quarta-feira, 17 de outubro de 2018

MENSAJE DEL DIA 11 DE OCTUBRE DE 2018, VIGILIA DE LA FIESTA DE NUESTRA SEÑORA APARECIDA




(María Santísima) “Queridos hijos, en esta noche santa que antecede al día de Mí fiesta, invito a todos ustedes:
Sean mis nuevos pescadores, que a ejemplo de los pescadores que me encontraron en el puerto Itaguaçu, me lleven para sus casas como ellos hicieron; recen conmigo Mí rosario todos los días y lleven a otros mi amor materno, la luz de la gracia llamando a todos a la oración del rosario.
Los pescadores hicieron eso hace 300 años atrás, hoy ustedes deben ser mis nuevos pescadores, llevándome para sus casas, rezando el rosario conmigo, y llamando todos los que puedan a rezar también Mí rosario, que es el arma de la victoria contra todo el mal y el camino cierto que conduce al cielo, que conduce a Dios.
¡Sean mis nuevos pescadores, llevando a todos mis hijos la luz de Mí amor!
Solamente así el mundo se liberará del yugo de Satanás y del pecado, y regresara al Señor que es el único que puede dar al mundo, verdaderamente, la salvación y la paz.
¡Continúen rezando el rosario todos los días!
Si Marcos, Yo acepté todos los rosarios meditados, todas las horas de oración que haces para Mí, todas las películas de mis apariciones y de los santos, todas las trecenas y setenas, todas las coronillas de las lágrimas y demás coronillas que haces para Mí.
Los cenáculos, persecuciones, las humillaciones sufridas por Mí, las injusticias, las incomprensiones hasta de aquellos que te rodean. Los dolores físicos, psicológicos, el abandono, en fin: todo… Todo eso.
¡Yo te daré la victoria sobre el comunismo!
Mas que el pueblo rece, porque si el pecado continuar se extendiéndose, si las personas continúan a pecar, Dios permitirá que el mal regrese.
Que el pueblo se convierta, y haga penitencia y rece mi rosario todos los días. Sobre todo, hagan muchos circos de Jericó, es la única forma de no permitir que el mal regrese.
A todos, yo los bendigo con amor, y especialmente a ti mi amadísimo hijito Carlos Tadeo.
Mi corazón ya exulta de alegría por su llegada y los espinos ya comenzaron a salir de mi corazón.
Si, si hijito mío, verdaderamente mil espinos ya comenzaron a salir de mi corazón, hoy, así que llegaste aquí.
Continúe a rezar, continúe a cantar, continúe a me consolar y a retirar los espinos que mis hijos ingratos me clavan todos los días. No solo con pecados, mas también con su olvido, su desprecio y colocando otras cosas por encima de Mí en sus corazones.  
A todos Yo bendigo con amor ahora, de Aparecida, de Fátima y de Jacareí”
  
  

Nenhum comentário:

Postar um comentário