RAINHA

RAINHA

quinta-feira, 2 de maio de 2013

MENSAJES DEL AÑO 2011 - JANVIER - ESPAÑOL



Jacareí, Apariciones que se prolongan por más de 20 añosDesde el día 7 de febrero de 1991, Nuestro Señor Jesucristo, María Santísima y San José, muchos Santos y Ángeles, vienen apareciendo diariamente en Jacareí, São Paulo-Brasil, a las 18:30 Hrs. Nuestra Señora se presenta como Reina y Mensajera de la Paz y hace al mundo un último llamado a la conversión a través de un joven, Marcos Tadeu, que en el inicio de las Apariciones tenía apenas 13 años. Son las Apariciones más intensas de nuestro País y Nuestra Señora dice que son las últimas Apariciones para la Humanidad. Mensajes 2011


01.01.2011 – Mensaje de María Santísima: “Mis amados hijos! Yo Soy la MADRE DE DIOS. Yo Soy la THEOTOKOS. Soy Aquella que traje y siempre os tras a JESUCRISTO Verdadero DIOS y Verdadero HOMBRE. En Mi Maternidad Divina, Yo vengo hasta vosotros para llamaros a todos una vez más al Perfecto amor a DIOS. Amad perfectamente al Señor, dándoLe todo vuestro corazón, con todos vuestros afectos, con toda vuestra voluntad, con vuestra libertad y con vuestra vida, con vuestras fuerzas y todas las potencias de vuestro ser, para que todo sierva y glorifique al Señor, para que todo coopere para con la realización de Su Designio Paternal sobre vosotros y par que todo sierva para vuestro mayor bien, Salvación de vuestras almas y las almas del mundo entero. Amad perfectamente al Señor, viviendo una vida de intimidad con Él por la Oración, por la Meditación, por la lectura de Su Palabra, por la Meditación de los Mensajes de Nuestros Sagrados Corazones, por medio de la unión y conformación de vuestra vida y de vuestra voluntad a la Santísima Voluntad de ÉL. Para que así, vuestros corazones latan en la misma sintonía y ritmo de las pulsaciones se Su Divino Amor. Para que así, totalmente unidos a ÉL, vosotros, verdaderamente podáis vivir una verdadera vida en ÉL y conducir muchas otras innumerables almas para también vivir una verdadera vida en el Señor. Amad perfectamente el Señor, dándoLe vuestro “SI” total, irrestricto, eterno, a Su Amor, a Su Voluntad, al llamado que ÉL hizo a cada uno de vosotros a seguirLo de cerca, mucho más cerca Aquí. Para que vuestra vida sea siempre un continuo “SI”, a imitación de Mi propia vida y de Mi propio SI Materno, que Lo trajeron de las alturas hasta vosotros y Me transformaron en la verdadera Madre de DIOS. Así Mis hijos, la obra de Salvación sólo podrá ser continuada y completada en el tiempo a través de vosotros, hasta que se complete el número de los elegidos que el SEÑOR quiere Consigo en Su Gloria. A través de vosotros el Reino del SEÑOR vendrá y se instaurará en todos los corazones, familias y pueblos y a través de vuestro “SI” como un eco y resonancia de Mi propio SI Materno se hará una vez más la Voluntad del SEÑOR y Su Triunfo será absoluto en la faz de la Tierra. Continuad con todas las Oraciones que Yo os dio Aquí, para que a través de ellas Yo pueda continuar realizando vuestra Conversión y la de muchas otras almas esparcidas por el mundo. A todos Bendigo generosamente en este día, de LOURDES, de BEAURAING y de JACAREÍ.”


02.01.2011 – Mensaje de San Caio “Amados hermanos Míos! Yo, CAIO, Siervo del Señor, Siervo de María Santísima, Siervo de San José, Siervo de la Verdad y de la Gracia, os Bendigo hoy y os doy la Paz! Seguid las huellas de Cristo, por el camino del Amor, por el camino de la Santidad, de la Verdad, del Bien y de la Gracia, haciendo siempre más de vuestra vida una copia perfecta de la vida de Cristo. Para que vosotros, así, podáis ser señal de ÉL y como una continuación de ÉL en la Tierra, irradiando hacia todos la Luz de Su Divino Amor, la Luz de la Gracia que vence el pecado, la Luz de la Vida que vence la muerte y las tinieblas infernales. Seguid las huellas de Cristo, haciendo siempre más de vuestra vida un continuo renunciarse a sí mismo, para que no sigáis los apetitos desordenados de vuestras pasiones, de vuestras inclinaciones humanas y naturales y la búsqueda por la satisfacción inmediata de los placeres sensibles. Sino para que vosotros, verdaderamente, mortificados, muertos para sí mismos, para el mundo y para las cosas pasajeras de esta Tierra, podáis vivir siempre más en busca de la Gracia Divina, de la Santidad, del Amor de Dios, del cumplimento de Su Voluntad Santa y siempre más en busca de conocerLo, amarLo, para que podáis uniros con ÉL por los lazos eternos e indisolubles del Verdadero Amor. Seguid las huellas de Cristo, cargando vuestra cruz cada día de vuestra vida, haciendo siempre más de vuestro deber un ofertorio a Dios, ofreciendo a ÉL todos los sufrimientos por vosotros soportados con paciencia, en acto de expiación por los pecados que ÉL es ofendido y también para suplicar la Conversión de los pecadores y de los malos. Para que así, siguiendo las huellas del Jesús Crucificado, vosotros también como ÉL, el Cordero de Dios que saca el pecado del mundo, podáis ayudar a sacar el pecado del mundo, a purificar la Tierra de tantos males y a hacer brillar para este mundo la Luz de la Gracia, de la Paz y de la Salvación. Seguid las huellas de Cristo, imitando la SANTÍSIMA VIRGEN y SAN JOSÉ, que fueron los que siguieron las huellas de Cristo con la mayor perfección posible a una pura criatura. Para que vosotros, siguiendo con paso decidido y firme por el camino, por el rastro que Ellos os dejaron podáis cada día más proseguir en el ejercicio de todas las Virtudes, en el crecimiento del Verdadero Amor siempre más idóneos e idénticos a la Misión que Dios os llamó, para la cual Dios os llamó y cada vez más semejantes a Cristo. Seguid Nuestras huellas, las Nuestras, de los Santos, que Nosotros os dejamos como señales luminosas para que vosotros podáis seguir y no os perdáis, ni erréis el camino. Si siguiereis Nuestras huellas, llegaréis seguramente a la Casa del Padre, donde ÉL os espera con Su Amor Divino y Eterno para volveros felices al lado de ÉL y en ÉL para siempre. Seguid Mis huellas, pues Yo di Mi vida por Cristo. Yo Me ofrecí a ÉL, para glorificarLo, con Mi existencia enteramente ofrecida en Su alabanza en Su honra. Seguid Mis huellas, y Yo os conduciré con seguridad por el camino de la Santidad y os haré llegar a aquella Gloria indescriptible e a aquella Luz incomprensible a toda inteligencia humana, donde Yo vivo y reino con Cristo por toda la Eternidad. A todos en este instante, con Amor Bendigo.”


09.01.2011 – Mensaje de San Miguel Arcángel: “Amados hermanos, Yo, MIGUEL, Siervo del Altísimo y de la Madre de Dios, vengo a daros la Paz y a Bendeciros hoy nuevamente. Sed los valientes combatientes del Señor, viviendo cada día más en la Fe, en la práctica y ejercicio de todas las Virtudes, en la vida de Oración intensa y profunda, en la Unión y en la dulce intimidad de vuestro corazón con Dios y con la Madre de Dios en la oración, en el recogimiento, en la meditación y, sobre todo, en la profunda procura, búsqueda y deseo de la Voluntad de Dios y de la Madre de Dios, para que así, verdaderamente, vuestra vida sea aquel mar de amor, luz, paz y santidad que Ellos desean para ustedes y esperan que la vida de ustedes se vuelva, una profunda unión con Ellos! Sed los valientes combatientes del Señor, defendiendo siempre más la Verdad, anunciando siempre más la Verdad, proclamando siempre más con la palabra y con la vida la Verdad que vosotros conocéis Aquí, en estas Apariciones y Mensajes, para que así, siempre más, llevando adelante la Luz de la Eterna Verdad, podáis disipar las tinieblas del error, de la mentira y de toda trampa de satanás, liberando las almas de la esclavitud del pecado, de la mentira y de la ilusión del amor a las cosas pasajeras, para que así, siendo verdaderamente libres, todos puedan encontrar la Verdadera Paz, la Verdadera Alegría, la Salvación que sólo en Dios el hombre puede encontrar y del cual puede recibir. Sed los valientes combatientes del Señor, yendo como la Madre de Dios os mandó, de casa en casa, haciendo los Cenáculos que Ella os mandó, llevando las Oraciones y Mensajes de este Lugar Sagrado, para que así, la Luz del Corazón Inmaculado de Ella penetre en las familias, expulsando de los corazones, de las almas y de los hogares las tinieblas del pecado, las tinieblas del mundo, las tinieblas de la ilusión de las cosas de este mundo, que son pasajeras, que penetraron y destruyeron tantas familias, por medio de los medios comunicación, por medio de la moda, por medio de los errores que siempre más son propagados quiera dentro, quiera fuera de la Iglesia. Para que así, la Luz del Corazón Inmaculado de María, Luz de la Verdad y de la Gracia triunfe en todos los corazones. Y las familias, la sociedad y el mundo puedan resucitar en el Amor y por el Amor, para que entonces el Corazón de María reine sobre todo, en todo y en todos. Sed los valientes combatientes del Señor, haciendo siempre más de vuestra vida una continua ofrenda de vosotros mismos a Dios, para que entonces ÉL pueda utilizarlos como herramientas dóciles, como instrumentos poderosos, para que realice Su Obra de Salvación, haciendo que a todas las almas y a todos los corazones llegue también Su Gracia Salvadora. Si vosotros fuereis como instrumentos musicales dóciles a las Manos de Aquel que os maneja, el Señor podrá a través de vosotros entonar una vez más Su “Himno de Amor” por todos Sus hijos y todos al oír este “Himno de Amor” verán el Amor del Señor, conocerán la dulzura de Su bondad, conocerán las riquezas de Su Gracia, se apasionarán por ÉL y por la Madre de Dios y todos querrán ser de Ellos y vivir para Ellos también. Así como en la vida de los Santos el Señor pudo entonar este “Himno de Amor”, porque fueron instrumentos dóciles en las Manos del Señor, si vosotros también fuereis como instrumentos dóciles en las Manos del Señor, ÉL también podrá entonar para el mundo todo Su eterna “Canción de Amor”, Su eterno “Himno de Amor” que a todos invita a conocerlo, a aproximarse a ÉL, a amarLo, a probar cuán suave y bondadoso es el Señor para aquellos que Lo aman, para aquellos que Lo temen, para aquellos que Lo obedecen. Yo, MIGUEL estoy siempre Aquí para ayudaros a ser estos instrumentos dóciles, a ser estos valientes combatientes del Señor. Habito en este Lugar Sagrado día y noche sin cesar. Estoy Aquí para levantaros cuando caéis, para daros fuerzas cuando flaqueáis, para tomar vuestras manos y prepararlas para la lucha, para realmente fortalecer vuestros nervios y vuestros pies el combate, para ser vuestro Escudo poderoso de defensa contra todos los males espirituales y hasta los temporales. Y para ser siempre una luz, un farol luminoso que ilumina el camino por el cual vosotros debéis seguir. No tengáis miedo! Entre vosotros y el enemigo, entre vosotros y las tribulaciones está Mi Espada, ellos sólo podrán aproximarse a vosotros solo cuánto Yo permita, solo cuánto fuera permitido por el Señor, ni un centímetro más. Por eso, confiad en Mí, entregaos completamente a Mí y Yo siempre os guiaré. A todos en este momento, Bendigo generosamente del Monte San Migue, del Monte Gargano y de Jacareí. La Paz Marcos, amigo predilecto Mío. La Paz. Te amo. Permanezcamos siempre unidos, Nosotros.”

Mensaje de Santa Sinforosa: “Amados hermanos Míos! Yo, SINFOROSA, Sierva del Señor, de María Santísima y de San José, os Bendigo hoy y doy también la Paz! Sed templos vivos del Señor, abriendo vuestros corazones al Amor de ÉL, dejando entrar en vuestro corazón el Amor del Señor, viviendo siempre más para agradarLo, para hacer la Voluntad de ÉL, para renunciar siempre más a vuestra voluntad, de forma que vuestra vida sea un perfecto cumplimento del Plan del Señor y no de vuestro plan. Y así, vuestra vida se vuelva un signo del Amor de Dios en el mundo. Sed los templos vivos del Señor, incensando el altar de vuestra alma siempre más con el perfume de la oración, de las buenas obras, del ejercicio de las virtudes de la magnificencia, de la longanimidad, de la prudencia, de la fortaleza, de la generosidad, deldesprendimiento de vosotros mismos y de vuestra voluntad, de la renuncia a vuestro propio “yo” y a vuestro querer, del amor, de lapaciencia, de la constancia, de la perseverancia y de todas las otras Virtudes, para que vosotros, verdaderamente, creciendo cada día más en el ejercicio de estas Virtudes, podáis juntar “oro acrisolado”, o sea, oro purificado en temple, en el fuego, en el horno de las pruebas, de las virtudes practicadas heroicamente en las dificultades, en los test que Dios permite a cada uno en su vida. Para que así, vuestras virtudes siempre más sólidas, siempre más firmes y verdaderas, siempre más brillantes y luminosas puedan resplandecer a los ojos de todas las almas, de todos los hombres, de todos los pueblos. Y así, todos puedan ver cuán grande y magnífico es el Señor y cuán maravillosa es la Obra del Señor a la vista de todos. Sed los templos vivos del Señor, viviendo en la Presencia del Señor, o sea, haciendo todo para ÉL, por ÉL, con ÉL, nunca perdiendo de vista la Presencia del Señor, que ÉL todo ve, todo sabe, todo conoce. Que ÉL sabe los pensamientos de vuestros corazones antes incluso de vos transformaros en palabras. Y así, viviendo en la Presencia del Señor, haciendo todo con ÉL y para ÉL, vosotros podáis verdaderamente tener una “Verdadera Vida en Dios” y conservar la Presencia de Dios en vuestros corazones. Para conservar esta Presencia también es preciso, cuanto sea posible, huir de todo aquello que obstaculiza esta Presencia de Dios continuar en vosotros y obstaculiza vuestra unión con esta Presencia de Dios. Por eso, es necesario huir de todas las ocasiones de pecado, de todas las ocasiones de perder esta Presencia de Dios en el alma, quiera por el pecado, quiera por el envolvimiento demasiado, exagerado, desordenado con el mundo y sus criaturas. Así, viviendo siempre más para el Señor, siempre más a disposición de ÉL, la Presencia de Dios se conservará en vuestra alma siempre ardiente, siempre dulce, siempre dulce, siempre tierna, siempre viva. Y vuestro corazón podrá experimentar cuán suave y bondadoso es el Señor para con aquellos que Lo temen, que Lo aman, que Lo respetan, que buscan cumplir Su Voluntad. Y vuestra alma, acariciada por esa dulzura y esa suavidad, podrá exultar de alegría incluso en medio de las dificultades, de los sufrimientos… Y la Paz estará siempre reinando en vuestros corazones! Sed los templos vivos del Señor, guardando en el arca de vuestro templo, de vuestro corazón, los Mandamientos del Señor, observándoLos y practicándoLos, practicando todo aquello que el Cielo os enseña Aquí, en estos Mensajes Santos, en estas Apariciones, para que vosotros verdaderamente todos los días seáis un templo más bellos, más luminoso, más perfumado y más rico para el Señor, rico de amor, de virtudes, de plegaria y, sobre todo, de una generosidad sin límites para cumplir todo aquello que el Señor os pide. Si vosotros fuereis esos templos vivos del Señor, verdaderamente honrareis al Señor, glorificaréis al Señor, amaréis al Señor, serviréis al Señor y Lo adoraréis en “Espíritu, Verdad y Viva” como ÉL desea ser adorado por todos vosotros. Yo, SINFOROSA, di Mi vida por el Señor con Mis hijos, los animé a no dudar en dar su vida por Dios como Yo, porque ÉL, el Señor, es digno de que todos nosotros diésemos mil vidas si la tuviésemos por ÉL y mucho más. Porque sólo el Señor es bello, sólo el Señor es grande, sólo el Señor es digno de toda honra, gloria y alabanza! Y solamente una Madre es digna de toda honra, gloria y alabanza: MARÍA INMACULADA, que Yo amé con todas las fuerzas de Mi corazón al punto de dar Mi vida en honra, en alabanza a Ella. Vosotros también, que sois los trabajadores de la última hora, vosotros sois llamados a ser como Yo, la trabajadora de la “primera hora”, vosotros los de la “última hora” sois llamados a amar a Dios con todas las fuerzas de vuestro corazón, con todas las fibras de vuestro corazón, con todas las potencias de vuestro ser, amándoLo y dándole a ÉL todos los días una pequeñita corana de sacrificios, dejando vuestra voluntad y cumpliendo la del Señor, dejando lo que es más agradable para vosotros, para hacer aquello que es más agradable a ÉL, renunciando a vuestros pequeños apegos, siendo austeros en vuestros negocios, en vuestros gozos, en la búsqueda de la satisfacción de los placeres sensibles, para que así, creciendo cada día más en la mortificación interior y exterior, creciendo cada día más en las pequeñas renuncias vosotros verdaderamente llegaréis a aquella gran Santidad que otros como Yo llegaron a partir de grandes renuncias. Vosotros, Mis hermanos, sois llamados a caminar en la pequeña vía del amor, del desapego, de la renuncia a vosotros mismos, de la santidad personal en el día a día. Id, valientes combatientes del Señor! Combatid el buen combate! Luchando contra vuestros defectos, vicios, vuestros apegos y también ayudando a todos a liberarse para que ellos también conozcan la feliz libertad de los hijos de Dios, que disponen de todo lo que el Señor les dio para vivir, pero a nada son esclavos, de nada son esclavos, a nada son esclavizados. Viven en este mundo, más de él, a él no pertenecen, de él no son, son sólo del Señor. Y así, de vuestro corazón, un río de paz saldrá a borbotones y correrá por el mundo dándoles a todos, la felicidad y la alegría de ser hijos libres y verdaderos del Señor y de la Madre de Dios. Continuad con todas las Oraciones que os fueron dadas Aquí, a través de estas Oraciones el deseo de la Santidad crecerá día a día en vuestros corazones y vosotros llegaréis a aquella Santidad perfecta, sublime y consumada a la cual la Madre de Dios hace 20 años os llama y os invitó a llagar Aquí con Ella, por Ella y por medio de Ella. A todos en este momento, Yo, SINFOROSA os Bendigo y también Bendigo a ti querido y amado Marcos.”

Nenhum comentário:

Postar um comentário