sexta-feira, 19 de outubro de 2018

JACAREÍ 14 DE OCTUBRE DE 2018





MENSAJE DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Y DE NUESTRA SEÑORA 
DEL DIA 14 DE OCTUBRE DE 2018
COMUNICADA AL VIDENTE MARCOS TADEO TAIXEIRA 










(sagrado corazón de Jesús): “Amados hijos, Yo Jesús, el Sagrado Corazón, vengo hoy nuevamente para decirles: 
¡Entren em Mi Sagrado Corazón! Por medio de un acto de amor verdadero de sus corazones, dándome su “si”, dándome su vida, dándome su voluntad, dándome su libertad, dándome en fin toda su persona, todo su ser, para que Yo gobierne en su vida, gobierne su ser, gobierne su corazón, gobierne sus acciones y puede con el poder de Mi gracia, conducirlos por el camino de la santidad que los traerá a Mí. 
¡Entren en Mi Sagrado Corazón! Por medio de un acto de confianza y de entrega total a dándome perfecta y completa libertad para actuar en ustedes, para tirar de su vida lo que Yo quiera, para colocar lo que Yo quiera y para conducirlos por el camino que Yo quiera. Todavía que sea un camino que no comprendan: el camino del sufrimiento o entonces el camino de la probación. Déjense conducir por Mi dócilmente, confiadamente, para que Yo pueda, verdaderamente realizar en ustedes Mi plano de amor y transformar sus almas en piedras preciosas, brillantes de Mi Sagrado Corazón que irán reflejar para el mundo entero la gloria de Mi Sagrado Corazón y la gloria de Mi Padre. 
¡Entren en Mi Sagrado Corazón! Por un acto de total abandono, o sea: una entrega confiada en Mis manos, sin querer saber para donde los llevo, por donde los conduzco y a donde terminara el camino por el cual los llevo. De esta manera serán los discípulos perfectos que se dejan guiar por el Maestro, las ovejas dóciles que se dejan conducir por su Pastor; los niños puros y obedientes que se dejan conducir por el Padre por los caminos que Él sabe y conoce que son los mejores y correctos. 
De esta manera, verdaderamente Mi Sagrado Corazón tendrá poder y libertad plena para poder actuar en ustedes, realizar en ustedes el plan de amor que he trazado para cada uno de ustedes, en el momento que Yo los envié a este mundo. 
Cuando una persona nace, cuando un alma es criada por  y es infusa en su cuerpo en el vientre de su madre, ella ya viene con el plan que Yo he trazado para ella. El alma es libre: puede aceptar Mi plan como puede rechazarlo. Si ella rechazar Mi plan la abandonare y buscare realizar los planes que he trazado para otras almas. 
Si el alma acepta el plano que he trazado ara ella, Mi voluntad se va cumplir en ella por toda su vida, y Yo la conduciré por los caminos, por las veredas de la santidad y del amor de Mi Sagrado Corazón. Todo que suceda en la vida de ella será una obra Mía y hasta mismo los sufrimientos que Yo permita a ella, todos ellos, al final competirán para el bien de ella y ayudaran a ser más santa, y a purificarse y se aproximar todavía más a Mi. 
Cuando el alma es obediente, que acepta mi plan, muere, entonces Mi plan se completa en ella y el alma va para el cielo, para haya recibir el premio de su fidelidad y de su docilidad a Mi Sagrado Corazón. 
Si, todo ya está escrito, y Mi plan de amor está escrito para cada uno de ustedes, solo deben aceptarlo, aceptar la salvación y el amor que Yo ofrezco y cumplir Mi voluntad. 
Cuando el plan que Yo hice para cada uno de ustedes, estuviera terminado en ustedes, entonces Yo los llamare para vendrá la muerte. Nadie vivirá un día a más de lo que ya está escrito en el plan de amor que hice para ustedes. Y entonces el alma vendrá para Mi. Cumplida su misión en la tierra, vendrá, para continuarla aquí en el cielo, alabándomeamándomebendiciéndome, adorándome; alabando, bendiciendo y adorando a Mi Santísimo Padre, el Padre Eterno; Mi Espíritu Santo e intercediendo por aquellos que quedaron en la tierra, alcanzando para ellos, las gracias de misericordia de Mi Sagrado Corazón. 
Por eso Mis hijos: acepten Mi plan de amor que, que en sus vidas esta tan estropeado, y no ha sido cumplido como Yo quiero, porque ustedes se resisten a Mi voluntad. Denme su “Si” y entonces Yo y Mi Madre vendremos y realizaremos en sus vidas maravillas. 
Queden sabiendo que todo aquel que acepta mi plan de amor y Me obedece, todavía que no entienda ciertas cosas que le suceden, puede tener la paz de corazón de que todo que le sucede ya está previsto por Mí, y en el momento oportuno todo será revertido para el bien de la propia alma y para aproximarla todavía más a Mi.  
Que la paz, por lo tanto, se haga en sus corazones. Yo los amo y digo: acepten Mi plan de amor, porque el plan personal que tengo para realizar en cada uno de ustedes depende también el plan que he trazado para Brasil y para cada nación de la tierra. 
Solamente cuando Mi plan de amor, y mi voluntad fuera realizada en cada uno, ella se cumplirá colectivamente en su país y en el mundo.  
Por eso: ¡recen! Para que las almas acepten Mi amor, acepten Mi plan de amor y se haga en ellas Mi voluntad.  
Vivan la perfecta consagración a Mi Madre, dejándose cargar en sus brazos y ser dependientes de Ella como Yo fui. 
Lo que dice mi hijito Marcos es verdad y muy acertado: Yo me dejé cargar en los brazos de Mi Madre para Egipto, para Nazareth y para toda parte y nada hice sin Ella. Podría haber ido solo, más quería ser cargado y llevado en los brazos de Mi Madre. Por eso, escape de la muerte de Herodes que me preparaba; por eso, el plan de salvación de la redención se realizó. 
Si ustedes también fueran dóciles a mi Madre, si se dejaran cargar en los brazos de Ella, formar por Ella, llevar por Ella por los caminos que Ella conoce y sabe que conduce al cielo, que conduce a , serán los más felices, porque todo lo que sucede en su vida, será siempre obra perfecta y particularísima de Ella. Por eso vengan a más con Mi madre. Vengan al Padre, más con Mi Madre. Pues es el único modo de verdaderamente hacer mi voluntad, hacer la voluntad de Mi Padre, y verdaderamente dar a Dios, a Dios Padre, y Mi Padre, la misma honra y gloria que Yo di a Él, siendo sumiso por amor a María por 30 anos en Nazareth, como muy bien dijo Mi hijito Marcos: Yo fui el primero Totus tuus María: todo tuyo María. 
Sean mis verdaderos discípulos, imítenme. Sean también Totus Tuus María: todo tuyo oh María! Y así imitando  sumisión amorosa a Mi Madre, imitando mi obediencia cariñosa a Mi Madre, ustedes también darán al Padre l mayor gloria como Yo di, todavía mayor de que solo tuvieran hecho los mayores milagros y prodigios por toda la humanidad. 
Entonces, hijitos, vengan a más por María. 
Quien pretende venir a Mi sin Mi madre: corre, más corre fuera del camino. Vengan a Mi por Mi Madre y llegaran, verdaderamente, a la cumbre de la santidad y del amor que quiero para ustedes. 
A todos Yo bendigo con amor y especialmente a ti: Mi amado hijo Carlos Tadeo. 
Gracias por haber venido consolar a Mi Madre, consolar Mi corazón en estos días de fiesta de Mi Madre. 
Mi Madre es la nueva Ester que todos los días se postra delante de  para implorar la vida no solo de Su pueblo, sino también la vida, la vida plena para ti. Si, Mi Madre está continuamente delante de  con lágrimas, llanto, con sus méritos, con sus rezos por ti y por todo aquello que tu pides a Ella. Por eso, no tenga miedo. Tal como el rey Asuero no resistió a la reina Ester, no puedo resistir a mi Madre, cada vez que Ella pide por ti, siento que las entrañas de Mi misericordia se muevan, siento que las fibras de Mi Sagrado Corazón vibran y no puedo resistir a nada que mi Madre pide por ti. 
Por eso: no tenga miedo. Tu Dios jamás podrá negar nada a ti, y todo te concederá, todo que fuera de la santa voluntad de Mi Padre. 
Por eso: todo, todo aquello que fuera de la voluntad de Mi Padre será echo para ti y para aquello que tu pidas, y todo aquello que no fuera de la voluntad de Mi Padre, no será echo. Y sus designios adorables deberán ser por todos Mis hijos respetado y atendido, tiendo por cierto que Mi Padre, su Padre los ama y como todo Padre que jamás podrá dar un escorpión al hijo que le pide un huevo. También, Mi Padre no podrá dar nada de malo a quien quiera que pida bien y también no para dejar de dar a quien quiera que le pida misericordia a su gracia. Por eso, mis amados hijos: vivan en esta fe y en esta confianza. 
Y a ti, mi amado Carlos Tadeo, queda sabiendo hijo Mio, que en la mañana de la resurrección cuando salí glorioso de Mi sepulcro, aparecí a Mis discípulos, todos juntos, les mostré a ellos a ti. Y ellos entonces conocieron que en el futuro la gran obra de salvación de la humanidad que Yo estaba comenzando con ellos seria terminado aquí, en estas apariciones; ellos te conocieron y al hijo que te di y a ellos pedí que rezaran y ofrecieran todos los sacrificios y méritos de sus obras hechas por amor a  y mi Padre por ti. 
También, cuando mi apóstol Pedro, estaba muriendo clavado en la cruz, él también te vio, en una gran visión y por ti ofreció el sacrificio de vida de élÉl sabía que, en estos tiempos de gran apostasía, cuando Mi fe católica, Mi iglesia, seria desolada por la apostasía, seria desolada por el mal. Por el comunismo, por el modernismo, por el progresismo y tantas otras ideologías infernales que entraron dentro de ella. Él sabía que el hijo que te di, que  y también que este pueblo que está aquí seria el sustento de la fe católica en estos tiempos de apostasía con sus oraciones y sus sacrificios hechos por amor a  y a Mi Madre, y grande fue el consuelo de Mi apóstol Pedro en el momento de la muerte de él. 
Por eso, continua firme, sirviéndome, y sirviendo a Mi madre, y dando no solamente a más también a mis santos la alegría de tu fidelidad y el perfume de tu amor. 
En este momento, bendigo y toco con Mis Sacrosantas manos esta imagen de Mi Sagrado Corazón, que será fuente de gracias, fuente de bendiciones de Mi corazón para todos aquellos que recen con amor y confianza delante de ella. 
(Nuestro Señor bendijo la imagen y luego dice): 
Esta señal de la cruz que hice sobre esta Mi imagen la hace sagrada, la hace milagrosa y todos aquellos que recen delante de ella con confianza recibirán grandes gracias. Aquellos que se consagren a Mi Sagrado Corazón delante de ella, sobre ellos derramare Mi sangre preciosísima, los introduciré en la llaga más profunda de Mi Divino Corazón. Y estas almas será verdaderamente mis palomas, mis almas elegidas. Y ellas no serán atingidas por los rayos de la ira de Mi Padre. Antes, serán acumuladas por Mi con todas las gracias de Mi Divino Corazón. 
Aquellos que delante de ella abran sus corazones a , verdaderamente recibirán todas las luces y gracias necesarias para su salvación. Prometo derramar la paz, a donde quiera que este Mi imagen. 
Yo te bendigo, bendigo a todos Mis hijos aquí presentes, bendigo al mundo entero por amor a ustedes, Mis elegidos, Mis amados hijos. 
Sobre todo, por causa de ti: Mi amado hijo Carlos Tadeo, bendigo a todos de Paray-le-monial. De Dozule y de Jacareí . 









(María Santísima)¡Queridos hijos, recen Mi rosario todos los días! Nunca el infierno conoció un verdadero devoto de mi rosario. Nunca un devoto de mi rosario fue visto en el fuego del purgatorio. 
Recen el rosario, y Yo prometo libertarlos. Libertar a Brasil, libertar al mundo entero, no solamente del yugo satánico de Satanás. Si ustedes rezaren el rosario, verdaderamente Dios bendecirá la nación brasilera y ella se convertirá en cuna de una santidad, de un amor a Dios, de una paz y también de una riqueza tanto espiritual cuanto material, inconcebibles. 
Si ustedes rezaren el rosario y obedecieran mis mensajes, Dios mandara luego el ángel de la paz, dar la paz a Brasil y el ángel del castigo se alejará, sobre todo el ángel de la tercera taza de los flagelos. 
Si ustedes rezaren el rosario y obedecieran mis mensajes, verdaderamente en breve Dios mostrara través de Brasil su faz misericordiosa y amorosa, y su gracia y su amor a todos los hombres. Y finalmente Mi inmaculado corazón triunfara trasciendo Mi reino de amor a la tierra. A todos bendigo con amor y sobre todo a ti: mi amado hijito Carlos Tadeo... 829 mil espinas salieron de Mi Inmaculado Corazón, en estos días en que estas aquí. Tu tiraste esas espinas con sus oraciones. Los cenáculos fueron largos, prolongados, más cuantas más horas tu pase aquí rezando, más espinas salen de mi inmaculado corazón. 
¡Oh! Si mis hijos supieran cuantas horas pasados en oración aquí, en estos cenáculos, son tan agradables a la Santísima Trinidad. 
Si, si mis hijos supieran que cada hora pasada en mis cenáculos aquí vale más do que 1 ano de oraciones y ayunos rigorosos, penitencias y disciplinas fuera de aquí. 
¡Oh! Si mis hijos supieran que cada hora que pasan aquí en estos cenáculos rezando con el justo, cada hora vale mucho más de lo que 5 años de ayuno del más austero cartujo. 
¡Oh! Si supieran que gloria dan a la Santísima Trinidad, si supieran cuanta luz se desprende de este lugar y sube hasta el cielo. 
¡Oh! Si supieran cuantas gracias desciende sobre sus almas en cuanto están aquí en el cenáculo con el justo.  
¡Oh! Si supieran cuantas espinas, cuantas espadas de dolor tiran de mi inmaculado corazón. 
Por eso mis hijos: ¡vengan, vengan y recen! 
Y gracias a ti: mi amado hijo, por estas horas tan valiosas, tan preciosas, tan llenas de méritos que pasaste aquí rezando con el justo que te di por hijo. 
Estas horas subirán al cielo, y allá se transformarán para toda la eternidad el más precioso tesoro que te estará esperando cuando llegues aquí. 
Si... 37 castigos fueron cancelados por causa de las horas que pasaste aquí rezando con el justo que te di por hijo. 
Alegre su corazón! Porque la gracia y la misericordia fueron derramados para muchas naciones, gracias a las horas que pasaste rezando con el justo, reza con el justo, camina con el justo, vuela con el justo. Para que también seas justificado, y cada vez mássu justicia apresure al Todo Poderoso para purificar la tierra, para limpiar la tierra, renovar la tierra e instaurar en la tierra su reino de amor el reino de Mi Inmaculado corazón. 
Yo te bendigo con gran amor y te digo: Mamita está muy cerca de ti, mamita te ama mucho y nunca, nunca te abandonara. 
Queda sabiendo que en el momento del sermón de la montaña de Mi hijo Jesús cuando Él decía: “bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”. “bienaventurados los que son perseguidos, calumniados, por causa de  y de mi reino, por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos” 
En aquel momento el Señor me mostro a ti en una visión de altísima sabiduría, y también mostro a los apóstoles, los discípulos, sobre todo Juan y Judas Tadeo fueron los más ilustrados sobre su persona y su misión en el futuro, y ellos juntamente conmigo, en una sola llama de amor, se ofrecieron con sus vidas, sacrificios, obras y oraciones en sus intenciones, para que pudieras cumplir en el futuro la misión que el Señor te confió y pudieras recibir las grandes gracias de ahora te son dadas. 
Por eso: que tu corazón, que su corazón exulte de alegría, porque ya en aquel momento, ha tantos años atrás, nosotros rezábamos por ti, ofrecíamos nuestras vidas por ti y ya nos colocábamos como abogados, defensores y protectores delante del trono del Señor. 
su hijo ha ofrecido grandes sacrificios, soportado pesados dolores físicos por ti. Él ha pedido que Yo te bendiga, que Yo te de una nueva bendición. Y es por eso que ahora todos los meses el día 9 de cada mes te daré una bendición especial, que inclusive podrás aplicar a quien quieras. 
Y todos los días a las 2 de la mañana mi hijo Juan y también mi hija santa María Bertila estarán postrados conmigo delante del trono del Señor para alcanzar y derramar una nueva bendición sobre ti. 
A ti amado hijo mío y a todos mis hijos digo: 
Recen, recen, recen, ¡recen! La hora que pesa sobre Brasil y sobre el mundo es decisiva. Esclavitud diabólica de Satanás o libertad; salvación o perdición general de la infancia, de la juventud y de las familias; triunfo de la santa fe católica o entonces triunfo de las ideologías y de la apostasía del infierno; salvación o perdición; cielo o infierno para todos.            
No pueden quedar apenas concentrados en las vidas particulares de ustedes, deben alargar el corazón y mirar el tamaño de la responsabilidad, y también la gravedad de esta hora decisiva que pesa sobre esta nación y el mundo, y por eso deben, Rezar, ¡rezar! Rezar sin cesar. 
Que cada familia tenga mi imagen de Aparecida en los días 12 de cada mes hagan cenáculos de oración delante de ella por Brasil. 
A todos Yo bendigo con amor ahora de Lourdes, de Aparecida y de Jacareí. 
conforme ya dije, donde quiera que uno de esos rosarios, imágenes, cuadros, todo lo que traen, llegue, allí Yo estaré viva con mi hijo Jesús derramando las grandes gracias del Señor. 
A todos bendigo nuevamente para que sean felices y dejo mi paz.”     
           
    

                        
         
                                                                                                                                                                                          

Nenhum comentário:

Postar um comentário