terça-feira, 21 de julho de 2020

JACAREÍ, 7 DE JUNIO DE 2020 ANIVERSARIO MENSUAL DE LAS APARICIONES DE JACAREÍ MENSAJE DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Y DE NUESTRA SEÑORA REINA Y MENSAJERA DE PAZ AL VIDENTE MARCOS TADEU TEIXEIRA




(Sagrado Corazón): "Queridos hijos míos, yo, Jesús, el Sagrado Corazón, vengo hoy de nuevo con mi Madre Santísima en el aniversario de nuestras apariciones aquí para deciros:
El tiempo de mi amor, que es este tiempo de gracia que te he dado, es un tiempo extraordinario. Aprovechad este tiempo para que podáis crecer de verdad en Mi amor, uniros de verdad a Mí, vivir en mi Sagrado Corazón.
Para que pueda llevaros con mi Madre Santísima a esa santidad grande y consumada que deseo de todos vosotros, hijos míos, para la gloria del Padre.
¡Debes vivir en mi corazón si quieres vivir en el amor!
Así que vive en mi corazón, y entonces yo viviré en tu corazón.
Vivid en Mi Sagrado Corazón, y entonces, viviréis en paz, porque en Mi Corazón encontraréis todo el consuelo, toda la comodidad, toda la alegría y toda la serenidad, la paz que vuestros corazones necesitan para encontrar finalmente la plenitud de la vida, la alegría y el amor.
Vive en mi Sagrado Corazón y entonces vivirás en gracia, porque mi Sagrado Corazón es la gran fuente de gracia. Y todos los que viven en mi Sagrado Corazón reciben todos los torrentes de gracias que fluyen del trono del Padre, y que a través de mi Corazón se dan y se derraman abundantemente a todos ustedes, a toda la humanidad.
Vive en mi Sagrado Corazón, y entonces vivirás la alegría, pero no la alegría como la da el mundo. La alegría de ser mío, de pertenecer al Padre y hasta en la cruz cuando llega el sufrimiento puedes sentir mi amor, puedes sentir mi presencia reconfortante.
Y entonces pueden entender el valor del sufrimiento aceptado y ofrecido para la salvación de tantas almas necesitadas. Y este amor dócil, este amor de ofrenda genera en el alma la alegría perfecta: es decir, amar y sufrir por Mí, por la salvación de las almas, con la certeza de que mi Sagrado Corazón lo acoge todo, lo ve todo, lo recoge todo y siempre da el premio a todo en el Reino de mi Padre.
Y que no hay nada más grandioso, nada más valioso que salvar almas para el Reino de mi Padre.
El conocimiento de esto, de esta verdad, genera en el corazón la verdadera alegría y la verdadera paz.
Vive en mi Sagrado Corazón, y entonces vivirás verdaderamente la vida que he venido a traer a la tierra, vivirás la vida plena en Dios, plena en el amor, plena en la gracia y en la santidad.
Y entonces tu vida será un reflejo perfecto del Cielo, del Paraíso y todos los que te miren verán, sentirán mi presencia, mi amor, mi misericordia y entonces todos creerán en mí.
Mi Padre creó a todos los hombres por un acto de su hermoso y perfecto amor. Y todo hombre es atraído por la belleza del amor. Si todos ven la belleza del amor en ti, de la mía, entonces todos serán atraídos a mí, todos creerán en mí, y a través de mí todos creerán finalmente en el Padre.
Así que vivan en mi Sagrado Corazón y entonces vivirán en la belleza de mi amor y todos los que vean en ustedes la belleza de la presencia de mi amor creerán en el Padre y vivirán para el Padre.
Continúa rezando el Rosario de la Misericordia que se medita todos los días. Todas las enfermedades que existen en el mundo son causadas por los pecados de los hombres, son los mismos hombres los que atraen el castigo. Y sólo con la oración, la reparación, la expiación, se pueden detener los castigos y obtener nuevas gracias para el mundo.
¡Así que reza, reza y reza! Y también hacer los sacrificios que el mío ha pedido, como el ayuno, y ofrecer para el final de todo esto. Para que entonces, los hombres puedan finalmente volver de sus malos caminos, volver a Mí, volver a mi Madre, volver a mi Padre.
Y entonces, que lleguen a la humanidad un nuevo tiempo de gracia, un nuevo tiempo de nuevas y resonantes bendiciones de mi Padre en el Cielo.
Los bendigo a todos y lo repito:
Ven a mí por la escalera del cielo que es mi Madre Inmaculada. Bajé al mundo a través de mi Madre, porque el mundo no era digno de recibirme. Y sólo a través de ella los hombres son dignos de ser recibidos por mí y de venir a mí.

Ven a mí por mi Madre, y entonces te abrazaré, te acogeré, te amaré y te vestiré con mi gloria y mis gracias de amor.


Los bendigo a todos, y especialmente a mi amado hijo Charles Thaddeus.
Gracias por haber venido a pesar de todos los sufrimientos.
Mi Sagrado Corazón se regocijó en la alegría y el amor con mi Madre, por su presencia aquí.
Sí, has quitado 49.508 espinas que estaban clavadas en mi Sagrado Corazón, clavadas en los pecados que los hombres cometen a cada momento sin que nadie las quite, para hacer un acto de reparación y de desagrado para quitarlas.
Y tú, hijo mío, con tu presencia aquí, con tu permanencia aquí has quitado estas espinas, con tus oraciones, con tu amor, con tu esfuerzo las has quitado. Y ahora en el lugar de estas espinas brotan las más bellas flores de tu amor, de tu reparación, de tu perfecta adoración del amor y de las obras a Mí.
Por esta razón, les doy ahora 79.202 gracias que recibirán durante toda una década. Los derramaré como una lluvia de amor y gracia de mi corazón. Y te digo hijo mío:
Permanece siempre más en la escuela de amor de Mi Madre, porque guiado por ella, alcanzarás un alto grado de santidad y me complacerás mucho.
Mi Sagrado Corazón está siempre, siempre sobre vosotros, siempre os acompaña y derrama sobre vosotros todas las llamas y las gracias ardientes de este Mi Corazón, que os amó tanto que murió por vosotros en la cruz y derramó toda la sangre y el agua por vosotros en la cruz.
Sí, hijo mío, sabe que aunque fuera sólo por ti bajaría del cielo a la tierra, me encarnaría en el seno de mi Madre Santísima, sufriría todo lo que he sufrido en mi vida de pobreza, humillación y persecución.
Y por ti ciertamente moriría en la cruz para salvarte, porque te amo tanto y quiero realizarlo en ti.
¡Adelante! Ahora, debes rezar el Rosario de mi Sagrado Corazón con la ofrenda. La ofrenda de mis méritos, los méritos de mis heridas y las lágrimas de mi madre al padre.
Debes rezarlo durante 8 viernes.
A través de este rosario tan pequeño, pero tan poderoso en honor a los 33 años de mi vida, te concederé grandes gracias de mi corazón. Y sobre todo, realizaré en vosotros ciertas operaciones de gracia que mi Corazón desea transformaros cada vez más a mi imagen y semejanza y a la imagen y semejanza de mi Madre.
Adelante, no temas, mi madre y yo estamos contigo y todos mis ángeles, todas las legiones de mis ángeles te vigilan y vigilan noche y día.
Mi Sagrado Corazón tiene tu nombre grabado, hablé de ti, le dije a mi hija Margarita María, que en el futuro vendrían los apóstoles de mi Sagrado Corazón. Y entre ellos uno que estaría extremadamente ardiendo de amor por Mí y que me llevaría públicamente a las almas sin miedo o temor a nadie, sin respeto humano, sin vergüenza para declararse a Mí. Este eres tú.
Fuiste una gota de consuelo, no sólo para Mi Corazón, sino para el corazón de Mi hija Margarita María, que sufrió tanto y se angustió al no verme amado, alabado, adorado y reconocido por los hombres.
Regocíjate en la alegría de los Santos y persevera en Mi camino, en el camino de Mi Madre, porque aún más a través de ti haré y cumpliré.
Te bendigo ahora y a todos mis queridos hijos de Paray-Le-Monial, Dozulé y Jacareí".

"Queridos hijos, soy la Reina y Mensajera de la Paz. Hoy, cuando ha llegado otro momento, otro mes de mis apariciones, vengo a ti para decírtelo:
¡Confianza y esperanza en mi corazón! ¡Cálmate! ¡Mi corazón está con vosotros, hijos míos! No os he abandonado y no he olvidado lo que prometí a mi hijo Jesús en agonía en la cruz, que sería la madre de todos vosotros hasta el fin del mundo.
¡Nunca te he abandonado! ¡Nunca te abandonaré! Y mis apariciones aquí durante casi 30 años son la mayor prueba de mi amor por todos ustedes.
Nunca he abandonado el mundo. Nunca he abandonado a mis hijos. Siempre he venido al rescate de la humanidad, especialmente cuando atacado por los demonios, me alejé del Señor por el camino del ateísmo, el mal, el pecado...
Siempre he venido a llevar a mis hijos por el camino correcto que lleva a la salvación, a la oración, al sacrificio, a la penitencia...
Siempre he venido del Cielo para mostrar a mis hijos cuánto los amo y que el verdadero camino que deben recorrer es el del amor, la obediencia, la docilidad, la fidelidad al Señor.
Siempre he venido del cielo para mostrar a mis hijos cuánto me compadezco de sus sufrimientos, cuánto me compadezco de las pesadas cruces que llevan, cuán consciente soy de los peligros que les amenazan y cuán vigilante soy para que nunca se pierdan, nunca se alejen de la salvación.
Por eso me he aparecido, he llorado, he hablado, he gritado a mis hijos en tantas naciones de la tierra para llamar a todos al verdadero camino de la conversión y la salvación que es el único que puede traer a esta humanidad la felicidad y la paz.
¡Por eso estoy aquí y no teman, niños! ¡Porque estaré contigo hasta mi triunfo! No te dejaré... Te tomaré de la mano y nunca te olvidaré.
Mis apariciones aquí a mi pequeño hijo Mark son el mayor regalo de mi amor. No sólo para él, sino también para ti. Así que abran sus corazones y denle la bienvenida a esa inmensa gracia. Vívelo y da los frutos de amor que yo y el Señor esperamos de ti.
¡Sí, cuando aparecí aquí ya había pensado en todos ustedes con amor! Ya los había incluido a todos en mi plan de amor y para todos ustedes he preparado todas las gracias necesarias. Si es necesario, comprenda los que son indispensables para su salvación.
Los que yo, como madre, sé que necesitas para ser santa y llegar al Cielo. Por lo tanto, no debes temer nunca porque mi Corazón ya ha pensado en todo, planeado todo y ya ha preparado todo para ti.
¡Lo que quiero es sólo un sí! Que me des tu sí y me dejes actuar, trabajar en tu vida y cambiar todo lo que necesita ser cambiado, para que tu vida se convierta verdaderamente según la voluntad del Padre y una imagen y semejanza perfecta, un reflejo del Paraíso.
Entonces mi plan de amor se hará realidad; mi Corazón Inmaculado triunfará y finalmente podré renovar el Cielo y la Tierra y traerles a todos un tiempo de alegría y paz. Sí, si me dices que sí, aceleraré la hora de la gran iluminación, del gran descenso del Espíritu Santo que vendrá a mostrar verdaderamente, a explicar toda la verdad revelada por Jesús y a convencer al mundo de la verdad. Entonces todos los corazones conocerán la verdad y muchos serán salvados por la verdad.
Con tu sí puedo acelerar esta hora. Con su sí, la hora de la gran renovación puede acelerarse. Así que, hijos míos, dadme vuestro sí para que pueda actuar de verdad ahora que Satanás es más fuerte que nunca y golpea furiosamente al mundo, golpea a la humanidad para arrastrarla con él a su abismo de oscuridad, fuego y tormento...
Entonces podré finalmente liberar a muchos de mis hijos que están en su poder y podré lograr grandes victorias para mi hijo Jesús y para mi Corazón inmaculado.
Reza el Rosario más que nunca. ¡Con el Rosario haces mucho más que con años de quejas, lamentos y murmuraciones!
Con el Rosario puedes interferir no sólo en el presente sino también en el futuro.
Con el Rosario puedes interferir incluso en el mundo sobrenatural. ¡Así que reza, reza, reza!
Con el Rosario no hay ninguna fuerza infernal que pueda triunfar sobre ti.
Si el pueblo, si mis hijos creyeran en esto y no fueran orgullosos y rebeldes y rezaran mi Rosario, tantos problemas se habrían resuelto en la humanidad, tantas almas y naciones se habrían convertido y vuelto al Señor, tantas naciones paganas habrían conocido a mi Hijo y una lluvia de misericordia habría descendido sobre toda la tierra.

¡Así que reza! ¡Reza el Rosario! Porque con el Rosario puedes interferir en el Cielo, la Tierra e incluso el Infierno.
En el Cielo, al mover el corazón del Padre y el de mi Hijo a tu favor... Tocando sus corazones para derramar su misericordia.
En la tierra, influyendo en los acontecimientos del mundo de las naciones; y en el infierno, paralizando a los demonios, aprisionándolos allí e impidiéndoles ascender a la tierra para tentar y dañar a las almas. Con el Rosario, hijos míos, os convertís en omnipotentes en la oración y todo puede cambiar.
Así que, ¡reza! ¡Reza! ¡Reza sin cesar!
Aquí, además de ser la Mensajera de la Paz, soy la Reina del Rosario que dice a todos: Rezad el Rosario sin cesar.
A todos los que bendigo con amor y digo:
Verdaderamente mi hijo Mark tiene razón. El signo del rayo de luz que bajé del cielo con el Espíritu Santo sobre él al principio de las apariciones, el 7 de julio, fue realmente el mayor signo que confirma mis apariciones aquí entre tantos otros que he dado. Era la prueba plena y definitiva de que había elegido a este hijo mío, y de que había derramado sobre él todo mi amor, toda mi predilección, todo mi gusto, y quería que todos lo escucharan porque era verdaderamente mi embajador, mi portavoz y mi mensajero. Y sí, esto confirma que estáis verdaderamente en la obra de las obras y que para vosotros he reservado lo mejor, así que alabad a Dios por esta gran gracia. Amad al Señor con todas las fuerzas de vuestro corazón y pagad al Señor con gratitud por la altura de su gran predilección y amor por cada uno de vosotros.
Sí, en ese gran signo estoy presente con el Espíritu Santo y allí os digo a todos, en ese signo os digo a todos, hablo en silencio cuánto os amo, cuánto os he amado y cuánto ha ardido mi Corazón Inmaculado con profundo amor cuando os elegí y os llevé a la obra de las obras y os di lo mejor de lo mejor.
¡Hijos míos, recibid este amor! Acepten este amor y entonces sus corazones finalmente encontrarán la verdadera paz.
Mi querido hijo Carlos Tadeu, hoy le doy mi mensaje especial:




MENSAJE DE NUESTRA SEÑORA A SU AMADO HIJO
CARLOS TADEU:


(María Santísima): "Mi querido hijo Carlos Tadeu, hoy te doy mi mensaje especial:
Hijo, no tengas miedo de nada, siempre estaré contigo.
Mi Inmaculado Corazón te acompaña incluso cuando me gritas en tus oraciones, y la respuesta tarda en llegar.
Estoy contigo incluso cuando hay silencio en el cielo.
Estoy contigo incluso cuando todo a tu alrededor parece un gran silencio y no has sido capaz de responder al grito de tus oraciones. ¡Estoy escuchando!
Hay cosas que debes pasar, hay cosas que debes pasar para tu propia santificación personal, y también, para que aprendas ciertas lecciones de mi Inmaculado Corazón, para tu propia y mayor santificación.
Pero, es todo un plan mío, nada te pasa sin mi conocimiento y conocimiento previo de todo. Y todo lo que te permito transmitir no es más que una oportunidad para que crezcas aún más en el amor y la santidad.
No tengas miedo, porque todo, todo está ya escrito en mi Inmaculado Corazón, incluyendo todas las grandes gracias que te deben suceder en el futuro.
Por lo tanto, descansa en mí, déjate guiar, conduce en mis brazos, porque siempre sabré cómo llevarte por el camino más seguro hacia el Cielo.
Permanece en esta docilidad tuya, tan grande, en esta confianza ilimitada en mi corazón que tienes, porque mueve y toca profundamente el Corazón de mi hijo Jesús y mi Corazón.
Está a punto de derramar una cierta cantidad de gracias en el mundo por tu culpa. Por lo tanto, permanezcan en mi amor, permanezcan en el amor de mi hijo Jesús y nada, no teman nada.
Dame todas tus preocupaciones siempre, sabré cuidarlas y resolverlas por ti.
Sí, como tu madre puede y tiene todo el derecho sobre ti, yo tengo todo el derecho de decirte: Confía en mí siempre y no te decepcionarás.

Y como vuestra madre siempre ante el Padre, invoco mis derechos maternales y pido al Padre todas las gracias para vosotros, como si ser para mí y el Padre por amor a mí no negara nada, nada os niega.
Así que siempre confía más en mí. Confía en mí y deja toda la dirección de tu vida a tu Madre celestial, porque esto, este hijo mío, será una fuente de alegría, de gracias y de bendiciones infinitas para ti.
Este mes quiero que recen el Rosario de mi Inmaculado Corazón tres jueves seguidos, que he enseñado aquí. Con este rosario te daré copiosas gracias de mi corazón que han sido preparadas desde hace mucho tiempo.
Y alegre, alegre es tu corazón porque durante siete años seguidos he rezado, he intercedido intensamente ante mi hijo Jesús por ti. Y luego te eligió para este plan de amor de mi Inmaculado Corazón.
Y luego, te unió al alma que más amo, el alma privilegiada de mi Corazón, que te di como mi hijo.
En verdad, mi hijo Mark habló sabiamente: En ese gran cartel, que imprimí en él, que mostré a todos en él en el año 1994. Le mostré al mundo entero lo valioso que es, precioso para el Cielo, para mí, es el elegido del Paraíso.
Y esta alma privilegiada, súper amada del Cielo, en la que yo, el Padre, mi hijo Jesús, el Espíritu Santo puso toda nuestra complacencia, todo nuestro amor.
En el que los Santos, los Ángeles, mi marido Joseph ha depositado todas sus bendiciones. Esta alma te fue dada a ti, fue dada para enriquecer el mundo. Sí, pero ante todo a ti.
Así que ama, ama en paz, ama sin miedo al hijo que te di. Porque así como yo fui el canal de gracia del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo para mi esposo José. Así también, el hijo que te he dado será para ti.
Y así, como mi marido José me aceptó sin miedo como dijo el Ángel, y esto fue para él la fuente de las más sublimes gracias que recibió al vivir conmigo y con mi hijo Jesús. Y así será para ti la coexistencia y la unión con el hijo que te di.
Y estando cerca del Hijo de la Luz que te di, el Hijo de mi Luz, tú también permanecerás y vivirás en la luz y te transformarás en luz.
Te amo, hijo mío, y ahora pongo mis gracias sobre ti, sobre tu alma, sobre tu hogar, sobre toda tu vida, y sobre todos aquellos que también rezan contigo con confianza y a través de ti me entregan su corazón.
Te bendigo, te guardo y te agradezco las 109.207 espinas que me quitaste del corazón al venir aquí.
¡Gracias, mamá te quiere mucho! Mami siempre está contigo.
Te bendigo a ti y a todos mis hijos de Lourdes, Pellevoisin y Jacareí".

MENSAJE DE NUESTRA SEÑORA DESPUÉS DE TOCAR LOS OBJETOS RELIGIOSOS


"Como ya he dicho, dondequiera que llegue uno de estos rosarios e imágenes, estaré vivo con mis hijos: Gervásio, Protásio y Valéria, llevando las grandes gracias del Señor.
A todos de nuevo los bendigo para que sean felices.
Y te agradezco, querido hijo Marcos, una vez más por esta hermosa película de Lourdes que hiciste en mi honor.
Sí, me has quitado tantas espadas del corazón y has complacido mucho al Señor. Así que le doy al padre que te dio su elegido y preferido hoy, otras 438.126 gracias que recibirá durante seis años.
Así, derramo sobre él toda la corriente de mis gracias maternales, por los méritos de esta santa obra que has hecho.
Continúa, hijo mío, sigue haciéndolo porque todo esto ha subido al cielo como un incienso de amor.
Y el Padre ha tomado esto en consideración para dar misericordia, gracia y perdón a la humanidad.
Sí, en la Lourdes de mi corazón todos deben vivir cada día: en la oración, en el amor a mí, en la total docilidad a mi voz, en la entrega completa y confiada de cada uno a mi Corazón Inmaculado, en la perfecta consagración a mí.
Y así haré que mi amor y mi gracia triunfen en todos, como lo hice en la vida de mi pequeña hija Bernadette y de tantos de mis hijos pequeños que me buscaron en Lourdes.
Entonces, será el Triunfo de mi Corazón y por fin daré la paz a toda la Tierra.

A todos les dejo mi paz".


Nenhum comentário:

Postar um comentário