infinitud de Mi Misericordia, de Mi Bondad y de Mi Gracia y muestro al mundo todo Mi semblante dulce, misericordioso, tierno, amoroso y brillante!
Mi Corazón Inmaculado ha triunfado en el alma de este Mi hijo y ha de colocarlo en un trono bien alto a Mi derecha en el Cielo, para que él Conmigo, juzgue las Naciones un día, tal como Mi Hijo Jesús prometió a Sus discípulos fieles, que ellos juzgarían el mundo a Su lado en el fin del mundo.
Así también, quiero Yo glorificar a aquel que Me glorifica en la Tierra, exaltar a aquel que por todos los modos Me exaltó, glorificar a aquel que en todo y por todo Me glorificó…
Yo fui consolada…, por estos Mis hijos consagrados, que donaron Su vida a Mí aquí juntamente con Mi hijo Marcos. En estas almas benditas, elegidas y tan amadas por Mí, brilla también el fulgor de Mi Gracia, de Mi Amor y de cuánto Mi Bondad Materna es capaz de hacer en un alma que dice Si y se entrega a Mí… Y en todos los que, leyeron Mis Mensajes, los obedecieron y verdaderamente perseveraron en ellos durante todos estos años, Mi Corazón Inmaculado ya estableció Su Reino de Amor y ya obtuvo Su mayor Triunfo!
A aquellos que Me rechazaron, que Me despreciaron y despreciaron Mis Mensajes, que ya Me dieron Su no definitivo, nada más puedo hacer, sino llorar sangre por ellos y entregarlos a satanás, para que os cargue consigo para su reino eterno de tinieblas y de fuego…, de muerte y total, total ausencia de Dios, donde llorarán y rechinarán los dientes de tanto dolor por toda la eternidad…
En vosotros y a vosotros Mis hijos que tanto Me amasteis y tanto Me correspondisteis con generosidad, ahora os doy Mi Bendición Especial que permanecerá con vosotros y os seguirá por toda vuestra vida y hasta la eternidad….”
Mensaje de Sana Irene:
“Amados hermanos Míos! Yo, IRENE, hoy en la Fiesta de la Paz, en la Fiesta del Aniversario de las Apariciones de la Señora REINA Y MENSAJERA DE LA PAZ os sigo:
Recibid la Paz! Recibid la Paz que DIOS hace diecinueve años aquí, ha buscado daros en Estas Apariciones!
Recibid la Paz, vivid en esta Pa, que nada perturbe esta vuestra Paz! Haced esta Paz aumentar cada día más en vosotros, por la oración profunda, por la comunión de vuestras almas con DIOS, hasta que ella desborde de dentro de vosotros e inunde el mundo entero…
Recibid la Paz, esa Paz que solamente DIOS puede dar…!, que el mundo no tiene, que el mundo no puede ofrecer. Esta Paz que solamente puede recibir aquel que cree, aquel que reza, aquel que ayuna, aquel que es dócil a la Palabra de la Madre de Dios, a la Palabra de DIOS, aquel que verdaderamente busca al Señor con el corazón sincero.
En las cosas de este mundo nunca encontraréis la Paz, en las cosas pasajeras de este mundo nunca encontraréis la plenitud de la Paz y de la Alegría, que vuestros corazones tienen tanta sed y tanta hambre! Sólo en DIOS, en Su Amor, sólo en María Santísima y en Su Palabra podréis encontrar la Paz…
Abrid pues por lo tanto, vuestro corazón a la Paz y recibid en él el don Divino de la Paz.
Recibid la Paz del Cielo, procurando cada día más mantener vuestras almas en la Paz del Señor, o sea, en Su Gracia, en Su amistad, en la unión profunda de la vida de intimidad con ÉL por la oración, por la meditación, por la lectura espiritual, por la fuga de las ocasiones de vosotros apartaros de ÉL y procurando siempre más mantener vuestra alma unida al Señor, cerrando las puertas de vuestros sentidos espirituales, o sea, cerrando vuestro corazón para todo aquello que no es DIOS, todo aquello que no lleva a ÉL, todo aquello que os separa, que os aleja de ÉL o que debilita, disminuye Su Presencia, Su Amor, el fuego de Su Gracia en vosotros.
Recibid el Don Divino de la Paz, procurando siempre más la Paz del Señor por las Manos de María Santísima, la Señora de la Paz, la única que puede dar la Paz al mundo… Procurando la Paz por las Manos de José, el Señor de la Paz, el único que después de la Virgen Santísima puede dar la Paz a vuestros corazones y puede conservaros en ella.
Así, cada día la Paz Divina aumentará en vosotros de escalón en escalón hasta alcanzar la plenitud y vosotros verdaderamente, ya pre-gozaréis un poquito de la Paz de Bienaventuranza que Nosotros gozamos aquí arriba en el Paraíso.
Vosotros viviréis en esta Paz, vosotros estaréis siempre en vuestra Paz, en esta Paz…, y al fin de vuestra vida aquí en la Tierra, vuestra Paz será tan grande, que vuestra salida de este mundo y vuestra entrada en el Cielo no será más que sumergirse en un océano aún más profundo y más intenso de Paz y Felicidad.
Yo, IRENE, cuyo nombre quiere decir Paz, quiero ayudaros cada día más a vivir en esta Paz, a crecer en esta Paz, a alcanzar esta Paz… Venid! Entregaros a Mí y os llevaré a esta Paz. Rezad mucho! Invocad Mi poderosa ayuda y Yo os prometo dar la Paz en breve…
A todos en este momento, también Bendigo…”
(Marcos): “Yo esperaré entonces vuestra vuelta, en Domingo de Pascua, si!”
Mensaje de Santa Sofía:
“Amados hermanos Míos, Yo, SOFÍA, sierva del Señor y de la Virgen Santísima también os saludo y os doy la Paz!
Creced en el Amor de DIOS cada día más procurando corresponder a este Amor que os amó, que os llamó, que os conserva en Su Gracia aquí, que os reservó para ÉL con tanta predilección procurando cada día más en todo momento, responder sí a todo cuanto el Señor a través de Su Madre, de Sus Mensajes os pide y solicita aquí. Solamente así, verdaderamente el Amor Divino podrá crecer en vosotros y vosotros podréis volveros la perfecta imagen y semejanza de Dios, o sea, podréis transformaros en llama pura de Amor como DIOS mismo ES siendo así verdaderos hijos de DIOS!
Creced en el Amor de DIOS… procurando cada día más rezar con mayor amor, con mayor deseo, sed de DIOS, con mayo hambre de agradarLO, de obedecerLO, glorificarLO por medio de vuestras obras y virtudes, pues bien sabéis como está escrito en la Santa Palabra del Señor: “La Fe sin obras es muerta”
Por vuestras obras seréis juzgados. Por los frutos de amor o no que hubieseis producido seréis juzgados o condenados por DIOS.
Dad por lo tanto frutos de amor y santidad al Señor, creciendo cada día más en obras de Amor, o sea, dejando que la Gracia de DIOS actúe en vosotros, trabaje en vosotros, os arrastre hacia adelante, os conduzca hasta la plenitud de la donación al Amor de DIOS y a Su Designio de Salvación!
Creced en el Amor de DIOS…, procurado cada día más también crecer en la Fe, o sea, en el conocimiento de DIOS, en el Amor a DIOS, en vuestra donación total a DIOS…, pues es bien verdad que la Fe sin obras es muerta, también es verdad que las obras sin Fe, sin amor, o sea, sin la intención pura de agradar a DIOS también son muertas…
Haced todo por amor y por la Gloria de DIOS y no por vuestros intereses humanos, mezquinos y personales, no buscando vuestro bien, lo que más os agrada, vuestra satisfacción y vuestro placer personal. Sino procurad hacer todo en vuestra vida, incluso las más humildes y pequeñas acciones, por pura Fe en DIOS, por puro amor en DIOS. Entonces, vuestras acciones tendrán valor sobrenatural y delante de DIOS valdrán más que todos los tesoros y riquezas de este mundo.
Si las acciones no son hechas con la finalidad de glorificar a DIOS y volver Su Nombre más conocido y amado, todo lo que hacéis es vano… Por eso haced todo con Amor y por el Amor y vuestras obras tendrán un valor eterno y entonces encontraréis todas estas obras, multiplicadas millones de veces en el Paraíso a vuestra espera en el día en que aquí llegareis. Y entonces veréis que recompensa extraordinaria y maravillosa Nuestro Señor habrá preparado para vosotros.
Creced en el Amor de DIOS procurando siempre más huir de las ocasiones de pecado, huir de todo aquello que os aleja de DIOS y de Su Amor, de María Santísima, de Su Amor, de todo aquello que perturba vuestra paz, de todo aquello que os arrastra hacia abajo, para que así verdaderamente, sin ningún atraso ni retardo, podáis crecer velozmente, volar velozmente como águilas en el Cielo del Amor Divino y de la Santidad a la cual el Señor aquí os llama!
Perseverad en las oraciones que aquí os fueron dadas, porque a través de ellas la Madre de DIOS va a formar grandes Santos, para mayor alegría del Señor y de Ella… Santos en su mayoría conocidos solamente por Ella y por DIOS, pero Santos que van a brillar un día intensamente en el Paraíso y que ocuparán el lugar que los ángeles malos que cayeron dejaron vacío…
Vivid en al amor! Rezad muchísimo! El Aviso está próximo! El Milagro está próximo! El Castigo también, que el mundo está mereciendo está cada hora que pasa más próximo de vosotros… Convertíos sin demora! Penitencia!!! No dejéis para mañana, porque este mañana podrá nunca llegar para vosotros. No digáis: “Mañana de mañana, me volveré hacia el Señor”, porque el día podrá no clarear para vosotros mañana.
Convertíos hoy! Cambiad de vida! Y entonces podréis tener la certeza que DIOS y la Virgen Santísima estarán siempre de manos dadas con vosotros e incluso cuando os faltaren fuerzas, incluso cuando tropezareis en vuestras miserias no quedaréis caídos, porque Ellos os tomarán por las manos, os erguirán y os colocarán de nuevo en marca en el camino de la salvación…
Yo os amo a todos, Soy vuestra hermana que tan bien os quiere.
Os doy en este momento Mi Bendición y Mi Paz…”
(Marcos): “Si, rezaremos aquí las Mil Ave-Marías el próximo sábado, si! (Pausa) Como la Señora quiera… Hasta pronto!


06.02.2010 – Mensaje de San José:
“Amados hijos Míos, hoy cuando vosotros ya estáis con el corazón y el alma en fiesta ya en la víspera del Aniversario de Nuestras Apariciones aquí, Yo vengo a llamaros una vez más a la Paz del corazón.
Buscad la Paz del corazón, procurando cada vez más abrir vuestros corazones a la Gracia del Señor, dejar que verdaderamente el Señor haga de vosotros y en vosotros lo que ÉL quisiera según Su beneplácito y Su insondable Designio de Amor, que es siempre de misericordia y de salvación para vosotros…
Para que verdaderamente en vuestra vida, la Paz de la perfecta conformidad con la Voluntad de DIOS y de la perfecta unión con Su Voluntad adorable, verdaderamente sea una verdad y una luz diaria en vuestra vida.
Buscad la Paz del corazón, rezando siempre más, procurando siempre más la unión con DIOS por medio de la oración profunda, de la oración intensa, de la oración abrasada. Tanto cuanto fuere posible a vosotros huid… huid del bullicio del mundo! Huid de la agitación, de las criaturas sin DIOS, para que verdaderamente podáis tener con DIOS momentos de intimidad, momentos de unión, momentos de dulce diálogo y comunión de espíritu.
Para que así ÉL pueda comunicaros Su Divina Paz, que excede todo entendimiento, para que así verdaderamente, vuestras almas sean inundadas de la Paz Divina, puedan verdaderamente ser saciadas en la gran sed de paz que ellas poseen y que vosotros podáis ser tan llenos al punto de desbordar esta Paz para tantas almas sedientas de Paz, que procuran la Paz en vano en las cosas del mundo donde jamás la encontrarán!
Por medio de vosotros, ellas podrán encontrar esta Paz, si vosotros verdaderamente estuviereis llenos de ella para que podáis también inundar el mundo con esta Paz, donar a los otros el don Divino de la Paz.
Buscad la Paz del corazón, procurando cada vez más llenaros del Espíritu de Cristo, del Espíritu de María, que es siempre Espíritu de Paz, Espíritu de Amor, Espíritu de fidelidad y docilidad a la Voluntad de DIOS, para que verdaderamente de esta forma en vosotros se realice la Palabra de Cristo Señor Nuestro:
“Os doy la Paz!... Os dejo Mi Paz. No La doy como el mundo La da, mas La doy como el Padre Me mandí darLa.”
Si! Si viviereis de esta forma, esta Paz que el mundo no tiene, que el mundo no puede ofrecer…, esta Paz desconocida de los hombres puramente carnales, resplandecerá en vosotros, todos la verán, todos podrán al fin obtenerla y todos podrán en ella vivir para siempre a fin de que todas las almas, todas las naciones puedan encontrar la Salvación.
Si vosotros verdaderamente abriereis vuestro corazón a la Voluntad de DIOS, si renunciares a vosotros mismos y a vuestra voluntad, y aceptareis todo cuanto Nosotros os decimos aquí, verdaderamente la Paz del corazón será en vosotros la luz que os alumbra día a día hasta llegar a la plenitud bella en el Cielo, en el Paraíso que os espera!
Yo estoy con vosotros! Sigo vuestros pasos. Os ayudo todos los días a conseguir el don de la Paz, a conservar el don de la Paz, a aumentar el don de la Paz hasta el desbordar para todo el mundo, para todas las almas que todavía no lo posee.
Si vosotros como dóciles alumnos Míos, como obedientes discípulos Míos os dejareis guiar, formar, conducir, dirigir por Mí, Yo os conduciré a la Paz completa del corazón. Vuestras almas ya pre-gozarán un poco de aquella Paz que las almas bienaventuradas gozan en el Cielo. Y vuestra vida, a pesar de en ella todavía estar presentes los sufrimientos y las dificultades, pues eso es inherente a la condición humana, vuestras almas ya vivirán un poco de aquella exultación, de aquel júbilo, de aquella alegría íntima e inamovible que los bienaventurados gozan en el Cielo… Y ni el mundo, ni las criaturas os podrán robar esta Paz…, alejar de esta Paz, separar de esta Pa, destruir en vosotros esta Paz.
Yo, JOSÉ, Padre del Hijo de DIOS, Esposo de María Inmaculada, a todos os Bendigo ahora generosamente en la víspera de este día bendito del Aniversario de Nuestras Apariciones aquí, día en que entre los Ángeles del Cielo hay gran júbilo y fiesta y cuando todos los Santos del Paraíso Conmigo se postran delante de MARÍA REINA Y MENSAJERA DE LA PAZ, para aclamarLa siempre Vencedora, siempre Reina, siempre Madre, siempre la Omnipotencia suplicante de DIOS…
A todos, en este momento, bendigo generosamente.”


31.10.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Mis hijos tan amados y tan deseados por Mí!
Yo agradezco por todas las oraciones que durante estos 19 años ustedes han ofrecido aquí, por la realización de Mis planes, por el Triunfo de Mi Corazón Inmaculado y para mayor salvación de las almas.
Deseo que ustedes renueven la oración… y que recen y ayunen como en los primeros tiempos de Mi venida aquí. Recen las Mil Ave-Marías lo más que pudieren como en el principio, a fin de que Yo pueda salvar muchas almas más en este nuevo año de Mis Apariciones que va a iniciarse aquí.
Deseo que ustedes retornen a los orígenes, a las fuentes del amor.
Que renueven el amor en el corazón, que renueven el celo y la obediencia a Mí y a Mis Mensajes… De esta forma, verdaderamente, el Aniversario de Mis Apariciones será para ustedes el recomienzo de una nueva vida!
Yo estoy con ustedes y acompaño día tras día, los pasos que ustedes dan en el Amor de Dios, en el Amor Divino, de la santificación y del mejoramiento de vuestras almas y Me alegro con cada suceso que ustedes tienen…
Yo tomo vuestras manos. Os conduzco día tras día más en el camino de la oración, de la correspondencia a la Voluntad Divina y del perfecto cumplimiento de los Designios, de los Planes del Señor!
Continuad siguiéndoMe por el Rosario, por la oración, cumpliendo todo aquello que os he dicho aquí… que no demorará mucho, Mi Corazón Inmaculado ciertamente Triunfará! Y vuestros corazones entrarán en Mi Reino de Luz, de Amor y de Paz.
Quedad atentos Mis hijos! El enemigo acecha a vuestra vuelta para encontrar un modo de derrumbaros en medio del camino, que debéis seguir para alcanzar la Salvación y la Santidad. Vigilad y orad mucho! Sobre todo, sobre vuestros sentidos que son la puerta de entrada de las sugestiones y de las tentaciones, hasta lo íntimo de vuestros corazones.
Yo y todos los Ángeles y Santos estamos con vosotros, para ayudaros a mantener las puertas de la cuidad, o sea, las puertas de los sentidos de vuestra alma bien guarnecidos contra el enemigo.
Rezad y el resto Nosotros haremos, Nosotros todo podemos a vuestro favor!
A todos Bendigo, con generosidad en este momento…”


24.01.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Hijos muy amados y muy deseados de Mi Corazón! Os agradezco por todas las oraciones y nuevamente os digo:
Rezad pidiendo la Gracia del Amor Verdadero.
El don del Amor sólo será dado al alma que lo pide con muchas oraciones, suspiros, gemidos y hasta lágrimas… Sin el Amor Verdadero no podéis sentir a Dios, ni conocerLO, ni experimentar Su Bondad, ni conservaros en la Gracia de ÉL y en la amistad de ÉL.
Por eso Mis hijos, buscad el Amor con todas las fuerzas de vuestra alma, pues sin él vana es vuestra existencia en esta Tierra.
Yo quiero llevaros a un alto grado de amor. Para esto, mortificad todo el día el amor desordenado de vosotros mismos y del mundo buscando seguirMe por el camino del desprecio de las vanidades mundanas, de vuestra propia voluntad siempre inclinada al mal… y buscando siempre lo que es más despreciado, más vil a los ojos del mundo… buscando siempre lo que es más modesto y más simple y buscando siempre más aquello que agrada a Dios y repugna vuestra naturaleza soberbia y orgullosa. De esta forma, creceréis en la verdadera humildad y simplicidad interior y podréis comenzar y saborear cuán suave, dulce y libre es amar al Señor!
Continuad rezando todas las Oraciones que Yo os di aquí, porque todos los días por medio de ellas, Yo he salvado muchas almas en muchas naciones del mundo entero…
Divulgad Mis Apariciones! Divulgad Mis Mensajes!... Pues la única forma del mundo convertirse y encontrar la Salvación y la Paz!
A todos Bendigo ahora, con la generosidad de Mi Corazón Inmaculado.”


17.01.2010 – Aniversario de la Aparición de Pontmain
Mensaje de María Santísima:
“Amados hijos Míos, hoy, cuando conmemoráis Mi Aparición en la ciudad de Pontmain, en Francia, hace tantos años atrás, para mostrar a Mis hijos el poder de Mi Corazón Inmaculado, de Mi Rosario; es para vosotros dar la certeza de que al final Yo Triunfaré sobre el demonio y sobre todas las fuerzas contrarias a Dios y a Mí, Yo os llamo nuevamente a la Esperanza y a la Confianza!
No perdáis la Esperanza y la Confianza, incluso delante de este mundo que predica que Dios no existe, que Dios está muerto y que por lo tanto el mal vence y predomina siempre… No Mis hijos… Dios está vivo, YO Soy viva, estoy viva con vosotros, veo todo lo que os acontece y sé todo lo que necesitáis…
Las fuerzas del mal no podrán prevalecer contra aquellos que son Mis verdaderos hijos y llevan en su alma Mi marca, la marca de Mi Amor
Aquellos que ya abrazaron Mi insignia y que ya se reunieron en torno a Mi huella, estos Mis hijos la estrella del abismo no podrá vencer, no podrá separar de Dios y de Mí!
Por eso hijitos, vosotros que sois Mis verdaderos hijos, que Me aman y que nunca Me dicen “no”, vosotros tenéis a Mí por Madre, abogada, defensora y protectora… Y conmigo, al final, vosotros triunfaréis!
Los castigos que en este mes acontecieron, las terribles inundaciones que asolaron vuestro País, el terremoto que asoló este País también esta semana, y también lo que asoló otros países, son solamente el comienzo de los dolores, Mis hijos.
No os aflijáis con eso porque muchos castigos todavía acontecerán debido al hecho de la humanidad haber rechazado a obedecer Mis Mensajes y atender a aquello que desde Lourdes, La Sallete, Pontmain, Fátima, hasta aquí en Jacareí le he dicho y profetizado.
La Tierra conocerá todavía castigos tan tremendos que dolor mayor jamás se vio…
Pero ten confianza! Yo estoy con vosotros! Soy vuestra Madre y os guardaré a todos dentro de Mi Manto de Amor, dentro de Mi Corazón Inmaculado… Solamente lo que os pido es: fidelidad, generosidad, docilidad y obediencia a Mi Voz, a Mi Amor y a Mis Mensajes. Y del resto Yo cuidaré…
Seguid adelante rezando Mi Rosario. Los que rezan Mi Rosario triunfarán del pecado, del mal y de satanás, pues por el Rosario Yo misma doy la victoria y Soy la victoria para todos Mis hijos!
A todos en este momento Bendigo con Amor.”


10.01.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Hijos queridos, una vez más os llamo al Amor Verdadero, que es agradable a Dios!
Comprendan Mis hijos, que solamente el alma que ama puede sentir a Dios, puede conocerLo, puede experimentar Su Presencia y Su acción en su vida, y solamente el alma que ama puede permanecer en Dios y Dios en ella.
Vuestro amor por Dios debe ser sin límites, sin reservas y sin ninguna mancha de apego a vuestro propio “yo”, de ningún amor propio… por eso os invito siempre a renunciar a vuestra voluntad, y en todos los acontecimientos de vuestra vida tomar la decisión de hacer aquello que es lo mejor para Dios, en vez de aquello que se mejor o más confortable para vosotros. De esta forma, podéis tener la certeza de que vuestra vida siempre es transcurrida en la Voluntad de Dios, en la Gracia de Dios, en la elección del Amor de Dios!
Vuestra vida debe ser en todo semejante a la Mía, debe ser un “SI” continuo, un “SI” completo, un “SI” total a Dios en todos los acontecimientos de vuestra vida… incluso cuando la Voluntad de Dios os fuera velada y permanezca muchas veces confusa en los acontecimientos, debéis siempre pensar en como Yo vuestra Madre Celestial actuaría en aquella situación en vuestro lugar… y entonces inmediatamente conoceréis lo que debéis hacer y vuestra acción será la más correcta posible!
Así, imitándoMe, copiándoMe, siguiéndoMe en todos los momentos vosotros creceréis de virtud en virtud, de grado en grado en la escalera del amor, hasta que él en vosotros alcance su plenitud. El alma que conserva algo para sí y no Me da todo, no es generosa, no tiene verdadero amor por Mí y tiene en su corazón una morada para el demonio. El alma que no se da completamente a Mí, no Me tiene por Madre y tiene al demonio por padre, su padre no es Dios! Porque Dios, Mi Dios, Mi Señor, Mi Hijo Jesucristo se dio totalmente a Mí y Yo Me di totalmente a ÉL, y aquellos que son verdaderos hijos de Dios, se dan completamente a Mí, como ÉL se dio, y los que son Mis verdaderos hijos se dan totalmente a ÉL como Yo misma Me di.
Así reconoceréis a los que son Mis verdaderos hijos, de aquellos que son falsos hijos, que en verdad son hijos de la serpiente, Mi eterna enemiga. Vosotros conoceréis a Mi raza, vosotros conoceréis donde Yo estoy y donde Yo reino por la generosidad del amor.
Aquel que Me da todo sin reservas, aquel que se entrega totalmente a Mí con todo lo que es, con todo lo que hace, con todo lo que tiene y todo lo que siente, este es Mi verdadero hijo… hijo de la Luz, hijo de Dios y no hijo de las tinieblas. Vosotros Mis hijos, debéis ser estos Mis hijos, debéis ser los verdaderos hijos de la Luz, abrasados de amor y de generosidad por Mí, hijos que Yo quiero enviar por todas partes del mundo llevando la luz de Mis Mensajes, llevando la luz de Mi Amor, llevando la luz de la Salvación a todos!
Levantaos pues, hijos de la luz! Llenaos de Mi Amor! Dilatad el corazón! Olvidad vuestros deseos y preocupaos con Mis intenciones, con Mis planes. Rezad lo más que pudiereis, llevad Mi Amor, Mis Mensajes a todas las almas que pudiereis, os prometo: no os arrepentiréis!
Cada alma donde Yo triunfe, cada alma que se convierta y que dé su corazón para que Yo reine en ella será un alma menos para haceros sufrir en el futuro Mis hijos! Por eso, tanto os pido: que recéis y que trabajéis por la Conversión de todos, de todos los pecadores, pues solamente así vosotros podréis tener paz, vosotros podréis vivir en paz…
Por todo eso, continuad rezando ahora más que nunca, sobretodo Mi Rosario, pues él es un arma poderosísima contra toda especie de mal. Si la Señal de la Cruz ya es por sí sola tan poderosa contra satanás… muy, muy poderoso también es Mi Rosario, para poder detener y destruir todas las fuerzas del mal que actúan en el mundo. Con el Rosario Mis hijos, rezado con el corazón, lleno de amor, desapegado de vosotros mismos y completamente unidos a Mí, vuestras almas serán invencibles y un día Yo podré introduciros jubilosa en el Gloria Eterna, que para vosotros preparo todos los días con esmerado amor de Madre!
A todos en este instante Bendigo generosamente…!
Mensaje de Santa Justina:
“Amados hermanos Míos! Yo, JUSTINA, estoy con vosotros, os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Luz para protegeros de todo mal. Soy vuestra hermana, y Mi mayor deseo es volveros felices ya en esta vida y después, todavía más intensamente en la vida eterna. Pero nadie podrá ser feliz sin Dios, nadie podrá ser feliz buscando desordenadamente satisfacer sus deseos, los deseos corrompidos de su corazón, incluso contra la Voluntad de Dios! La única fuente de la felicidad, la única fuente de alegría y de la Paz es Dios… y para poder tener la Paz de Dios, debéis conformar vuestra voluntad con la Voluntad de Dios… para tal Dios os dio a Su Propia Madre, os dio a San José, os dio a Nosotros los Santos del Cielo, vuestros Ángeles de la Guarda y todos los Ángeles que rezan por vosotros en el Cielo y que os asisten cada día de vuestra vida en el tierra.
Nuestra misión durante vuestra vida entera es luchar para doblegar vuestra voluntad rebelde, para conformar vuestra voluntad a la Voluntad de Dios, para volveros verdaderos amigos de Dios: que Lo aman, que aman la Voluntad de ÉL y que hacen todo aquello que ÉL quiere y desea… pues toda es la Voluntad de Dios, todo lo que el Señor quiere: es justo, es bueno, es santo…
Vuestro “SI” debe ser dado ahora al Señor con generosidad, dad vuestro “SI” con todo vuestro corazón, para que el Señor finalmente pueda realizar en vosotros obras retumbantes de santidad y pueda elevaros a un Altísimo grado de unión con ÉL, de amistad con ÉL, de gran conexión de vuestros corazones con el Corazón de ÉL… de modo que vosotros permanezcáis siempre en ÉL y ÉL siempre en vosotros! Dad vuestro Corazón al Señor sin reservas, entregándoLe todo lo que sois, todo lo que tenéis, todos vuestros afectos, todos vuestros pensamientos y deseos… para que de todo ÉL sea el Señor absoluto y en todo y por todo ÉL realice en vuestra vida Su Santa Voluntad, que es siempre Misericordia y siempre lo mejor para vosotros.
Dad vuestro “SI” generoso al Señor, buscando cada día más andar en Su Justicia, en Su Presencia, en Su Amor, en Su Gracia, cultivando en vosotros las Virtudes que tanto Le agrada: generosidad, bondad, humildad, pureza de alma, obediencia pronta, la total entrega y sumisión a Su Voluntad, el continuo amor que nunca se agota, nunca se cansa, nunca cuenta, ni mide cuánto ya sirvió al Señor o cuánto todavía falta para servir.
Dad vuestro “SI” generoso al Señor, buscando cada día más ser aquellos verdaderos hijos de la Luz, que Nuestro Señor solicitó en Su Evangelio, que la Virgen Santísima ha solicitado en Sus Apariciones: hijos que llevan la Luz del Amor Verdadero, para desenmascarar el falso amor y para disipar las tinieblas del error, del pecado y de la maldad en el mundo entero!
Si vosotros fuereis estos verdaderos hijos de la Luz, la Verdadera Luz del Amor a Dios, de la Santidad, brillará y mucha almas conocerán este bello camino: de Perfección, de Santidad y de Amor, al cual vosotros en primer lugar, fuisteis llamados e invitados a entrar aquí.
Llevadles la Luz del Señor! Iluminad el mundo con la Luz de este Amor Verdadera, con la Luz de la Eterna Verdad y Yo os digo: no os arrepentiréis! Grande será vuestra alegría un día en el Cielo al ver muchas y muchas almas santificada, salvas y unidas con el Señor para siempre en el Eterna Gloria gracias a la Luz que vosotros transmitisteis para ellos!
Aquellos que fueren verdaderos hijos de la Luz verán un día este mundo transformarse en un bello jardín de Gracia y Santidad, que refleje perfectamente: la Belleza, la Perfección, el Amor y la Gloria de la Santísima Trinidad.
Dad vuestro “SI” al Señor ahora, para que verdaderamente en vosotros ÉL cumpla Su Plan de Amor, ÉL realice Su Voluntad y los Sagrados Corazones Unidos de Jesús, María y José Triunfen verdaderamente… y vosotros seáis aquel bello premio, seáis aquel bello ramillete de rosas místicas: de amor, de oración y de santidad… para alegrar el corazón del Padre Eterno, para alegrar los Tres Sagrados Corazones Unidos y para alegrar toda la Corte Celestial!
Dad vuestro “SI” generoso al Señor por medio del Nosotros, los Santos, pues Nosotros lo llevaremos hasta Dios, llevaremos vuestro “SI”… y al ser presentado por Nosotros vuestro “SI”, el Señor lo recibirá benigno y os coronará de tantas bendiciones, que vosotros prácticamente os ahogaréis en el mar de gracias y de luces que el Señor comunicará a vuestras almas…
Yo, JUSTINA, os amo tanto! Y junto con IRENE y con todos los Santos que aquí os han transmitido los Mensajes Celestiales, tengo el ardiente deseo de tomaros de la mano y de guiaros hasta la Salvación cierta y segura… por eso os pido docilidad total, por eso os pido que no resistáis a Mí, que sigáis por el camino que YO os señalo, y sobre todo, que no deis oídos a la tentación del demonio, que muchas veces os dice:
“pero tú tienes este o aquel defecto, tú no estás apto, tú no eres digno de seguir al Señor, de seguir a la Virgen María, tú no eres digno del Cielo”
Oh, no! No deis oídos al demonio! Es claro que vosotros tenéis muchos defectos, pero incluso teniendo estos defectos podéis permanecer en Dios, por medio del deseo sincero, más grande y abrasador de pertenecer a ÉL, de ser de ÉL y el deseo de luchar todos los días para convertiros, para santificaros y volveros mejores. Es verdad que no podéis estar siempre sin defectos o sin faltas, pero podéis estar siempre en Jesús y no es eso que ÉL dice en el Evangelio? “Permaneced en Mí y Yo Permaneceré en Vosotros”? ÉL no dice: Permaneced sin defectos y Yo permaneceré en vosotros. No!
ÉL dice: “Permaneced en Mí y Yo Permaneceré en Vosotros”.
Si permaneciereis en Jesús en el deseo de amarLO sobre todas las cosas, sin reservas y en el esfuerzo continuo por vuestra santificación, permaneceréis en el Amor y Jesús permanecerá en vosotros!
Yo estoy aquí, para ayudaros a permanecer siempre en el Amor, siempre en Dios…
Permanezcamos en el Amor y Dios permanecerá siempre en Nosotros! Permaneced Conmigo en la Oración y el Espíritu Santo permanecerá siempre en vosotros, obrando y produciendo en vosotros los mayores frutos del Amor y de la Santidad…
A todos, en este momento, cubro con Mi Manto de Luz y encierro dentro de Mi corazón…”


03.01.2010 – Mensaje de Santa Irene:
“Amadísimo Marcos, Yo Soy IRENE, sierva de Dios, sierva de la Virgen María, vuestra hermana que vengo nuevamente hoy a daros la Gracia de Dios, digo nuevamente, porque siempre estuve aquí, en este Lugar, que por Dios y por Nosotros del Cielo es más amado que todo el resto del mundo y aquí estoy siempre guardando este Lugar.
Estoy con vosotros todos los días y quiero ayudaros a amar más a Dios, a la Virgen Santa y a crecer en este amor cada día.
Creced en el amor de Dios más y más, procurando siempre lo que más Le agrada, huyendo de las tentaciones del mundo, renunciando siempre más a los deseos de vuestra naturaleza corrompida y procurando con vuestros corazones las cosas celestes donde debe estar vuestro corazón, donde debe siempre estar vuestro tesoro.
Amad el Amor (Dios)! Amad el Amor que os escogió, el Amor que os llamó aquí, el Amor que aquí os forma, os mantiene, os nutre y os alimenta.
Amad el Amor que os amó primero, que os amó antes que vosotros mismos pudieseis amarLO, conocerLO, o incluso corresponderLO. Amad el Amor que es propio de Dios, que dio la propia Vida por vosotros en la Cruz, para que vosotros pudieseis vivir la Verdadera Vida de hijos de Dios, de herederos de los Cielos, de hermanos de los Santos!
Amad el Amor que se entregó a vosotros sin media y que no calculó los sacrificios que tendría que hacer para rescataros de la esclavitud de satanás y del dominio del pecado. Este Amor que dio todo lo que podía para vosotros, que dio la Propia Vida, este Amor que no es amado por los hombres sólo os pide amor.
El Amor sólo busca amor en vosotros! El Amor sólo busca amor! El Amor sólo pide amor!
Que vuestro amor sacie la sed implacable del amor de Dios por vosotros con el agua saludable del amor. Dad a Dios el agua dulce que saca la sed: el agua de vuestro amor, de vuestra correspondencia a Su Voluntad, de la obediencia a los Mensajes que aquí son dados, el agua de la oración, del sacrificio, de la penitencia, de la bondad, de la generosidad.
Cuando tantos dan a Dios solamente un desierto o cuando mucho las aguas amargas de su rebelión, de su desobediencia, de su ingratitud, del poco amor que tienen por el Señor, vosotros sois llamados a darLE la buena y dulce agua del verdadero amor!
Creced en el amor cada día, leed y releed los Mensajes, pues en Ellos vosotros encontraréis la Voluntad de Dios para vosotros. Dios os indicará el camino y vosotros comprenderéis lo que ÉL quiere de vosotros. Seguid el camino entonces conocido. Yo, os ayudaré y os conduciré hasta el Señor, hasta la plena realización de Su Voluntad y cuidaré para que vuestros pasos sean lo más acertados posibles en el camino del cumplimiento de Su Voluntad.
Mi nombre, IRENE, significa paz! Quiero daros la paz, quiero cuidar la paz en vosotros, quiero proteger la paz en vosotros, esta paz que sólo posee el alma que se vació totalmente de sí misma y de las cosas del mundo que la perturban, que roban su paz… esa alma que está llena de Dios, que está llena de Su Amor y de Su Gracia, y que incluso sufriendo conserva inalterable la paz, pues su corazón no está en las cosas transitorias de este mundo que ora se poseen, ora se pierden, ora se disfrutan, ora no se disfrutan más, ora vienen, ora van. Oh no! Estas cosas mutables que roban la paz, estas cosas ya no están más en el corazón completamente tomado por la Gracia del Señor, por eso esas cosas no pueden perturbar más la paz del alma y el alma está más en paz que el bebé en el vientre de su madre, porque ella está inmersa en Dios, en Su transcendencia, en Su Voluntad, en Su Amor… por eso, mismo viendo sufrimientos el alma no se desespere, no se perturba, aunque sufra, mas está siempre en paz… y Yo quiero por lo tanto conservar esta paz, protegerla, guardarla, aumentarla, hacerla crecer en vosotros más y más hasta alcanzar la plenitud. Si vosotros fuereis dóciles a Mí, si os dejareis guiar y conducir por Mí, Yo os conduciré a la Paz perfecta, a la Paz total.
Venid Conmigo! En este año trabajaré intensamente en vuestras almas. Rezad a Mí asiduamente, fervorosamente y Yo os cubriré de tantas gracias que vosotros lloraréis de alegría, regocijaréis en Dios y verdaderamente exclamaréis cuán grande, cuán bueno es el Señor!
A todos Bendigo ahora, generosamente.”


01.01.2010 – Mensaje de María Santísima:
“Hijos amadísimos, en el primer Mensaje que os doy este año os invito una vez más a renovar el amor en vuestros corazones.
Yo, la Madre de Dios, la única que poseyó con Dios en común un mismo Hijo. Yo, la única criatura que puede traer en su seno durante nueve meses el Propio Dios, que Le dio Su sangra y Su substancia, que Lo alimentó con Su leche. Yo, la única criatura que recibió este privilegio os invito al “amor verdadero”. Con el amor vosotros podréis conocer a Dios, podréis amarLO, podréis corresponder a la Voluntad de ÉL, cumplir Su Ley de Amor. Con el amor vosotros podréis dar a Dios lo que ÉL más espera de vosotros: el amor filial, el amor total, el amor pleno. Que vuestro amor sea confiado, sin duda, ni vacilación, sea puro, exento de cualquier otra intención que no sea la de agradar al Señor vuestro Padre, darLE alegría, complacerse en ÉL.
Que vuestro amor sea santo, o sea, que la intención de adorar a Dios como vuestro creador, de amarLO como vuestro Padre y de servirLO como a vuestro Señor esté siempre dentro de vuestro corazón!
Que vuestro amor sea generoso, que nada niegue al Señor jamás, que no resista a Su Voluntad y que Le entregue todo, pues el Señor no desea nada más de vosotros, nada menos de vosotros que “todo”. Entregaos completamente al Amor del Señor y entonces veréis como la fuerza de Su Amor Divino producirá en vosotros: obras de gracia, de belleza y santidad.
Rezad! Solamente por la oración podréis sentir el Amor de Dios, conocerLO, poseerLO, amarLO y hacerLO crecer en vosotros. Cuanto más el alma reza más de Su Amor Dios da a ella. Cuanto menos el alma reza menos el Amor de Dios siente, menos Lo recibe, menos todavía Lo guarda, menos todavía Lo corresponde, y lo hace fructificar. Cuanto más el alma reza más se aproxima a Dios y Dios a ella, cuanto menos el alma reza más se aleja de Dios y más Dios se distancia de ella. Por eso Mis hijos, rezad como nunca antes, pues solamente por la oración podéis conocer lo que ÉL desea de vosotros.
Yo estoy con vosotros, para ayudaros a rezar bien con el corazón y con amor y para cumplir Su Santa Voluntad.
Continuad con todas las Oraciones que Yo os di y mandé rezar Aquí, por medio de estas Oraciones durante este año haré en vosotros cosas maravillosas!
A todos, con Amor Bendigo generosamente.”

Nenhum comentário:

Postar um comentário